TLCAN, inmigración y crimen: los temas sobre la mesa entre Tillerson y Peña Nieto

Durante su más reciente discurso del Estado de la Unión, Trump dijo que todos los males que enfrenta Estados Unidos se debe a las drogas, los inmigrantes ilegales y las pandillas. Problemas que desde su perspectiva se podrían disminuir una la prometida muralla fronteriza con México.

Rex Tillerson
El secretario de Estado estadounidense Rex Tillerson previo a entrevista con el presidente mexicano Enrique Peña Nieto AFP

El secretario de Estado estadounidense Rex Tillerson se entrevista este viernes con el presidente mexicano Enrique Peña Nieto, quizá el dirigente que más ha sido blanco de los dardos del jefe de la Casa Blanca, Donald Trump.

En su primera gira latinoamericana desde que asumió el Departamento de Estado, el exempresario del petróleo no lleva consigo grandes cambios o propuestas novedosas, hablará del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) inmigración y crimen con Peña Nieto.

La posición del republicano sigue siendo la misma un año después de tomar el mando del gobierno estadounidense. Trump califica al TLCAN, en vigor desde 1994 entre Estados Unidos, México y Canadá, como “quizá el peor acuerdo en la historia del mundo”, achaca a la inmigración ilegal la criminalidad en Estados Unidos e insiste en construir un muro fronterizo.

Durante su más reciente discurso del Estado de la Unión el martes pasado, Trump dijo que todos los males que enfrenta Estados Unidos se debe a las drogas, los inmigrantes ilegales y las pandillas. Problemas que desde su perspectiva se podrían disminuir una la prometida muralla fronteriza con México.

Peña Nieto de su lado tiene que lidiar con una reñida elección presidencial en julio, en la que su partido, el Revolucionario Institucional, pareciera tener pocas oportunidades de retener el poder; la creciente violencia ligada al narcotráfico y las presiones para que no ceda demasiado ante su vecino del norte en la renegociación del TLCAN.

Y aún cuando Tillerson no tiene mayores facultades en el área comercial, es un hecho que el TLCAN estará la agenda del encuentro con Peña Nieto, en el que también estará presente la canciller canadiense Chrystia Freeland.

Tillerson tiene un punto de vista más optimista que Trump en cuanto al TLCAN.

“Soy texano, exempresario del sector energético y también ranchero. Entiendo cuán importante es el TLCAN para nuestra economía”, dijo Tillerson el jueves ante estudiantes de la Universidad de Texas, su alma mater, en Austin.

“Pero no debe sorprender que un acuerdo de hace 30 años, previo a la era digital, a la economía digital y a que China se erigiera como la segunda mayor economía mundial, necesite ser modernizado”, añadió.

A finales de febrero se realizará otra ronda de negociaciones y Canadá y México confían en que puedan conservar el acuerdo.

Previo a un primer encuentro con Tilleron la noche del jueves, el canciller mexicano Luis Videgaray se entrevistó con Freeland.

Se espera que Tillerson también converse con autoridades mexicanas sobre seguridad e inmigración y haga eco de las advertencias de Trump sobre la necesidad de combatir a los violentos cárteles de las drogas.

“La amenaza más inmediata para nuestro hemisferio son las organizaciones delictivas transnacionales”, dijo. “En su búsqueda de dinero y poder, dejan muerte y destrucción a su paso”.

“Nuevos poderes imperiales”

Antes de partir rumbo a México desde Austin, Tillerson promovió un enfoque de crecimiento económico, seguridad y democracia para las Américas y alertó del “alarmante” rol que China y Rusia estarían asumiendo en la región.

“América Latina no necesita nuevos poderes imperiales que solo buscan beneficiar a su propia gente”, afirmó, al tiempo que llamó a la región a mirar hacia Estados Unidos.

“Compartimos una historia y una cronología que se entrelazan. Nuestras naciones aún reflejan el optimismo del nuevo mundo (…). Y los más importante, compartimos valores democráticos, valores que son el centro de aquello en que creemos, más allá del color del pasaporte”, dijo.

Se refirió también a Venezuela, uno de los aliados más cercanos de Rusia y China en la región. Resaltó la profunda crisis política y económica que se vive en esta nación sudamericana que cuenta con las mayores reservas petroleras del mundo.

“El régimen corrupto y hostil de Nicolás Maduro en Venezuela se aferra a un sueño irreal, una visión de la región que ya ha decepcionado a su pueblo”, dijo Tillerson.

Recordó las sanciones a Caracas impuestas por Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, y llamó a Sudamérica a sumarse en su rechazo a Maduro. “Seguiremos presionando”, dijo.

Tras su encuentro con Peña Nieto y Videgaray, Tillerson partirá de Ciudad de México hacia el centro vacacional andino de Bariloche para después viajar a Buenos Aires.

Luego continuará la gira en Perú, Colombia y Jamaica. El miércoles regresa a Washington.

(Con información de Dave Clark/ AFP)

Close
Comentarios