Quiénes eran los 3 estudiantes de cine asesinados y ¿por qué los jóvenes están siendo víctimas de la violencia?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Quiénes eran los 3 estudiantes de cine asesinados y ¿por qué los jóvenes están siendo víctimas de la violencia?

La administración de Enrique Peña Nieto llega a sus últimos meses de gobierno este 2018 con la cifra más alta de homicidios desde que se iniciaron los registros oficiales en 1997.
26 de abril, 2018
Comparte

El asesinato de tres estudiantes de cine en Jalisco se suma a los más de 200 mil homicidios que el país ha registrado en la última década.

Pero los detalles que han ofrecido las autoridades acerca de cómo murieron a manos de los criminales que los secuestraron, asesinaron y disolvieron sus cuerpos en ácido, ha generado gran indignación.

Salomón Aceves, Marco García y Daniel Díaz fueron raptados por miembros del Cartel Jalisco Nueva Generación el 19 de marzo pasado, según las investigaciones.

Los tres universitarios volvían a sus casas después de realizar una proyecto escolar a las afueras de Guadalajara, la segunda ciudad más grande de México, cuando fueron interceptados por criminales.

Resultaron ser víctimas de una presunta “confusión” con integrantes de un grupo rival del CJNG, según la investigación de la Fiscalía de Jalisco.

¿Qué se sabe de estos tres estudiantes asesinados?, ¿por qué los jóvenes están siendo víctimas -y también victimarios- en la violencia del crimen organizado?

Una protesta en Guadalajara

AFP
La desaparición de los tres estudiantes de cine generó protestas masivas en Guadalajara y Ciudad de México.

Javier Salomón Aceves Gastélum

Salomón Aceves tenía 25 años. Le decían de cariño “Salo”. Era originario de la ciudad de Mexicali y era estudiante de cine en la Universidad de Medios Audiovisuales de Guadalajara (CAAV).

Su hermana Michelle escribió un conmovedor mensaje en su cuenta de Facebook en el que lo describió como una persona muy dedicada, que mostraba pasión por la cinematografía

“Me pone triste que hayan apagado tus sueños así nada más. Yo sé que tenías futuro, se notaba en el cómo sostenías tu cámara, como dirigías”, escribió.

“Sobre ti había colores, una luz que resplandecía en tus ojos de tantas ideas e imaginación que tenías. Tú nunca estabas en blanco“.

Otra de sus pasiones era tocar la batería.

Lo hacía con la banda Betray Me, la cual también publicó un mensaje de despedida: “Hasta siempre hermano, siempre vivirás en nuestros corazones. Fuiste y serás parte esencial de este proyecto”.

Marco Francisco García Ávalos

Prefería firmar como Marco Ávalos. Era originario de Tepic, la capital del estado de Nayarit, y tenía 20 años.

Apenas estaba cursando el segundo cuatrimestres de la CAAV y su talento se enfocaba en la edición de video y el manejo de programas de postproducción, según han dicho sus compañeros a la prensa de Jalisco.

“Su sueño era ser el mejor director y nadie lo dudaba, porque todos sabíamos lo talentoso que era y el don que tenía para comunicarse con la gente”, dijo su amiga Aylin Michelle al diario El País.

También lo describió como el chico que “le daba lo divertido” a las reuniones de amigos.

Jesús Daniel Díaz García

Daniel Díaz

Daniel Díaz/CAAV
Daniel Díaz compartía varios de sus trabajos a través de su cuenta de YouTube.

Daniel Díaz era originario de la ciudad de Los Cabos, en Baja California Sur. También tenía 20 años y era alumno del CAAV.

A menudo compartía sus trabajos audiovisuales en la plataforma Proyecta de su escuela.

Pero también le gustaba jugar fútbol. De hecho, cuando fue secuestrado, usaba muletas por una lesión que sufrió al jugar balompié.

Sus compañeros lo recuerdan por su alegría y por ser una persona muy tranquila.

“Nosotros hacíamos tarea juntos, nos juntábamos en mi casa, en mi departamento para hacer tareas, para hacer videos, para hacer guiones”, dijo una de sus compañeras al diario Mural.

Varios de los trabajos que hicieron los tres estudiantes juntos los compartían a través de YouTube.

 

¿Qué dice este crimen de la situación del país?

El gobierno de Enrique Peña Nieto comenzó con índices delictivos a la baja, principalmente en el renglón de los homicidios que marcaron negativamente el sexenio de Felipe Calderón.

De acuerdo con analistas consultados por BBC Mundo, eso generó una percepción de que la seguridad en el país estaba mejorando.

Sin embargo, la administración llega a sus últimos meses de gobierno este 2018 con la cifra más alta de homicidios en un gobierno de seis años desde que se iniciaron los registros oficiales en 1997.

Para el académico y experto en seguridad nacional Javier Oliva, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el caso de los tres estudiantes asesinados en Jalisco es “síntoma de cómo la violencia en México está muy lejos, muy lejos -enfatiza- de descender o estar controlada”.

En particular, el tipo de violencia usada en contra de Salomón, Marco y Daniel, refleja los niveles de crueldad que han alcanzado las organizaciones criminales, dice el académico a BBC Mundo.

“Nos remite a cómo ha ido escalando la sevicia, que es una palabra muy fuerte en español: una crueldad extrema, inhumana, si es que la crueldad puede ser catalogada de otra manera”, señala.

Protesta en Guadalajara

AFP
Las manifestaciones tras el caso de los 3 estudiantes asesinados nuevamente han demandado acciones de las autoridades contra la violencia.

Por su parte, Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), una ONG que monitorea los índices de inseguridad en el país, señala que este tipo de crímenes son los que exponen la falta de control del territorio mexicano por parte del gobierno.

En este caso, los universitarios realizaban un proyecto escolar y fueron secuestrados en Tonalá, un municipio conurbado de Guadalajara, la segunda ciudad más grande de México.

“Si hay algo que desnuda la debilidad del Estado son las desapariciones, porque donde hay desapariciones, el Estado no controla el territorio”, indica Rivas en conversación con BBC Mundo.

El analista considera que el hecho de que haya pasado más de un mes desde que los jóvenes desaparecieron para que las autoridades encontraran evidencias de qué pasó con ellos muestra las falencias de la autoridad.

El gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, había pedido un plazo de 15 días para resolver la desaparición de los jóvenes, pero los resultados fueron presentados luego de 34 días.

“El Estado es incapaz de tener una respuesta temprana y pronta. Hay debilidad para investigar los delitos, hay violación de los derechos de las personas y falta de acceso a la verdad y la justicia para las personas”, explica.

¿Por qué los jóvenes?

Como las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía indican, de alrededor de 210 mil homicidios que ocurrieron de 2007 a 2016, más de 107 mil fueron de personas entre 15 y 34 años.

En promedio por cada mujer que fue asesinada, ocho víctimas fueron hombres.

Si bien una parte de ello se explica por el hecho de que el grueso de la población mexicana es joven, el director del ONC también señala que las condiciones sociales y económicas hacen propicio el que sean reclutados.

Uno de los victimarios confesos de los 3 estudiantes era un chico de 20 años, quien está detenido y fue identificado por las autoridades como Omar N.

“Los jóvenes están más expuestos en su vida cotidiana”, señala Rivas, pues además de que padecen de la falta de respeto a sus derechos humanos, también carecen de espacios de estudio y trabajo.

“Pueden entrar al narcotráfico o a la delincuencia organizada porque es el mercado que más fácilmente les recibe, en donde hay ingresos potencialmente mayores que en un mercado laboral lícito. Pero también hay quienes ingresan por ser obligados”, indica.

Además de los homicidios, el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas muestra que de 34 mil personas que están en calidad de desaparecidas en México, el 35% son menores de 29 años.

“No es posible continuar así”, expresaron este miércoles en un inusual comunicado conjunto la UNAM y la Universidad de Guadalajara, dos de las principales instituciones de educación superior de México.

Cada uno de ellos representa una investigación fallida, una familia destrozada y una esperanza perdida. La escalada de violencia y la impunidad rampante está presente en todos los rincones de nuestra nación”.

Y añadieron: “Exigimos acciones inmediatas para frenar y erradicar esta violencia que a todos nos agravia e indigna”.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

A Yazmín la violaron en un salón: UNAM registró mil 486 quejas por violencia de género en 4 años

En 4 años, las conductas más denunciadas en la UNAM fueron el acoso y abuso sexual. El 55.9% terminó con una sanción formal al agresor.
Cuartoscuro
18 de febrero, 2021
Comparte

Para Yazmín el inicio de la pandemia fue la única forma de dejar de sentirse ansiosa y asustada al acudir a la escuela, pues con las clases virtuales por fin dejó de ver al hombre que la violó, quien al igual que ella era alumno de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En febrero de 2020, la joven de 22 años denunció ante la UNAM y ante la Fiscalía de la Ciudad de México a Beto, un estudiante del noveno semestre de la carrera de Ingeniería Química de haberla violado y ejercido violencia física y psicológica en su contra mientras era su pareja, actos que cometió dentro de las instalaciones de la Facultad de Química, en Ciudad Universitaria.

“Aquel martes yo no había llegado a mi primera clase, estaba muy enferma y débil. Fuimos a ‘Metalandia’, donde era mi segunda clase y buscamos un salón porque yo quería dormir. Me senté en una silla, él me dio su bata para taparme y nos tomó una foto que subió a redes sociales diciendo que me cuidaba. Minutos más tarde me tiró de cara al piso, tomó mis muñecas aferrándolas al suelo, me bajó y se bajó el pantalón para proceder a penetrarme. Lloré, le pedí que se detuviera, intenté moverme, pero no pude”, cuenta Yazmín.

Las actitudes violentas de Beto habían iniciado un año antes y la violó más de una vez, pero fue hasta febrero de 2020 que ella decidió denunciarlo, porque a pesar de que terminó su relación él continuaba acosándola y le aseguraba que nadie le creería si lo acusaba, porque como profesor adjunto de Cálculo y Álgebra tenía preferencia por parte del personal de la facultad.

En la Universidad le ofrecieron dos alternativas para resolver su queja: otorgar el perdón al agresor, a cambio de que este se comprometa a no volver a cometer la conducta denunciada, o continuar con el proceso a través del Tribunal Universitario, que decidiría si ameritaba alguna sanción.

Te puede interesar: UNAM ya considera falta grave la violencia de género, pero no endurece sanciones

En cuatro años desde que inició la implementación del Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género en la UNAM, de agosto del 2016 al mismo mes de 2020, se interpusieron mil 486 quejas, contra mil 311 presuntos agresores.

De acuerdo con el Cuarto Informe sobre la implementación del Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género en la UNAM, el 94.9% de los agresores fueron hombres, mientras que el 98.2% de las víctimas fueron mujeres.

El reporte destaca que el 79.2% de las quejas por violencia de género fueron presentadas por alumnas, el 11.3% por personal administrativo y el 2.6% por personal académico.

De los presuntos agresores, la mayoría de los denunciados (42.9%) eran alumnos, seguidos de académicos (27.7%), personal administrativo (14.5%), personas externas (4.3%) y no identificadas (5.3%).

En el 12.1% de los casos, la situación de violencia ocurrió entre personas que sostuvieron una relación personal, y entre estos, la mayoría de las quejas (113) se interpusieron por presuntas agresiones por parte de una expareja, como sucedió con Yazmín.

Los tipos de violencia de género mayormente denunciados son la violencia sexual (67.3%), violencia psicológica (40.4%), violencia física (17.4%) acoso (13%) y discriminación por género (12.3%).

Por violencia sexual, la más recurrente, se presentaron mil 226 quejas en cuatro años, por abuso sexual (23.8%), hostigamiento sexual (23.4%) y acoso sexual (21.4%). 

En los casos donde se denunció abuso sexual, la mayoría de las denuncias se refirieron a tocamientos sin consentimiento (271), “ejecución de acto sexual” -como se nombra la violación- (133), y observar a una persona masturbarse (13).

Seis de cada diez víctimas tienen entre 18 y 24 años, y la mayoría de ellas (43.5%) eran estudiantes de las Facultades y Escuelas ubicadas en Ciudad Universitaria. El 30.1% pertenecían a Facultades de Estudios Superiores y el 10.9% a planteles de la Escuela Nacional Preparatoria.

“Él seguía asistiendo a clases”

Yazmín vivió con angustia los siguientes meses de clases, aún cuando eran virtuales. Beto no tomaba las mismas materias que ella, pero en algunas otras en las que se puede inscribir toda la comunidad estudiantil existía la posibilidad de encontrarlo como su compañero.

La siguiente vez que Yazmín supo sobre el procedimiento contra Beto fue en octubre, cuando le notificaron que su agresor había sido suspendido desde marzo de 2020 y hasta enero de 2021, lo que implicaba que no podía asistir ni impartir clases.

Sin embargo, Beto incumplió con la suspensión que le dictaron como sanción por haber violado y maltratado física y psicológicamente a Yazmín y continuó asistiendo a clases. Compañeros de la joven le mostraron capturas de pantalla y videos que demostraban su participación.

Con dichas pruebas, Yazmín volvió a comunicarse con la Unidad para la Atención y Seguimiento de Denuncias de la Facultad de Química y acusó a su agresor de incumplir con la sanción.

Los días transcurrieron y la joven no obtuvo respuesta, por lo que ella y sus compañeros decidieron realizar una protesta durante el homenaje que se rindió a Mario Molina. Los estudiantes escribieron consignas como “Facultad de Química, resuelve ya”, “En la Facultad de Química nos Violentan” y “De qué nos sirve tener un Premio Nobel si no podemos estar seguras”.

Tras la protesta, la Facultad de Química informó que la queja de la alumna había sido atendida, que la investigación se encontraba en curso y que el alumno se encontraba suspendido. Días después le informaron vía correo electrónico a Yazmín que Beto había sido expulsado de la UNAM.

Lee más: Comisión de Género de Jurídicas de la UNAM condena el trato de Ackerman a Sabina Berman

De los mil 158 procedimientos iniciados en cuatro años por violencia de género, 648 concluyeron con una sanción formal (55.9%), 30 con un procedimiento alternativo -de conciliación – (2.3%). Otros 278 continúan en trámite (8%), en 93 de ellos no se encontraron elementos para sancionar (8%) y 89 se declararon insubsistentes (7.6%).

Beto es uno de los 26 agresores que fueron expulsados de la UNAM entre 2016 y 2020 por cometer violencia de género. En 75 de los casos fueron amonestados, 112 fueron suspendidos, 18 firmaron carta compromiso, a 3 se les hizo un exhorto y uno solo tuvo como sanción un acta administrativa.

En 54 de los casos no hubo elementos para sancionar, en 14 se concluyó el asunto con un procedimiento alternativo y en 34 se declaró insubsistencia.

Ahora Yazmín puede asistir a clases sin temor, aunque fuera de las aulas su angustia continúa, pues su violador continúa impune. Su denuncia por violación ante la Fiscalía de la Ciudad de México continúa en curso.

Debido a que continúa la emergencia por la pandemia de COVID-19 que impide las clases y la gestión de trámites de forma presencial en la UNAM, la institución se encuentra brindando orientación a mujeres que quieren presentar quejas por violencia de género a través de su página web.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.