8 voces de mujeres que marchan para exigir un alto a la violencia de género y que haya igualdad en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Eréndira Aquino

8 voces de mujeres que marchan para exigir un alto a la violencia de género y que haya igualdad en México

Ocho mujeres relataron por qué decidieron participar en la #Marcha8M en la Ciudad de México, y cuáles son los casos de acoso y discriminación que han enfrentado.
Eréndira Aquino
Por Eréndira Aquino
8 de marzo, 2018
Comparte

Mujeres marcharon este jueves desde el Ángel de la Independencia hacia el Zócalo capitalino, en la Ciudad de México, para exigir que paren las diferentes formas de violencia de género, los feminicidios y la discriminación.

La protesta en la capital mexicana se unió a un grito internacional para reclamar igualdad, ya que este 8 de marzo las mujeres salieron en las calles en diferentes países.

En el caso de México, la Comisión Nacional de Derechos Humanos alertó recientemente sobre un aumento de los feminicidios, en los últimos dos años, al pasar de 1,755 en 2015 a 2,585 en 2017, lo cual representa un incremento aproximado de 47.29%.

A continuación te presentamos un recuento de voces, de mujeres que marcharon este jueves en la Ciudad de México:

Doble discriminación 

Además de la discriminación de género, mujeres con discapacidad se enfrentan con que en México no hay suficientes oportunidades de trabajo para ellas, ni salarios equitativos.

“Sufrimos doble discriminación, pero estamos en lucha para no ser tan castigadas, por el machismo o por nuestro mismo género”, dijo durante la protesta una integrante del Consejo Nacional de Mujeres con Discapacidad.

“En el empleo no tenemos igualdad de salarios. Eso es en lo que estamos insistiendo, para que el gobierno esté consciente, y también la sociedad, para que esto no siga pasando”, agregó.

No más muertas 

Arisbeth salió a la calle con un body paint, para protestar por los casos de feminicidio en el país, que se han incrementado en los últimos dos años.

“Me trae a esta manifestación tanta inseguridad y tanta violencia que sufrimos las mujeres, hoy en día. Yo solo quiero regresar todos los días a mi casa, sin tener miedo”, dijo Arisbeth en Paseo de la Reforma.

“Sí he sufrido alguna forma de violencia, la peor, incluso, hasta de una misma mujer, y de hombres en demasía”, agregó.

Su deseo es que haya equidad, y que paren los asesinatos de mujeres. “No más muertas, siempre llegar sanas y salvas a casa”.

Apoyo transexual

Vanesa marchó acompañada de un grupo de amigas transexuales. Ella menciona que, además de lo complejo que fue lograr su cambio físico, al hacerlo tienen que enfrentar un panorama de abusos y violencia.

“Las golpean. Luego les roban. No les dan trabajo, empleo, seguro ni nada”, dice señalando a sus amigas, mientras  avanzan cerca del Ángel de la Independencia.

“Venimos a apoyar aquí a las mujeres, porque tanto ellas como las chicas transexuales sufren demasiado”.

En tribu, con sus hijos e hijas 

Argelia acudió a la marcha cargando a su bebé. Ella y otras mujeres se organizaron en redes sociales, para formar un contingente de madres, con la idea de criar desde este momento a sus hijos e hijas con un pensamiento feminista, de lucha por la igualdad.

“Nos encontramos en esta nueva trinchera, en esta nueva faceta de madres. Ancestralmente las mujeres se reunían a hacer tribu, así que decidimos venir todas las mujeres, en tribu, con nuestros hijos y nuestras hijas, acompañándonos, cuidadas, sabiendo todo lo que esto conlleva, traer mamilas, cargadores, pañales”, dijo Argelia.

 El feminismo es necesario

“Ya nos tiene hasta la madre”, dice una joven junto a tres amigas, cerca de la Alameda Central, reclamando que los casos de feminicidio o de abuso contra las mujeres en México quedan en su mayoría en la impunidad.

“Creo que absolutamente todas hemos vivido violencia, y justo por eso estamos aquí, la vivimos a diario. En todos los espacios, inclusive en los espacios en que deberíamos sentirnos seguras”, menciona la manifestante.

“Pero estamos aquí no solamente por el tema de la violencia, sino el tema de la impunidad que impera en este país, y que ya nos tiene hasta la madre”.

El grupo de jóvenes acusa que las diferentes formas de violencia se dan en espacios como el transporte público, el trabajo o incluso la escuela.

Ante ello, dicen, el feminisimo es necesario, “para que todos podamos vivir en un mundo equitativo, donde todos tengamos los mismos derechos”.

Conciencia 

“Venimos a hacer conciencia, porque cada vez es más fuerte la violencia contra las mujeres”, dijo Mercedes, camino al Zócalo capitalino. “Quiero que hombres y mujeres vayamos aspirando a la igualdad, a tener mejores condiciones”.

Acoso laboral 

“En el trabajo, yo estaba de fotógrafa, y algunos músicos empezaron a hostigarme, y a acosarme. Mi jefe, en vez de castigarlos me reprendió a mí, me hizo responsable de los ataques”, relató una joven en la manifestación.

Reclamo

“Vine a protestar contra este gobierno, que no hace nada por los derechos de la mujer. Requerimos, necesitamos apoyo, del hombre, del gobierno, para defender a las mujeres”, dijo Patricia, ya en el Zócalo.

“Necesitamos que todas las mujeres se unan, en protesta contra todas las injusticias”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

9 cosas falsas que se dicen a menudo sobre el ejercicio (y qué dice la ciencia sobre ello)

Se dicen muchas cosas respecto al ejercicio, pero no todas son ciertas. Aquí te contamos algunas de las frases más comunes, que no están respaldadas por la ciencia.
16 de diciembre, 2019
Comparte
Joven corriendo en la cinta

Getty Images
No sirve con haber estado en forma, hay que seguir haciendo ejercicio para ver los beneficios en la salud.

Aunque tengamos las mejores intenciones, puede resultarnos difícil incluir el hacer ejercicios en nuestra ocupada vida cotidiana.

Hay muchas razones por las que la gente no ejercita, y muchos conceptos erróneos sobre el ejercicio.

Aquí te ofrecemos nueve ideas comunes sobre el ejercicio que están equivocadas y qué dice realmente la ciencia sobre ello.

1. Antes estaba en forma, por eso ya no necesito ejercitar

Desafortunadamente, los beneficios para la salud no duran si uno no mantiene un régimen de ejercicios.

Una reducción significativa del ejercicio o abandonarlo, puede causar una pérdida marcada de los beneficios iniciales como la resistencia y la aptitud cardiovascular.

La clave es la consistencia.

Combina ejercicios y mantenlos interesantes, ya que mantener altos niveles de actividad física a lo largo de tu vida está asociado con los mejores resultados de salud.

2. Estar activo todo el día me salva de hacer ejercicio

Estar de pie todo el día no tiene los mismos beneficios que ejercitar.

Grupo haciendo ejercicio

Getty Images
Aunque estés moviéndote todo el día, es recomendable elevar la intensidad de tu actividad física.

Estar de pie y moviéndote todo el día quiere decir que tienes un nivel de actividad física elevado. Esto contribuye a tu salud.

Para optimizar los beneficios para tu salud, aumenta el nivel de ejercicio -lo suficiente como hacer que traspires un poco- a al menos 150 minutos por semana, cada vez que sea posible.

3. El ejercicio se debe hacer por diez minutos o más, sino es una pérdida de tiempo

La buena noticia es que lineamientos recientes han eliminado la necesidad de hacer actividad física en ráfagas de 10 minutos.

No hay un umbral mínimo para los beneficios a la salud. Por lo tanto, haz tareas diarias activas, como llevar bolsas de compras pesadas y trabajos vigorosos en el hogar o el jardín, para mejorar su salud.

Trata de hacer “píldoras” de ejercicio, como por ejemplo cinco sets cortos de actividad (que pueden durar desde medio minuto a dos minutos) durante el día, que pueden consistir por ejemplo en subir escaleras a una intensidad suficiente como para dejarte levemente sin aire.

4. Tengo una enfermedad crónica, por eso debo evitar el ejercicio

Eso no es así. Ser más activo es beneficioso para una serie de condiciones crónicas incluidas el cáncer, las enfermedades coronarias y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Gente subiendo escaleras

Getty Images
Subir escaleras es una buena forma de aumentar tu actividad física

Sé tan activo como tu condición te lo permita, apuntando a 150 minutos por semana de actividad moderada, siempre que sea posible.

Si tienes problemas de salud complejos, consulta con tu médico antes de empezar un nuevo régimen de ejercicios y asesórate con un fisioterapeuta u otros profesionales expertos en ejercicio.

5. Soy muy viejo para hacer ejercicio

Eso no es verdad. La evidencia muestra que el envejecimiento por si solo no es una causa importante de problemas hasta que tienes más de 90 años.

Hombre mayor haciendo ejercicio

Getty Images
La edad no es excusa para dejar de hacer ejercicio

Y la fuerza y el poder de la masa muscular puede aumentarse incluso a esta avanzada edad.

Idealmente, si tienes más de 65 años, incluye ejercicios aeróbicos, de equilibrio y fortalecimiento muscular.

6. El ejercicio me hará más delgado

No necesariamente. Debes combinar restricción calórica con actividad física para lograr perder peso.

Recuerda: no puedes escapar de una mala dieta.

La gente que tiene como meta una disminución de peso sustancial (más del 5% de su peso corporal) y la gente que está tratando de no volver a engordar una cantidad de peso significativa, puede necesitar hacer actividad entre moderada e intensa por más de 300 minutos por semana para lograr su objetivo.

Incluye ejercicios de resistencia para lograr un masa corporal magra.

7. Corro una vez por semana, pero eso no es suficiente

Ten la seguridad de que cualquier cantidad de tiempo que corras, incluso una vez a la semana, genera importantes beneficios para la salud.

Frutas y vegetales

Getty Images
Hacer ejercicio no te salva de una mala dieta.

Si no tienes mucho tiempo para hacer ejercicio, incluso correr por 50 minutos una vez por semana a una velocidad inferior a 9,65 Km/h ha demostrado reducir el riesgo de muerte prematura.

Correr más no mejora necesariamente los beneficios en este sentido.

8. Estoy embarazada, así que debo tomármelo con calma

La actividad física moderada-intensa es segura para las mujeres embarazadas que tienen buena salud en general y no representa un riesgo para el bienestar del feto.

La actividad física reduce el resigo de aumento de peso excesivo y la diabetes gestacional durante el embarazo.

9. No me siento bien, no debería hacer ejercicio

Si tienes fiebre, te sientes muy mal, sientes dolores muy fuertes o estás exhausto, no hagas ejercicio.

En la mayoría del resto de los casos, estar físicamente activo es seguro, pero siempre escucha lo que te dice tu cuerpo y reduce la carga de ejercicio si es necesario.

*Julie Broderick es profesora asistente de fisioterapia del Trinity College en Dublín, Irlanda.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Haz clic aquí para leer la versión original en inglés.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=2FoZyNJjVEg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.