El fenómeno que hizo que la temperatura en Siberia subiera 37 grados en dos semanas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

El fenómeno que hizo que la temperatura en Siberia subiera 37 grados en dos semanas

La temperatura en el este de Siberia, donde hace dos semanas se registró un frío extremo de hasta -32º C, experimentó un extraordinario incremento de 37º C.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
1 de febrero, 2018
Comparte

Hace unas semanas les informábamos en BBC Mundo cómo es la vida en Oymyakon, en el este de Siberia, Rusia, el pueblo más frío del planeta.

Es un lugar donde los niños tienen que ir a la escuela en temperaturas de -45º C y donde el termómetro ha llegado a registrar hasta -68º C, un récord mundial.

Ahora esta región siberiana ha batido otro récord, pero por la razón opuesta.

La temperatura en el pueblo de Omolon, a unos kilómetros al este de Oymyakon, registró un extraordinario incremento de 37º C dos semanas después de haber registrado -32º C.

Y ahora los pobladores de Omolon, no exactamente se están “muriendo de calor”, pero el pueblo alcanzó la temperatura más alta que se haya registrado en algún mes de enero: 3º C.

Según Bob Henson, meteorólogo del sitio web Weather Underground, la temperatura promedio en esta época del año en Omolon es -32º C.

“¿Qué tan a menudo se ve en alguna parte del mundo una temperatura de 64º F sobre lo normal? Omolon, en Rusia, batió su récord de todos los tiempos en enero con una temperatura el lunes de 3º C”, tuiteó Henson.

“El promedio diario en esta época del año en Omolon es de -32º C”, agrega Henson, que cita los datos del Servicio Meteorológico de Francia, Météo France.

Siberia

Getty Images
Gran parte de Siberia se vio sumida en una ola de frío extremo desde fines de diciembre hasta mediados de enero.

Las causas

El editor de ciencia del sitio web Mashable, Andrew Freedman, llamó a este fenómeno climático “un endemoniado monstruo”.

Explica que es un área de alta presión que en los mapas climáticos aparece como un “cráter en el Ártico”.

“La mancha rojiza va desde el lejano oriente de Rusia, a través del mar de Bering y hasta el mar de Chukchi, y se extiende al norte hacia el Ártico”.

El experto explica que esta área de alta presión inusualmente fuerte es la responsable del anómalo aire caliente en Siberia, norte de Rusia, partes de Alaska y el Océano Ártico.

Y Omolon es una de las comunidades que más han resultado afectadas por el drástico cambio de temperatura.

Siberia

Getty Images
Los residentes de Siberia continúan su vida normal a pesar del frío extremo.

El martes también se registraron temperaturas inusualmente altas en Oymyakon y otras partes de Siberia, de unos 15 grados sobre el promedio.

Ola de frío siberiano

Esto se debió a la circulación en sentido opuesto del aire alrededor del área de alta presión.

El fenómeno condujo a un cambio de clima de 37º C en sólo de dos semanas en esa zona, incrementando la temperatura en lugares como Omolon donde el clima había alcanzado hasta -32º.

El cambio de temperatura también se hizo más drástico después de que gran parte de Siberia se vio sumida en una ola de frío extremo desde fines de diciembre hasta mediados de enero, cuando el vórtice polar giró hacia el sur desde el Ártico y se estacionó sobre la enorme región.

Frío

Getty Images
Es probable que el sistema de alta presión siberiano resulte en una ola de frío profundo sobre el centro y este de América del Norte

Un factor que según los científicos puede estar conduciendo al incremento drástico de temperaturas en la región es la pérdida de hielo en el mar Ártico.

Un estudio publicado en la revista Nature en diciembre de 2016 concluyó la pérdida de hielo marino “está facilitando” que los sistemas climáticos transporten calor hacia los polos.

Tal como informa el diario Washington Post, esta inusual temperatura cálida en Siberia “podría provocar una cadena de eventos que resulte en un congelamiento sobre el centro y este de América del Norte”.

“A medida que la zona de alta presión se dirija hacia el este sobre Alaska durante la próxima semana, probablemente forzará a la corriente en chorro a chocar en el sur sobre América del Norte en respuesta”, dice el diario.

“Esto, a su vez, conducirá a condiciones más frías de lo normales sobre partes del centro y este de Estados Unidos”, agrega.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Especial

Hospital de Ecatepec niega que pasante de medicina murió de COVID, luego Salud lo contradice

Pasantes de medicina suspendieron labores en el Hospital General de Ecatepec, luego de que su compañero Jorge Alejandro López Rivas falleciera con síntomas de COVID-19; acusan falta de materiales para trabajar.
Especial
Comparte

Jorge Alejandro López Rivas, de 29 años, era estudiante de la FES Iztacala de la UNAM y médico interno de pregrado en el Hospital General de Ecatepec “Dr. José María Rodríguez”, ahí prestó sus servicios en el área de cirugía y posteriormente en urgencias, donde falleció el pasado 4 de enero tras presentar síntomas de COVID-19.

Te puede interesar: Hasta 2022 se verá el impacto de las vacunas sobre la epidemia de COVID-19, coinciden especialistas

El hospital donde laboraba negó que su fallecimiento fuera por COVID-19, sin embargo la Secretaría de Salud del Estado de México informó que la prueba que se le practicó dio positivo y emitió un extrañamiento contra dos de los directivos del nosocomio por “vulnerar los derechos de los internos”.

Sharon, hermana de Jorge, lo recuerda como “un niño muy noble, desde chico tuvo la vocación de querer ser médico. Le gustaba mucho lo que hacía, cuando entraba a cirugías. Amaba disfrutar de su familia y ayudar a la gente”.

El pasado 6 de diciembre, al volver a casa Jorge le contó a su familia que ese día había atendido a una persona que ingresó al área de urgencias “vomitando sangre”, misma que le tosió encima. Dado que la orden que reciben en el hospital es “atender a quien llegue” tuvo que revisarlo aunque solo tenía un cubrebocas sencillo y una careta como barrera de protección.

Una semana después, Jorge comenzó con síntomas como ardor de ojos, dolor de cabeza y de garganta. Aún con malestar tuvo que acudir al hospital a hablar con sus superiores para darles aviso, a lo que le contestaron que “no comprara falsos diagnósticos y se dedicara a cumplir su obligación”, cuenta su hermana.

Ante la respuesta del hospital, el joven decidió por voluntad propia volver a su casa y dar aviso a sus compañeros internos sobre su sintomatología.

Con el paso de las horas, los malestares de Jorge continuaron y se intensificaron, motivo por el cual se quedó en casa y se comunicó nuevamente con el hospital para informarles que estaba aislado y bajo tratamiento. La institución, de acuerdo con sus familiares, se negó a reconocer las recetas médicas que envió para comprobar su estado de salud, y le dijeron que en caso de no contar con un diagnóstico que confirmara COVID-19 sus ausencias serían sancionadas.

“No lo llevamos al hospital, estuvo en casa. En ningún momento se comunicaron con la familia del hospital o la escuela para saber por qué no estaba asistiendo. Fue hasta el 4 de enero que lo trasladamos para internarlo, porque ya estaba muy cansado”, explica Sharon.

Jorge fue internado a las 17:00 horas al Hospital General de Ecatepec, y 40 minutos después informaron a su madre que había fallecido.

Hospital y Salud se contradicen sobre diagnóstico

Acerca del caso, el Instituto de Salud del Estado de México (ISEM) señala en un comunicado que Jorge “no laboraba en área COVID-19. Sus funciones no estaban dentro de los protocolos a pacientes contagiados por el virus SARS-CoV-2, pues los alumnos tienen restricción en maniobras de reanimación cardiopulmonar y no están expuestos a aerosoles de pacientes”.

De acuerdo con las autoridades, el 15 de diciembre el joven “recibió un diagnóstico que incluyó placa de tórax, saturación por pulsioximetría, exploración física, sin detección de COVID-19 al momento. Sin embargo, se realizó prueba PCR, que resultó negativa”.

El 4 de enero fue llevado a dicho nosocomio “bajo condiciones de deterioro avanzado, saturando cerca de 60%; se le realizaron maniobras de reanimación en sala de choque y falleció a las 17:40 horas, informando debidamente a sus familiares”, señala el ISEM.

El comunicado afirma que el personal médico que solicita diagnóstico cuenta con dicho servicio, “además de que siempre se respetan las incapacidades de trabajo y se expiden dictámenes de vulnerabilidad de acuerdo con los criterios publicados en el Periódico Oficial Gaceta de Gobierno, con fecha del 3 de agosto de 2020”.

“Los hospitales generales de Ecatepec “Dr. José María Rodríguez” y “Las Américas” privilegian siempre la protección, prevención, diagnóstico y atención médica por COVID-19 a su plantilla laboral y precisa que hay disponibilidad de camas para ello”.

Sin embargo, un boletín de la Secretaría de Salud del estado contradice la versión del hospital, pues señala que “el día 15 de diciembre se le realizó al médico interno de pregrado una exploración física que incluyó placa de tórax y saturación por pulsioximetría que arrojaron un diagnóstico de posible infección en vías respiratorias sin datos de alarma para complicación por SARS-CoV-2 e indicaron una prueba PCR que, tras analizarse, dio resultado positivo”.

La Secretaría de Salud informa que el director del hospital, Héctor Flores Mercado, así como la jefa de la División de Enseñanza, María del Carmen Ramírez, fueron acreedores a un extrañamiento como consecuencia de este caso.

“Salud informó a ambos servidores públicos, vía oficio, de este extrañamiento, que se da por vulnerar los derechos de los internos al no dar atención y transgredir las instrucciones giradas por la autoridad competente en materia de Médicos Internos de Pregrado durante la contigencia por SARS-CoV-2”, señala.

Hasta este 7 de enero, autoridades de Salud federal han confirmado el fallecimiento de 2 mil 470 integrantes del personal médico en todo el país. En primer lugar, por profesión, se encuentran los médicos (47%), seguidos de otros trabajadores de la salud (30%), enfermeras (18%), dentistas (2%) y laboratoristas (2%). Además hay 218 defunciones sospechosas.

El Estado de México ocupa el segundo lugar por número de fallecimientos, solo superado por la capital del país.

Las autoridades han registrado 188 mil 207 casos acumulados de personal médico contagiado, siendo la Ciudad de México, el Estado de México y Jalisco las entidades con mayor número de confirmados.

Lee más: Científicos argentinos prueban que plasma de recuperados reduce síntomas por COVID

“No nos negamos a trabajar, pero tenemos derechos”

“Conocí a Jorge a finales de junio pasado, cuando estábamos en el proceso para entrar al internado, ya con la asignación de la plaza en el hospital. Era mi hermano de guardia”, recuerda una de sus compañeras que pide omitir su nombre por miedo a represalias.

“Le decíamos ‘el adscrito Jorge’ porque sabía mucho y siempre te apoyaba, te explicaba cosas… era muy mesurado en su actuar, observador y demasiado dedicado, de esas personas que se sabe el chisme de todos los pacientes porque se sentaba a platicar con ellos”, recuerda la doctora.

Era conocido en el hospital porque siempre daba de lo que tenía: ante la falta de materiales para trabajar, e incluso de medicamentos, “era el primero que se ofrecía para ir a la farmacia a comprar lo que faltara, o llegaba diciendo que ya traía lo que necesitábamos: algo tan básico como un par de guantes, cubrebocas o jeringas”.

Su partida los marcó. Por ello, los internos del Hospital General de Ecatepec se reunieron en asamblea y decidieron presentar un pliego petitorio a las autoridades del nosocomio, en exigencia de protección personal, y que les aseguren que serán atendidos oportunamente en caso de contagiarse de COVID-19.

Los jóvenes también exigen contar con acceso lo antes posible a la vacuna para SARS-CoV-2, limpieza y desinfección de áreas comunes para médicos internos y médicos residentes y que no se tomen represalias contra los demandantes.

Los médicos pasantes aseguran que hasta ahora, la postura de las autoridades hospitalarias ha sido afirmar que cuentan con materiales de protección, aunque nunca llegan a sus manos, y ante los reclamos, la respuesta más recurrente es que no saben requerir los productos de manera adecuada.

Debido a la falta de condiciones para que realicen su servicio de manera segura, los médicos internos mantuvieron diálogos con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), y acordaron que se retirarían del Hospital General de Ecatepec hasta que no se les provea de lo necesario.

La compañera de Jorge afirma que jamás se han negado a cumplir con sus obligaciones, pero tienen derechos y esperan poder volver a trabajar en mejores condiciones.

“Ninguno de nosotros quiere dejar de aprender, ninguno de nosotros quiere dejar de ver un paciente, pero queremos hacerlo bien, con lo que necesitamos”, señala.

FES Iztacala retira pasantes hasta que mejoren condiciones

Luego del fallecimiento de Jorge, la FES Iztacala de la UNAM anunció que retiró a sus médicos pasantes del Hospital General de Ecatepec “hasta que se mejoren las condiciones para que todas y todos puedan realizar su trabajo, con las medidas de seguridad adecuadas”.

También instruyó que se realicen nuevas revisiones en las distintas sedes hospitalarias donde laboran sus alumnos para verificar que laboren en condiciones óptimas, y pidió a sus estudiantes que en caso de identificar una situación irregular se comuniquen con la jefatura de la carrera.

“La pérdida de la vida de Jorge Alejandro llena de tristeza a la Universidad Nacional y a nuestra Facultad y al mismo tiempo es clara evidencia del fuerte compromiso y de la vocación de nuestros alumnos, quienes están plenamente comprometidos con la responsabilidad social de la institución”, indicó en un comunicado.

La familia de Jorge no busca dinero. Sharon dice que solo quieren que los médicos que continúan luchando en primera línea en los hospitales cuenten con condiciones para realizar su labor, por lo que las respuestas institucionales que les han dado hasta ahora parecen insuficientes.

“No hemos recibido apoyo de ninguna parte y yo externo abiertamente que no nos interesa porque él ya no regresa. Estamos en la postura de demandar al hospital”.

Por ahora, Sharon y su familia esperan que la gestión de la denuncia contra las autoridades hospitalarias prospere, y que la salud de su padre mejore, pues en los últimos días ha comenzado con síntomas de coronavirus.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.