close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Jill Gregory / Mount Sinai Health System
Intersticio, el órgano del cuerpo humano que la ciencia acaba de descubrir
Lo identificó un equipo de patólogos de la Escuela de Medicina de la universidad NYU, de Estados Unidos.
Jill Gregory / Mount Sinai Health System
Por BBC Mundo
28 de marzo, 2018
Comparte

Solo la tecnología más avanzada le acaba de permitir a los científicos ver algo que siempre estuvo ahí: un espacio intersticial “no identificado” hasta ahora, lleno de cavidades de líquido, presente dentro y entre los tejidos de nuestro cuerpo. Un grupo de expertos lo califica como un nuevo órgano.

Quienes lo descubrieron lo definen como “una nueva expansión y especificación del concepto del intersticio humano”, algo que tradicionalmente en biología se refería al espacio entre las células y los tejidos del organismo.

Paradójicamente “el intersticio” se podría convertir en uno de los órganos más grandes, junto a la piel: los científicos estiman que esta red de cavidades de colágeno y elastina rellenas de líquido aglutinaría más de un quinto de todo el fluido de nuestro organismo.

Lo identificó un equipo de patólogos de la Escuela de Medicina de la universidad NYU, de Estados Unidos, que acaba de publicar sus resultados en la revista Scientific Reports.

Los expertos concluyeron que estas capas intersticiales de nuestro organismo, que antes se creían formadas por un tejido conectivo denso y sólido, están en realidad interconectadas entre sí, a través de compartimentos llenos de líquido.

Estos tejidos están debajo de la piel, recubren el tubo digestivo, los pulmones y el sistema urinario y rodean las arterias, venas y la fascia, una estructura de tejido conectivo que se extiende por todo el cuerpo.

Los investigadores creen que esta “estructura anatómica” puede ser importante para explicar la metástasis del cáncer, el edema, la fibrosis y el funcionamiento mecánico de muchos o todos los tejidos y órganos de nuestro cuerpo.

¿Cómo no lo habían visto hasta ahora?

Con los métodos estándares de visualización de la anatomía humana no se perciben estas estructuras.

Los científicos pudieron identificar este nuevo “órgano” gracias a los avances tecnológicos de la endomicroscopia en vivo, que muestra en tiempo real la histología y estructura de los tejidos.

Pero el hallazgo fue una sorpresa.

Según detallan en su estudio, el equipo de investigadores hizo en 2015 una operación para la que utilizaron una endomicroscopia con láser, una tecnología llamada Confocal Laser Endomicroscopy (pCLE), para examinar el conducto biliar de un paciente afectado por el cáncer.

Y tras una inyección de una sustancia colorante llamada fluoresceína vieron “un patrón reticular con senos (huecos) llenos de fluoresceína que no tenían ninguna correlación anatómica”.

Pero cuando quisieron examinarlos en las placas microscópicas de la biopsia habitual habían desaparecido.

Después de hacer varias pruebas, Neil Theise, coautor senior del estudio, se dio cuenta de que el proceso convencional de fijación de muestras de tejidos en placas drenaba el fluido de la estructura.

Normalmente los científicos tratan las muestras con químicos, las cortan en una capa muy fina y les aplican tinte para hacer resaltar las características clave.

El equipo de Theise descubrió que ese drenaje de fluido hace que la red de compartimentos antes rellenos de líquido se colapse, como los pisos de un edificio, y por eso “durante décadas ha aparecido como algo sólido en las placas de biopsia“, dijo Theise, del departamento de Patología de NYU Langone Health.

Cambiando la técnica de hacer la biopsia su equipo logró preservar la anatomía “en vivo” de la estructura, “demostrando que forma parte de la submucosa y que es un espacio intersticial lleno de fluido no apreciado con anterioridad“.

Así, se observan “bandas anchas y oscuras ramificadas rodeadas de espacios grandes y poligonales rellenos de fluoresceína”, describen en su informe.

Para este estudio los científicos confirmaron la existencia de esas estructuras en otros 12 pacientes operados.

¿Cual es su función?

Según los investigadores, hasta ahora la ciencia no ha estudiado bien ni el flujo ni el volumen del fluido intersticial del cuerpo humano.

La identificación de este “espacio intersticial” alimenta varias hipótesis.

Los expertos creen que esta red de espacios interconectados, fuerte y elástica, puede actuar como un amortiguador para evitar que los tejidos de nuestro cuerpo se rasguen con el funcionamiento diario, que hace que los órganos, músculos y vasos sanguíneos se contraigan y se expandan constantemente.

Además, creen que esta red de cavidades es como una autopista para los fluidos en movimiento. Y eso podría justificar la idea de que cuando un cáncer alcanza al espacio intersticial se puede expandir por el cuerpo muy rápidamente, en lo que se conoce como metástasis.

Por otro lado Los autores creen que las células que forman el intersticio cambian con la edad, y pueden contribuir al arrugamiento de la piel y al endurecimiento de las extremidades, así como a la progresión de enfermedades fibróticas, escleroides e inflamatorias.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Cuartoscuro Archivo
Que 25 millones de mexicanos superen la pobreza, meta del gobierno para 2024
Para cumplir la meta sería necesaria una disminución anual de 3.3 millones de personas en situación de pobreza.
Cuartoscuro Archivo
Comparte

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador tiene como meta que 20 millones de mexicanos superen la pobreza y 5 millones más abandonen la situación de pobreza extrema para 2024, de acuerdo al diagnóstico y proyecciones en materia social contenidas en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) del sexenio.

Alcanzar esta meta significaría sacar de la pobreza casi a la mitad de mexicanos que se encuentran actualmente en esa situación, toda vez que hasta 2016 había 53.4 millones de personas consideradas en “pobreza”, y 9.4 millones de personas en situación de “pobreza extrema”.

Dicha medición estará a cargo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), que aplicará la metodología multidimensional, es decir, evaluará los niveles de satisfacción de alimentación, vivienda, servicios básicos, seguridad social, rezago educativo y salud, según se advierte en el documento enviado a la Cámara de Diputados.

Para cumplir la meta sería necesaria una disminución anual de 3.3 millones de personas en situación de pobreza, lo cual significaría revertir la estadística del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto, que prácticamente no pudo reducir los niveles de pobreza en el país.

En el sexenio anterior, 2.1 millones de personas salieron de la pobreza extrema, pero se incrementó en 2.2 millones el número de personas en “pobreza moderada”.

La meta prevista en el plan de Gobierno para el sexenio forma parte del eje general de “Bienestar”, que tiene como objetivo “garantizar el ejercicio efectivo de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, con énfasis en la reducción de brechas de desigualdad y condiciones de vulnerabilidad y discriminación en poblaciones y territorios”.

Esto porque de acuerdo con el diagnóstico “7 de cada 10 mexicanos que nacen en situación de pobreza, vivirán y morirán en la misma situación”.

Los ejes para “el bienestar”

Para garantizar el ejercicio efectivo de los derechos “con énfasis en la reducción de brechas de desigualdad y condiciones de vulnerabilidad y discriminación en poblaciones y territorios”, el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 prevé once objetivos.

Entre ello está “garantizar el derecho a la educación laica, gratuita, incluyente, pertinente y de calidad en todos los tipos, niveles y modalidades del Sistema Educativo Nacional y para todas las personas”.

Para ello se plantea como meta aumentar el número de egresados de educación básica. Pasar de 94.8% a 98% en primaria. Mientras que en secundaria de 80% a 85%. Y para educación superior, en el documento el cuadro del indicador está incompleto y no se puede observar la meta.

Entre las estrategias para lograrlo, el Plan considera seguir evaluando a los maestros, toda vez que para fortalecer la profesionalización del personal docente, se plantea “el impulso y mejora de los procesos de formación, capacitación y actualización, mediante evaluaciones diagnósticas; y de los procesos de selección para la admisión, la promoción y el reconocimiento”.

También “revisar los planes y programas de estudio en todos los tipos y niveles del Sistema Educativo Nacional, promoviendo la educación sostenible, artística, científica, tecnológica, financiera, ambiental, sexual, cívica, indígena, intercultural y comunitaria, que garanticen el derecho a la igualdad de género, la no discriminación y la eliminación de la violencia”.

Respecto a la salud, el Plan promete “promover y garantizar el acceso efectivo, universal y gratuito de la población a los servicios de salud, la asistencia social y los medicamentos, bajo los principios de participación social, competencia técnica, calidad médica, pertinencia cultural y trato no discriminatorio”.

Para ello se compromete a la meta de reducir la mortandad materna y pasar de una tasa de 34 a 30.4. También disminuir la carencia de acceso a los servicios de salud y pasar de 15.5% a 11.5% al finalizar el sexenio.

También pretende disminuir la obesidad infantil y lograr que el porcentaje de niños y niñas, de entre 5 y 9 años cumplidos, cuyo Índice de Masa Corporal (IMC) es mayor o igual a 25 kg/m2, disminuya a 25.2% cuando actualmente se encuentra en 33.3%.

En materia laboral, el gobierno se compromete a promover y garantizar el acceso a “un trabajo digno, con seguridad social y sin ningún tipo de discriminación, a través de la capacitación en el trabajo, el diálogo social, la política de recuperación de salarios y el cumplimiento de la normatividad laboral, con énfasis en la población en situación de vulnerabilidad”.

Para ello plantea disminuir la tasa de informalidad laboral, y pasar de 56.58% a 54.67%. También aumentar el porcentaje del salario mínimo real respecto a la línea de bienestar urbana familiar y pasar de 59.44% a 83.36%, es decir, recuperar el poder adquisitivo de los salarios.

En el eje de atención prioritaria a “grupos históricamente discriminados mediante acciones que permitan reducir las brechas de desigualdad sociales y territoriales”, se prevé disminuir la brecha de desigualdad en carencias promedio de hablantes de una lengua indígena de 1.334 a 0.667. Mientras que entre las personas con alguna discapacidad, bajar la brecha de desigualdad de 0.216 a 0.108.

Además, disminuir el promedio de carencias que enfrentan los grupos de atención prioritaria con enfoque de ciclo de vida (niños, jóvenes y adultos mayores) y pasar de 0.860 a 0.576 en la medición.

Para garantizar el derecho a un medio ambiente sano con enfoque de sostenibilidad de los ecosistemas, la biodiversidad, el patrimonio y los paisajes bioculturales, se busca que el porcentaje con respecto al PIB de los costos por remediar, restituir o prevenir el agotamiento y degradación de los recursos naturales y el medio ambiente pase de 4.04% a 3.75%.

Una de las metas más bajas tiene que ver con el resultado de todas las acciones de conservación, manejo y recuperación de la cubierta vegetal forestal, lo que permite observar si disminuye la deforestación (pérdida de cubierta forestal), pues se pretende pasar de 33.36% a 33.29%.

Sobre el acceso a la cultura “atendiendo a la diversidad cultural en todas sus manifestaciones y expresiones con pleno respeto a la libertad creativa, lingüística, de elección o pertenencia de una identidad cultural de creencias y de participación”, la meta es llegar a los lugares con alta incidencia delictiva.

Se pretende llevar cultura a 92.9% de los municipios con incidencia delictiva alta y muy alta, toda vez que actualmente sólo se han incluido 8.1% de los municipios.

Otra meta es disminuir el Índice de distancia promedio para acceder a eventos artísticos y culturales ofertados por la Secretaría de Cultura, de 50 a 5 kilómetros. 

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.