Por qué estos médicos de Canadá rechazan un aumento de sueldo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Por qué estos médicos de Canadá rechazan un aumento de sueldo

¿Se imaginan rechazar un aumento de sueldo? En Canadá, los médicos especialistas y de cabecera han hecho justamente eso. Una decisión recibida entre la sorpresa y las alabanzas.
Getty Images
Por BBC Mundo
11 de marzo, 2018
Comparte

¿Por qué alguien rechazaría una subida de sueldo?

Para los médicos de Quebec, en Canadá, es bien sencillo: conseguir un mejor cuidado para el paciente.

Un acuerdo logrado este mes de febrero tras ocho años de discusiones llevará a que 20.000 de los especialistas médicos y los médicos de cabecera de la provincia canadiense reciban un aumento salarial del 1,4 % al 1,8% al año.

Ello provocará que la provincia, que subsidia la mayor parte de los salarios de los médicos, tenga una nueva carga: unos US$1.200 millones hacia 2023.

Se trata de un acuerdo justo, según los sindicatos que representan a los profesionales, que presionaron para conseguir la subida.

Aunque no todos los médicos lo apoyan: más de 700 firmaron una petición del colectivo Médecins Québécois Pour le Régime Public explicando que no querían la subida y que preferían que el dinero extra se dedicará al cuidado de pacientes y otros servicios.

El grupo representa a médicos de la provincia que apoyan firmemente la sanidad pública.

Quebec City Hospital
Getty Images

El sistema público de Canadá está bajo un fuerte escrutinio.

Que se “cancelen”

“Los médicos de Quebec pedimos que las subidas de sueldo concedidas se cancelen y que esos recursos del sistema se destinen a mejorar la situación de los otros trabajadores de la sanidad y servicios médicos a la altura de los ciudadanos de Quebec”, explica la carta publicada el pasado 26 de febrero.

En cuestión de semanas, el número de firmas pasó de 250 a más de 700, de un total de 20.000 médicos en Quebec.

Su petición para que se distribuyan los fondos públicos de una manera más justa se produce en un momento en el que el sistema de sanidad público está bajo gran escrutinio.

Un reciente informe independiente impulsado por la Comisión de Salud y Bienestar de Quebec concluyó que los salarios de los médicos se doblaron entre 2005 y 2015, mientras que las horas que los médicos de familia dedicaban a los pacientes bajaron.

Las enfermeras, en pie de lucha

Mientras tanto, las enfermeras de la provincia luchan por mejorar sus condiciones. Una imagen de una enfermera con cara de agotada publicada en Facebook se volvió viral y fue compartida más de 50.000 veces en enero.

https://www.facebook.com/emilie.ricard.7/posts/10156149686128966

“Estoy tan estresada que tengo problemas de espalda, que no me dejan dormir. No quiero ir a trabajar porque me siento abrumada por el trabajo que me espera”, escribió Émilie Ricard, quien explicó que estaba sola cuidando a 70 pacientes en un solo turno.

“Vuelvo a casa y me echo a llorar del cansancio”.

Tanto el informe como la crisis de las enfermeras provocaron que muchos médicos de la provincia se sintieran “avergonzados” por sus salarios, apunta la doctora Isabelle Leblanc, presidenta del grupo que publicó la carta firmada por los médicos, Médecins Québécois Pour le Régime Public.

Entre la sorpresa y las alabanzas

Lo sucedido generó gran atención tanto en Canadá como en otros países.

La periodista del Washington Post Amy B Wang definía la carta como una acción “completamente canadiense”.

En Kenia, la petición de los médicos fue recibida con sorpresa, sobre todo después de que el año pasado los doctores de este país protagonizaran una huelga de tres meses para que les mejoraran el sueldo.

“Es casi inaudito que un trabajador se queje de un salario alto”, señalaba un artículo del diario keniano The Standard.

Ilustración médicos.

Getty Images
No todos los trabajadores de la sanidad están en las mismas condiciones.

En Canadá, los médicos de Quebec han sido alabados por funcionarios públicos, aunque algunos de sus compañeros han mantenido silencio.

“Si sienten que se les paga mucho, pueden dejar el dinero encima de la mesa. Les puedo garantizar que le daré un buen uso”, señaló el encargado de la Sanidad provincial Gaétan Barrette.

Los sindicatos que representan a los médicos en Quebec no se posicionaron públicamente sobre la petición.

Un sistema diferente entre provincias

En Canadá, la sanidad es pública y es gestionada por los gobiernos provinciales, lo que significa que los salarios pueden variar entre zonas.

El salario medio de un médico en el país era de US$339.000 al año, según los datos más recientes publicados por el Instituto de Información de Sanidad de Canadá.

En Ontario, la mayor provincia canadiense, la media que un especialista cobra son unos US$314.600. En Quebec, son US$286.200.

Montreal.

Getty Images
Las condiciones de los trabajadores varían entre provincias. Imagen de Montreal, en Quebec.

En cambio, un médico de cabecera en Quebec gana unos US$200.000, mientras que en Ontario cobran unos US$242.000.

El rechazo de los doctores a una subida de sueldo no es compartida con profesionales del sector de otras zonas.

La Asociación Médica de Ontario, por ejemplo, lleva luchando por salarios más altos desde hace años.

La provincia ha recortado su sueldo dos veces en tres años y la asociación aún no ha negociado un nuevo contrato con el gobierno.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

PRI y Morena olvidan diferencias: votan a favor del Ejército en las calles hasta 2028; continuación de alianza opositora en duda

El Pleno de la Cámara de Diputados aprobó ampliar la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública hasta el 2028, lo que a su vez creó una evidente ruptura en la principal alianza Va por México.
Cuartoscuro
Por Alfredo Maza
15 de septiembre, 2022
Comparte

Entre el estallido de aplausos y el grito de “es un honor estar con Obrador” los diputados del PRI, cobijados por Morena y sus aliados en la Cámara de Diputados, celebraron la votación a favor de extender hasta el 2028 la presencia del Ejército en las calles para que realice tareas de seguridad pública.

El barullo que reinó en el Salón de Sesiones del Palacio Legislativo de San Lázaro logró que los integrantes de Grupo Parlamentario del PAN y el PRD abandonaran sigilosamente el recinto, dejando en entredicho la continuación de la alianza Va por México y sus intenciones de competir juntos rumbo al 2024.

Lo anterior provocó que los reflectores de los medios de comunicación se posicionarán sobre el que, en los pasillos de San Lázaro, fue señalado como el personaje de la noche, el único ganador: Alejandro Moreno, líder nacional del PRI, quien aseguró que no hubo ninguna consideración personal por parte de Morena para protegerlo de un posible desafuero a cambio del sentido de su votación.

– ¿Está terminada la coalición Va por México? – le preguntó una reportera.

– La coalición Va por México es una coalición firme y sólida (…) por parte del PRI siempre estaremos a favor de la coalición, de impulsar la coalición, porque nos hace no solo más competitivos, nos hace presentar propuestas, proyectos claros de cercanía con la gente (…) entendemos posiciones, nos respetamos, pero lo más importante es hacer a lado cualquier posición política. El principal interés es México- respondió.

Lee: La CNDH anuncia que no impugnará el paso de la Guardia Nacional al Ejército: “La intervención de la Sedena es admisible”

Sin embargo, lo dicho por Moreno contrastó con las declaraciones del panista Jorge Romero Herrera, que previo al inicio del debate y en compañía del perredista Luis E. Cházaro, hizo un último llamado a quienes calificó como “todavía aliados” del PRI para que “encontremos las maneras, la fórmula, entre todas y todos nosotros como coalición, para ‘despartidizar’ el tema de la seguridad pública, pero que sea en conjunto”, petición que fue ignorada.

De esta manera, con 335 votos a favor, 152 votos en contra y una abstención, el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo particular y en lo general ampliar la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública hasta el 2028, lo que a su vez creó una evidente ruptura en la principal alianza opositora del país.

Disidentes, ausencias y una abstención

Desde el inicio de la sesión el PAN, el PRD y MC se pronunciaron por suspender la discusión del proyecto de reforma, pero la gran mayoría de Morena y el PRI se los impidieron. Las actitudes de ambos grupos parlamentarios hacían suponer que la votación estaba cantada.

Fuera del recinto legislativo, solo padres, madres y estudiantes de la escuela normal rural de Ayotzinapa se pronunciaban en contra de la permanencia del Ejército en las calles con la consigna “recuerden que nuestros hijos vivirán por siempre”, sin que ningún senador o senadora saliera a atender sus demandas.

No obstante, al momento de la votación Morena y el PRI tuvieron tres disidentes y una abstención. Se trató de la morenista Inés Parra Juárez -que también votó en contra de la reforma del presidente López Obrador por la que se aprobó que la Guardia Nacional pase a formar parte del Ejército- y de los priistas Sue Ellen Bernal y José Yunes Zorrilla, quien en declaraciones con medios aseguró que su voto fue en contra “porque no podemos seguir exponiendo a las Fuerzas Armadas”.

Diputados de oposición

Diputados de oposición acusaron que la reforma da un enfoque militar a la seguridad pública en vez de uno civil. FOTO: Cuartoscuro

Además, la única abstención que se registró durante la votación fue de la diputada priista Ana Lilia Herrera, aspirante a la gubernatura del Estado de México, que en un mensaje compartido a través de sus redes sociales explicó que el sentido de su voto fue así porque los gobiernos estatales y municipales agradecen el apoyo del Ejército, “pero agradecerían más contar con estrategia y recursos para resolver la violencia que persiste”

“Mi voto fue en abstención porque no estoy de acuerdo con el dictamen, pero tampoco con una narrativa en blancos y negros, sin matices. Si Morena reconoce que su estrategia de seguridad fracasó, que corrija. Aspiro a gobernar una entidad federativa y fui alcaldesa. Sé perfectamente que nuestra seguridad no es un juego”, dijo antes de asegurar que está en contra del retiro abrupto de las fuerzas de seguridad, pero también en contra de la militarización.

Además, del bloque oficialista también se registraron 12 ausencias. Por parte de Morena quienes no se presentaron a votar fueron Rafael Hernández Villalpando e Irán Santiago Manuel, del Partido del Trabajo fueron María de Jesús Rosete, Victoriano Wences Real y Shirley Guadalupe Vázquez, mientras que del PRI fueron Frinné Azuara y Laura Barrera.

Lee: La presencia del Ejército en las calles se duplicó en 15 años, pero los homicidios se dispararon en 240%

Por su parte, del bloque opositor los panistas ausentes fueron Ali Núñez Meneses y Rommel Pacheco, del PRD fue Mauricio Prieto Gómez y de Movimiento Ciudadano fueron Horacio Fernández Castillo y Gerardo Gaudiano Rovirosa.

Iniciativa, no es para hacerle trabajo a Morena: PRI

Durante la sesión —que comenzó pasadas las 10:00 horas de este miércoles y que se extendió hasta poco después de las 18:00 horas—, diputados del PRI insistieron en que la iniciativa no fue para hacerle el trabajo político a Morena, sino para garantizar la “seguridad de las familias mexicanas”.

Una de las más enfáticas en defender esta postura fue la propia diputada Yolanda de la Torre -autora del proyecto de decreto por el que se extendió de cinco a nueve años la participación de los militares en las calles- quien, arropada por el mismo Alejandro Moreno, Rubén Moreira y demás integrantes de su grupo parlamentario subió a la Tribuna para defender su iniciativa.

“Todas y todos sabemos que en 2024 la Guardia Nacional y los policías estatales y municipales no estarán listos para atender la inseguridad que vive México. Necesitan recursos, capacitación, implementación de una estrategia eficiente. No, no se trata de hacerle el trabajo político a Morena. Esto no es político. Esto es por el bien más preciado que tenemos que garantizar y es la seguridad de las familias mexicanas”.

Al posicionamiento de la priista se sumaron las voces de morenistas como Andrea Chávez Treviño, quien ante el Pleno reclamó que la presencia del Ejército en las calles “para muchos de ustedes es un discurso político, para mí es un tema personal, porque yo quiero profundamente a mi querida frontera Ciudad Juárez, pero fue una pesadilla ser adolescente en el norte del país mientras ustedes jugaban a sus guerras”.

“Quienes perdimos amigas, buscamos compañeras y acompañamos a las madres tenemos una herida que probablemente nunca cierre. Por otro lado, están los que hoy se escandalizan por una supuesta militarización. Esos que cuando estuvieron en el poder sacaron a las fuerzas armadas a las calles sin protocolos de actuación”.

En contraste la oposición encabezada por el PAN reclamó que esta reforma, más que potenciar la tarea de seguridad pública del país, amplía la militarización del país, cuando el compromiso que se realizó durante la creación de la Guardia Nacional fue que esta corporación tuviera un carácter civil y se fortaleciera a las policías del país.

“Ustedes quitaron el 100% de los recursos en el 2020, 2021 y 2022 para dichas corporaciones (policías estatales y municipales) y hoy vienen a decir que están apostándole a la policía civil. No sé dónde y no sé cuándo”, reclamó Ricardo Villareal de Acción Nacional.

Lee: AMLO planteó desde 2006 y en su libro de 2017 que Ejército siguiera en las calles, pero dijo lo contrario en campaña

Cuando parecía que todo iba a acabar sin cambios, un movimiento de última hora sorprendió al Pleno cuando el diputado Reginaldo Sandoval Flores del Partido del Trabajo presentó una reserva para regresar al 2028 el plazo para que las Fuerzas Armadas permanezcan en tareas de seguridad pública.

Y es que un día antes se aprobó en la Comisión Puntos Constitucionales una reserva para sumar un año más a la propuesta del PRI, por lo que al llegar a la discusión se tenía contemplado que el retiro de las calles fuera en 2029.

Senado discutirá proyecto sobre el Ejército

Ahora, la reforma del PRI deberá pasar al Senado de la República, que ya recibió el dictamen del proyecto votado por la colegisladora. Esa Cámara está citada para sesionar hasta el próximo martes 20 de septiembre donde se analizará, discutirá y en su caso aprobará, aunque sin el apoyo del PRI en la Cámara Alta que ya se pronunció en contra de dicha iniciativa.

Ahí, según Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política, la minuta sobre esta modificación constitucional se turnará a las comisiones unidas de Puntos Legislativos y Estudios Legislativos, Segunda, a las que aseguró le será aplicada todo el proceso legislativo en todas sus etapas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.