Las acusaciones y promesas para combatir la corrupción marcan el primer debate presidencial

Casos como los desvíos de recursos de La Estafa Maestra, sobornos de la constructora Odebrecht en México, la creación de una Fiscalía independiente, así como imputaciones por incongruencias en  declaraciones patrimoniales destacaron en el primer round entre los candidatos presidenciales.

Primer debate presidencial del 2018
Los cinco candidatos presidenciales en el primer debate. Cuartoscuro

Las acusaciones por actos de corrupción marcaron el primer round entre la candidata y los candidatos presidenciales, pues casos como los desvíos de recursos de La Estafa Maestra, sobornos de la constructora Odebrecht en México, la creación de una Fiscalía independiente, así como imputaciones por incongruencias en  declaraciones patrimoniales destacaron en el primer debate rumbo a las elecciones.

Ricardo Anaya, de la coalición Por México al Frente; José Antonio Meade, de la alianza Todos por México; Andrés Manuel López Obrador, por Juntos Haremos Historia, así como los independientes Margarita Zavala y Jaime Rodríguez Calderón, el Bronco, intercambiaron señalamientos en este tema y dieron sus propuestas para combatir la corrupción y la impunidad, la violencia.

Candidatos contra La Estafa Maestra y Odebrecht

José Meade fue el primero en responder a la pregunta de cómo combatir la corrupción para lograr un efecto concreto, y aseguró que para lograrlo no basta con hablar de honestidad. 

“En mi gobierno no habrá estafas maestras, ni moches, ni ligas, ni naves industriales”, dijo el abanderado del PRI al plantear propuestas como quitar el fuero al presidente, dotar de autonomía a los Ministerios Públicos, hacer obligatoria la declaración “7 de 7” para funcionarios, transparencia en contratos, así como incorporar al Sistema de Administración Tributaria (SAT), a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y al Instituto Nacional Electoral (INE) en el Sistema Nacional Anticorrupción.

Acusó al fundador de Morena de ocultar tres departamentos que aparecen en el Registro Público de la Propiedad pero no en declaración. También dijo que convirtió a su partido en un partido familiar, pues “ahí cobran todos sus hijos, parte de sus hermanos y ahí le carga todos sus gastos”, expuso.

Sobre el caso de la constructora Odebecht, que habría dado sobornos a distintos funcionarios para conseguir licitaciones en México, López Obrador señaló que los presuntos actos de corrupción también ocurrieron en el gobierno de Felipe Calderón y también en la campaña del presidente Enrique Peña Nieto.

“Se puede acabar con la corrupción si hay la voluntad política del presidente. En este caso, Odebrecht, no se aclaran las cosas porque están implicados los más altos funcionarios públicos. El presidente, de los moches que entregaron, la mitad de ese dinero se utilizó en la campaña de Enrique Peña Nieto”, añadió López Obrador sobre el caso de los sobornos dados a funcionarios de la constructora brasileña en varios países, entre ellos, México.
Aseguró que no se opone a la designación de un fiscal independiente pero sí contra una simulación al combate a la corrupción. En este caso, criticó el actuar del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), pues dijo que resolvieron “mantener en secreto la investigación de Odebrecht. Sí queremos un fiscal independiente, pero a propuesta del presidente, con la presentación de una terna, de gente honorables”, expuso.

La ex primera dama Margarita Zavala respondió que para terminar con casos como “Odebrecht, estafas maestras y socavones” se necesitaba crear una cárcel en la que los corruptos compartan reclusión con los delincuentes del fuero común.

Luego de que el moderador Sergio Sarmiento cuestionara presuntos actos de corrupción en el sexenio de Calderón, Zavala respondió que los hechos que se llegaron a dar “tuvieron sus consecuencias y se han deslindado las responsabilidades”.

También planteó consolidar el Sistema Nacional Anticorrupción y tener 32 fiscalías generales autónomas en los estados, que tengan independencia en la investigación de los delitos.

En tanto, Ricardo Anaya enfocó sus acusaciones contra López Obrador, pues primero le pidió explicar los señalamientos que hizo en su Libro “Fobaproa: Expediente Abierto”, en donde acusa a sus colaboradores Francisco Romo de corrupto y ahora lo propone como su jefe de su gabinete, enc aso de ganar la elección.

Criticó las afirmaciones del tabasqueño de que gobernará con el ejemplo y con eso se va acabar la corrupción, pues dijo que cuando fue jefe de gobierno no pudo contagiar a sus colaboradores (Gustavo) Ponce, (René) Bejarano y (Carlos) Imaz, recibiendo fajos de billetes en efectivo.


Ante los señalamientos que le ha hecho el PRI, por irregularidades en la compraventa de un terreno para la construcción de una nave industrial, Anaya dijo que no existe una sola acusación en su contra y mostró la resolución del Tribunal Electoral que resolvió que hubo un uso indebido de la PGR para afectarlo en la contienda.

También cuestionó a Meade por encubrir casos como Odebrecht, el socavón del Paso Exprés de Cuernavaca, La Estafa Maestra, así como gobernadores acusados de actos de corrupción como César y Javier Duarte y Roberto Borge.

Además, mostró una fotografía en la que el abanderado priista aparece con el exgobernador de Chihuahua, César Duarte, actualmente prófugo, y le preguntó: “¿de qué tamaño fue la rebanada del pastel que te tocó?”.

El gobernador con licencia de Nuevo León dijo que para combatir la corrupción tiene que haber independencia no solo con el presidente, sino con los diputados, y puso se ejemplo su trabajo en el estado donde, aseguró, que el fiscal anticorrupción fue nombrado “por la sociedad”, sin la intervención del mandatario.

También hizo una polémica propuesta en la que aseguró, “literalmente” que hay que “mocharle la mano al que robe. Presentaré una incitativa en el Congres”, dijo Rodríguez Calderón sobre actos de corrupción en el servicio público.

También presumió haber “metido a la cárcel” al exgobernador Rodrigo Medina por actos de corrupción, pero que el sistema le permitió salir, por medio de un amparo. Señaló que bajo su gobierno se ha vinculado a 29 funcionarios por este tipo de delitos.

Debe cambiar la estrategia de seguridad: candidatos

La mayoría de los candidatos reconoció que la estrategia de seguridad debe cambiarse antes los niveles de violencia en los últimos años, sin embargo difirieron en las maneras en las que se debe combatir a la delincuencia.

En este tema, el primero en intervenir fue el Jaime Rodriguez Calderón, el Bronco, quien se dijo víctima de la violencia en el país tras el asesinato de su hijo, por lo que cuestionó a sus opositores en el tema.

Aseguró que la violencia crece “porque hemos sido laxos” y sugirió contratar a agencias de seguridad privada, así como la implementación de tecnología para reducir los índices delictivos como, asegura, ocurrió en Nuevo León.

“Yo no soy Santo Clós, ni quiero ser Superman. Vamos a ser la primera policía cibernética, como el FBI. Hay que mejorar las condiciones de un policía”, dijo el Bronco, quien también propuso la implementación de escuelas militarizadas.

Posturas contra la Amnistía a delincuentes

Andrés Manuel López Obrador defendió su propuesta de amnistía a algunos delincuentes, por lo que dijo que convocará a un grupo de expertos para analizar las acciones que se llevarán a cabo para combatir los problemas de inseguridad y violencia.

Incluso dijo que buscará al papa Francisco, y enfatizó que “amnistía no significa impunidad”, al tiempo que agregó que se ha manejado de manera “malintencionada que yo quiero sacar de la cárcel a todos los delincuentes”.


Insistió en que la violencia se desató en el país porque “no ha habido crecimiento económico desde hace 30 años en términos reales”, por lo que “tenemos que hacer todo para conseguir la paz”.

Agregó que cuenta con experiencia para enfrentar la inseguridad, porque cuando fue jefe de gobierno en la Ciudad de México se redujeron delitos como el robo de vehículo con violencia, así como el homicidio y secuestro.

Ricardo Anaya comparó esta idea con acciones implementadas en otros países, como Colombia y El Salvador, por lo que rechazó apoyar una amnistía.

Dijo que la nueva estrategia debe abarcar varios ejes: prevención, para atender las causas más profundas, como en deporte cultura, trabajo y educación; desmantelar y no solo descabezar a las organizaciones delictivas; certificar a las policías y apoyarse en las Fuerzas Armadas para labores de vigilancia hasta que se tengan policías confiables.

También se dijo a favor de un fiscal independiente que pueda investigar al presidente.

En tanto, Meade Kuribreña le dijo a López Obrador: “Te has convertido en un títere de los criminales” e insistió en su propuesta de seguridad, donde buscará que en los primeros 100 días de gobierno un Código Penal Único para que los principales delitos se castiguen igual en todo el país, así como crear una agencia especializada en dichos ilícitos y cuadruplicar la capacidad de investigación del Estado.

Sí a la revocación de mandato

En el tercer y último bloque, sobre democracia, pluralismo y grupos vulnerables, la mayoría de los candidatos se pronunciaron por una posible revocación de mandato en caso de no cumplir con sus promesas.

Obrador, puntero en las encuestas, dijo que en caso de obtener el triunfo en las próximas elecciones enviará una iniciativa para que se pueda revocar el mandato del presidente cada dos años.

“Cada dos años me voy a someter a la revocación del mandato. Va a haber una consulta a los ciudadanos. ¿Que siga el presidente o que renuncie?. En efecto, el pueblo pone, el pueblo quita”, expuso.


Ricardo Anaya, se dijo abierto a la propuesta de revocación de mandato, siempre y cuando sea de manera legislada y seria, no como el caso de López Obrador quien, dijo, “a mano alzada” busca consultar al pueblo sobre su permanencia o no dentro del gobierno.

Aquí puedes consultar el debate completo:

Close
Comentarios