Alumnas de Filosofía y Letras denuncian acoso y abuso sexual; exigen a la UNAM castigar a los agresores

Las estudiantes de Filosofía y Letras exigieron a las autoridades de la UNAM que se revisen y resuelvan los casos de denuncias por violencia sexual que se han denunciado en la facultad.

Entre el 29 de agosto del 2016 y el 12 de junio de 2017, se registraron en la UNAM 234 quejas por violencia de género.
Entre el 29 de agosto del 2016 y el 12 de junio de 2017, se registraron en la UNAM 234 quejas por violencia de género. Eréndira Aquino

Alumnas de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) realizaron un paro de actividades para protestar por lo que llaman “falta de actuación de las autoridades universitarias” ante una serie de denuncias interpuestas por agresiones sexuales, presuntamente cometidas por estudiantes y profesores de la institución.

Este miércoles 14 de marzo, integrantes de la FFyL convocaron a estudiantes y profesores a participar en una asamblea, en la que varias alumnas compartieron sus testimonios sobre agresiones como acoso, hostigamiento, tocamientos, intentos de violación y violaciones, y acusaron que, aunque han acudido ante las autoridades de la facultad, estas han sido “omisas, amparándose en el Protocolo de Atención de Casos de Violencia de Género de la UNAM”.

De acuerdo con las alumnas, la reunión informativa se convocó, inicialmente, para “apoyar a dos compañeras del Colegio de Estudios Latinoamericanos (CELA), que enfrentan una denuncia por difamación, porque denunciaron públicamente a un agresor” por violación.

En conferencia de prensa, este jueves las alumnas informaron que, como resultado de la asamblea celebrada, se decidió que realizarían un paro, para exigir a los directivos de la facultad resolver los casos denunciados.

Señalaron que la doctora Ana María Salmerón, secretaria general de la FFyL, se presentó a la asamblea, en la que escuchó las exigencias de las estudiantes, pero minimizó las denuncias al asegurar que “son inexistentes”. Además, dijo que no han ignorado las denuncias que ya se han presentado.

Según las estudiantes, Salmerón también reconoció que el Protocolo de Atención a Casos de Violencia de Género de la UNAM “tiene muchas deficiencias, pero que la facultad no puede hacer nada, dado que es un protocolo de la universidad”.

Por ello, dijeron, se decidió realizar un paro de 24 horas, que finalizará a las 8 de la noche de este jueves, hora que se entregarán las instalaciones.

“Las agresiones no prescriben”

Las estudiantes que protestaron en la FFyL señalaron como una de las principales deficiencias del Protocolo de Atención de Casos de Violencia de Género el que acote el tiempo de denuncia a 12 meses después de que se cometió la agresión en su contra, excepto si la víctima es menor de edad.

“Eso es una violación a nuestros derechos, porque las violaciones a derechos humanos y las agresiones no prescriben”, acusó una de las estudiantes.

Las denunciantes señalaron que las autoridades universitarias no brindan “medidas urgentes de protección” a quienes presumiblemente podrían encontrarse en riesgo por denunciar, como la reubicación en un lugar distinto de trabajo, el cambio de turno o grupo cuando sea pertinente y apoyo académico para que, como estudiantes, no vean afectado el desarrollo de sus estudios.

De acuerdo con información obtenida a través de la Plataforma Nacional de Transparencia con el folio 6440000132017, entre el 29 de agosto del 2016 y el 12 de junio de 2017, se registraron en la UNAM 234 quejas en materia de violencia de género, de las que se han resuelto 158.

Las 234 víctimas, informaron las autoridades escolares, recibieron apoyo psicológico, asesoría jurídica, o en su caso, acompañamiento por primera vez ante la autoridad ministerial dentro del marco de las competencias de la UNAM o de las Oficinas Jurídicas de cada entidad o dependencia universitaria.

Las estudiantes en paro de la FFyL exigieron a las autoridades de la UNAM que se revisen y resuelvan los casos de denuncias por violencia sexual que se han denunciado, que se expulse de la universidad a quienes se compruebe que cometieron las agresiones y que no se criminalice a las víctimas si hacen públicas las denuncias contra los agresores.

Exigieron conocer los expedientes en los que los presuntos agresores no fueron sancionados, porque dijeron, “tenemos que conocer la cara de los violadores y acosadores con los que compartimos aulas”.

Sobre estas acusaciones, la FFyL informó a través de un comunicado que “la Facultad ha atendido las denuncias presentadas en el marco del Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género en la UNAM, siguiendo los procedimientos establecidos en el mismo y en la legislación universitaria”.

Dijeron que “la presente administración ha mantenido, y seguirá brindando su apoyo a los principios de equidad de género en la universidad”.


“Refrendamos nuestro compromiso y solidaridad contra la violencia de género, pero rechazamos el cierre de las instalaciones y que se afecten las actividades de toda la comunidad”, concluyeron las autoridades universitarias.

Close
Comentarios