Delitos de posesión de armas y explosivos suben en el último año; bajan los decomisos de droga

Mientras las denuncias por transporte de drogas crecieron 100 %, el decomiso de algunos estupefacientes como la mariguana o metanfetaminas se desplomó.

delitos por posesión de armas
Uno de cada siete delitos por los cuales la PGR inició una investigación fue por presencia de armamento de alto poder ilegal. Cuartoscuro

 

En México, el repunte de la criminalidad no solo alcanza a lo delitos locales sino también a los federales. En 2017, los ilícitos del orden federal —entre los que se encuentran los ligados al narcotráfico, la portación de armas de alto poder y crimen organizado— subieron casi 12 %. En contraste, disminuyeron los decomisos de drogas como la mariguana, la heroína y las metanfetaminas.

Datos oficiales de la Procuraduría General de la República (PGR) arrojan que a lo largo del 2017 se iniciaron 96 mil 35 carpetas de investigación por delitos del orden federal. Esto son casi 11 mil delitos más en comparación con el año anterior.

Si se obtiene el dato por tasas, significa que en 2017 la tasa de delitos del orden federal fue de 77.7 por cada cien mil habitantes, mientras que en 2016 dicha tasa fue de 69.6 ilícitos, un crecimiento en la incidencia criminal federal del 11.6 %.

De los distintos delitos federales el de mayor incidencia es el de violaciones a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, que se comete al almacenar, portar o transportar armas de alto poder y artefactos explosivos como granadas que son de uso exclusivo del Ejército. Se trata generalmente de las armas en poder del crimen organizado.

Según los datos, en 2017, uno de cada siete delitos por los cuales la PGR inició una investigación fue por presencia de armamento de alto poder ilegal.

Los delitos relacionados con violación a la Ley de Armas crecieron. Los casos registrados en 2017 equivalen a una tasa de 11.1 casos por cada cien mil habitantes, un incremento del 10 % de este ilícito respecto a 2016 en el que la tasa fue de 10.1 casos.

Los delitos contra la salud, como se le denomina a los relacionados con sustancias prohibidas, también registraron un ligero crecimiento. Pasaron de seis mil 219 averiguaciones registradas en 2016, a seis mil 324 casos registrados por PGR en 2017. La tasa de este delito pasó 5.0 a 5.1 casos por cien mil habitantes en un año.

El desglose en los delitos contra la salud muestra contrastes. Por un lado la modalidad de “transporte” de drogas creció de forma significativa. En 2016 se abrieron 609 carpetas por este tipo específico, mientras que en 2017 el número fue de mil 264, un incremento de más del 100 % en este delito.

La modalidad de “comercio” de drogas también sufrió un incremento, pues se pasó de 547 carpetas de investigación, a 709 en un año, un incremento de casi el 30 % en el comercio de estupefacientes.

Por otro lado, hay algunas modalidades de delitos contra la salud en donde disminuyó la incidencia. Por ejemplo, en cuanto a producción de drogas la PGR reportó una baja del 35 % en la incidencia de este ilícito. En cuanto a la modalidad de “posesión” de sustancias ilegales, una reducción del 11.78 %.

Otros delitos federales que también registraron algunas bajas fueron los electorales, que disminuyeron 44 %; los delitos de tipo ambiental 11 %; los ilícitos cometidos por servidores públicos 22 $; mientras que los delitos federales en materia fiscal presentan una ligera reducción de 3.9 %.

Caen los decomisos

Aunque se han incrementado las carpetas de investigación por temas vinculados con drogas, en 2017 cayeron los decomisos que se llevan a cabo en el contexto de la Campaña Permanente de Combate al Narcotráfico, que encabeza el Ejército.

Los datos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) arrojan, por ejemplo, que en 2017 se decomisaron 371 mil 801 kilos de mariguana, la droga de mayor producción y transporte en México. En comparación, en el 2016 se consiguieron decomisar 762 mil 175 kilos. Se trata de una reducción del 51.32 % tan solo de un año al otro.

Si se hace la comparación respecto a 2015, cuando se decomisaron un millón 116 mil kilogramos de mariguana, la caída de los aseguramientos es cercana al 70 %.

Más significativa es la reducción en el decomiso de metanfetaminas. Mientras que en 2016 el Ejército, en colaboración con otras autoridades, aseguró 27 mil 562 kilos de esta droga, para 2017 solo se consiguió decomisar 5 mil 951 kilos. Una reducción de casi 80 %.

Los aseguramientos de heroína también sufrieron un descenso. Tuvieron una caída del 11.6 %. Esto contrasta con informes de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés) que sostiene que la producción y tráfico de heroína por cárteles mexicanos va en ascenso.

De las principales drogas la única que registró un alza en los decomisos fue la cocaína luego de que en 2017 se descubrieron cuatro mil 194 kilos de esta sustancia, una cantidad superior a la de 2016, dos mil 938 kilos.

Otro renglón en donde hay un indicador a la baja fue en el descubrimiento de laboratorios clandestinos en donde se producen drogas sintéticas. El Ejército descubrió, en 2016, 112 laboratorios mientras que en 2017 se encontraron 96, una reducción del 14 %.

En donde sí hubo un incremento de efectividad fue en cuanto a los detenidos y armas descubiertas. En cuanto a las capturas por presunto nexo con el narcotráfico la cifra fue de ocho mil 952 probables responsables, casi el doble en comparación con el 2017. Respecto a las armas, en 2017 se decomisaron cinco mil 143 armas de fuego, un 44 % arriba del registro de 2016.

CDMX y Querétaro, lideran en incidencia

La Ciudad de México es la entidad federativa del país con la mayor incidencia de delitos del fuero federal. De acuerdo con los datos de la PGR, la tasa de incidencia en 2017 fue de 204.7 carpetas de investigación por cada cien mil habitantes, muy por arriba de cualquier otra entidad.

El segundo lugar es Querétaro aunque con una tasa mucho menor, 115 casos por cada cien mil habitantes. Le siguen estados con un registro muy similar: Colima con 114.06 casos; Quintana Roo con 113.89 carpetas de investigación; Baja California con 111.29 casos; Sinaloa con 108.56 y Sonora con 108.37 casos.

Por el contrario, los estados con la menor incidencia de delitos federales por lo menos en 2017 fueron Yucatán con 26.83 carpetas; el Estado de México con 37.65 casos; Chiapas con 40.61 carpetas iniciadas; Guerrero con 46.98 y San Luis Potosí 51.39 casos por cada cien mil habitantes.

Close
Comentarios