AMLO acusa al PRD de planear la compra de miles de votos en la CDMX

Andrés Manuel López Obrador acusó al gobierno de la ciudad de querer “traficar con la pobreza” a través de la entrega de despensas y materiales de construcción.

amlo
Cuartoscuro

En su primer mitin en la Ciudad de México tras el arranque formal de las campañas, el pasado 1 de abril, Andrés Manuel López Obrador acusó al PRD de planear la compra de “miles de votos” en la capital del país, a través de programas sociales y la entrega de materiales de construcción.

“Me da pena decirlo, porque de alguna manera fuimos fundadores de ese partido (el PRD). Pero ahora resulta que quienes están en el gobierno de la Ciudad de México compran también los votos, lo que nunca se había visto antes”, dijo el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, integrada por Morena, el Partido del Trabajo y Encuentro Social.

Durante un mitin en la explanada delegacional de Azcapotzalco, donde Morena le quitó el dominio al PRD el pasado verano de 2015, López Obrador aseguró que el actual gobierno perredista de la ciudad busca “traficar con la pobreza y la necesidad del pueblo”. Y señaló que tiene información sobre un presunto desvío de recursos del presupuesto de la capital, para la compra de “dádivas”, aunque no ofreció detalles ni pruebas del presunto desvío.

El político tabasqueño dijo que tienen identificados grandes almacenes donde el gobierno de la ciudad guardaría diversos productos, como tinacos y materiales de construcción, para repartirlos entre la población “ya cuando se vaya acercando la elección”. No obstante, López Obrador tampoco precisó en qué lugar o lugares de la ciudad se encuentran esos almacenes. De hecho, pidió a sus simpatizantes que “estén pendientes” de estas bodegas, y a los dirigentes de Morena en la capital les instó “a buscar una forma para recibir información de dónde están esas bodegas”.

“Hay que estar pendientes. No podemos permitir que se trafique con la pobreza ni la necesidad del pueblo”, subrayó el tabasqueño.

Luego de una primera semana de campaña, en la que recorrió los estados del norte del país, López Obrador visitó la ciudad que gobernó como jefe capitalino entre 2000 y 2005, y se comprometió a dar “facilidades” a los damnificados por el sismo del pasado 19 de septiembre, que perdieron sus viviendas. Dijo que les serán otorgados créditos sin intereses.

“Se les va a dar facilidades. Recuerden que a nosotros nos tocó construir más de mil unidades habitacionales. En aquel entonces se daban esos departamentos de 60 metros cuadrados en 120 mil pesos, a pagar en 20 años sin intereses. Y ahora va a ser así –recalcó-. No van a ser créditos onerosos con intereses. Va a ser apoyo para la gente que perdió sus departamentos con el sismo. Va a haber justicia”.

Durante el mitin en Azcapotzalco, López Obrador estuvo acompañado de la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, de Tatiana Clouthier, su jefa de campaña, y de Claudia Sheinbaum, candidata de Morena al gobierno de la ciudad de México.

División de opiniones sobre Gabriela Cuevas, ex del PAN

En un mitin posterior, en la delegación Miguel Hidalgo, López Obrador reiteró varias de sus propuestas de campaña, como que invertirá 110 mil millones de pesos al año en dar becas a 2 millones 600 mil jóvenes para que estudien y trabajen. AMLO aseguró que financiará estas becas con el combate a la corrupción, con el que planea ahorrar 500 mil millones de pesos, en caso de ser elegido presidente.

“El dinero no es problema. El problema es la corrupción”, aseveró.

En el templete del mitin en la Miguel Hidalgo estuvo Gabriela Cuevas, exjefa de esa delegación, y candidata a diputada por Morena, luego de que renunciara al PAN después de más de dos décadas en el blanquiazul.

Aunque fue recibida con aplausos por los asistentes que no llenaron el parque Cañitas –la Miguel Hidalgo es actualmente territorio del PAN-, los simpatizantes de Morena vieron su figura con división de opiniones. No tanto por su reciente pasado panista, sino por su labor al frente de la delegación que gobernó entre 2006 y 2009.

“Cuando fue jefa delegacional en la Miguel Hidalgo no confié en sus decisiones. Creo que lo hizo solo regular. Además, no tenía la capacidad para gobernar porque era muy joven, y porque no tenía poder para controlar al grupo que la rodeaba”, opinó Ignacio Serrano, simpatizante de Morena.

“No comparto sus ideas. Es una mujer que viene de la derecha y nosotros somos de izquierda”, añadió por su parte Alberto Guzmán.

“Yo fui muy crítico del gobierno de Gaby Cuevas en la Miguel Hidalgo. Pero también me cautiva que el proyecto de Morena incluya a personas con otras ideas. Creo que eso habla bien del pluralismo del proyecto de Andrés Manuel”, dijo por su parte Guillermo Pérez.

Quien no estuvo en el templete junto a López Obrador, ni Claudia Sheinbaum, fue Víctor Hugo Romo, exjefe delegacional con el PRD de la Miguel Hidaglo, y actualmente candidato de Morena a dirigir de nuevo esa demarcación. No obstante, su ausencia se debió a que las campañas locales inician hasta el próximo 29 de abril, por lo que aún no puede solicitar el voto a la ciudadanía.

Close
Comentarios