close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
La productividad laboral de México, estancada frente otros países de la OCDE: #SemáforoEconómico
La evaluación de México, ¿cómo vamos? explica que aunque la economía mostró tasas de crecimiento positivas al cierre del 2017, éstas no se tradujeron en un crecimiento económico considerable.
Cuartoscuro
Por México, ¿cómo vamos?
15 de marzo, 2018
Comparte

La productividad laboral de México está estancada, pues se mantuvo sin cambios en el cuatro trimestre de 2017 respecto al anterior y en comparación con el cuarto trimestre de 2016 decreció un 0.1 % anual, de acuerdo con el último Índice Global de Productividad Laboral de la Economía (IGPLE).

Por ese motivo el #SemáforoEconómico, realizado por la organización México, ¿cómo vamos? está en rojo, sin embargo, ofrece una serie de propuestas para tratar de revertir el rezago en productividad laboral.

La productividad laboral representa la relación entre el Producto Interno Bruto (PIB) y el número de horas trabajadas. De acuerdo con la medición, cuando la economía crece por encima del crecimiento de las horas trabajadas, significa que la productividad de los trabajadores aumentó y fueron más eficientes.

En los últimos años, el crecimiento de las horas trabajadas totales en la economía  ha sido consecuencia de un mayor número de personas que se incorporan al mercado laboral, detalla el #SemáforoEconómico, pues entre el cuarto trimestre de 2016 y el cuarto trimestre de 2017, el número de horas trabajadas totales pasó de 26 mil 300 millones a 26 mil 710 millones de horas. Sin embargo, el número de trabajadores aumentó en 742 mil personas.

La evaluación de México, ¿cómo vamos? explica que aunque la economía mostró tasas de crecimiento positivas al cierre del 2017, éstas no se tradujeron en un crecimiento económico considerable.

“La falta de un crecimiento sostenido en la productividad laboral del país se explica por diversas razones. En primer lugar, la productividad laboral nacional es un reflejo de la amplia disparidad regional en México. La productividad laboral en la Ciudad de México es 4.5 veces superior a la que se observa en Oaxaca y Chiapas, por lo que a nivel agregado, el dinamismo en los estados del norte y Bajío es contrarrestado por aquellos localizados principalmente en el sur, donde la productividad no solo es baja, sino que se mantiene constante e incluso decrece”, detalla la organización.

También destaca las grandes diferencias en la productividad laboral dependiendo de la actividad económica que se analice, pues mientras la productividad en las actividades primarias y terciarias creció 1.6 % y 1.3 % anual respectivamente durante el último trimestre del año pasado, la productividad laboral de las actividades secundarias tuvo una caída de 3.3% anual.

“Debido a estas condiciones, el crecimiento de la productividad laboral en México se ha rezagado”, señala el #SemáforoEcónomico.

De acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), la productividad laboral en México creció en apenas 0.3 % promedio anual entre 2002 y 2016, muy por debajo del promedio anual de los países miembros, 1.2 %.

Al comparar el crecimiento en la productividad mexicana contra otros países con desarrollo similar, los resultados también son preocupantes. En Turquía, Colombia y Brasil la productividad laboral creció 3.1 %, 1.9 % y 1.2 % promedio anual respectivamente en el mismo periodo.

Pese a este panorama, la evaluación considera que existen acciones que pueden implementarse en diversos frentes para mejorar la productividad laboral. En el reciente reporte publicado por la OCDE “Getting it Right: Prioridades estratégicas para México”, la organización detalla algunas iniciativas:

Inversión extranjera

Fundamental para impulsar el crecimiento de la productividad por la adopción de tecnología que usualmente conlleva. “En este sentido, y dado el actual escenario en el cual Estados Unidos ha implementado una reducción en la tasa de impuesto corporativo, mientras la tasa impositiva a personas morales en México está muy por encima del promedio de la OCDE – 30 % frente a 25 % – se deben considerar alternativas fiscales para atraer inversión y evitar que México pierda competitividad fiscal”, detalla el reporte.

La rápida urbanización en México

Esto se ve como una oportunidad para promover la aglomeración de industrias en regiones actualmente rezagadas y para construir políticas urbanas que contemplen el desarrollo de viviendas junto con todos los servicios necesarios para una buena calidad de vida.

Reformas estructurales

El informe destaca la importancia de continuar y reforzar estas reformas, pues “la mejora en la calidad de la educación y la atracción de inversiones privadas en el sector energético, antes exclusivo para el sector público, son dos de los pilares más importantes que tendrán un impacto en el capital humano y físico de México, y que repercutirán en la productividad laboral de largo plazo”.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
6 mitos sobre cómo dormir mejor que en realidad pueden dañar tu salud
Los científicos no recomiendan quedarse en la cama si tenemos insomnio, ¿qué recomiendan entonces?
17 de abril, 2019
Comparte

Algunos mitos ampliamente difundidos sobre el sueño son perjudiciales para nuestra salud y nuestro estado de ánimo. Además, nos acortan la vida, según los investigadores.

Un equipo de la Universidad de Nueva York rastreó internet para buscar las creencias más comunes sobre cómo conseguir una buena noche de sueño.

En un estudio publicado en la revista Sleep Health compararon estos consejos con la evidencia científica.

Los científicos esperan que acabar con los mitos del sueño mejore la salud física y mental y el bienestar de las personas.

Y bien, ahora puedes comprobar de cuántos de estos mitos estabas convencido.

Mito 1: Podemos pasar con menos de cinco horas de sueño

Mujer durmiendo con celular.

Getty Images
Los expertos recomiendan dormir como mínimo 7 horas al día.

Este mito parece ser eterno.

La ex primera ministra británica Margaret Thatcher dormía cuatro horas por noche.

La canciller alemana, Angela Merkel, hizo afirmaciones en la misma línea, y sacrificar horas de sueño para invertir más tiempo en el trabajo suele ser algo habitual en las historias de éxito empresarial.

Sin embargo, los investigadores aseguran que la creencia de que dormir menos de cinco horas al día es saludable es uno de los mitos más perjudiciales para la salud.

“Hay muchas pruebas que demuestran que dormir cinco horas o menos de manera habitual aumenta notablemente el riesgo de tener problemas de salud“, dice la investigadora Rebecca Robbins.

Estos problemas incluyen enfermedades cardiovasculares, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, y una menor esperanza de vida.

Robbins recomienda, en cambio, que lo ideal es dormir entre siete y ocho horas por noche.

Mito 2: Beber alcohol antes de acostarse ayuda a quedarse dormido

Mujer bebiendo alcohol.

Getty Images
Beber alcohol antes de ir a dormir no es una buena idea.

La relajante copa antes de irse a la cama es un mito, afirman los científicos, ya sea un vaso de vino, un trago de whisky o una botella de cerveza.

“Puede que ayude a quedarse dormido, pero reduce drásticamente la calidad del descanso esa noche”, asegura Robbins.

El alcohol interrumpe la etapa de sueño REM (sueño de movimientos oculares rápidos), que es importante para la memoria y el aprendizaje.

Así que sí, habrás dormido y es posible que te hayas dormido más fácilmente, pero perderás algunos de los beneficios del sueño.

Además, el alcohol es diurético, por lo que puede que te tengas que levantar con la vejiga llena en medio de la noche.

Mito 3: Mirar la televisión en la cama relaja

Mujer con celular y televisión.

Getty Images
Estar expuestos a luz azul antes de ir a dormir retrasa la llegada del sueño.

¿Alguna vez pensaste: “Necesito relajarme antes de irme a la cama, voy a mirar la tele”?

Pues bueno, parece que no es muy buena idea.

La doctora Robbins argumenta: “A menudo, delante de la televisión, lo que vemos son las noticias de la noche. Es algo que va a causarnos insomnio o estrés justo antes de ir a la cama, cuando intentamos relajarnos”.

Y si estás pensando en “Juego de tronos”… es difícil argumentar que la Boda Roja fuese relajante.

El otro problema con la televisión, junto con los teléfonos inteligentes y las tabletas, es que producen luz azul, lo que puede retrasar la producción del cuerpo de melatonina, una hormona del sueño.

Mito 4: Si no puedes dormir, quédate en la cama.

Hombre con insomnio.

Getty Images
Los científicos no recomiendan quedarse en la cama si tenemos insomnio.

Llevas tanto tiempo en la cama intentando dormirte que ya contaste todas las ovejas en Nueva Zelanda (es decir, unas 28 millones).

¿Qué hay que hacer, entonces? La respuesta es no seguir intentándolo.

“Comenzamos a asociar nuestra cama con el insomnio”, explica Robbins.

“A la gente sin problemas para dormirse les suele costar unos 15 minutos conciliar el sueño. Si llevas mucho más que eso, levántate de la cama, cambia de ambiente y haz algo que no requiera mucha concentración”.

Su consejo sería, por ejemplo, doblar calcetines.

Mito 5: Retrasar la alarma del despertador

Mujer posponiendo despertador.

Getty Images
¿Quién no pospone el despertador para dormir 5 minutos más?

¿Quién no pospone el despertador del teléfono pensando que seis minutos adicionales de sueño marcarán la diferencia?

El equipo de científicos, sin embargo, asegura que cuando suena la alarma deberíamos levantarnos.

Robbins explicó: “Estarás un poco aturdido, nos pasa a todos, pero es mejor resistir la tentación de volver a dormirnos”.

“Tu cuerpo se volverá a dormir, pero se tratará de un sueño muy ligero y de baja calidad”.

El consejo de los expertos es abrir las cortinas y exponerse a la mayor cantidad de luz posible.

Mito 6: Roncar siempre es inofensivo

Hombre roncando con su pareja en la cama.

Getty Images
Los ronquidos pueden indicar un trastorno del sueño.

Roncar puede ser inofensivo, pero también puede ser un signo de trastorno de la apnea del sueño.

Esto hace que las paredes de la garganta se relajen y se estrechen durante el sueño, y puede detener brevemente la respiración.

Las personas con esta afección tienen más probabilidades de desarrollar presión arterial alta, latidos cardíacos irregulares y de tener un ataque cardíaco o un derrame cerebral.

Una de las señales de advertencia es un ronquido fuerte.

La doctora Robbins concluye: “El sueño es una de las cosas más importantes que tenemos para mejorar nuestra salud, nuestro estado de ánimo, nuestro bienestar y nuestra longevidad”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gYz4XUuO_rk&t=58s

https://www.youtube.com/watch?v=y5jxqtP_ses

https://www.youtube.com/watch?v=HT9u-MOrhXU

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.