Renuncia José Calzada Rovirosa a Sagarpa dependencia que habría desviado 220 mdp entre 2015 y 2016

El presidente Enrique Peña Nieto recibió la renuncia de José Calzada Rovirosa a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa). La dependencia estuvo involucrada en el mecanismo de desvío de recursos de La Estafa Maestra.

José Calzada Rovirosa
Calzada Rovirosa desempeñó el cargo desde el 27 de agosto de 2015. Cuartoscuro
El presidente Enrique Peña Nieto recibió la renuncia de José Calzada Rovirosa a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), dependencia que estuvo involucrada en el mecanismo de desvío de recursos de La Estafa Maestra.

Calzada Rovirosa desempeñó el cargo desde el 27 de agosto de 2015.

Mediante un comunicado de la Presidencia de la República, el mandatario agradeció “su servicio y le reconoció los avances en la producción del campo mexicano, incluyendo la diversificación de productos y mercados de exportación, lo cual se reflejó en cifras récord de producción y en haber alcanzado un superávit en las exportaciones agroalimentarias del país”.

Según el artículo 39 del Reglamento Interior de la Sagarpa, será el subsecretario de Agricultura, Jorge Armando Narváez Narváez, quien quede como encargado de despacho de la dependencia, en tanto el presidente de la República designa al nuevo titular.

La Sagarpa es una de las 11 dependencias involucradas en el mecanismo de desvío de recursos que involucra a dependencias federales, instituciones públicas y empresas  fantasma.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) descubrió en 2017, que dos años atrás (2015), la Sagarpa entregó a la Universidad Autónoma de Zacatecas casi 220 millones de pesos, pertenecientes al presupuesto del Programa de Productividad y Competitividad Agroalimentaria de Sagarpa, para que diseñara planes y proyectos a favor del campo. Pero en vez de eso, el dinero fue transferido a empresas y personas que no tenían el perfil para hacerlos, entre ellos edecanes, policías, columnistas, carniceros y recepcionistas.

Los proyectos que se debían ejecutar, terminaron en documentos con párrafos copiados de sitios como Wikipedia, monografias.com o buenastareas.com.

La ASF encontró que la dependencia, burló todo esquema de licitación o transparencia, entregando los fondos a la Universidad para el pago de servicios que ésta se comprometió a hacer, pero que luego transfirió a proveedores y personas contratadas por honorarios, incapaces de llevar a cabo lo contratado.

Lo auditores encontraron que los proyectos nunca se realizaron. Cuando buscaron a las empresas y personas involucradas en el esquema de desvío, la mitad de ellas negaron haber participado o firmado los convenios.

Los firmantes de estos contratos habrían sido representantes de los 36 beneficiarios, el rector de la Universidad, y como testigos, el Director de Administración de Riesgos y la Subdirectora de Calidad, dependientes de la Sagarpa.

Según la auditoría,  en este fraude estarían involucrados el rector de la Universidad y directivos de la Sagarpa.

Por tal motivo, se interpuso una denuncia penal contra quien resulte responsable por un posible daño al erario de 219 millones de pesos.

Estos 219 millones de pesos pertenecían al presupuesto del Programa de Productividad y Competitividad Agroalimentaria de Sagarpa, que forma parte del Plan Nacional de Desarrollo.

Del total de este dinero, 128 millones de pesos fueron entregados a 16 proveedores que a cambio entregaron facturas por diversos conceptos relacionados con la supuesta ejecución de los proyectos, mientras que otros 76 millones se distribuyeron entre 624 personas contratadas por honorarios para ejecutar servicios relacionados con los mismos proyectos.

Además, la ASF detectó que la Universidad había erogado 14 millones de pesos por supuestos “pagos administrativos” de los que no existió la más mínima comprobación. Aunado a otros 561 mil pesos que se destinaron para boletos de avión, prendas de vestir, gastos de seguros médicos mayores, comidas en restaurantes, compra de laptops, entre otras cosas que nada tenían que ver con los convenios.

Cuando los auditores solicitaron a la Sagarpa y a la Universidad copia de los proyectos que fueron realizados con los 219 millones de pesos, las dos instancias entregaron las mismas carpetas de documentos. Estos estaban construidos, en su mayoría, con extractos de distintas fuentes portales digitales. Es decir, eran apócrifos.

Por ejemplo, la información sobre el proyecto “Análisis de la Estrategia Actual de Atención Territorial e Impacto de los Programas de Apoyo al Sector Rural, en los municipios de la Cruzada contra el Hambre o de Alta Marginación”, fue copiada de cuatro fuentes: Wikipedia y Buenas Tareas, así como del sitio web de la Cruzada contra el Hambre y un pdf del Estado de Campeche.

Mientras que los datos del proyecto “Estudio de Factibilidad para el Establecimiento de cultivo de Nopal en Tierras ociosas en los estados de Aguascalientes, San Luis Potosí, Guanajuato y Zacatecas con fines Alimenticios, Energéticos y Ambientales”, fueron copiados de cinco portales, dos de ellos eran artículos alojados en el sitio www.monografías.com.

“Para la comprobación de los recursos (Sagarpa) proporcionó información y documentación irregular. Lo anterior fue propiciado por los actos u omisiones de los servidores públicos que en su gestión no supervisaron, verificaron y validaron la ejecución de los trabajos convenidos, lo que ocasionó un daño al erario”, finalizó la ASF. Iniciando así una investigación que aún sigue en curso.

 

Close
Comentarios