Coca-Cola suspende labores de manera indefinida en Altamirano, Guerrero, por violencia

Un grupo de al menos 20 hombres armados se enfrentó a elementos federales que resguardaban el centro de distribución. La empresa denuncia que lleva años soportando amenazas y ataques del crimen organizado en la zona de Tierra Caliente.

coca cola
Cuartoscuro
Un enfrentamiento entre elementos de la Gendarmería Nacional y un grupo de hombres armados, afuera de las instalaciones de Coca-Cola Femsa en Ciudad Altamirano, Guerrero, provocó el cierre de la empresa refresquera en la zona.

Roberto Álvarez Heredia Vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, detalló que un grupo de cerca de 20 hombres armados arribó al lugar y atacó a disparos a los elementos federales con la intención de ingresar a las instalaciones e incendiarlas.

Los elementos de la Gendarmería, quienes resguardaban las instalaciones de Femsa, repelieron la agresión y los agresores escaparon sin registrarse víctimas.

En el lugar abandonaron una camioneta Nissan Pick Up que tenía en su interior un arma corta, casquillos calibre 7.62 y envases de 600 mililitros llenos de gasolina.

Tras el enfrentamiento, la refresquera multinacional anunció el cierre definitivo de sus operaciones en Ciudad Altamirano.


Mediante un comunicado de prensa, Femsa anunció que tomó la decisión “anteponiendo la seguridad de más de 160 colaboradores que laboran en el Centro de Distribución”. Argumentan que “la falta de condiciones necesarias para operar de manera eficiente y segura en esta zona del estado de Guerrero, así como la reciente agresión injustificada hacia uno de nuestros colaboradores, llevó a la empresa a tomar esta decisión”.

De la misma forma condenaron y lamentaron que hechos de violencia como estos lleven al cese de sus actividades.

Meses bajo amenazas    

Desde enero pasado, denuncia Femsa, “los integrantes del Centro de Distribución de Coca-Cola FEMSA en Ciudad Altamirano comenzaron a recibir constantes amenazas y agresiones por parte del crimen organizado, así como afectaciones a las instalaciones de la empresa”.

El último ataque, de acuerdo con Reforma, se registró el pasado martes, cuando un grupo de hombres armados atacaron a trabajadores la empresa cuando vendían refresco afuera de las instalaciones.

A pesar de las agresiones y las amenazas, Femsa había decidido reiniciar labores este viernes en su centro de distribución, motivo por el cual era resguardado por elementos federales.

El ataque llevó a los encargados a cerrar de manera indefinida. Incluso en agosto de 2014 frenaron labores durante un tiempo por las mismas razones.

Close
Comentarios