El año en el que México legalizó (brevemente) las drogas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El año en el que México legalizó (brevemente) las drogas

La venta y la compra de pequeñas cantidades de drogas, incluida la marihuana, la cocaína y la heroína, fueron efectivamente despenalizadas.
Por BBC Mundo
15 de abril, 2018
Comparte

El 5 de enero de 1940, el presidente de México Lázaro Cárdenas hizo algo verdaderamente revolucionario: promulgó el nuevo Reglamento Federal de Toxicomanías.

La legislación eliminó los viejos edictos punitivos sobre los delitos de drogas, autorizó a los médicos a recetar narcóticos a los adictos, estableció clínicas ambulatorias para ayudarlos y formuló peticiones más amplias para tratarlos como enfermos y no como criminales.

Menos de un mes después de la firma, el reglamento entró en vigor.

La venta y la compra de pequeñas cantidades de drogas, incluida la marihuana, la cocaína y la heroína, fueron efectivamente despenalizadas.

Los delincuentes a pequeña escala fueron liberados de la cárcel y de las clínicas de adicción a las drogas de la ciudad.

Los agentes de policía redujeron drásticamente los arrestos por delitos de drogas y se establecieron media docena de dispensarios en Ciudad de México.

La alarmante epidemia en Estados Unidos de recién nacidos con dependencia a las drogas

Algunos periodistas mexicanos conservadores pensaron que con la medida se corría el riesgo de provocar una ola de delincuencia en el país. Pero la mayoría la consideró un gran éxito.

A mediados de marzo de 1940, al menos 1.000 adictos asistían a los dispensarios diariamente a comprar pequeñas dosis controladas de cocaína y morfina bajo supervisión médica y a valor de mercado.

Los médicos y periodistas se pronunciaron a favor del cambio.

“Atraer (al adicto) —en lugar de perseguirlo—, registrarlo y someterlo a tratamiento médico y psicológico (…) constituirá un medio fundamental para combatir la adicción“.

Morfina

Getty Images
Al vender las drogas de mejor calidad, de manera controlada y a precios mucho más bajos, la medida truncó el comercio ilegal.

Lo mismo opinaban los toxicómanos.

Un adicto a la heroína sin hogar conocido como “Rompepechos” testificó: “Solo queremos que digan la verdad (…), que nos dosifiquen según nuestro estado físico para que podamos reintegrarnos a la sociedad y regresar a nuestros trabajos”.

“Ahora lo están haciendo. Dígale a sus lectores que estamos muy agradecidos con la Secretaría de Salud, muy agradecidos”, agregó.

Los bajos precios que ofrecían esas clínicas también paralizaron el comercio ilegal.

La morfina del gobierno se vendía a 3,20 pesos el gramo. En la calle, la misma cantidad de heroína costaba entre 45 y 50 pesos. Además, estaba muy diluida con lactosa, carbonato de sodio y quinina. Un gramo puro probablemente costaba cerca de 500 pesos.

Esos precios socavan los distribuidores: los traficantes de Ciudad de México perdían 8.000 pesos al día.

Sin embargo, antes de que pasaran seis meses, la legislación fue anulada.

El diario Universal con la noticia

BBC
Pronto llegó el fin.

El 7 de junio de 1940, el gobierno declaró que la escasez de cocaína y morfina debido a la guerra impedía que el plan funcionara. El mes siguiente se introdujo de nuevo la antigua legislación punitiva de 1931.

La breve historia del coqueteo de México con la legalización tiene una profunda resonancia contemporánea.

Desde 2006 hasta 2016, se estima que la guerra de México contra las drogas le ha costado la vida a aproximadamente 160.000 personas.

La legalización sigue siendo un tema controvertido.

Sin embargo, en todo el mundo hay voces que instan a que cambie la política frente a las drogas. Los expertos alaban el éxito del experimento de Portugal con la despenalización, mientras que los estados de Estados Unidos compiten para recaudar los ingresos fiscales de la marihuana legalizada.

Hombre pasando frente a tienda de marihuana medicinal

Getty Images
Tras insistir en que le hicieran la guerra en otras partes del mundo, cada vez más estados de EE.UU. permiten la venta de marihuana que ahora sí describen como “medicinal”.

Hasta el conservador diario británico Times escribió que la adicción debía tratarse como un problema de salud más que como un delito.

En la atmósfera internacional actual, la política de México de 1940 parece curiosamente profética.

Aunque dejó varios interrogantes. ¿Por qué legalizaron las drogas? Y si fue tan exitoso, ¿por qué lo detuvieron de repente?

“El mito de la marihuana”

En muchos sentidos, la legalización mexicana fue una creación de un hombre: Leopoldo Salazar Viniegra.

Médico de formación, estudió psiquiatría y neurología en Francia antes de regresar a México.

En 1938 fue puesto a cargo del Hospital de Drogadicción de Ciudad de México. El lugar estaba repleto. Al igual que EE.UU., México encerraba a miles de adictos cada año.

Durante los siguientes dos años, Salazar escribió una serie de artículos académicos y participó en entrevistas de prensa que no solo criticaban el status quo prohibicionista sino que también establecían el marco para un mejor sistema.

En esencia, sus argumentos fueron triples.

Leopoldo Salazar Viniegra

BBC
Leopoldo Salazar Viniegra, calificado a menudo de visionario.

En primer lugar, en su trabajo inicial, “El mito de la marihuana”, argumentó que los peligros de la marihuana eran muy exagerados. Revisando sistemáticamente los estudios médicos sobre la sustancia, señaló imprecisiones, rumores y aplicaciones erróneas de los datos.

En una pieza particularmente poderosa se burló de la posición de los doctores estadounidenses ante la droga, que aseguró que estaba basada en citas erróneas de la poesía inspirada por el hachís del poeta maldito Charles Baudelaire.

Salazar también presentó su propia investigación sobre el tema llevada a cabo durante siete años entre una amplia gama de pacientes, incluidos drogadictos, locos, un puñado de colegas médicos y políticos desprevenidos e incluso su sobrino de 9 años, que una vez había fumado por equivocación uno de sus cigarrillos con marihuana.

Concluyó que, independientemente de la clase social, la educación o la edad, la marihuana no hacía más que secar los labios, enrojecer los ojos y producir una sensación de hambre.

Charles Baudelaire

Getty Images
Según Salazar, mucho de lo que se decía de la marihuana era malinterpretaciones de la poesía de Baudelaire.

En segundo lugar, en una serie de artículos y entrevistas con la prensa, Salazar argumentó que la drogadicción debe tratarse como un problema de salud pública y no como un delito.

Sobre la base de su trabajo sobre la marihuana, afirmó que no había un vínculo intrínseco entre la adicción a las drogas y la criminalidad.

De hecho, era solo el alto precio de las drogas, generado por la prohibición, lo que llevaba a los usuarios a cometer crímenes, argumentó.

En lugar de atiborrar las cárceles con los usuarios, Salazar sugirió una combinación de educación, tratamiento farmacológico y ayuda psiquiátrica.

Chica inyectándose

Getty Images
Los drogadictos son enfermos, no delincuentes, afirmó desde ese entonces.

En tercer lugar, Salazar propuso poner fin a la prohibición y establecer un nuevo monopolio estatal de drogas.

La prohibición, argumentó, había generado el mercado de drogas ilegales, y detener a los narcotraficantes era casi imposible.

Además, el comercio ilegal tenía dos consecuencias suplementarias importantes: corrompía a la fuerza policial mexicana, a la que se le pagaba para proteger a los grandes comerciantes de drogas, y aumentaba los precios, forzando a los usuarios a cometer delitos.

Como resultado, razonó, la mejor manera de lidiar con la adicción a las drogas no era a través de la prohibición, sino del control estatal. Un monopolio estatal de drogas que vende drogas a precios de mayorista sacaría a los concesionarios del negocio, reduciría la corrupción policial y le permitiría a los usuarios alimentar sus hábitos sin recurrir al delito.

Las conclusiones de Salazar estaban adelantadas a su tiempo.

Basadas en una amplia investigación médica y presentadas de una manera inteligente, racional y algo irónica, en muchos sentidos se hacen eco de las críticas contemporáneas a la política de drogas.

El rol de Estados Unidos

Entonces, si el experimento de legalización de México fue un éxito, ¿por qué terminó tan rápido?

Según la declaración oficial del gobierno, las restricciones a las importaciones de morfina y cocaína causadas por la guerra en Europa hicieron que el sistema fuera inviable.

Pero hubo más detrás del fin del experimento que eso. En cierto modo inevitablemente, involucró a Estados Unidos.

Desde que Salazar comenzó a expresar su apoyo a la legalización, los cruzados antidrogas de EE.UU. habían intentado presionar al gobierno mexicano para que lo detuviera.

John Buckley, un aduanero de Texas, calificó los planes de Salazar como “las efusiones de un maldito negro educado”.

De Argentina a México: el invisible y descontrolado uso de drogas de la violación en América Latina

Pero fue el puritano jefe del Buró Federal de Narcóticos, una de las agencias predecesoras de la DEA, Harry Anslinger, quien finalmente le puso punto final al experimento.

Apenas cinco días después de la introducción de la ley, el departamento de Estado de EE.UU. invocó las enmiendas de 1935 a la Ley de Importación y Exportación de Estupefacientes.

Las enmiendas le permitieron a EE.UU. establecer un embargo de exportación de narcóticos como la morfina y la cocaína cuando considerara que los objetivos de un país no eran ni médicos ni científicos.

Aunque el Ministerio de Asuntos Exteriores de México intentó argumentar su caso alegando que el experimento estaba funcionando y era ciertamente más eficiente que el sistema punitivo anterior, Anslinger y el departamento de Estado permanecieron desafiantes.

En mayo de 1940, todas las exportaciones de morfina y cocaína fueron suspendidas.

Sin la cooperación de las compañías farmacéuticas alemanas bloqueadas por la guerra, las autoridades mexicanas se vieron obligadas a renunciar.

Benjamin Smith, el autor de este artículo, es profesor de Historia de América Latina en la Universidad de Warwick, especializado en la historia moderna de México.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

2.5 millones de personas que perdieron su trabajo por pandemia siguen desempleados: Inegi

El cierre de 2020 reflejó un alza en los empleos perdidos a causa de la pandemia; a su vez, se registró un incremento en la población ocupada de los micronegocios.
Cuartoscuro
21 de enero, 2021
Comparte

Hasta diciembre pasado, en México se recuperaron 9.5 millones de empleos, de los 12 millones que se perdieron entre abril y diciembre por la pandemia. Por otro lado, el 2020 cerró con una disminución en la tasa de población desempleada.

Esto significa que hasta diciembre del 2020 aún habían 2.5 millones de personas que se quedaron sin empleo debido a las diversas complicaciones laborales causadas por la pandemia de COVID-19.

Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOEN), hecha por el Inegi, la empleabilidad de finales de año siguió mostrando estragos derivados de la pandemia por COVID-19; sin embargo, hubo alzas significativas en la reactivación de micronegocios y actividad en el sector terciario.

La cifra de población económicamente activa en diciembre fue de 54.9 millones de personas, con una reducción de 426 mil en comparación con un mes anterior. Según los resultados de la ENOEN el mayor descenso se vio reflejado en la población desocupada, con una baja de 331 mil personas.

Te puede interesar: 2020 cerró con mayor percepción de inseguridad; mujeres son las más vulnerables

Por otro lado, la población ocupada representó un 96.2% de la población económicamente activa, mientras que la población desocupada representó un 3.8% durante diciembre de 2020.

En cuanto a entidades federativas, aquellas que registraron un mayor decremento de población ocupada de 2019 a 2020 fueron: Quintana Roo (97.5 a 93.8%), Estado de México (96.8 a 94.9%), Chihuahua (97.8 a 95.5%) y Guanajuato (97.2 a 95.3%).

La edad de las personas desocupadas imperó entre 25 a 44 años, con 47.7%, seguidas del grupo de entre 15 a 24 años, con un 31.8%.

Desempleados por la pandemia

En diciembre de 2020, la proporción de las personas desempleadas se concentró en aquellas que tenían más de un mes buscando trabajo (32.1%). Entre ellos, la proporción de los desocupados en búsqueda de trabajo mayor a tres meses fue de 28.4%.

En la reciente edición de la ENOEN se realizó una clasificación especial a las personas ausentes temporales de actividad u oficio, pero con necesidades o deseos de trabajar. Dicha clasificación nace del cierre de negocios y empresas no esenciales, con lo que muchos empleados quedaron sin trabajo de manera temporal, en lo que se reactivan las actividades limitadas por el alza de contagios.

A este sector de la población se le dio un tratamiento de “personas disponibles para trabajar sin posibilidades de búsqueda de trabajo”, y sumados con la población económicamente no activa con disponibilidad para trabajar, fueron 9.4 millones de personas.

Cifras positivas para el comercio y los micronegocios

El sector económico terciario es aquel que abarca el comercio, los restaurantes y servicios de alojamiento, el transporte, servicios sociales, entre otros. El diciembre pasado concentró a la mayoría de la población ocupada, con una participación del 61.4%, con lo cual se posicionó como uno de los mayores porcentajes del segundo semestre del año, pero fue menor al cierre del año previo, que registró un 63%.

Lee también: Lecciones del 2020

De entre estos, el comercio fue el que tuvo cifras más altas, con 20.3%, siendo la cifra más alta desde agosto, e incluso mayor a la de diciembre de 2019, que fue de 20.1%.

Por su parte, creció la población ocupada en los micronegocios, alcanzando un 49.4% en diciembre de 2020, a diferencia de meses anteriores que no superaron el 49 por ciento, y de un año antes, que cerró con 48.1%.
En cuanto a los pequeños negocios, registraron el porcentaje más bajo del último semestre del año, teniendo 17.2%, a comparación de los tres meses previos: noviembre (17.5%), octubre (17.3%) y septiembre (18%).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.