close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
Arropado por los mineros de Napoleón, así fue el registro de AMLO ante el INE
Cientos de integrantes del sindicato de mineros, que encabeza Napoleón Gómez Urrutia, llegaron a bordo de camiones para apoyar a Andrés Manuel López Obrador en su registro ante el INE como candidato presidencial.
Cuartoscuro
Por Manu Ureste
17 de marzo, 2018
Comparte

Cinco minutos antes de la una de la tarde, una camioneta blanca con los cristales polarizados entra a través de la puerta de hierro corrediza del Instituto Nacional Electoral (INE) y se cuela con sigilo hasta el estacionamiento del inmueble.

-¡Ya llegó, ya está aquí, el que se va a sacar al PRI!

El rugido unísono proviene de la explanada del INE, donde una marabunta de playeras, polos y gorras rojas con el emblema del sindicato de mineros, y el rostro del líder sindical Napoleón Gómez Urrutia, abarca prácticamente el 80% de la superficie del mini-zócalo del Instituto Electoral.

Andrés Manuel, vestido con un sobrio traje negro, camisa blanca, y corbata roja con rayas blancas, abre la puerta del copiloto y nada más abandonar el vehículo lo recibe un joven que le pide un autógrafo. El dirigente de Morena observa de reojo su reloj, y se cerciora de que llegó cinco minutos antes de lo previsto. Acepta la pluma y firma de manera mecánica el ejemplar sobre la portada de uno de sus libros. Luego se toma el selfie de rigor y con el gesto serio toma de la mano a su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, quien acompaña al tabasqueño durante todo el evento.

Con paso renqueante, Andrés Manuel y su pareja quieren avanzar a través de una legión de fotógrafos que les dispara flashazos a bocajarro. Pero varias veces tienen que detenerse. El tabasqueño aprovecha y saluda con el pulgar en alto a los mineros que le gritan presidente mientras despliegan una enorme pancarta con su rostro y el de Napoleón Gómez Urrutia; quien se exilió en Canadá desde 2006 luego de que lo acusaran por un desvío millonario, y que fue invitado por Morena en esta campaña para ir en la lista de plurinominales para el Senado de la República.

Omar, un joven que viste un polo que reza ‘Exigimos al gobierno garantías para el regreso de Napoleón Gómez Urrutia’, asegura que el líder sindical es un “perseguido político”, tal y como también opinó el propio López Obrador el pasado 19 de febrero, cuando dijo que Napoleón “ha sido perseguido y estigmatizado por la propaganda oficial y oficiosa”.

Por ese apoyo de Morena, Uriel, uno de los organizadores del sindicato, explica que 10 camiones con “al menos 600 mineros” de Lázaro Cárdenas, Michoacán, Colima, Zacatecas, Baja California y Querétaro, y otros estados, decidieron trasladarse al INE para apoyar a Andrés Manuel en su registro por tercera ocasión como candidato a la Presidencia.

“Venimos totalmente libres y por nuestra cuenta a apoyar un proyecto de nación”, dice Sebastián, otro minero, cuando se le pregunta si el sindicato recibió algún apoyo del partido para su traslado en camiones a la capital del país.

“Esto es solo una probadita de lo que viene por parte del gremio –agrega a colación-. AMLO tiene todo el respaldo de miles de mineros.

Miedo a la venta del voto

Andrés Manuel ya está en el interior del salón de actos del INE. Lo espera Yeidckol Polevnsky, la presidenta y secretaria general de Morena, cercana al tabasqueño desde que gobernaba la Ciudad de México entre 2000 y 2005, y una de sus principales operadoras políticas en la presente campaña.

También está Tatiana Clouthier, coordinadora de campaña y otra de las colaboradoras de más confianza de Andrés Manuel, quien, en contraste con el entusiasmo de los mineros por Napoleón, ha dicho en entrevistas que aunque el líder minero es un perseguido político, no comulga con su perfil de liderazgo. Incluso, dijo sentirse sorprendida y sin respuesta tras enterarse de la postulación de Napoleón a una plurinominal de Morena.

Otro personaje cercano al candidato que asiste es Marcelo Ebrard, el exjefe de gobierno capitalino que se incorporó en febrero pasado a la campaña para formar parte de lo que los morenistas llaman “la estructura de la defensa del voto” en la circunscripción uno, que comprende estados como Jalisco, Chihuahua, Durango y Sinaloa, entre otros.

El evento al interior del INE arranca. Yeidckol toma la palabra. Dice que a Andrés Manuel “nadie lo para” a pesar de los ataques de sus rivales políticos. Que en esta elección no tienen miedo a nada, salvo una cosa: el robo del voto. Por eso le pide a Lorenzo Córdova, el titular del INE que está presente en el evento, que el Instituto lance una campaña “para que la gente ya no venda su voto”.

“Antes se daba la torta, ahora se dan pantallas de televisión y hasta material de construcción. Ya no queremos que no roben ni un voto”, exige la secretaria general de Morena.

Afuera, en la explanada, la señora Carmen aplaude con entusiasmo junto a su hijo de tres años. Se cubre la cabeza con una gorra rosa con el logo de Morena. Está tan nueva que no se ha dado cuenta que aún lleva colgando la etiqueta.

-¿Sabe usted quién es la persona que está hablando? –se le cuestiona.

La mujer encoge los hombros y responde con una sonrisa tímida que ella a quien viene a ver desde la delegación Iztapalapa es a López Obrador.

Junto a Carmen, otra mujer le echa un capote y le dice que quien está hablando “es la Yeikol”, aunque dice con una carcajada que le resulta imposible pronunciar su apellido Polevnski.

La secretaria general de Morena termina su alocución y en tan solo unos minutos culmina el acto protocolario de la entrega de constancia a López Obrador como candidato de la coalición ‘Juntos haremos historia’, integrada por Morena, el Partido del Trabajo (PT), y el Partido Encuentro Social (PES).

Entre conservadores y banderas gay

Ni cinco minutos después, Andrés Manuel aparece de nuevo por la explanada caminando por un pasillo improvisado por el personal de seguridad del INE que lo lleva directamente a un templete.

Allí, escoltado por una enorme estatua de bronce de Benito Juárez, el candidato y su esposa Beatriz alzan los brazos para saludar al público entre los que, además de la amplia mayoría de mineros, hay otros grupos tan antagónicos como militantes y simpatizantes que visten playeras con las siglas del PES, partido conservador que se opone a los matrimonios homosexuales, y militantes de Morena que portan banderas arcoíris con las que apoyan la diversidad sexual.

Tal y como sucedió el pasado 12 de marzo con el panista Ricardo Anaya, quien convirtió su registro ante el INE en un mitin, desde que López Obrador toma la palabra el evento se convierte en algo muy parecido a un acto de campaña –sin serlo, puesto que todavía no empieza el periodo oficial de campañas-, en el que López Obrador hace incluso cinco promesas.

Entre éstas, promete “acabar con la corrupción, la impunidad y con los lujos en el gobierno” sin subir los impuestos, ni aumentar los precios de la gasolina; que la ciudadanía tendrá “salarios dignos”, y que se “reconstruirá la seguridad pública”.

Además, se compromete a hacer válida la revocación del mandato si gana la presidencia, por lo que cada dos años se le preguntará a la ciudadanía si debe seguir o renunciar. “El pueblo pone y el pueblo quita”, dice.

Finalmente, tras 25 minutos de discurso, Andrés Manuel se despide con una posdata: la promesa de que esta vez sí ganará las elecciones.

“A la tercera es la vencida”, grita López Obrador.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Televisión Cubana
Por qué México ha deportado a más cubanos en 5 meses que en todo 2018
Según cifras oficiales, en lo que va del año más de 500 cubanos fueron deportados desde México, una cifra tres veces mayor a la reportada durante todo 2018.
Televisión Cubana
Por Lioman Lima @liomanlima (BBC Mundo)
10 de mayo, 2019
Comparte

Más de 500 cubanos han sido deportados de México en lo que va del año.

El cubano Raudel González llegó a México en marzo pasado y, dos meses después, teme que la odisea que lo llevó a cruzar siete países pueda terminar donde mismo comenzó: en un avión en La Habana.

“A muchos de los que vinieron conmigo los detuvieron y creo que ya los deportaron. Yo no sé qué me voy a hacer si me deportan, vendí mi casa en Cuba, mis cosas, todo”, cuenta vía telefónica a BBC Mundo.

Como González, cientos de cubanos que intentan llegar a EE.UU. viven desde hace meses en un limbo migratorio en México, que para muchos ha terminado con su deportación.

“Lo que están haciendo es que nos meten en estaciones migratorias, no nos dan papeles para pasar y luego están deportando a todo el mundo”, asegura.

Según cifras oficiales, en lo que va del año, más de 500 cubanos fueron detenidos en México y retornados a su país de origen, una cifra tres veces mayor a la reportada durante todo 2018.

Es, al decir de expertos consultados por BBC Mundo, la mayor oleada migratoria de cubanos desde que el expresidente Barack Obama derogara a inicios de 2017 la ley “pies secos, pies mojados”, que garantizaba a los residentes de la isla asilo político en los puestos fronterizos de EE.UU.

Pero incluso cuando ley estaba vigente, como en 2015, de los casi 5,000 cubanos que se presentaron ante las autoridades migratorias mexicanas solo 243 fueron devueltos a la isla.

En un comunicado enviado a BBC Mundo, el Instituto Nacional de Migración (INM) consideró que el aumento en las deportaciones reportadas en los últimos meses responde “al incremento en el flujo irregular de personas de nacionalidad cubana” que llegan a México.

El gobierno de Cuba, por su parte, no se ha pronunciado oficialmente al respecto; pero, por primera vez en décadas, los medios oficiales de la isla han dado una extensa cobertura a la llegada de los deportados.

Los reportajes -en los que los recién llegados prometen que no lo volverán a hacer y cuentan los riesgos de la travesía, aunque no los motivos que tuvieron para abandonar la isla– han sido vistos como una forma de desmotivar a la población para que no siga intentando salir del país.

cubanos

Twitter/INM
Cuba asegura que muchos deportados han sido víctimas de la trata de personas.

Por años, La Habana acusó a la ley “pies secos, pies mojados” y a los beneficios que daba a los cubanos que tocaban suelo de Estados Unidos de ser el principal motivo para las sucesivas oleadas migratorias que ha sufrido la isla.

Ahora, las autoridades llaman a “una emigración regular, ordenada y segura” y presenta a la mayoría de los deportados como “víctimas de los grupos criminales vinculados al tráfico humano en la región”.

¿Cuándo empezaron las deportaciones?

Según explica a BBC Mundo Rachel Schmidtke, experta en temas de migración del Wilson Center, las deportaciones de migrantes indocumentados han sido una práctica “consistente” e “ininterrumpida” de México desde que el gobierno de Enrique Peña Nieto implementó el Programa Frontera Sur en 2014, que fue visto por sus críticos como una “cacería de migrantes”.

Sin embargo, aunque los cubanos eran parte de los cientos de indocumentados que llegaban cada día al país, el gobierno de la isla se negó por años a recibirlos de vuelta.

De ahí que las autoridades migratorias mexicanas les expidieran en muchos casos un permiso que les permitía cruzar legalmente hasta la frontera de EE.UU. o hicieran de la vista gorda con ellos.

La situación cambió desde mayo de 2016, cuando entró en vigencia un memorando de entendimiento entre los dos países en el que La Habana se comprometía a recibir de vuelta a sus ciudadanos con una situación migratoria irregular en México.

Desde entonces, el gobierno mexicano opta por detener en “estaciones migratorias” a los cubanos que llegan sin visa al país, como a muchos otros inmigrantes indocumentados.

En ellas esperan un par de semanas hasta que la embajada o los consulados de la isla los reconozcan como sus ciudadanos.

AMLO.

Gobierno de México
Al inicio de su gobierno AMLO optó por una política que promovía el derecho de los migrantes.

Si esto ocurre, son enviados a la isla, un proceso que el INM llama “retorno asistido”.

Ya en 2016, según cifras oficiales, de los alrededor de 4,000 cubanos que se presentaron en distintos puestos fronterizos, fueron retornados unos 3,617.

En 2017, cuando se derogó la ley que les daba beneficios en EE.UU., la cifra de devueltos se redujo drásticamente a 608, mientras el año pasado apenas llegó a los 156.

¿Por qué AMLO optó por más deportaciones de cubanos?

Rodolfo Cruz Piñeiro, experto en temas de migración de El Colegio de la Frontera, considera que el aumento en las deportaciones de cubanos debe entenderse como parte de un fenómeno más complejo, asociado con el creciente número de migrantes que llegaron a México tras las caravanas de octubre de 2018.

“López Obrador comenzó su gobierno en diciembre de 2018 y su discurso fue tener una política basada en los derechos humanos de los migrantes, abrirles las puertas a estas personas que tenían problemas en sus lugares de origen”, explica a BBC Mundo.

Como parte de esta política, comenta, a partir de enero las autoridades mexicanas entregaban con cierta facilidad una especie de visas por “razones humanitarias” en la frontera sur del país, que permitía a los migrantes transitar por territorio mexicano o incluso permanecer en él por un periodo determinado de tiempo.

cubanos

Twitter/INM
Los cubanos han sido devueltos en aviones de la Policía Federal de México.

Esta situación y ese mensaje de respeto a los migrantes lo que hizo fue generar expectativas en muchos países sobre la posibilidad que tendrían de emigrar hacia Estados Unidos a través de México y comenzaron a llegar personas de todos lados, no solo cubanos, sino de países que no formaban parte de los patrones migratorios tradicionales como el Congo o Bangladesh”, comenta Cruz Piñero.

Sin embargo, en febrero, las autoridades dejaron de emitir los permisos de forma súbita.

Un mes después, la Secretaría de Gobernación anunció un “plan de contención” ante el elevado número de migrantes que llegaban a la frontera sur.

¿A qué obedeció ese cambio abrupto?

Según Schmidtke, una serie de factores conllevaron al gobierno de AMLO a dar un giro solapado en su “mensaje humanitario” hacia los migrantes.

“Por una parte, ante el creciente número de personas que llegaba, quedó claro que las capacidades de México para recibirlas ya estaban al límite y por otra parte, estuvieron las fuertes presiones del gobierno de Estados Unidos”, afirma.

Cubanos

Twitter/INM
El número de cubanos deportados en lo que va de año es tres veces mayor que el total de los devueltos a la isla en 2018.

En los últimos meses, las autoridades de México reconocieron que muchas de las “estaciones migratorias” en el sur del país estaban desbordadas en su capacidad, lo que conllevó a disímiles denuncias sobre las condiciones humanitarias de estos centros.

Mientras, el presidente Donald Trump lanzó varios tuits en los exigía al gobierno mexicano contener el flujo de migrantes y amenazó incluso con cerrar la frontera sur si México no actuaba.

“Yo creo que ese fue el factor fundamental: existieron presiones muy fuertes por parte del gobierno de Trump para que México parara ese flujo irregular y a partir de entonces, comenzaron a darse cambios en esa supuesta apertura hacia los migrantes”, comenta Piñeiro Cruz.

¿Qué pasó con los cubanos?

González asegura que muchos, como él, decidieron lanzarse tras rumores de que Estados Unidos estaba dando asilo nuevamente a cubanos y al escuchar sobre el tema de las caravanas y las “visas humanitarias” para cruzar México.

“La situación en Cuba cada vez está más difícil y uno arriesgaría hasta la vida, lo que sea, con tal de salir de allí”, afirma.

De acuerdo con Schmidtke, pese a que ya no existe la ley “pies secos, pies mojados”, los nacionales de la isla siguen siendo candidatos aptos para solicitudes de asilo en Estados Unidos dada la situación en Cuba.

Sin embargo, muchos, como González, tropezaron con el mayor obstáculo al presentarse en la frontera sur de México.

cubanos

AFP
Algunos expertos calculan que hay más de 2,000 cubanos varados en México.

La oficina de regulación migratoria de Tapachula dejó de emitir en febrero las tarjetas que permitían el paso y muchos de los que se presentaban ante las autoridades eran enviados a centros migratorios para, en muchos casos, ser deportados.

Desde entonces, los nacionales de la isla han protagonizado diversos intentos de escape de los centros migratrios que han ocupado titulares en medios mexicanos.

Y si en enero solo fueron devueltos siete cubanos y solo 1 febrero, ya para marzo el número creció hasta 143 y en abril se duplicó, según cifras del INM.

soldado

Getty Images
Los cubanos aspiran a llegar a la frontera de México con Estados Unidos.

Finalmente, la oficina reabrió el pasado lunes, pero las autoridades migratorias aclararon en un comunicado que los cubanos, según las leyes mexicanas, no son elegibles para obtener el permiso que les permita cruzar México.

Datos ofrecidos por el INM a BBC Mundo indican, sin embargo, que de las casi 1,500 personas que se presentaron el lunes ante la oficina para solicitar la regulación de su paso por México, un 70% era cubanos.

¿Por qué están llegando más cubanos a México?

Los expertos consultados por BBC Mundo coinciden que durante los últimos meses tres factores han influido para contribuir a la “crisis migratoria” que viven cientos de cubanos en México.

  • Desde hace casi dos años, el gobierno de Trump cerró el consulado de EE.UU. en La Habana y suspendió el programa de reunificación familiar, que beneficiaría a 30,000 cubanos, lo que ha llevado a muchos a optar por una vía “alternativa”.
  • Tras la crisis en Venezuela, las condiciones económicas de Cuba han empeorado, lo que ha llevado a muchos cubanos a buscar una salida desesperada de la isla.
  • Algunos países centroamericanos, como Panamá o Nicaragua, han ofrecido ciertas facilidades de visas a cubano, lo que, al decir de los expertos, ha convertido a estos países en un trampolín hacia Estados Unidos.

Sin embargo, Willie Allen, un abogado de migración que ha atendido por décadas a cubanos que tramitan sus solicitudes de asilo en Estados Unidos, cree que las propias políticas hacia la migración del presidente de Estados Unidos han dejado a México “entre la espada y la pared” y lo han llevado a optar por las deportaciones como un mensaje simbólico para frenar la llegada de cubanos.

“La política de Trump ha incrementado los problemas en la frontera y los ha convertido en una crisis mucho más grande de lo que debería ser”, sostiene.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=QCh6w30ZQiE&t=4s

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.