Reconstrucción de casas y escuelas dañadas por sismos es alarmantemente lenta, advierte ONG
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Reconstrucción de casas y escuelas dañadas por sismos es alarmantemente lenta, advierte ONG

La organización Save The Children señaló que los datos oficiales presentan un escenario de recuperación “alarmantemente lento”, pues solo el 28.8% de las viviendas y 66% de las escuelas con daño total a nivel nacional han iniciado su reconstrucción.
Cuartoscuro
20 de marzo, 2018
Comparte

A seis meses de los sismos de septiembre, niñas y niños de Oaxaca, Puebla, Morelos, Estado de México y Ciudad de México continúan viviendo en espacios hacinados, y acudiendo a tomar clases en aulas temporales, debido a que sus casas y escuelas se derrumbaron, lo cual, de acuerdo con la organización Save The Children, genera riesgos sanitarios y no puede ser una condición bajo la que puedan prevalecer a largo plazo.

En conferencia de prensa, Save The Children señaló que los datos oficiales presentan un escenario de recuperación “alarmantemente lento”, pues solo el 28.8% de las viviendas y 66% de las escuelas con daño total a nivel nacional han iniciado su reconstrucción, “lo cual no corresponde con las fechas compartidas por las autoridades”.

La organización también alertó por las denuncias de pobladores de comunidades en Oaxaca, donde existen casas que no fueron censadas tras los sismos, y por lo mismo no han recibido ningún apoyo por parte del gobierno, pues únicamente visitaron los municipios por los temblores del 7 y 19 de septiembre, y ya no por los del día 23 del mismo mes, y de febrero de 2018.

“A nivel local, en Juchitán de Zaragoza e Ixtaltepec, Oaxaca, se observan varias irregularidades, o familias que nunca recibieron la debida atención. Por ejemplo, en el Istmo, las familias afectadas por el sismo del 23 de septiembre no obtuvieron el censo de sus casas; hay casos de tarjetas con apoyo del gobierno clonadas y condicionamiento por parte de las autoridades para proporcionar ayuda”, denunció la ONG.

Además, la organización reportó que, en zonas afectadas por los sismos, principalmente en Oaxaca y Morelos, la mano de obra y los materiales de construcción se han encarecido, lo que ha llevado a familias a recurrir a recursos propios para construir, a lo más, un cuarto pequeño, pues es para lo único que les alcanza, aún con los apoyos del gobierno.

Esta situación es preocupante, mencionó Noé Rojas, coordinador del equipo de Save the Children en Juchitán, ya que “se acerca la temporada de lluvias y todavía muchas familias viven bajo lonas en los patios de lo que fue su casa. De seguir así tendremos una situación muy problemática en unas semanas”.

Sobre las condiciones en las que miles de niños y niñas acuden a la escuela tras los temblores, Save The Children reportó que han observador jornadas de clases reducidas, lo que hace difícil cubrir la curricula, además de que faltan instalaciones sanitarias mínimas.

María Josefina Menéndez, directora ejecutiva de Save the Children en México, refrendó el compromiso de la organización en materia de transparencia, por lo que informó que con los 47 millones 248 mil 892 pesos que recibieron a través de donativos, han realizado la instalación de 174 espacios amigables y seguros para niños y se han dado 2214 sesiones de apoyo psicoemocional.

También han colaborado para la instalación de 22 aulas escolares temporales y 24 sanitarios permanentes en espacios educativos, así como filtros de agua y más de 24 mil “kits de vivienda”, con ropa, calzado y despensa para los damnificados.

Save the Children llamó a otras organizaciones y dependencias públicas a transparentar el uso de los recursos recibidos a través de donaciones, y a que las autoridades de gobierno no descuiden a las personas que continúan en un estado de emergencia por los sismos, pues, señalaron, desde el comienzo del periodo electoral, descuidaron las medidas de apoyo a damnificados.

En los próximos seis meses, anunció la organización, continuarán trabajando en el proceso de regreso a clases en condiciones óptimas y en jornadas de clases que permitan a los niños completar el ciclo escolar, por lo que instalarán comedores y sanitarios en escuelas, capacitarán a profesores y contribuirán en la formulación de planes de prevención de emergencias.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué tanto contamina el bitcoin, la moneda que consume más electricidad que Finlandia, Suiza o Argentina

La minería del bitcoin utiliza gigantescas cantidades de energía para mantener funcionando servidores que trabajan día y noche en busca de la divisa digital. Pero.... ¿proviene toda esa energía de combustibles fósiles?
22 de febrero, 2021
Comparte
Bitcoins

Getty Images
En las últimas semanas el precio del bitcoin ha llegado a máximos históricos.

Si el bitcoin fuera un país, consumiría más electricidad al año que Finlandia, Suiza o Argentina, según un análisis del Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge (CCAF, por sus siglas en inglés).

Eso ocurre porque el proceso de “minar” la criptomoneda -utilizando gigantescos servidores que no cesan de trabajar- consume mucha energía.

Según los investigadores, la minería de bitcoins utiliza cerca de 121,36 teravatios-hora (TWh) de electricidad al año, un récord que provoca un fuerte impacto en el medioambiente y supera a una larga lista de países.

El tema volvió al debate luego que Elon Musk, a través de su empresa de autos eléctricos Tesla, reportó la compra de US$1.500 millones en bitcoin, disparando el precio de la divisa y encendiendo críticas por la contaminación que genera.

Esta última subida del precio del bitcoin -que ha seguido una meteórica tendencia alcista en los últimos meses- le ha dado nuevos incentivos a los mineros de la divisa para hacer funcionar más y más ordenadores con el objetivo de generar más criptomonedas.

A medida que sube el precio del bitcoin, sube el consumo de electricidad, dice Michel Rauchs, investigador del CCAF, donde crearon una herramienta en línea que permite hacer este tipo de cálculos.

“Realmente es por su diseño que el bitcoin consume tanta electricidad”, le explica Rauchs a la BBC. “Esto no es algo que cambiará en el futuro, a menos que el precio de bitcoin baje significativamente”.

Los investigadores trabajan con el Índice de Consumo Eléctrico del Bitcoin de Cambridge (CBECI, por sus siglas en inglés), el cual provee estimaciones en tiempo real sobre cuánta electricidad consume la generación de la divisa.

El bitcoin usa más energía que Argentina. Si el bitcoin fuera un país, estaría entre los 30 países que más utilizan energía en el mundo. Uso nacional de energía en teravatios-hora (TWh).

Este índice funciona con base en un modelo que asume que las máquinas utilizadas para minar en el mundo funcionan con distintos niveles de eficiencia.

Siguiendo la relación entre un precio promedio de electricidad por kilovatio hora (US$0.05) y la demanda de energía de la red bitcoin, la herramienta estima cuánta electricidad se consume en un momento dado.

“El bitcoin es anti eficiente”, dice David Gerard, autor del libro “Attack of the 50 Foot Blockchain”.

“Es muy malo que toda esta energía se desperdicie literalmente en una lotería”.

¿Por qué el bitcoin consume tanta electricidad?

Las máquinas dedicadas a “minar” o extraer bitcoins, son ordenadores especializados que se conectan a la red de criptomonedas.

Su trabajo es verificar las transacciones realizadas por las personas que envían o reciben la divisa, en un proceso que implica resolver complejos acertijos matemáticos.

Granja de minado en Islandia.

Getty Images
Los lugares donde se ha ce la minería del bitcoin consumen gigantescas cantidades de electricidad.

Como recompensa, los mineros ocasionalmente reciben pequeñas cantidades de bitcoin en lo que a menudo se compara con una lotería.

Para aumentar las ganancias, los mineros conectan una gran cantidad de computadores, con el objetivo de aumentar sus posibilidades de conseguir bitcoin.

Y como los computadores trabajan casi día y noche para completar los rompecabezas, el consumo eléctrico es muy alto.

El consumo eléctrico vs la huella de carbono

Existe una gran diferencia entre el consumo de energía y la huella de carbono, argumenta Nic Carter, socio fundador de la firma de capital de riesgo Castle Island Ventures, especilizada en el sector de blockchains (cadenas de bloques).

“Si miramos solamente el consumo de energía no estamos contando toda la historia”, le dice a BBC Mundo.

hOMBRE MINANDO BITCOINS

Getty Images
En las provincias chinas de Sichuan y Yunnan los mineros del bitcoin utilizan energía hidroeléctrica excedente.

Aunque es cierto que la mayor parte de la electricidad se produce a partir de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo o el gas -que son altamente contaminantes- también se utilizan energías renovables (como la hidroeléctrica o la eólica) o energía nuclear.

Entonces, si bien importa el nivel de consumo de electricidad, también hay que tomar en cuenta cómo se genera aquella electricidad, apunta Carter.

Por ejemplo, señala, hay mineros en China que aprovechan la energía hidroeléctrica excedente en las represas. Si no la usaran, esa energía simplemente se perdería.

Eso explica por qué la minería del bitcoin se ha expandido tanto en las provincias de Sichuan y Yunnan.

Otro caso ocurre cuando algunos mineros capturan el metano descargado o quemado (que es un subproducto de la extracción de petróleo) y lo utilizan para generar la electricidad que requieren sus computadoras.

sÍMBOLO DE BITCOIN EN VITRINA

Getty Images
“Es muy malo que toda esta energía se desperdicie literalmente en una lotería”, dice David Gerard.

Muchos activistas consideran que esos ejemplos son casos puntuales que no le quitan la responsabilidad ambiental a la industria del bitcoin.

De todos modos, Carter advierte que la minería del bitcoin se acabará en unos años, puesto que el sistema fue diseñado de tal manera que los acertijos matemáticos que resuelven las computadoras llegarán a su fin.

“Este proceso está completado en un 88%, apunta, lo que en la práctica significa que cada vez se hace más difícil seguir minando.

Sin embargo, en la medida que el precio siga disparándose, es probable que el consumo energético también aumente.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Nkdrq_AVABk&t=5s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.