Autoridades torturaron a detenidos por caso Ayotzinapa para obtener confesiones: ONU
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Autoridades torturaron a detenidos por caso Ayotzinapa para obtener confesiones: ONU

La ONU señaló que en el marco de las investigaciones de la desaparición de los 43 normalistas algunos de los detenidos fueron torturados y se violaron sus derechos humanos para obtener confesiones.
Por AFP
15 de marzo, 2018
Comparte

El Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU exhortó este jueves al gobierno mexicano a perseguir y sancionar abusos y actos de tortura contra detenidos en la investigación del caso de los 43 estudiantes desaparecidos en 2014.

La oficina del Alto Comisionado en México presentó el informe “Doble injusticia”, que analiza los casos de violaciones a los derechos humanos cometidos en el marco de las investigaciones del caso, que desató una ola de indignación en todo el mundo.

El documento precisa que han sido detenidas y procesadas 129 personas y tras analizar 34 casos, el Alto Comisionado encontró “fuertes elementos de convicción sobre la comisión de tortura, detenciones arbitrarias y otras violaciones de derechos humanos”.

La noche del 26 de septiembre, estudiantes de la escuela de maestros de Ayotzinapa, en el sureño estado de Guerrero, se apoderaron en la ciudad de Iguala de autobuses que usarían para sus movilizaciones, pero fueron detenidos por policías locales.

Según la hipótesis oficial, los policías entregaron a los estudiantes al cartel criminal Guerreros Unidos, que los habría asesinado para luego arrojar sus cenizas a un río. Pero expertos independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han cuestionado esa versión.

La Procuraduría General (fiscalía) es señalada de manera particular en el informe de las Naciones Unidas, pues se encontró que los casos documentados de violaciones ocurrieron después del 5 de octubre de 2014, cuando las autoridades federales se hicieron cargo de la investigación que inició la fiscalía del estado de Guerrero.

“En todos los casos analizados, los individuos presentaron numerosas lesiones físicas, certificadas por exámenes médicos, que son compatibles con lesiones resultado de tortura”, añade el informe.

Los involucrados en estos abusos serían elementos de la fiscalía, de la policía federal y militares de la Marina.

El informe subraya además que las autoridades han dado explicaciones “improbables y fácilmente refutables” sobre las lesiones, como alegar estado de ebriedad, autogolpes o caídas.

‘Búsqueda de la verdad’

En sus recomendaciones, el Alto Comisionado llama a la fiscalía General a investigar e identificar a los responsables -y a sus superiores jerárquicos- de estas violaciones a los derechos humanos y llevarlos ante la justicia.

También llama a la fiscalía y al Poder Judicial a desestimar las pruebas obtenidas y exhorta al Ejecutivo mexicano a crear un consejo asesor de lucha contra la impunidad que a su vez impulse reformas que fortalezcan las capacidades de investigación.

El Alto Comisionado subraya que el objetivo de este informe, basado en investigaciones realizadas por otras fuentes y organismos, no busca presentar una versión alternativa del caso Iguala ni señalar a los posibles responsables de la desaparición forzada de los estudiantes.

“El informe contribuye a la búsqueda de la verdad y la justicia en dicho caso y, más ampliamente, a la agenda nacional de lucha contra la impunidad, las desapariciones y la tortura en México”, sostiene.

Desde diciembre de 2006, cuando el gobierno de entonces lanzó un polémico operativo militar antidrogas, se han registrado más de 200.000 asesinatos y miles de desapariciones, según cifras oficiales que no precisan cuántos de estos crímenes están relacionados con el combate a la delincuencia organizada.

Varios mecanismos internacionales de derechos humanos dentro y fuera de México ya han denunciado que en las investigaciones de este caso se cometieron distintos abusos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿A qué edad se le debe dar celulares a los niños?

Ahora que se acerca la Navidad muchos niños querrán tener un celular, entre otras cosas porque varios de sus amigos seguramente ya tienen uno. ¿Cómo saber si es el momento adecuado para dar ese paso?
24 de diciembre, 2019
Comparte
niños

Getty
Para muchos padres es importante que sus hijos tengan un teléfono inteligente.

Un nuevo informe de Common Sense Media, una organización sin fines de lucro que informa sobre tecnología y medios para niños, reveló que a la edad de 11 años, más de la mitad de los niños en Estados Unidos tienen su propio teléfono inteligente.

A los 12 años, más de dos tercios lo tienen, y a los 14, los adolescentes tienen la misma probabilidad que los adultos de tener un teléfono inteligente.

Algunos niños comienzan mucho más jóvenes. ¡Casi el 20% de los niños de 8 años tienen su propio teléfono inteligente!

Entonces, ¿cuál es la edad adecuada para que un niño tenga su propio celular?

Me dedico a estudiar los efectos de los medios y la tecnología en los niños, y estoy aquí para decir que no hay una única respuesta correcta a esta pregunta. La mejor respuesta que puedo dar es: la edad adecuada es cuando tanto los padres como el hijo sientan que es el momento indicado.

familia.

Getty
Padres e hijos deben ponerse de acuerdo sobre cuál es el mejor momento para tener un celular.

Cómo hablar sobre celulares

Estos son algunos puntos que pueden servirle tanto a los niños como a los padres para tomar una buena decisión.

Responsabilidad: ¿el niño o la niña ha demostrado que en términos generales es responsable? ¿Tiene cuidado con sus pertenencias? ¿Entiende el valor del dinero y puede ahorrar para comprar las cosas que desea?

Todas estas son buenas señales de que puede estar listo para un teléfono. De lo contrario, sería aconsejable esperar un poco más.

Seguridad: ¿va hacia o desde la escuela o después de la escuela sin la compañía de adulto? En estos momentos es cuando los teléfonos a menudo pasan de un ser un “deseo” a una “necesidad”.

mujer y niña

Getty
El nivel de responsabilidad es uno de los factores a tener en cuenta a la hora de decidir si el niño o la niña pueden tener un celular.

A veces, los padres dicen que se sienten mejor sabiendo que pueden comunicarse con sus hijos directamente, y que sus hijos también pueden comunicarse con ellos.

Madurez social: ¿trata a sus amigos con amabilidad y respeto? ¿Entiende que lo que se publique en internet es permanente? Una vez algo se publica en la red, puede que nunca llegue a poder borrarse. Es muy importante comprender este asunto antes de tener un teléfono inteligente.

Todos en algún momento nos enojamos y decimos cosas hirientes, aunque esa no sea nuestra intención, pero publicar algo en internet de lo cual más tarde uno se arrepiente o quisiera retractarse, así sea en una de las “apps anónimas”, puede dejar efectos dañinos reales y duraderos.

niña

Getty
El mal uso de la tecnología puede tener efectos dañinos y duraderos.

En la era de los teléfonos inteligentes ha habido un gran crecimiento del acoso cibernético, también llamado cyberbullying.

El manejo inteligente del teléfono inteligente

Si los padres y el hijo deciden que ya es un buen momento para dar el paso, aquí hay algunos consejos para crear una relación saludable con el teléfono.

¡Los padres deben dar buen ejemplo! Los padres son la influencia más importante en la vida de sus hijos, y eso vale tanto para el uso de la tecnología como para cualquier otro aspecto de la vida.

familia

Getty
Los padres deben dar buen ejemplo sobre el uso de celulares.

Si los padres están pegados a sus teléfonos todo el día, ¿qué pasará? Sus hijos probablemente harán lo mismo.

En cambio, si los padres tienen hábitos como guardar el teléfono durante las comidas y no enviar mensajes de texto mientras conducen, eso ayudará a los niños a desarrollar ese tipo de comportamientos saludables.

Padres e hijos deben hablar juntos sobre la importancia de establecer reglas y límites alrededor del uso del teléfono y el tiempo que pasan frente a la pantalla.

Comprender por qué se establecen y se aplican las reglas puede ayudar a los niños comportarse de acuerdo a las normas.


*Fashina Aladé es profesora asistente de publicidad y relaciones públicas en la Universidad Estatal de Michigan.

Este artículo apareció originalmente en The Conversation y se publica aquí bajo una licencia de Creative Commons. Lee el artículo original en inglés aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4

https://www.youtube.com/watch?v=SZY7ugs_DvI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.