A los 94 años, Saúl no sabe si podrá pagar al INVI por el departamento que perdió el 19S
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tania Casasola

A los 94 años, Saúl no sabe si podrá pagar al INVI por el departamento que perdió el 19S

Nueve de los 14 niveles de Osa Mayor, edificio dañado por los sismos de septiembre, ya fueron demolidos. Vecinos enfrentan incertidumbre jurídica y varias personas de la tercera edad no saben cómo pagarán sus créditos o si alcanzarán a habitarlos
Tania Casasola
Por Tania Casasola @taniacsa_m
20 de marzo, 2018
Comparte

Los 56 departamentos del edificio de Osa Mayor, ubicado entre las calles Doctor Lucio y Doctor Navarro en la colonia Doctores, empezaron a ser demolidos desde enero, y en cuanto terminen, un edificio será construido por el INVI. Casi dos meses después de iniciados los trabajos, se han retirado 9 de los 14 niveles del edificio.

Aquí se avanza en la reconstrucción entre polvareda, picos, maquinaria y cascajo, pero no todos tienen la certeza que habitarán en el nuevo condómino.

Saúl Calderón, de 94 años, como muchas personas de la tercera edad, vivía en ese edificio de 14 niveles, considerado como el inmueble con el mayor número de departamentos que quedaron inservibles tras los sismos de septiembre.

Él no recibe ninguna pensión ya que siempre trabajó por su cuenta en un negocio en donde vende y repara artículos de piel. A su edad sigue trabajando, de ahí tiene que sacar para pagar los 7 mil pesos de renta, pues a Osa Mayor, que fue su hogar por más de 20 años, ya no pudo regresar, el inmueble fue catalogado por las autoridades como de alto riesgo.

El hombre tiene tres hijos, la mayor cumplió ya 70 años, otro hijo tiene 68 años y la menor, que es quien ve más por él, 57. “Yo tengo que ver por mí, vivo solo, aún estoy lúcido afortunadamente. Mis hijos también ya son unos ancianos y no están muy bien”, cuenta en entrevista.

Saúl no sabe si la vida le alcanzará para ver el edificio que el gobierno construirá en lo que hoy solo hay cascajo y poco menos de la mitad de su edificio. A él como a los demás damnificados de Osa Mayor, el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, les entregó una constancia de reconstrucción.

Él se cuestiona cómo pagará un crédito a su edad, las autoridades les han dicho que les harán un estudio socioeconómico y como será una obra que construya el INVI el esquema de financiamiento será a 30 años.

“Ahí se me fueron muchos recuerdos, qué le vamos a hacer, es triste, pero hay que seguir. No sé si alcance a vivir en los nuevos departamentos que se construyan, es más, cómo lo voy a pagar”, dice el hombre quien hace cuatro años se hizo viral en internet, pues siempre ha disfrutado el baile y es recordado en la red por bailar rock and roll y aventar sus bastones.

El hombre de más de 90 años tiene todos sus papeles en regla y en el proceso para obtener su certificado como damnificado lo ha apoyado su yerno Miguel Ángel Alatorre, quien recuerda lo difícil que han sido para su suegro estos seis meses sin vivienda.

“Desde el día uno pusimos un campamento día y noche, aun así, hubo mucha rapiña, saquearon muchos departamentos, sobre todo los últimos pisos porque los inquilinos tenían miedo de subir. Luego nos organizamos y pusimos puertas para pasar del descanso hacia la escalera, pues había una distancia de más de un metro”, cuenta

Él sacó las pertenencias del señor Saúl hasta octubre, cuando las autoridades determinaron que podían entrar a los inmuebles, aunque muchos, narra, se arriesgaron desde septiembre a bajar refrigeradores, salas, comedores, estufas, lo más que se pudiera. “Y es entendible era su patrimonio”.

A Don Saúl todos lo conocen en la colonia, muchos van a su negocio que está muy cerca de la Arena México. A él le gustaría regresar a la nueva Osa Mayor y dice que vivir solo sí lo deprime, “los parientes cercanos, los sobrinos, no me ayudan, cuando lo hacen se enojan o lo hacen de mala gana y eso me lastima, por eso mejor les recomiendo que no lleguen a viejo”, dice.

Viacrucis e incertidumbre jurídica

Jacqueline Carmona Pérez, administradora del edificio Osa Mayor, confirma que su campamento continuará las 24 horas del día hasta que se concluyan las obras. Ahí todos supervisan, hacen guardias y han instalado varias carpas que son su “hogar alterno” en donde hay un sillón, un comedor, un pequeño refrigerador, garrafones de agua y una pequeña despensa para pasar los días frente a lo poco que queda de su inmueble.

Cuenta que desde que dejaron sus viviendas todo fue un viacrucis, desde obtener el dictamen y organizarse, “un día nos citaba Protección Civil otro día la delegación, la Seduvi, ha sido un ir y venir, para muchos faltar a sus trabajos”.

“Una vez que supimos que el edificio sería demolido, a varios vecinos les faltaban muchos documentos, la liberación de los créditos, testamentos, hay algunos que están intestados, había nombres incorrectos, direcciones, en fin, ha sido para muchos un largo camino que no acaba, seguimos en papeleo, ahora con el INVI”.

Para muchos de los afectados la incertidumbre jurídica seguirá pues algunos no pueden reunir su documentación, otros, por ejemplo, no tienen escrituras, solo contratos privados, a eso se suman sus dudas sobre el financiamiento, no saben con exactitud cuánto pagarán.

Al principio los afectados se fueron a vivir con sus familiares, ahora la mayoría tiene un gasto extra de su presupuesto de entre 7 a 10 mil pesos por pago de renta.

osamayor

La reconstrucción de Osa Mayor podría tener modificaciones para recuperar la inversión del INVI, es decir, a los 14 pisos se les podrían construir dos pisos más con ocho departamentos y tener en total 64.

De acuerdo con Carmona, en la reunión que tuvieron con Mancera y en la carta compromiso que se le dio se les aseguró que Osa Mayor se construirá de la misma altura, con el mismo número de departamentos y negocios −ubicados en la planta baja− igual como tenían sus departamentos, pero los rumores sobre más pisos es tema de conversación entre ellos.

“Que ya casi termine la demolición nos alienta, pues vemos a otros damnificados y al menos nosotros vamos avanzando, esperamos que entre un año o año y medio ya esté lista nuestra Osa”, sostuvo la administradora.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Afganistán: al menos 60 muertos en ataques con explosivos y tiroteos en las afueras del aeropuerto de Kabul

El atentado ocurrió cerca de una de las entradas del aeropuerto. Más temprano, tanto Estados Unidos como Reino Unido habían advertido de la posibilidad de un ataque.
26 de agosto, 2021
Comparte

Decenas de personas, entre ellas mujeres y niños, murieron este jueves en un ataque suicida con explosivos en las afueras del aeropuerto Hamid Karzai de Kabul.

Se habla de personas heridas que están siendo evacuadas del lugar hasta en carretillas. También se reportaron tiroteos y otra explosión en un hotel cercano al aeropuerto.

Un funcionario de Salud le confirmó a la BBC que el balance de muertos es de al menos 60 personas y que hay 140 heridos.

“El Emirato Islámico condena de forma contundente los ataques que tienen como objetivo a civiles en el aeropuerto de Kabul”, dijo en un tuit Zabihullah Mujahid, portavoz del Talibán, que ya está en control del país, pero no del aeropuerto, aún bajo el mando de Estados Unidos durante la desesperada misión de evacuación de los últimos días.

Las explosiones “tuvieron lugar en un área donde las fuerzas de Estados Unidos son responsables de la seguridad”, precisó Mujahid.

El Pentágono estadounidense confirmó los ataques y los definió como una operación “compleja”.

Corresponsales de la BBC indicaron que el atentado ocurrió cerca de la entrada Abbey Gate, la cual es resguardada por fuerzas estadounidenses y británicas.

“Podemos confirmar que la explosión en esa puerta fue el resultado de un ataque complejo que provocó víctimas civiles y de soldados estadounidenses”, dijo el portavoz del Pentágono, John Kirby. Medios estadounidenses hablan de 10 militares muertos.

“También podemos confirmar al menos otra explosión cerca o en el mismo Hotel Baron, a poca distancia de la puerta Abbey”, agregó.

Miles de personas se han agolpado en los últimos días cerca del aeropuerto buscando salir del país antes del 31 de agosto, fecha en la que vence el plazo de retirada definitiva de tropas de Estados Unidos tras 20 años de presencia en el país que coincide con la recuperación de poder por parte del Talibán, el enemigo que regresa al poder y al que derrotó hace dos décadas.

Aunque el lugar es controlado por fuerzas estadounidenses, el perímetro del aeropuerto está bajo control de los talibanes.

Afganos muestran credenciales en el aeropuerto para tratar de salir del país.

Este jueves tanto Estados Unidos como Reino Unido habían elevado el nivel de alerta en el lugar diciendo que habían recibido informes sobre un posible ataque asociado a Estado Islámico, otro grupo islamista radical pero rival del Talibán.

“Videos compartidos en internet muestran pilas de cuerpos, por lo que podemos anticipar que la cifra de víctimas sea alta”, dijo el corresponsal de la BBC en Kabul, Secunder Kermani.

Mapa

Demasiado desesperados como para acatar los avisos

Por Secunder Kermani, corresponsal de la BBC en Kabul

A pesar de los avisos de un inminente ataque, había muchas personas en el lugar del ataque, a las afueras del aeropuerto.

La gente está en una situación de desesperación tal que no va a prestar atención a este tipo de alertas. Escucha muchos rumores y sólo se enfocan en salir el país.

Y ya han sufrido mucho para llegar a este punto. Muchos ha acampado durante días en condiciones precarias. Lo que para ellos parecía una amenaza vaga o hipotética al inicio del día no fue suficiente para alejarlos del aeropuerto.


“Cuerpos arrojados a un canal”

Un testigo en el lugar de la explosión le dijo a un periodista que la explosión fue “realmente potente”.

“Donde estábamos hubo de repente una explosión”, dijo el hombre en un video compartido por la agencia Reuters.

Dijo que vio “al menos de 400 a 500 personas” en el área y que observó “fuerzas extranjeras” entre las víctimas.

“Llevamos a los heridos en camillas. Mis ropas están completamente cubiertas de sangre”.

“Hay cuerpos que han sido arrojados a un canal cercano”, dijo Milad, también presente en el lugar del ataque, a la agencia AFP.

“Cuando la gente escuchó la explosión hubo un pánico total. El Talibán entonces empezó a disparar al aire para dispersar a la gente presente en la puerta”, añadió.

“Vi a un hombre correr con un bebé herido en sus brazos”


Un ataque previsto

Por Frank Gardner, Corresponsal de Seguridad de la BBC

El ataque fue una combinación de tiroteos y de explosivos, lo que es una clásica táctica de insurgencia.

Así han sido muchos de los ataques en zonas urbanas que han ocurrido en Afganistán en los meses y años recientes, generalmente con un atacante suicida detonando la explosión.

Esto es exactamente lo que los servicios de inteligencia estaban avisando que iba a suceder.


Mapa de Kabul

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6X6MQcydovo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.