Alumnas de Filosofía y Letras denuncian acoso y abuso sexual; exigen a la UNAM castigar a los agresores
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Eréndira Aquino

Alumnas de Filosofía y Letras denuncian acoso y abuso sexual; exigen a la UNAM castigar a los agresores

Las estudiantes de Filosofía y Letras exigieron a las autoridades de la UNAM que se revisen y resuelvan los casos de denuncias por violencia sexual que se han denunciado en la facultad.
Eréndira Aquino
Por Eréndira Aquino
15 de marzo, 2018
Comparte

Alumnas de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) realizaron un paro de actividades para protestar por lo que llaman “falta de actuación de las autoridades universitarias” ante una serie de denuncias interpuestas por agresiones sexuales, presuntamente cometidas por estudiantes y profesores de la institución.

Este miércoles 14 de marzo, integrantes de la FFyL convocaron a estudiantes y profesores a participar en una asamblea, en la que varias alumnas compartieron sus testimonios sobre agresiones como acoso, hostigamiento, tocamientos, intentos de violación y violaciones, y acusaron que, aunque han acudido ante las autoridades de la facultad, estas han sido “omisas, amparándose en el Protocolo de Atención de Casos de Violencia de Género de la UNAM”.

De acuerdo con las alumnas, la reunión informativa se convocó, inicialmente, para “apoyar a dos compañeras del Colegio de Estudios Latinoamericanos (CELA), que enfrentan una denuncia por difamación, porque denunciaron públicamente a un agresor” por violación.

En conferencia de prensa, este jueves las alumnas informaron que, como resultado de la asamblea celebrada, se decidió que realizarían un paro, para exigir a los directivos de la facultad resolver los casos denunciados.

Señalaron que la doctora Ana María Salmerón, secretaria general de la FFyL, se presentó a la asamblea, en la que escuchó las exigencias de las estudiantes, pero minimizó las denuncias al asegurar que “son inexistentes”. Además, dijo que no han ignorado las denuncias que ya se han presentado.

Según las estudiantes, Salmerón también reconoció que el Protocolo de Atención a Casos de Violencia de Género de la UNAM “tiene muchas deficiencias, pero que la facultad no puede hacer nada, dado que es un protocolo de la universidad”.

Por ello, dijeron, se decidió realizar un paro de 24 horas, que finalizará a las 8 de la noche de este jueves, hora que se entregarán las instalaciones.

“Las agresiones no prescriben”

Las estudiantes que protestaron en la FFyL señalaron como una de las principales deficiencias del Protocolo de Atención de Casos de Violencia de Género el que acote el tiempo de denuncia a 12 meses después de que se cometió la agresión en su contra, excepto si la víctima es menor de edad.

“Eso es una violación a nuestros derechos, porque las violaciones a derechos humanos y las agresiones no prescriben”, acusó una de las estudiantes.

Las denunciantes señalaron que las autoridades universitarias no brindan “medidas urgentes de protección” a quienes presumiblemente podrían encontrarse en riesgo por denunciar, como la reubicación en un lugar distinto de trabajo, el cambio de turno o grupo cuando sea pertinente y apoyo académico para que, como estudiantes, no vean afectado el desarrollo de sus estudios.

De acuerdo con información obtenida a través de la Plataforma Nacional de Transparencia con el folio 6440000132017, entre el 29 de agosto del 2016 y el 12 de junio de 2017, se registraron en la UNAM 234 quejas en materia de violencia de género, de las que se han resuelto 158.

Las 234 víctimas, informaron las autoridades escolares, recibieron apoyo psicológico, asesoría jurídica, o en su caso, acompañamiento por primera vez ante la autoridad ministerial dentro del marco de las competencias de la UNAM o de las Oficinas Jurídicas de cada entidad o dependencia universitaria.

Las estudiantes en paro de la FFyL exigieron a las autoridades de la UNAM que se revisen y resuelvan los casos de denuncias por violencia sexual que se han denunciado, que se expulse de la universidad a quienes se compruebe que cometieron las agresiones y que no se criminalice a las víctimas si hacen públicas las denuncias contra los agresores.

Exigieron conocer los expedientes en los que los presuntos agresores no fueron sancionados, porque dijeron, “tenemos que conocer la cara de los violadores y acosadores con los que compartimos aulas”.

Sobre estas acusaciones, la FFyL informó a través de un comunicado que “la Facultad ha atendido las denuncias presentadas en el marco del Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género en la UNAM, siguiendo los procedimientos establecidos en el mismo y en la legislación universitaria”.

Dijeron que “la presente administración ha mantenido, y seguirá brindando su apoyo a los principios de equidad de género en la universidad”.


“Refrendamos nuestro compromiso y solidaridad contra la violencia de género, pero rechazamos el cierre de las instalaciones y que se afecten las actividades de toda la comunidad”, concluyeron las autoridades universitarias.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Si me hubieran dicho que para ser maestra en EU se requiere estar armada, no me habría convertido en maestra"

Los ataques masivos en escuelas en Estados Unidos reavivan el debate sobre qué medidas tomar. ¿Es armar a los maestros la solución a la violencia? Se lo preguntamos a una maestra de Cleveland.
11 de junio, 2022
Comparte

El ataque masivo en la escuela primaria Robb, en Uvalde, Texas, que dejó como saldo 19 niños y dos maestras muertas el pasado 24 de mayo, reavivó el debate sobre qué medidas tomar para frenar la violencia.

El Congreso del estado de Ohio reaccionó rápidamente y aprobó el pasado 1 de junio una polémica ley que permitirá a los maestros y otro personal escolar portar armas en la escuela.

La norma anula una decisión de la Corte Suprema estatal de 2021 que requería que los maestros recibieran un entrenamiento con armas equivalente al que reciben los agentes de policía.

Si el gobernador promulga la ley, los maestros que voluntariamente elijan portar armas en las escuelas deberán cumplir con una capacitación de solo 24 horas.

Homenaje a las víctimas de la escuela Robb, en Uvalde, Texas.

Reuters

Los legisladores aprobaron también un paquete de 105 millones de dólares dirigido a prevenir tiroteos en escuelas.

Pero, ¿qué opinan los maestros sobre llevar armas a la escuela?

Se lo preguntamos a la docente puertorriqueña Rosa Morales Cruz, quien desde hace una década enseña español como segundo idioma en Cleveland, Ohio, y que es directora ejecutiva para temas educativos del gremio de maestros de esa ciudad.


Rosa Morales Cruz.

Rosa Morales Cruz

Después de este último tiroteo masivo en Texas, ¿tiene miedo de dar clases?

No porque hemos creado un ambiente positivo en la escuela. Nos hemos encargado de prevenir estas situaciones construyendo una buena conexión con nuestros estudiantes. Entonces, no temo que ellos ataquen la escuela.

Es muy terrible y lamentable lo que pasó en Texas, pero creo que se necesita una conexión entre la comunidad, la escuela y los estudiantes para que ellos se sientan bien y para prevenir estas cosas. Pero sí tengo miedo porque no nos sentimos seguros en general. Estos hechos no solamente han ocurrido en escuelas. Están ocurriendo en el cine, en las plazas, en los centros comerciales, en las iglesias, en los hospitales, en los lugares donde te tienes que sentir seguro.

¿Es armar a los maestros una buena solución?

Absolutamente no, no, no, no y no. Armar a los maestros es una malísima idea. Ya tenemos la preocupación de cumplir con los estándares que exige el Estado que son, por ejemplo, asegurarnos de que los estudiantes tengan un nivel de lectura apropiado.

Nuestro deber como maestros es educar a los estudiantes. Si me hubieran dicho que para ser maestra se requiere estar armada, no me hubiese convertido en maestra. Hoy en día los maestros nos hemos convertido en psicólogos, padres para nuestros estudiantes, hemos cocinado cuando tienen hambre, hemos sido doctores… el rol de maestro no es simplemente de maestro. Nos siguen exigiendo más y más y nos agota.

Es muy triste porque ya se le pide tanto al maestro, que ahora también se nos exige que carguemos con un arma. Nos sacan esa ambición y pasión que tenemos por ser educadores.

"No puedes solucionar un problema de armas con más armas"", Source: Rosa Morales Cruz, Source description: Maestra de español en Cleveland, Ohio. , Image: Ilustraciòn de un arma con una escuela.

El gobierno es rápido para armar un plan y dar los fondos necesarios para tener este entrenamiento, pero no los fondos necesarios para que nuestros estudiantes tengan los recursos para una buena educación. Estamos hablando de entrenar individuos en un área educativa para llevar armas letales. Si yo hubiera querido entrenar para matar o proteger, hubiese sido militar.

Ya tenemos un protocolo por si ocurre una cosa así y saber qué hacer. Pero cargar una arma en las horas que estamos en nuestro ámbito educativo es peligroso. ¿Usted se imagina que un estudiante nos robe el arma o pelee con nosotros para tenerla? ¿O que nosotros dejemos el arma descuidada un momento y que otra persona la tome? ¿O que la escuela se convierta en un campo de batalla?

No puedes solucionar un problema de armas con más armas. Decirles a los maestros que necesitan tener pistolas y armas para proteger a los estudiantes y para prevenir los tiroteos masivos es como decirles a las víctimas que se pongan más ropa para que no sean violadas.

El problema no es la víctima. El problema es la ley que tenemos con la que personas adquieren armas. ¿Por qué un estudiante a los 18 años puede comprar armas pero no alcohol?

Homenaje a las víctimas de la escuela Robb, en Uvalde, Texas.

EPA

Si el gobernador promulga esta ley, ¿usted se sentiría obligada a portar un arma?

No. Dejaría de ser maestra. Y me obligaría a sacar a mis hijos de la escuela pública y ponerlos en una escuela privada donde yo sé que existe un sistema de seguridad con personas entrenadas para proteger a mis hijos y que los maestros puedan enseñar y proveer la educación que se merecen.

Es tan triste que nuestros jóvenes hoy en día vean tanta actividad de armas en la comunidad que también tengan que ver a su maestro portando armas. No creo que eso haga que un estudiante se sienta seguro, sino que se preguntará: ¿por qué lleva un arma? ¿Estaré seguro en esta escuela?

Rosa Morales Cruz.

Rosa Morales Cruz

¿Conoce a maestros que sí se armarían?

No. Yo soy parte del sindicato de maestros y del comité ejecutivo del distrito escolar, y ningún maestro está dispuesto a tener armas en la escuela. Aun aquellos que tienen armas en sus casas dicen que no se sienten seguros de traer sus armas aquí.

Yo creo que no estaríamos preocupados por educar a nuestros estudiantes, sino preocupados por nuestra arma. Son una distracción en un ámbito que se supone que es positivo y acogedor. (El razonamiento es) yo llevo un arma porque si alguien viene te voy a proteger. Pero esa persona no debería llegar a mi salón. Las áreas de entrada y salida son las que tienen que estar protegidas. Se necesitan policías alrededor de las escuelas que aseguren que esto no pase.

¿Y por qué cree que para mucha gente, incluso para los legisladores, armar a los maestros es la solución?

Recientemente hubo un ataque masivo en un hospital. ¿Les pidieron a los doctores que tengan armas? No. Ellos adquirieron más policías y más seguridad para los hospitales.

¿Por qué a estos gobernantes les gustan las armas y buscar una solución rápida sin estudios, sin análisis y sin pruebas? Ellos crean leyes que no les afectan. Ellos no son las personas que están dentro de los salones escuchando las historias y el trauma que sufren nuestros estudiantes.

"Decirle a los maestros que necesitan tener armas para proteger a los estudiantes (…) es como decirle a las víctimas que se pongan más ropa para que no sean violadas"", Source: Rosa Morales Cruz, Source description: Maestra de español en Cleveland, Ohio. , Image: Ilustración de un arma con una escuela.

¿Qué le pediría a las autoridades?

A las autoridades que gobiernan les pediría que este programa que están imponiendo a los maestros lo implementen en el departamento de seguridad del sistema educativo. No hay fondos para recursos escolares pero los hay para entrenamiento de armas. Que les den ese entrenamiento y licencia de portar armas a las personas que se encargan de la seguridad. Esa es la solución.

Cada uno tiene una responsabilidad. La responsabilidad de mantener las escuelas seguras no es de los maestros.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=IyD55w5yihM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.