Desaparecen del IMSS más de 90 equipos médicos y de laboratorio valuados en 36 mdp
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Desaparecen del IMSS más de 90 equipos médicos y de laboratorio valuados en 36 mdp

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) informó sobre el faltante de equipos, destinados al IMSS en CDMX y Veracruz, tras hacer una revisión a la cuenta pública 2016.
Cuartoscuro Archivo
Comparte

Al menos 95 equipos médicos y de laboratorio destinados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Veracruz y Ciudad de México (CDMX) están desaparecidos, y no hay documentación que justifique su ausencia, detectó la Auditoría Superior de la Federación (ASF) al revisar la cuenta pública 2016.

Además, hay otros 47 equipos en Veracruz de los cuales “no se evidenció su traspaso, ni la actualización de su registro en el Departamento de Conservación y Servicios Generales (del IMSS), y no se elaboraron los dictámenes técnicos de no utilidad”.

De acuerdo con la Auditoria, los 95 equipos médicos desaparecidos tienen un valor de 36 millones 782 mil 912 pesos.

El faltante de equipos

En un primero momento, la ASF constató que 118 equipos médicos y de laboratorio, valuados en 41 millones 304 mil pesos, no se encontraron físicamente en las áreas correspondientes.

De ese primer total, 56 equipos correspondían a la Delegación Veracruz Sur, sin que exista documentación que justifique su falta. De éstos, 4 fueron enviados al Hospital General Regional No. 1 Orizaba; 18 al Hospital General de Zona No.8, Córdoba; 2 al Hospital General de Zona No. 32, Minatitlán, y 32 se registraron como pertenecientes a la Oficina Delegacional.

Además, no se localizaron 39 equipos correspondientes a la Delegación D.F. Sur (Suroeste), que incluyen 3 destinados a la Unidad de Investigación Médica en Enfermedades Oncológicas, y un equipo a la UMAE de Pediatría.

De acuerdo con la ASF, las Unidades de Investigación Médica dependen de la Coordinación de Investigación en Salud, adscrita a la Dirección de Prestaciones Médicas (Nivel Central), por lo que la Delegación D.F. Sur y las UMAE no tuvieron participación en el control de los equipos médicos y de laboratorio.

Aparte, no se localizaron 16 equipos correspondientes a la Delegación D.F. Sur (Sureste), ni 7 equipos de la Delegación Veracruz Norte.

Durante el transcurso de la auditoría, sin embargo, se localizaron 4 equipos médicos y de laboratorio de la Delegación Veracruz Norte, por lo que quedan pendientes de localizar 3 equipos; la Delegación Veracruz Sur, en tanto, regularizó la situación de 19 bienes, quedando pendientes de localizar 37 equipos.

En el caso de la Delegación Veracruz Sur, la ASF presume un probable daño o perjuicio, o ambos, al patrimonio del IMSS por 15 millones 107 mil 865 pesos, por la no localización de 37 equipos; de la Delegación D.F. Sur (Suroeste), se estima un posible daño por 12 millones 30 mil 190 pesos por 39 equipos.

De la Delegación D.F. Sur (Sureste) se estima un perjuicio por 7 millones 957 mil 357 pesos, por 16 equipos no localizados, y en la Delegación Veracruz Norte se estima un daño de 1 millón 687 mil 500 pesos, por 3 equipos no localizados.

Ante la no localización del equipo médico y de laboratorio, la ASF recomendó al IMSS  implementar mecanismos de control y supervisión, y que lleve a cabo acciones para su la localización, además de definir las funciones y responsabilidades de las delegaciones involucradas.

El IMSS cuenta con un periodo de 30 días hábiles de plazo, para tratar de explicar qué ocurrió con el equipo médico faltante.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El país que quiere castigar el sexo fuera del matrimonio con prisión

El parlamento de Indonesia aprobó un nuevo Código Penal que castiga el adulterio y las críticas contra las altas autoridades, como el presidente del país, con cárcel.
6 de diciembre, 2022
Comparte

Un año en prisión. Ese es el castigo al que se arriesgan aquellos indonesios que mantengan relaciones fuera del matrimonio.

El parlamento del país asiático aprobó un nuevo código penal, el cual se prevé que entrará en vigor plenamente en tres años, en el que no solo se penaliza el adulterio, sino que también la blasfemia, renunciar a la religión y las críticas a las altas autoridades del Estado.

Los cambios se producen después de un aumento del conservadurismo religioso en el país musulmán más poblado del planeta.

Los críticos ven las leyes como un “desastre” para los derechos humanos y un posible golpe para el turismo y la inversión pues también se castigará a los extranjeros.

Varios grupos, en su mayoría jóvenes, protestaron contra la legislación en Yakarta esta semana y se espera que las nuevas leyes sean impugnadas en los tribunales.

Apretando las tuercas

La nueva legislación también prohíbe que dos personas no casadas vivan juntas y castiga este comportamiento con hasta seis meses de cárcel.

Una mujer a punto de ser flagelada en Aceh, Indonesia.

Getty Images
Organizaciones de Derechos Humanos advierten que millones de personas en Indonesia están en riesgo de ser castigados, porque sus uniones no están formalizadas.

Ajeng, una mujer musulmana de 28 años que vive en la ciudad de Depok, en Java Occidental, dijo que ahora su libertad estaba en riesgo, pues no se ha casado con el hombre con el que ha estado viviendo durante los últimos cinco años.

“Con la nueva ley, ambos podemos ir a la cárcel si uno de la familia decide hacer una denuncia en la policía“, le dijo a la BBC.

“¿Qué pasa si hay un familiar que tiene un problema conmigo y decide enviarme a la cárcel?”, inquirió.

La mujer, quien en 2019 participó en las primeras protestas que se desató la propuesta, afirmó: “Creo que vivir juntos o tener relaciones sexuales fuera del matrimonio no es un delito”.

“En mi religión, se considera un pecado. Pero no creo que el código penal deba basarse en una determinada religión“, agregó.

Sin embargo, el martes, el parlamento aprobó por unanimidad el nuevo instrumento de más de 600 artículos e incorpora algunas disposiciones de la ley islámica.

A todos por igual

Grupos y organizaciones de Derechos Humanos han denunciado que las nuevas disposiciones afectan de manera desproporcionada a las mujeres, las personas LGBT y las minorías étnicas.

Un hombre esperando ser golpeado.

AFP Contributor
En la provincia de Aceh, desde hace algún tiempo, hombres y mujeres acusados de adulterio vienen siendo sometidos flagelados públicamente en aplicación de la sharía (ley islámica).

El hecho de que las normas se apliquen por igual a los locales y a los extranjeros que viven en Indonesia o que visitan destinos turísticos como Bali ha disparado las alarmas entre los empresarios.

Muchas firmas se han opuesto a la legislación, porque temen que espante a la llegada de visitantes e inversiones.

La directora para Asia de Human Rights Watch, Elaine Pearson, dijo a la BBC que el nuevo Código Penal supone un “gran revés para un país que ha tratado de presentarse como una democracia musulmana moderna“.

Por su parte, el investigador Andreas Harsano advirtió que en Indonesia hay millones de parejas sin certificados de matrimonio “especialmente entre los pueblos indígenas o musulmanes en áreas rurales”, los cuales se han casado en ceremonias religiosas específicas.

“Estas personas, en teoría, estarían infringiendo la ley y su convivencia podría ser castigada con hasta seis meses de prisión”, dijo.

Un activista con una bandera LGBTI en el partido Portugal vs. Uruguay.

Getty Images
La celebración del Mundial de Fútbol ha puesto en la palestra la estricta legislación en materia de relaciones sexuales de Qatar.

Siguiendo el ejemplo de…

Con su decisión los legisladores indonesios han incluido a su país en la lista de países que castigan el adulterio, las relaciones prematrimoniales y entre parejas del mismo sexo.

Debido al Mundial de Fútbol la estricta legislación moral de Qatar ha vuelto a la palestra. Sin embargo, el país del Golfo Pérsico no es el único que tiene normativas de esta naturaleza. Afganistán, Somalia, Irán, Egipto, Bangladesh, Brunei, zonas de Pakistán y Arabia Saudita penalizan con cárcel o incluso castigos físicos como la lapidación o los latigazos el sexo fuera del matrimonio.

Pero no solo países de mayoría musulmana tienen legislaciones de esta naturaleza, pues Filipinas también castiga el adulterio y en el caso de las mujeres hasta con seis años de cárcel.

Dejando atrás el pasado colonial

Desde la transición democrática en 1998, en Indonesia se han introducido leyes cada vez más estrictas sobre el sexo y el comportamientos sociales basadas en la religión en algunas partes del país de 267 millones de habitantes.

Un hombre tras ser flagelado por adultero.

Getty Images
La nueva legislación permite a las familias denunciar ante las las autoridades a aquellos parientes que convivan o tengan sexo con otra persona, sin estar casados.

La provincia de Aceh ya hace cumplir la sharía (ley islámica) y se castiga a las personas por apostar, beber alcohol y reunirse con miembros del sexo opuesto.

Muchos grupos islámicos han estado presionando para tener más influencia en la configuración de las políticas públicas en los últimos años.

Los legisladores, por su parte, han celebrado la revisión de las leyes que se remontan a la época colonial holandés.

“Es hora de que tomemos una decisión histórica y dejemos atrás el Código Penal colonial que heredamos”, dijo al parlamento la ministra de derecho, Yasonna Laoly.

Estaba previsto que un borrador anterior se aprobara en 2019, pero éste provocó protestas en todo el país con decenas de miles de personas participando en las manifestaciones.

Muchos, incluidos estudiantes, salieron a las calles y hubo enfrentamientos con la policía en Yakarta.

Ajeng dijo que muchos indonesios que no se vieron afectados por la ley también protestaron en 2019 porque “la gente no quiere que sus impuestos se usen para enviar a la gente a la cárcel solo por sexo”.

“La gente está enfadada porque les están quitando su libertad. Indonesia tiene muchos problemas como la pobreza, el cambio climático y la corrupción, pero en lugar de resolver un problema, han creado un proyecto de ley que solo aumenta el problema”, remató.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.