Sedatu censa y da folios a damnificados por sismo en Chiapas, pero luego los olvida: no han recibido ayuda
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Sedatu censa y da folios a damnificados por sismo en Chiapas, pero luego los olvida: no han recibido ayuda

“Seguimos esperando, esperando, pero el problema es que muchas familias están durmiendo en galeras, bajo los árboles, en casas de familiares", relató uno de los damnificados del sismo del 7 de septiembre, que no ha recibido la ayuda que le prometieron las autoridades.
5 de marzo, 2018
Comparte

María Manuel Piña, de 61 años, aún recuerda el momento en que el sismo del 7 de septiembre pasado le cambió la vida en su pueblo natal, Paredón, Chiapas. Ese día estaba cocinando y el piso de cantera saltó como si la tierra lo escupiera. Pudo resguardarse en un rincón de la cocina, pero las paredes se casi se vinieron abajo.

La casa que ocupaba una esquina en la calle, tuvo pérdida total. Los escombros fueron removidos y ahora sólo es un terreno con maleza, con un destartalado letrero puesto por la Secretaría de Desarrollo Agrario y Territorial (Sedatu) en el que se ven las fotografías del antes y después de su casa, a la que asignaron el folio 000957. Con ese numero, le dijeron, la dependencia regresaría para otorgarle una ayuda económica para reconstruir el inmueble.

Mientras camina por el terreno, esquivando las piedras con sus sandalias negras de plástico, María cuenta que funcionarios de Sedatu acudieron al pueblo a hacer el censo el 13 de septiembre. “Vinieron, le tomaron una foto, y me dijeron ‘tenga este papel, lo va a guardar porque le va a venir una ayuda porque esta casa ya no sirve. Se la van a tirar toda para que le hagan su casita”.

Cinco meses después, esa promesa no se cumplió. Ninguna ayuda le ha llegado.

Ningún funcionario regresó y después de un mes, su hijo habló a la Ciudad de México para preguntar por qué la ayuda había tardado tanto. La única respuesta fue que el folio no aparecía en el sistema. Luego, en diciembre, acudió a las oficinas de la Sedatu en Tuxtla Gutiérrez y le dijeron que el folio “ya no servía”, y no había más que hacer porque no habría otro censo ni más ayuda para damnificados. “Es inútil que insistan”, le dijeron.

Pero el caso de María no es el único con esta falta de ayuda y se agudiza en un poblado como Paredón, ubicado en el municipio de Tonalá, Chiapas, donde siete de cada 10 viviendas tuvo alguna afectación.

Después de no encontrar respuesta, Víctor Zavala, hijo de María, se fue enterando que él y su madre no eran los únicos que habían perdido sus casas, que tenían folio y no habían recibido ayuda. Por eso se le ocurrió llamar a una reunión en el pueblo con todos aquellos en esa situación.

Al encuentro llegaron 65 familias, más de las que había conocido sólo de oídas. Se le ocurrió hacer un censo ciudadano. Hizo una lista con los nombres y un archivo con los datos de cada uno: copia de la credencial de elector, las fotografías de sus casas, y el número de folio que le había asignado la Sedatu.

Hizo esto sólo por cuestión de organización, esperando que en algún momento puedan conseguir algún encuentro con funcionarios públicos, y se enteren de esta situación.

“Seguimos esperando, esperando, pero el problema es que muchas familias están durmiendo en galeras, bajo los árboles, en casas de familiares. Van a venir las aguas y vamos a estar en más problemas”, dice Víctor.

El presidente Enrique Peña Nieto acudió a Paredón el 31 de octubre de 2017 para entregar las primeras casas reconstruidas con recursos del Fonden, y en su discurso dijo que “lo que más me gusta es ver el ánimo de ustedes echado para adelante, no derrotados, no abatidos y dispuestos a seguir con este proceso de reconstrucción”.

Aunque había damnificados que aún no recibían ninguna ayuda durante el evento, “nos recomendaron no gritarle nada al presidente, no hacer ninguna manifestación, nos dijeron ‘sí les va a llegar su folio, aguántense, espérense’ y nadie hizo escándalo. Pensamos que iba a dar respuesta, pero no la tuvimos”.

Después de eso, el gobierno del estado colocó una pancarta a la entrada del poblado que reza “Chiapas está de pie”, pero “no es cierto, fuimos engañados. Nos dijeron que con el folio nos iban a ayudar y no nos ayudaron. Nos sentimos engañados”, dice Zavala.

Por eso le manda un mensaje al presidente Peña Nieto. Si de verdad quisiera solucionar, podría darles cemento y material para construcción, porque “dinero hay”, hubo muchas donaciones, y podrían atender a todos los damnificados “si hubiera voluntad, pero parece que no”.

El director general de Ordenamiento Territorial y Atención a Zonas de Riesgo de la Sedatu, Armando Saldaña, asegura que esta situación puede tratarse de un error humano al incluir los datos del censo definitivo.

“Si no aparecen en el listado se debe a un error de la gente que realizaron los recorridos, pudieron haber perdido los folios, no los capturaron. Los dejaron olvidados. Es mas bien un error al hacer el listado final”, dice en entrevista con Animal Político.

El funcionario reconoce que “esto ha sucedido en algunas localidades” y puede obedecer a la rapidez para trabajar tras un desastre natural, porque “en las reglas de operación se tienen 20 días para hacer el censo”, dice.

“Nos interesa que todas las familias tengan un beneficio” y si esto se trata de un error humano, promete, puede solucionarse. Al recibir estas inconsistencias, “referiremos a estas personas a la delegación y ésta tiene que hacer la revisión con el municipio para validar”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Las mutaciones están volviendo al COVID-19 más infeccioso?

Si bien se han detectado miles de cambios en el virus, hasta ahora los científicos solo han registrado uno que posiblemente altera su comportamiento.
25 de julio, 2020
Comparte

El coronavirus que está amenazando al mundo en este momento no es el mismo que el coronavirus que surgió por primera vez en China.

El SARS-CoV-2, el nombre oficial del virus que causa la enfermedad covid-19, está mutando.

Pero, si bien los científicos han detectado miles de mutaciones, o cambios en el material genético del virus, hasta ahora solo se ha señalado una que podría alterar su comportamiento.

Las preguntas cruciales sobre esta mutación son: ¿esto hace que el virus sea más infeccioso, o letal, en humanos? ¿Y podría representar una amenaza para el éxito de una futura vacuna?

Este coronavirus en realidad está cambiando muy lentamente en comparación con un virus como el de la gripe.

Con niveles relativamente bajos de inmunidad natural en la población, sin vacuna y pocos tratamientos efectivos, no tiene presión para adaptarse.

La mutación señalada, llamada D614G y situada dentro de la proteína espiga -la proteína en forma de punta que el virus utiliza para penetrar en nuestras células- apareció en algún momento después del brote inicial de Wuhan, probablemente en Italia. Ahora se ve en hasta en el 97% de las muestras en todo el mundo.

Ventaja evolutiva

La pregunta es si este dominio significa que la mutación que le da al virus alguna ventaja, o si es solo por casualidad.

coronavirus

Getty Images
La mutación D614G se sitúa dentro de la proteína espiga, la que el virus utiliza para penetrar en nuestras células

Los virus no tienen un gran plan. Mutan constantemente y, si bien algunos cambios ayudan a que un virus se reproduzca, algunos pueden dificultarlo. Otros son simplemente neutrales.

Son un “subproducto del virus que se replica”, dice la doctora Lucy van Dorp, del University College London. “Hacen autostop” sobre el virus sin cambiar su comportamiento.

La mutación que ha surgido podría haberse generalizado solo porque tuvo lugar temprano en el brote y se extendió, algo conocido como el “efecto fundador”. Esto es lo que para la doctora Van Dorp y su equipo probablemente explica que la mutación D614G sea tan común. Pero esto es cada vez más controvertido.

Un número creciente -tal vez la mayoría- de virólogos cree ahora, como explica el doctor Thushan de Silva, de la Universidad de Sheffield, que hay suficientes datos para decir que esta versión del virus tiene una “ventaja selectiva” -una ventaja evolutiva- sobre la versión anterior.

Aunque todavía no hay pruebas suficientes para decir que “es más transmisible” en las personas, dice De Silva, está seguro de que “no es neutral”.

 

Cuando se estudió en condiciones de laboratorio, el virus mutado ingresó con mayor eficacia a las células humanas que aquellos sin la variación, dicen los profesores Hyeryun Choe y Michael Farzan, en la Universidad Scripps en Florida.

Los cambios en las proteínas espiga que usa el virus para adherirse a las células humanas parecen permitirle “pegarse mejor y funcionar de manera más eficiente”.

Pero ahí es donde pusieron el límite.

El profesor Farzan dijo que las proteínas espiga de estos virus eran diferentes de una manera que era “consistente con, pero no demostraba, una mayor transmisibilidad”.

Pruebas de laboratorio

En el Genome Technology Center de la Universidad de Nueva York, el doctor Neville Sanjana, quien normalmente pasa su tiempo trabajando en la tecnología de edición genética CRISPR, ha ido un paso más allá.

Su equipo editó un virus para que tuviera esta alteración en la proteína espiga y lo enfrentó contra un virus SARS-CoV-2 real del brote inicial de Wuhan, sin la mutación, en las células de los tejidos humanos. Él cree que los resultados demuestran que el virus mutado es más transmisible que la versión original, al menos en el laboratorio.

Van Dorp señala que “no está claro” cuán representativos son estos resultados de la transmisión en pacientes reales. Pero el profesor Farzan dice que estas “marcadas diferencias biológicas” fueron “lo suficientemente sustanciales como para inclinar un poco la evidencia” a favor de la idea de que la mutación está haciendo que el virus se propague mejor.

Fuera de una placa Petri, hay alguna evidencia indirecta de que esta mutación hace que el coronavirus sea más transmisible en humanos. Dos estudios han sugerido que los pacientes con este virus mutado tienen mayores cantidades del virus en sus muestras de hisopos.

Sin embargo, no encontraron evidencia de que esas personas se enfermaran o permanecieran en el hospital por más tiempo.

coronavirus particles in pink

SCIENCE PHOTO LIBRARY
Dos estudios han sugerido que los pacientes con la versión mutada del coronavirus tienen mayores cantidades del virus en sus muestras de hisopos.

En general, que sea más transmisible no significa que un virus sea más letal; de hecho, suele ser cierto lo contrario. No hay evidencia de que este coronavirus haya mutado para enfermar más o menos a los pacientes.

Pero incluso cuando se trata de transmisibilidad, la carga viral es solo una indicación de qué tan bien se está propagando el virus dentro de una sola persona. No explica necesariamente lo eficaz que es infectando a otros.

El “estándar de oro” de la investigación, un ensayo controlado, aún no se ha llevado a cabo. Eso podría implicar, por ejemplo, infectar a los animales con una u otra variante del virus para ver cuál se propaga más en una población.

La profesora Bette Korber, del Laboratorio Nacional de Los Álamos en EE.UU. e investigadora principal de uno de los estudios, dijo que no había consenso, pero la idea de que la mutación aumenta la carga viral de los pacientes es “cada vez menos controvertida a medida que se acumulan más datos”.

La mutación es la pandemia

Cuando se trata de observar a la población en su conjunto, es difícil observar que el virus se vuelva más (o menos) infeccioso. Su curso ha sido alterado drásticamente por intervenciones, incluidas las medidas de cuarentena.

Pero la profesora Korber dice que el hecho de que la variante ahora parece ser dominante en todas partes, incluso en China, indica que puede ser más eficaz en la transmisión entre las personas que la versión original. Cada vez que las dos versiones estuvieron en circulación al mismo tiempo, la nueva variante se impuso.

Gente con mascarilla paseando en Barcelona.

Getty Images
Una de las medidas adoptadas para evitar la propagación del virus es el uso de mascarillas.

De hecho, la variante D614G es tan dominante que ahora es la pandemia. Y lo lleva siendo desde algún tiempo, tal vez incluso desde el comienzo de la epidemia en lugares como Reino Unido y la costa este de EE.UU.

Entonces, aunque la evidencia está aumentando de que esta mutación no es neutral, no necesariamente cambia la forma en que debemos pensar sobre el virus y su propagación.

En un apunte más tranquilizador, la mayoría de las vacunas en desarrollo se basan en una región diferente de la espiga, por lo que esto no debería tener un impacto en su desarrollo.

Y hay alguna evidencia de que la nueva forma es igual de sensible a los anticuerpos, lo que puede protegerte contra una infección una vez que la hayas tenido o hayas sido vacunado.

Pero dado que la ciencia del covid-19 se mueve tan rápido, esto es algo que todos los científicos, donde sea que se sitúen sobre el significado de las mutaciones actuales, estarán vigilando.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.