El Dios innecesario: así explicaba Hawking por qué no creía que el universo hubiera sido creado por un ser superior
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

El Dios innecesario: así explicaba Hawking por qué no creía que el universo hubiera sido creado por un ser superior

El científico británico Stephen Hawking dedicó su vida a desentrañar los misterios del origen del universo y de la vida. Sus investigaciones lo llevaron a concluir que no había razón para creer en la existencia de Dios, del cielo o de la vida más allá de la muerte.
AFP
Por BBC Mundo
17 de marzo, 2018
Comparte

El científico Stephen Hawking, quien murió este miércoles a los 76 años, se enfrentó toda su vida a dos preguntas que usualmente van unidas.

La primera: ¿cómo se creó el universo?

Para intentar responderla, se dedicó al estudio de la teoría del Big Bang y la teoría del todo, dos de sus más grandes aportes a la ciencia, con las que intentó explicar el origen del universo.

Ambas, aunque bastante complejas, lo llevaron a una conclusión simple y contundente: “No es necesario invocar a Dios para encender la mecha y darle inicio al Universo”. Y así lo escribió en su libro “El gran diseño” en 2010.

“Las leyes de la física pueden explicar el universo sin la necesidad de Dios“, decía ese mismo año en entrevista con el diario británico The Guardian.

Ilustración del Big Bang
Getty Images

Stephen Hawking dedicó su vida al estudio de la teoría del Big Bang.

Luego de afirmar que el Big Bang fue el comienzo de todo, inevitablemente se enfrentaba a la siguiente pregunta: ¿y entonces qué hubo antes?

Frente a esta interrogante, que ante cada respuesta podría repetirse hasta el infinito, tampoco incluía la posibilidad de la existencia de un Dios.

“Cuando la gente me pregunta si Dios creó el universo, les digo que la pregunta en sí misma no tiene sentido“, narró Hawking en un video para el canal de televisión por cable especializado en ciencia Discovery Channel.

“El tiempo no existía antes del Big Bang, así que no había tiempo en el que Dios pudiera crear el universo”.

A Hawking, a pesar de lo complejo de sus teorías, le parecía que había una mejor explicación para el origen del universo que un Dios creador.

“Para mí, la solución más simple es que no hay Dios, nadie creó el universo y nadie dirige nuestro destino”, sentenciaba.

Un hombre con los brazos abiertos

Getty
“Las leyes de la física pueden explicar el universo sin la necesidad de Dios”, decía Hawking.

¿Negaba la existencia de Dios?

Pero más que negar la existencia de Dios, Hawking simplemente consideraba fútil hacerse la pregunta.

“Uno no puede probar que Dios no existe“, le dijo en 2010 a la cadena estadounidense ABC. “Pero la ciencia hace a Dios innecesario”.

En 1988, en su exitoso libro “Breve historia del tiempo”, Hawking incluso dejaba una puerta abierta para un ser creador.

En la obra escribía que si llegáramos a articular la teoría del todo, podríamos conocer “la mente de Dios”.

Luego, en 2007, volvió a la idea de la posibilidad de un Dios.

“Creo que el universo está gobernado por las leyes de la ciencia”, dijo en una entrevista con la agencia Reuters. “Las leyes han podido ser decretadas por Dios, pero Dios no interviene para romper las leyes”.

Stephen Hawking

Getty

Stephen Hawking murió el 14 de marzo de 2018 en Reino Unido.

Años después, sin embargo, el mismo Hawking se encargó de explicar a qué se refería cuando hablaba de Dios.

“Lo que quise decir cuando dije que conoceríamos ‘la mente de Dios’ era que comprenderíamos todo lo que Dios sería capaz de comprender si acaso existiera”, le dijo al diario español El Mundo en 2104. “Pero no hay ningún Dios. Soy ateo”.

¿Se llevaba bien con la Iglesia católica?

A pesar de sus posiciones, Hawking visitó varias veces el Vaticano.

Allá participó en eventos de la Academia Pontificia de las Ciencias, ante la cual ofreció una charla acerca del origen del universo en 2016.

Hawking también tuvo encuentros con el papa Benedicto XVI y Francisco.

“Estamos profundamente tristes por el fallecimiento de nuestro destacado académico Stephen Hawking, que fue tan fiel a nuestra Academia”, tuiteó la Academia Pontificia de las Ciencias tras la muerte del científico.

“A los cuatro papas que conoció les dijo que quería avanzar en la relación entre la fe y la razón científica. Oramos para que el Señor lo reciba en su gloria”.

Ilustración de un hombre llegando al cielo

Getty
Hawking no creía en la vida después de la muerte.

Y después de la muerte,¿qué?

Hawking decía no tenerle miedo a la muerte. Y como no creía en Dios, tampoco creía en el cielo.

“Considero que el cerebro es una computadora que deja de funcionar cuando sus componentes fallan”, dijo en entrevista con The Guardian en 2011.

“No hay cielo o vida después de la muerte para las computadoras dañadas. Ese es un cuento de hadas para personas que le temen a la oscuridad”.

Ese pragmatismo, sin embargo, era el que lo mantenía maravillado y lo impulsaba a buscar las respuestas a esas dos preguntas que lo acompañaron durante toda su vida.

“Probablemente no hay cielo ni vida después de la muerte”, dijo en Discovery Channel.

“Tenemos esta vida para apreciar el grandioso diseño del universo, y por eso, estoy extremadamente agradecido”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Las detenciones de la Patrulla Fronteriza de EU crecen 33% en un año; un caso de abuso de la fuerza llega hoy a la CIDH

Las detenciones y otras acciones de este cuerpo policial, principalmente en la frontera con México, aumentaron en el último año fiscal. Hay denuncias de uso excesivo de la fuerza, mientras la CIDH analizará hoy el caso de Anastasio Hernández, quien murió tras ser detenido por agentes.
Cuartoscuro
Por Marcela Nochebuena 
4 de noviembre, 2022
Comparte

El asesinato de Anastasio Hernández Rojas a manos de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos llega hoy a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en un contexto en el que las acciones de este cuerpo policiaco crecieron 33% en el último año.

De acuerdo con las estadísticas de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EU (CBP, por sus siglas en inglés), las acciones de la Patrulla Fronteriza —detenciones, determinaciones de inadmisibilidad, reincidencia— pasaron de 1 millón 662 mil 167 en 2021 a 2 millones 214 mil 652 durante el año fiscal 2022, que va del 1 octubre de 2021 al 30 de septiembre pasado.   

Entre ellas, los casos de abuso de la fuerza son también cada vez mayores, de acuerdo con la Coalición de Comunidades de la Frontera Sur (SBCC) de Alliance San Diego. Mientras que en 2019 el número de acciones de la Patrulla Fronteriza donde se documentó abuso de la fuerza fue de 592, en el último año fiscal crecieron a 970, detalla Vicki Gaubeca, directora de la SBCC. 

“Ese aumento tiene mucho que ver con el hecho de que en la frontera no están permitiendo la entrada a quienes buscan asilo, y hay una frustración por parte de las personas que buscan mejorar su vida o están huyendo de la violencia, pero también de parte de los agentes de la Patrulla Fronteriza, que sienten que tienen el derecho de abusar de las personas”, asegura. 

De acuerdo con el recuento de la coalición, el abuso de la fuerza en la frontera ha resultado —de diversas maneras— en la muerte de más de 245 personas, incluido Anastasio, quien en 2010 fue golpeado, detenido y asesinado en San Diego por agentes de la Patrulla Fronteriza y cuyo caso será analizado hoy por la CIDH.

Lee: 12 años después, un caso de abuso de la fuerza, asesinato y encubrimiento de la Patrulla Fronteriza de EU llegará a la CIDH

2021, el año más letal

De los últimos 10 años, 2021 ha sido el más letal con 58 muertes reportadas atribuidas a incidentes con la Patrulla Fronteriza, detalla el análisis de la SBCC. En lo que va de 2022, estas ya suman 41 y en 2020 se registraron 35, mientras que en 2019 y todos los años previos no rebasaron 17. La organización aclara que las causas específicas de algunas muertes permanecen desconocidas, sea por falta de atención mediática o de transparencia de la CBP.  

La mayoría de las muertes ocurridas entre 2010 y 2021 se dio en la frontera sur: 125 en Texas, 46 en Arizona, 37 en California y 22 en Nuevo México. Cerca del 15% del total de víctimas tenía entre 18 y 29 años, mientras que el 9% era menor de edad. Del total, 68 personas eran mexicanas y de 91 se desconoce su nacionalidad. En el 60% de los casos se trató de hombres. 

Las muertes atribuidas a incidentes con la Patrulla Fronteriza se deben a sus políticas peligrosas y a una cultura de impunidad, de acuerdo con la coalición. Gran parte de las víctimas han sido asesinadas por arma de fuego; otras, por persecuciones imprudentes de vehículos, falta de asistencia médica, negligencia y otras formas de violencia. 

“El patrón principal es la impunidad. Hemos registrado estas muertes desde el comienzo de 2010, y hemos visto que ya las cifras han llegado a casi 250 ocasionadas por agentes de la Patrulla Fronteriza; en muchos de estos casos, este uso de fuerza era excesivo y letal. Al principio eran más muertes ocasionadas por armas de fuego, y ahora parece que son ocasionadas por accidentes de vehículos porque las patrullas fronterizas persiguen a las personas de manera irracional”, señala Gaubeca.

Aunque, de acuerdo con la coalición, los datos sobre uso excesivo de la fuerza de la Patrulla Fronteriza son limitados, la información a la que han tenido acceso algunos investigadores da cuenta de tácticas imprudentes del cuerpo policiaco al patrullar la frontera o realizar aprehensiones. Un análisis de quejas formales promovidas por el Consejo Americano de Migración ante la oficina de asuntos internos de la CBP señala que la mayoría se debe a abuso físico (40%) o uso excesivo de la fuerza (38%).

Los datos muestran, además, que la CBP asume muy poca responsabilidad por sus tácticas violentas. Entre las quejas formales analizadas, la mayoría de los casos no tuvo consecuencias (58%). Incluso, en algunos de los más graves, por ejemplo, un agente de la Patrulla Fronteriza que causó un aborto al patear a una mujer embarazada o un hombre que fue pisado sobre su espalda después de ser arrestado y esposado.

“La agencia misma tiene una cultura de impunidad, y ellos mismos no quieren castigar a sus propios agentes; entonces, encubren mucho y no tienen una cultura de rendición de cuentas, de servir al público; solamente quieren alertar a las personas que entran en Estados Unidos de manera irregular. No sienten responsabilidad moral o ni siquiera conocen los derechos humanos de las personas ni los respetan”, dice Gaubeca. 

Sin embargo, los agentes de la CBP tienen cinco veces mayor probabilidad de ser arrestados que las policías locales u otros cuerpos policiacos. En su mayoría, son arrestados por corrupción, violencia sexual, violencia agravada, violencia doméstica y crímenes sexuales hacia menores de edad. 

En el año fiscal 2018, se registró el récord máximo de agentes arrestados con 287, 52% pertenecientes a la Patrulla Fronteriza. Ese año, la mayoría respondió a conductas relacionadas con consumo de alcohol o drogas, seguidos de violencia doméstica. Solo el 6% fue por obstruir el sistema de justicia y únicamente ocho por mal uso de armas. Siete casos se asociaron con corrupción.  

Antecedentes letales

De acuerdo con el análisis de la SBCC, desde 2010 han existido por lo menos seis casos documentados formalmente y denunciados de personas asesinadas por la Patrulla Fronteriza en el cruce México-EU. Dos acompañados por la coalición son los de Sergio Adrián Hernández Güereca y José Antonio Elena Rodríguez. 

Apenas una semana después del asesinato de Anastasio Hernández Rojas, en mayo de 2010, un agente le disparó a Hernández Güereca, un joven de 15 años, mientras se encontraba jugando con amigos en la frontera sur, pero del lado mexicano, el 7 de junio. El integrante de la Patrulla Fronteriza se encontraba del lado de EU. 

En abril de 2015, los padres de Sergio Adrián promovieron una demanda bajo el argumento de que el agente Jesús Mesa había usado fuerza excesiva y letal, lo que constituía una violación a la Constitución de EU. El responsable pidió inmunidad mediante la protección que el gobierno ofrece a oficiales ante demandas, a menos de que los denunciantes puedan demostrar que se violó un derecho “claramente establecido”. Su abogado alegó que cualesquiera fueran los derechos de Sergio, no estaban establecidos en el momento del disparo porque se encontraba en suelo mexicano.

La Suprema Corte estadounidense determinó por mayoría que los padres del joven no podían demandar porque las prohibiciones y protecciones constitucionales no “atravesaban” la frontera. En opinión de la SBCC, esta decisión reforzó la cultura de muerte, abuso y violencia que prevalece en la Patrulla Fronteriza y la instancia de la que forma parte, la CBP.   

En tanto, José Antonio Elena Rodríguez, de 16 años, fue asesinado el 10 de octubre de 2012 después de presuntamente aventar piedras de México a EU sobre la división fronteriza de Arizona. Los agentes de la CBP le dispararon 10 veces por la espalda. El agente que lo mató fue acusado por asesinato en segundo grado, pero más tarde fue encontrado no culpable y absuelto. Pese a los alegatos de Lonnie Ray Swartz, testigos declararon que el joven solo caminaba por la calle. 

La imputación del agente fue la primera en la historia de EU por un tiroteo en la frontera. Aunque un juez de distrito en Tucson determinó que, a pesar de que José estaba en territorio mexicano, tenía derecho a la protección de la Cuarta Enmienda, en 2020 la Suprema Corte regresó el caso a una corte de apelación en California, con base en la determinación previa del caso Hernández Güereca, respecto de la imposibilidad de las víctimas mexicanas de denunciar en cortes estadounidenses.  

“Tratamos de hacer acompañamiento a las familias de todos estos casos cuando están dispuestas a eso, pero hemos estado también en muchos otros, como el de Carmelo Cruz-Marcos, que fue asesinado en febrero de este año; también, en el que casi mataron a Marisol García Alcántara cuando le dispararon en la cabeza en Nogales. Hemos ofrecido acompañamiento con un abogado en San Diego que está dando seguimiento a su caso”, dice Gaubeca. 

“Por nuestra parte, en cualquier injusticia queremos acompañar a esas personas para conseguir que se cambien las políticas y que haya rendición de cuentas de los agentes de la Patrulla Fronteriza cuando cometen estos abusos, para deshacernos de esta impunidad”, añade la activista.

De la audiencia de hoy en la CIDH para el caso de Anastasio, dice, la familia espera que, después del encubrimiento y la forma engañosa en la que ha actuado la CBP, por lo menos haya una disculpa por no haber proporcionado información ni procurado la justicia. Lo deseable sería, igualmente, que se siente un precedente para realizar cambios en la ley, con la finalidad de que la Patrulla Fronteriza se apegue a estándares internacionales sobre uso de la fuerza.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.