close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ahí vienen los rusos: la guerra sucia en la elección presidencial de México que inquieta a EU
Rusia se ha convertido en un inesperado actor en los comicios de julio. Pero su presencia, coinciden analistas, es más mediática que efectivamente real.
Por Alberto Nájar BBC Mundo, Ciudad de México
8 de febrero, 2018
Comparte

El mensaje se difunde en miles de teléfonos móviles por casi todo México.

“Los rusos vienen a quitarnos nuestro petróleo”, dice una voz masculina en un mensaje de audio difundido por WhatsApp.

“Rusia controla el petróleo de Venezuela. López Obrador promete echar para atrás la Reforma Energética, ¿por qué? Para hacer su voluntad con el petróleo de los mexicanos”.

La grabación, coinciden especialistas, busca difundir la idea de que Rusia quiere influir en las elecciones presidenciales del 1 de julio.

El beneficiario sería el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), quien encabeza todas las encuestas electorales.

Hasta el momento no se conocen evidencias de esa presunta intervención rusa, pero la discusión se mantiene.

Andrés Manuel López Obrador.

EPA
Andrés Manuel López Obrador se toma con humor la campaña negra en su contra.

El debate se intensificó después que, en distintos momentos, funcionarios de alto nivel del gobierno estadounidense abordaron el tema.

El secretario de Estado, Rex Tillerson, quien el 2 de febrero abordó el asunto en su visita a México: “Sabemos que Rusia tiene sus huellas dactilares en elecciones de todo el mundo. Mi recomendación es que presten atención a lo que sucede”.

El ciclo de los rusos

La frase “Ahí vienen los rusos” a México empezó a circular en redes sociales hace varios meses.

Los primeros comentarios y mensajes aparecieron poco después que en EE.UU se anunció una investigación sobre la presunta intervención de hackers, aparentemente radicados en Rusia, en la elección del presidente Donald Trump.

INE

AFP
La posible interferencia rusa en las elecciones se ha convertido en tema de campaña.

El tema se mantuvo con un relativo bajo perfil, pero recobró fuerza en octubre cuando el articulista Javier Tejado publicó en el diario El Universal un texto sobre una presunta investigación en el Instituto Nacional Electoral (INE).

La pesquisa se refería a un inusual acceso al sitio votoextranjero.mx desde computadoras con dirección IP ubicada en Rusia.

El portal contiene información para los mexicanos radicados fuera de su país sobre cómo pueden votar.

Pero los consejeros del INE, el organismo responsable de organizar las elecciones, rechazaron la versión.

El secretario de Estado Rex Tillerson recomienda "prestar atención" a la presencia rusa en Latinoamérica.

Getty Images
El secretario de Estado Rex Tillerson recomienda “prestar atención” a la presencia rusa en Latinoamérica.

Meses después la versión volvió a medios mexicanos. El diario Reforma publicó el comentario del consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, el general Herbert Raymond McMaster.

Durante una conferencia en la Fundación Jamestown, el 15 de diciembre de 2017, el funcionario dijo que el gobierno estaba preocupado por “campañas de subversión, desinformación y propaganda” atribuida a hackers rusos.

“Ya se han visto señales iniciales en la campaña presidencial mexicana”, afirmó.

Luego los senadores Marco Rubio, Bob Menéndez y Tim Kaine expresaron a Tillerson su preocupación porque Rusia utiliza “tecnología sofisticada para mediar en las próximas elecciones presidenciales en México”.

“Es una fantasía”

En el fondo los mensajes en WhatsApp y en redes sociales como Twitter son parte de una estrategia para influir en los comicios, señalan especialistas.

Pero no tienen sustento, asegura John Ackerman, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Votación en México

AFP
Para algunos, el tema es parte de la “guerra sucia” típica de las campañas electorales.

“Es una fantasía, no existe absolutamente ninguna evidencia ni indicio empírico que hubiera una intervención rusa planeada o existente en las elecciones mexicanas”, explica a BBC Mundo.

Ackerman ha sido señalado por algunos periodistas de ser el enlace de Moscú con el equipo de López Obrador, porque el investigador colabora con el sitio RT, un portal de noticias en español que se difunde desde Rusia.

La esposa del académico, Irma Sandoval, forma parte del grupo que –en caso de ganar las elecciones- pueden integrar el gabinete de gobierno del candidato de Morena.

Y todo eso es, para los críticos y adversarios del candidato presidencial, evidencia de la supuesta intervención rusa en la campaña electoral.

El investigador de la UNAM insiste en que su vinculación con la influencia rusa es “parte de la guerra sucia” en la contienda electoral.

Y una muestra es que las autoridades vinculadas con la vida política del país rechazan alguna influencia extranjera en los comicios.

Vladimir Putin y Enrique Peña Nieto.

Getty Images
Rusia asegura no tener injerencia “en asuntos internos de México ni de otros países”.

Por ejemplo el vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez, afirma que ni Rusia “ni ningún otro país” intervienen en el proceso electoral mexicano.

También lo rechaza el embajador ruso, Eduard Malayán. “Estamos preocupados por otros problemas”, dijo a medios locales.

“Con esto quiero volver a subrayar que Rusia no tiene injerencia en asuntos internos de México ni de otros países”.

Contradicciones rusas

Además de la campaña de Trump, existen sospechas de una probable influencia del gobierno de Vladimir Putin en procesos como el Brexit en Reino Unido, o la votación para declarar a Cataluña un país independiente de España.

También se le ha vinculado con la excandidata presidencial Marine Le Pen, de Francia.

En todos los casos, apuntan especialistas, se trata de personajes o procesos con una inclinación política de derecha.

López Obrador

EPA
López Obrador marcha por delante en las encuestas.

No es el caso de México, donde se denuncia un presunto respaldo a un candidato de izquierda. Una contradicción que hace menos creíble la influencia rusa en las elecciones, dicen especialistas.

Pero la versión se mantiene. ¿Puede influir en el resultado de la elección presidencial?

“Es algo muy excéntrico, honestamente no creo que el electorado se deje influir por eso“, le dice a BBC Mundo Francisco Abundis, director de la consultora de opinión pública Parametría.

En la reciente historia electoral del país las estrategias de guerra sucia han tenido efecto en el resultado de las contiendas.

Pero la condición es que tengan algún sustento, insiste el especialista.

No parece ser el caso de la presunta influencia de Rusia.

“Es un rumor, no creo que sea una campaña”, señala Abundis. “Honestamente no creo que sea un tema donde necesariamente esté el público”.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Cuartoscuro Archivo
Ejército iniciará el reclutamiento para la Guardia sin la ley que define los requisitos
La Sedena buscará 21 mil nuevos elementos este año; expertos dudan de meta de reclutamiento y de capacidad de aplicar controles de confianza.
Cuartoscuro Archivo
29 de marzo, 2019
Comparte

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) tiene listos centros de reclutamiento en al menos 12 entidades de México para comenzar con la recepción y preparación de aspirantes a la Guardia Nacional, aunque la ley que definirá qué requisitos deberán cumplir sus integrantes así como sus prestaciones aún está por definirse.

El proceso de integración de la Guardia Nacional, confirmaron autoridades y legisladores consultados, se llevará a cabo al amparo de la Ley de Policía Federal, como permite la reforma aprobada mientras la Guardia no cuente con su ley propia. No obstante, el procedimiento estará a cargo exclusivamente de las fuerzas armadas.

Para ello la Sedena ya cuenta con 2 mil millones de pesos de arranque para ello. La meta es reunir 21 mil nuevos reclutas antes de que concluya el año.

Lee: ¿Cómo se regulará el uso de la fuerza de la Guardia Nacional? Esto dice la primera iniciativa

Legisladores que participaron en el diseño y aprobación de la reforma así como expertos advirtieron dudas en cuanto a la meta de reclutamiento, sobretodo porque estos deberán someterse a procesos de control de confianza para realizar trabajo policial.

Confirmaron – como anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador – que la Guardia Nacional si podrá contar con un comandante en jefe militar, aunque este tendría que pedir licencia para incorporarse a la nueva fuerza, pues técnicamente no puede ser un militar en activo. El Colectivo Seguridad Sin Guerra advirtió que esta posibilidad, así como el reclutamiento militar, desnaturaliza el carácter civil de la Guardia.

A partir de los datos proporcionados por la Defensa Nacional a Animal Político, de las entrevistas con legisladores y del anuncio dado a conocer el miércoles pasado, se presentan a continuación puntos clave sobre la construcción de la Guardia Nacional y su puesta en marcha.

La meta al finalizar el año: 80 mil guardias

El secretario de Seguridad Ciudadana y Protección Civil, Alfonso Durazo, comentó que la meta es que al finalizar el año, la Guardia Nacional cuente con aproximadamente 80 mil efectivos desplegados en el terreno.

Por su parte el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval González, detalló que buscarán que 21 mil elementos sean civiles captados a través de la campaña de reclutamiento. El resto serán efectivos transferidos desde las policías Militar, Naval y Federal.

Lee también: ¿Qué delitos va a combatir? ¿Qué pasará con los soldados? Las claves de la Guardia Nacional

Reclutamiento sin ley y militar

La reforma constitucional de la Guardia Nacional publicada el 26 de marzo en el Diario Oficial de la Federación, señala en su artículo cuarto transitorio que deberá expedirse una Ley de la Guardia Nacional que, entre otras cosas, deberá definir “los requisitos que deberán cumplir sus integrantes” así como “los criterios de evaluación de desempeño”, y todo lo relativo a “ingreso”.

Dicha Ley aún no existe. El Congreso tiene un plazo de 60 días, que comenzó a correr a partir de la publicación de la reforma, para expedirla. Se prevé que el proyecto de iniciativa de la misma se presente la próxima semana.

En ese contexto ¿es posible arrancar el reclutamiento sin la ley que se necesita para ello?

Tres legisladores distintos que participaron en el proceso de revisión y aprobación de la reforma confirmaron que sí se puede. El senador Julen Rementería del PAN, la diputada Martha Tagle de Movimiento Ciudadano, y el senador Miguel Ángel Mancera del PRD, indicaron que los artículos transitorios permiten llevar esta tarea al amparo provisional de la Ley de la Policía Federal.

El reclutamiento estará a cargo de las fuerzas armadas y centralmente de la Secretaría de la Defensa Nacional como lo confirmaron a través de solicitudes de transparencia tanto Policía Federal como Secretaría de Gobernación, al sugerir presentar cualquier duda sobre el tema a la Sedena.

 

De hecho, en la conferencia de prensa de ayer fue el titular de la Sedena el que dio a conocer el anuncio sobre el reclutamiento y preparación de los elementos.

Por su parte Alfredo Lecona, integrante del colectivo Seguridad Sin Guerra – que participó activamente en la discusión y análisis de la reforma – lamentó que exista lo que calificó como un “vacío legal” que posibilita el reclutamiento sin que exista la ley orgánica de la Guardia, situación que no es la ideal.

Dinero de arranque: 2 mil millones en 2019

El secretario de Seguridad Alfonso Durazo dio a conocer que requerirán un presupuesto global de 15 a 20 mil millones de pesos para la puesta en marcha de la Guardia Nacional.

La Sedena informó a Animal Político que para 2019 ya están autorizados, a través de la Secretaría de Hacienda, recursos por 2 mil millones de pesos para cubrir de forma inmediata los gastos correspondientes.

Preparación de ocho meses

El secretario de la Defensa detalló en el anuncio oficial que en aproximadamente ocho meses completarán la preparación de nuevos elementos de la Guardia Nacional. El tiempo se divide entre tres meses de “adiestramiento básico” en disciplina y valores, y otros cinco meses de preparación en seguridad pública para la función policial.

Alfredo Lecona del colectivo Seguridad Sin Guerra consideró insuficiente esta preparación. Dijo que temas tan sensibles como es el respeto a los derechos humanos no pueden limitarse solo a una materia o una clase sobre el tema.

Campaña y sitios de reclutamiento

La Secretaría de la Defensa Nacional detalló vía transparencia que tiene listos doce “centros regionales de reclutamientos” en igual número de regiones militares para llevar a cabo este procedimiento.

Las localidades donde se ubican estos centros de reclutamiento son: Ciudad de México; Mexicali, Baja California; Mazatlán, Sinaloa; Monterrey, Nuevo León; Guadalajara, Jalisco; Puebla, Puebla; Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; Oaxaca; Oaxaca; Acapulco, Guerrero; Mérida, Yucatán; Torreón, Coahuila; e Irapuato, Guanajuato.

La Sedena dijo a este medio que no puede dar detalles de los requisitos que deben cumplir los aspirantes pues están bajo análisis, pero anunció una campaña mediática para ello.

“Actualmente aún se está definiendo el procedimiento para que personal civil se integre a la Guardia Nacional, por lo que en su oportunidad se realizará una campaña de difusión en diversos medios de comunicación, mediante el cual se hará saber al público en general los requisitos”, dijo la Sedena vía transparencia.

Lee: La Guardia Nacional será como el Ejército de Paz de la ONU, asegura AMLO

Los primeros 760 uniformes listos

El secretario de la Defensa presentó este miércoles dos modelos del uniforme que portarán los elementos de la Guardia Nacional, fabricados en su totalidad por el propio Ejército Mexicano.

Vía transparencia, la Defensa Nacional confirmó a Animal Político que ya se tiene listo un lote piloto de 767 uniformes fabricados por la Dirección General de Fábricas de Vestuario y Equipo de la institución.

Cada lote consta de un uniforme, una playera, un cinturón negro, una gorra de campo, botas negras, un chaleco antibalas de color negro, y un brazalete con las siglas GN.

¿Comandante del Ejército? Sí pero…

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo el pasado miércoles que en un plazo de 10 días como máximo dará a conocer el nombre de la persona que nombrará como jefe o comandante de la Guardia Nacional (técnicamente llamado titular del órgano de mando superior), y de los tres integrantes de lo que llamó “Estado Mayor” (que en realidad se denomina junta de coordinación operativa interinstitucional).

Cuestionado sobre si nombrará a un militar en activo como jefe de la nueva fuerza que es de carácter civil, el presidente dijo que es una opción que se está valorando.

Animal Político cuestionó a los legisladores mencionados previamente sobre si es posible nombrar a un militar en la nueva fuerza y coincidieron que sí, con la única condición de que pida previamente licencia a su cargo en el Ejército Mexicano.

“Efectivamente cualquier militar con licencia aun cuando esté separado del uso de las armas se le sigue considerando en activo. Ahí es donde está el truco en la respuesta del presidente. Está separado del cargo por una licencia pero las fuerzas armadas lo siguen considerando activo”, dijo el senador Rementería.

La diputada Martha Tagle dijo que los artículos transitorios abren la posibilidad de que un militar esté al frente de la nueva fuerza previa licencia.

Alfredo Lecona advirtió que un mando militar “desnaturaliza el carácter civil” de la nueva fuerza, aunque dijo que en la justificación de la reforma se advirtió que la fórmula es factible si se pide licencia al puesto en el Ejército, como de hecho debe ocurrir con los policías militares y navales que sean transferidos a la nueva fuerza.

Expertos dudan de control de confianza y reclutamiento

Expertos y legisladores expresaron dudas sobre la meta de reclutamiento anunciadas por el gobierno para el tema de la Guardia Nacional.

El senador Julen Rementería dijo que si bien en la configuración inicial de la Guardia será de gran ayuda la transferencia de policías federales, militares y navales, el objetivo de reclutamiento adicional (21 mil nuevos elementos al finalizar el año) es complicado, sobretodo por las evaluaciones de control de confianza que obligatoriamente tienen que cumplir los elementos.

“No veo cómo van a poder reclutar en ese corto tiempo todo el personal adicional que requieren. No veo forma de cómo se podrá cumplir sobretodo si requieren que pasen con los requisitos mínimos por pocos que les pongan. Tiene que haber el control de confianza que obligatoriamente tiene que estar acreditado y el porcentaje de quien lo pasa es demasiado bajo”, advirtió.

El consultor y experto en tema de seguridad Alejandro Hope dijo a Animal Político que la experiencia marca que se necesita de 10 a 12 candidatos para obtener a uno que pase el control de confianza. Lo anterior significaría que se requerirían más de 250 mil aspirantes para conseguir los 21 mil efectivos necesarios este año.

Pero además está el problema de la capacidad instalada, pues dijo que ni la Fiscalía General, ni la Policía Federal ni lo que era antes el CISEN cuentan con suficientes centros de control de confianza para procesar tantas evaluaciones en tan poco tiempo, motivo por el cual se requeriría una inversión importante.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.