close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
Libros, folletos y publicidad, lo que facturaron empresas fantasma detectadas por el INE
Además de partidos políticos, las 16 empresas fantasma facturaron con gobiernos como el de Oaxaca, el IFE, Pemex y la CFE.
Cuartoscuro Archivo
15 de marzo, 2018
Comparte

Las 16 empresas fantasmas que recién detectó el Instituto Nacional Electoral (INE), en su Registro Nacional de Proveedores (RNP), facturaron al menos 46 millones de pesos en contratos públicos con partidos políticos y gobiernos.

En una revisión en listados de contratos públicos, páginas de transparencia y el sistema compranet (vía contratobook), Animal Político logró identificar que las 16 empresas detectadas por la Unidad de Fiscalización del INE como compañías “que facturan operaciones inexistentes”, fueron contratadas para servicios diversos, como la elaboración de libros y folletos de empoderamiento femenino para el partido Nueva Alianza, el uso de equipo de sonido, y la conformación de grupos para el cierre de campañas del PRI en Morelos.

Leer: Empresas fantasma han facturado al menos 25 mdp a partidos como proveedoras del INE

Pero también les pagaron por “materiales de construcción” en municipios de Chiapas, por la realización de desfiles de grupos de mujeres, y por imprimir placas de obras emblemáticas en el gobierno de Puebla.

El gobierno de Oaxaca, además, le pagó a una de estas empresas por el hospedaje de maestros.

Una factura para el IFE

El 11 de noviembre de 2010, Alejandro Sánchez Guzmán y Roberto Arquimides Gallardo Lastra registraron en Tlaxcala una empresa con domicilio en Puebla llamada Comercializadora Mexicana Mafervi.

Unos meses después, en junio de 2011, el entonces Instituto Federal Electoral (antecesor del INE) asignó sin licitación ni concurso un contrato a dicha empresa, para que realizara la corrección de estilo, formación y diseño editorial del libro: ‘Medios de comunicación y elecciones en los estados’, por el que se le pagó 31 mil 981 pesos.

Unos años después, en el proceso electoral 2014-2015, la empresa volvió a aparecer en los registros del órgano electoral, ya transformado en INE, pero ahora como proveedora en la campaña de Juan Andrés Huicochea, candidato del PRI a la alcaldía de Temixco, Morelos.

Ahí facturó utilitarios de campaña, impresión de lonas, playeras bordadas e incluso el equipo de sonido y el grupo que acompañó el cierre de campaña en aquella localidad, servicios por los que cobró 323 mil pesos.

En diciembre de 2016, apareció en los registros de contratos del gobierno de Puebla, pues le facturó la elaboración e impresión de 200 placas para las obras emblemáticas del exgobernador, Rafael Moreno Valle, por un total de un millón 800 mil pesos.

Y fue en junio de 2017, cuando el SAT inició un proceso administrativo tras detectar que podía ser una empresa fantasma, y fue el 29 de septiembre de ese mismo año cuando emitió la declaración definitiva.

Agendas y publicaciones de empoderamiento

El pasado 1 de agosto de 2017, Germán Guerrero Alcocer, coordinador de Finanzas del Comité Directivo Estatal de Nueva Alianza en Jalisco, firmó un contrato con Sergio Alejando Cisneros Iturbe, representante legal y socio de la empresa Jayden, para comprarle camisas de vestir bordadas.

La empresa había sido declarada fantasma desde mayo de 2017, pero el SAT no publicó el listado definitivo hasta el 1 de septiembre de ese año, es decir, un mes después del último contrato.

El tiempo en el que Nueva Alianza Jalisco mantuvo una relación comercial con Jayden, la empresa le facturó no menos de medio millón de pesos, por productos varios: imanes, camisas, termos grabados con láser y agendas.

Sergio Alejando Cisneros Iturbe, el representante legal y dueño de Jayden, es representante de una segunda empresa denominada Anerk, que también es proveedora de Nueva Alianza y no está boletinada como fantasma.

Esta segunda empresa le facturó a la dirigencia nacional de este partido los servicios de diseño, formación, edición e impresión de la publicación titulada: “Empoderamiento y liderazgo, la Mujer del Siglo XXI”, por una suma de 399 mil pesos.

24 millones de dinero federal

Una revisión a miles de contratos públicos otorgados por el gobierno federal, vía contratobook, arrojó que algunas de las 16 empresas que el INE dará de baja de su RNP, tras ser ubicadas como fantasma, han recibido diferentes contratos públicos por al menos 24 millones de pesos, todos por adjudicación directa.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) le entregó 7.4 millones de pesos en contratos a la empresa Publicidad Exterior Espectacular, entre 2004 y 2009. El SAT declaró a esta empresa “fantasma definitiva” el 14 de marzo de 2017.

Petróleos Méxicanos (Pemex), por su parte, facturó con la empresa Corporativo Vaxi una suma de 472 mil pesos.

La empresa Proyectos y Construcciones Yerutnae, otra de las pertenecientes al padrón del INE, recibió 15 millones de pesos en contratos otorgados por diferentes municipios oaxaqueños, para realizar obras de agua potable. Se trató de recursos públicos enviados por la federación a los gobiernos locales.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
La carrera por producir carne artificial y cómo puede cambiar la forma en la que comemos
El desarrollo de la biotecnología está abriendo la puerta a que podamos comer carne de cerdo o de pollo sin que sea necesario matar a un solo animal y, además, hay quien defiende que beneficia al medio ambiente pero, ¿es realmente una alternativa?
23 de marzo, 2019
Comparte

Cada vez el futuro está más cerca. Un grupo de científicos británicos de la Universidad de Bath (Inglaterra) se ha marcado como misión producir carne cultivada en laboratorio.

Si lograran reproducir el proceso a escala industrial, los amantes de la carne podrían comerse un trozo de tocino sin que ningún animal haya tenido que ser sacrificado.

Los productos cárnicos de laboratorio aún no están a la venta, aunque una compañía estadounidense, Just, ha dicho que sus nuggets de pollo cultivado a partir de células extraídas de pluma de pollo vivo pronto estarán en algunos restaurantes.

La doctora Marianne Ellis, ingeniera química de la Universidad de Bath, cree que la carne cultivada en laboratorio es “una fuente de proteína alternativa para alimentar al mundo”.

Las estructuras donde se cultiva la carne a partir de células madre.

BBC
Los bloques donde se cultiva la carne a raíz de células madre.
Biorreactor.

BBC
Este es un biorreactor en el que crecen las células madre.

Para eso es necesario tomar una muestra del tejido de cerdo, aislar las células madre para cultivar otras nuevas y después ponerlas en un biorreactor. De esta forma pueden expandirse de forma masiva, explica el estudiante de posgrado Nick Shorten, de la Universidad de Aberystwyth, en Gales.

“Así el cerdo todavía está vivo y feliz, a la vez que puedes conseguir mucho tocino”.

Pero replicar el sabor y la textura del tocino llevará años de investigación. Por el momento, en Bath están experimentando con algo que es completamente natural: hierba.

A modo de prueba, lo que estos investigadores británicos están haciendo es hacer crecer células de roedores, que son más baratas y fáciles de usar, en unas estructuras de hierba que funcionan a modo de andamio.

Gráfico

BBC

“La idea era esencialmente, en lugar de alimentar a una vaca con pasto y luego comer la carne, ¿por qué no ‘dar de comer hierba a nuestras células cultivadas’?”, dice Scott Allan, un estudiante de posgrado en ingeniería química.

“Usamos el andamio hecho con hierba para que las células crezcan, y después éste se puede incorporar al producto final”.

Ese producto final sería realmente tejido muscular puro, carne magra, y no algo con el sabor y la textura de un tocino o de un filete, así que habría que añadirle células de grasa y células conectivas para darle “un poco más de sabor”, explica Allan.

Para que la carne cultivada sea una opción factible en el futuro, las células tendrán que cultivarse a gran escala.

Cerdos en un mercado en Alemanis.

Getty Images
Las células se extraen de los animales y pueden hacerse crecer en el laboratorio siguiendo un procedimiento especial.
Doctora Marianne Ellis.

BBC
La doctora Marianne Ellis es la encargada de liderar el proyecto.

“Lo que estamos haciendo aquí es diseñar biorreactores, y el proceso necesario para usarlos y cultivar células musculares a gran escala que sean rentables, seguras y de alta calidad. De esta forma, podremos proporcionar células musculares cultivadas a tanta gente como la quiera”, asegura la doctora Ellis.

Para ello, Ellis prevé tomar “las células primarias” de un animal vivo o que haya sido recientemente sacrificado, o si no usar una población de células “inmortalizadas”, que seguirán dividiéndose.

“Esto hace que no sea necesario matar a ningún animal, siempre tendrás esta célula ‘inmortal’ que podrás usar siempre”.

Una carne que no necesita el sacrificio de un animal puede resultar muy atractiva. Tanto para los animalistas como para quienes están preocupados por los problemas ambientales que supone la producción ganadera.

Una vaca comiendo pasto.

Getty Images
La carne hecha en laboratorio puede ser una alternativa para quienes les preocupa el sacrificio animal y el medio ambiente.

Richard Parr es director gerente para Europa en The Good Food Institute, un grupo sin ánimo de lucro que promueve alternativas a los productos de la agricultura convencional.

Parr dice que la carne cultivada en laboratorio tiene el potencial de usar mucha menos tierra y agua, emitir menos dióxido de carbono, ahorrarles a miles de millones de animales un inmenso dolor y sufrimiento, y de ayudar a combatir la resistencia antimicrobiana y la contaminación de los alimentos.

“También es una oportunidad comercial enorme en la que las empresas, universidades y gobiernos deberían aprovechar la oportunidad para apoyar e invertir”, argumenta.

La primera hamburguesa del mundo cultivada en el laboratorio

PA
La primera hamburguesa del mundo cultivada en el laboratorio se reveló en 2013. No prosperó porque producirla resultaba muy caro.

Según Marianne Ellis, la mayoría de los análisis parecen sugerir que la carne cultivada supone también una reducción significativa tanto de los gases de efecto invernadero, como del uso de la tierra y el agua, pero no está tan claro el ahorro energético.

Un estudio reciente descubrió que la carne cultivada en laboratorio podría ser peor para el clima que la carne convencional, aunque la investigación no analizó el uso del agua y del suelo.

“La carne cultivada podría ser una de estas alternativas prometedoras para reducir las emisiones agrícolas, pero hasta que obtengamos más datos de producción, no podemos asumir eso de forma automática”, dice el autor del artículo, John Lynch, de la Universidad de Oxford.

Puesto de carnicería con piezas de carne roja.

Getty Images
Tú mismo puedes contribuir a reducir las emisiones de dióxido de carbono consumiendo, por ejemplo, menos carne roja.

Los investigadores de Bath ven un futuro donde la carne cultivada conviva con la agricultura tradicional.

Illtud Dunsford, cofundador con Marianne Ellis de la empresa de biotecnología Cellular Agriculture, proviene de una larga familia de agricultores en Gales y es defensor de métodos tradicionales, pero dice que en el futuro será necesario gestionar las tierras de cultivo y que el ganado seguirá jugando su papel, pero más pequeño.

“En mi pequeña granja en el oeste de Gales, lo que me gustaría ver es que fuimos capaces de mantener una gama de razas de ganado nativas muy, muy tradicionales, aunque sea a escala muy pequeña, pero con una calidad y cuidados excelentes”.

Illtud Dunsford

BBC
Illtud Dunsford es granjero pero también un emprendedor en biotecnología.

No se espera que la carne cultivada en laboratorio esté disponible a gran escala en al menos cinco años.

Queda por ver si la gente querrá comerla o no. Las encuestas en Reino Unido, por ejemplo, sugieren que el 20% la comería, el 40% no y el resto está está indeciso.

Los sondeos muestran también que las generaciones más jóvenes, los habitantes de núcleos urbanos y las personas de mayor nivel económico están más abiertas a la idea.

Chris Bryant, psicólogo de la Universidad de Bath, dice que hay tres factores importantes que deben tenerse en cuenta: el precio, el sabor y la seguridad.

El tercero es el más difícil de abordar, dice, basado en “la falacia naturalista“, bajo la cual la gente cree que las cosas naturales son buenas y las antinaturales son malas.

En última instancia, serán los consumidores quienes juzguen el éxito o el fracaso de la carne cultivada en el laboratorio.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=d4L-tZXPhxY

https://www.youtube.com/watch?v=chAeHyV7aSA

https://www.youtube.com/watch?v=_22FeI4172s

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.