Corte Interamericana analiza el caso Alvarado, sobre la desaparición cometida por militares en sexenio de Calderón
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Twitter @cedehm

Corte Interamericana analiza el caso Alvarado, sobre la desaparición cometida por militares en sexenio de Calderón

El caso de Nitzia Paola, Rocío Irene y José Ángel fue el primero de desaparición forzada durante la presidencia de Felipe Calderón en el que intervinieron militares que es analizado por la Corte Interamericana; el gobierno mexicano niega la participación de la Sedena, y afirma que el delito fue cometido por criminales uniformados.
Twitter @cedehm
26 de abril, 2018
Comparte

Este jueves se presentó ante la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CoIDH) el caso de desaparición forzada de Paola Alvarado Espinoza, José Ángel Alvarado Herrera y Rocío Irene Alvarado, de quienes lo último que se conoció, en diciembre de 2009, es que fueron detenidos por militares en Buenaventura, Chihuahua.

De acuerdo con la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), organismo que presentó el caso ante el tribunal internacional, existen elementos para presumir que se trató de una desaparición forzada, y de que las investigaciones por el delito no derivaron en una sanción, como consecuencia de múltiples mecanismos de encubrimiento y obstrucción.

Este es el primer caso de desaparición forzada, cometida durante la estrategia de combate al narcotráfico iniciada durante el gobierno del expresidente Felipe Calderón Hinojosa, que llega ante un tribunal internacional.

Los testigos del caso refieren que el 29 de diciembre de 2009, entre las 8 y 9 de la noche, José Ángel Alvarado y Nitzia Paola Alvarado se encontraban a bordo de una camioneta estacionada afuera de la casa de Adela Beltrán, suegra de José Ángel, en el ejido Benito Juárez, municipio de Buenaventura, Chihuahua, cuando fueron obligados por diez personas uniformadas como militares a abordar un vehículo particular, donde se los llevaron con rumbo desconocido.

Minutos después, personas con uniformes militares irrumpieron con violencia en la vivienda de Rocío Irene Alvarado, ubicada también en Buenaventura, Chihuahua, donde se encontraba en compañía de dos de sus hermanos, de su madre y de su hija. Los soldados la detuvieron y la obligaron a abordar un vehículo donde se la llevaron.

De acuerdo con la madre de Rocío Irene, durante la detención, los militares señalaron que se trataba de una diligencia en el marco del Operativo Chihuahua; desde entonces, se desconoce del paradero de los tres detenidos.

Como respuesta a las acusaciones realizadas ante la Corte por parte de los familiares de los desaparecidos, la Ministerio Público Mariana Colín, encargada de la carpeta de investigación del caso en PGR, señaló que el Estado mexicano no reconoce la participación de militares en la desaparición, sino de miembros del crimen organizado uniformados, porque “ya no había presencia militar en la zona” cuando se dio la supuesta detención.


Nueve años de búsqueda sin resultados

La misma noche en la que Nitzia Paola, Rocío Irene y José Ángel fueron detenidos, sus familiares siguieron el supuesto convoy que los llevaba, hasta que los perdieron de vista, y acudieron ante el comandante de la policía del poblado de Benito Juárez, para dar aviso de los hechos, pero no pudieron localizarlos.

Al día siguiente, acudieron a buscar a las víctimas al 35 Batallón de Infantería, donde negaron que hubieran recibido a sus familiares, por lo que denunciaron ante la entonces Agencia Federal de Investigación (AFI) los hechos, teniendo como respuesta que, si los soldados los habían detenido serían puestos a disposición de las autoridades en un plazo de 72 horas, lo que no ocurrió.

El 31 de diciembre de 2009 los familiares denunciaron ante la AFI la privación ilegal de la libertad de los tres detenidos, y se percataron que en el patio del edificio institucional se encontraba la camioneta en la que Paola, Rocío y José fueron detenidos; el vehículo se encontraba “bajo custodia del estado”.

Ante la falta de respuesta, el 6 de enero de 2010 presentaron una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR).

Por estos hechos, el 4 de enero de 2010, el hermano de José Ángel Ángel Alvarado presentó una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) contra la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), por la presunta comisión de desaparición forzada.

En junio de 2011, la CNDH emitió la recomendación 43/2011, dirigida a la Sedena, la Policía Federal y el entonces gobernador de Chihuahua, por violaciones a los derechos humanos a la legalidad y la seguridad jurídica, a la libertad, a la integridad física y seguridad personal, al acceso a la justicia y al debido proceso, por la detención arbitraria y desaparición forzada de las tres víctimas.

El contenido de la recomendación fue aceptado por el gobierno de Chihuahua; por su parte, la Secretaría de Seguridad Pública determinó no aceptarla, y la Sedena manifestó que la aceptaba, pero aclaró que “las acciones para su cumplimiento, relativas a la investigación de hechos y reparación del daño, quedarán sujetas al resultado de las investigaciones ministeriales y administrativas de las autoridades competentes”.

Debido a las amenazas y hostigamiento por parte de diferentes instituciones de gobierno, once miembros de la familia de Nitzia Paola, Rocío Irene y José Ángel tuvieron que pedir asilo político en los Estados Unidos, donde viven actualmente.

El Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM), organización que acompaña a la familia de las víctimas, señaló que la respuesta del Estado mexicano, sobre que la desaparición fue realizada por el crimen organizado, es una estrategia para legitimar la militarización en México, y acusó al gobierno de negar su responsabilidad en crímenes de lesa humanidad ante instancias internacionales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Debemos poner fin a esta guerra", y otras frases del primer discurso del nuevo presidente de EU

En su primer discurso como presidente de Estados Unidos, Joe Biden llamó a la unidad y a cerrar heridas. "La democracia ha prevalecido", subrayó.
20 de enero, 2021
Comparte

Unidad, cerrar heridas y mirar al futuro con esperanza.

El primer discurso de Joe Biden como presidente de Estados Unidos siguió la línea de lo que fue su mensaje central de campaña y lo que ha repetido en distintas ocasiones desde su victoria electoral el pasado 3 de noviembre.

Sin olvidar los retos que se le presentan entre los que destacó la grave crisis sanitaria y económica por el coronavirus y el ambiente de polarización política que vive el país, Biden ofreció palabras de optimismo y subrayó la fortaleza del sistema democrático.

En BBC Mundo te presentamos algunas de las ideas fundamentales.

1. “Es el día de la democracia”

Hablando frente al mismo Capitolio que fue asaltado por una turba de violentos seguidores del ya expresidente Donald Trump, Biden comenzó su intervención con un reconocimiento a la supervivencia del sistema democrático.

Joe Biden en su primer discurso como presidente de Estados Unidos

EPA
El nuevo presidente de Estados Unidos insistió en su mensaje de unidad y sanación en el que basó su campaña.

“Este es el día de Estados Unidos. Es el día de la democracia. Un día de historia y esperanza”.

“Estados Unidos ha sido puesto a prueba y ha respondido al desafío. Hoy celebramos el triunfo no de un candidato sino de una causa, la causa de la democracia”.

“Volvimos a aprender que la democracia es preciada. La democracia es frágil y en este momento, amigos, la democracia ha prevalecido”.

2. “Las fuerzas que nos dividen son reales”

Sin embargo, el presidente no ignoró los problemas de división que enfrenta el país, en una toma de posesión a la que no acudió su predecesor, algo que no ocurría desde hace 150 años.

Soldados de la Guardia NAcional y un crítico de Biden

EPA
Las medidas de seguridad tuvieron que reforzarse tras los violentos disturbios de hace dos semanas en el Capitolio.

“Sé que hablar de unidad puede sonarle a algunos como una tonta fantasía estos días. Las fuerzas que nos dividen son profundas y reales, pero no son nuevas”, indicó.

“Nuestra historia ha sido una pelea constante entre el ideal estadounidense de que todos fuimos creados iguales y la fea y dura realidad de que el racismo, el nacionalismo, el miedo y la demonización nos han separado desde hace tiempo. La batalla es perenne y la victoria no está garantizada”, advirtió.

3. “El virus se ha llevado tantas vidas en un año como las que perdió EU en la II Guerra Mundial”

Entre los grandes desafíos que enfrenta su gobierno, Biden destacó la pandemia de coronavirus, aunque le dedicó más tiempo a hablar del enrarecimiento de la vida política en el país.

“Pocas personas en la historia de nuestra nación han sido más desafiadas o se han encontrado ante un momento más desafiante o difícil que el momento en el que estamos ahora. Un virus no visto en un siglo que silenciosamente acosa al país se ha llevado tantas vidas en un año como Estados Unidos perdió en toda la Segunda Guerra Mundial”, clamó.

“Se han perdido millones de empleos. Cientos de miles de negocios han cerrado. El grito por una justicia racial que se espera desde hace 400 años nos conmueve. El sueño de la justicia para todos no será aplazado más”.

4. “Fin a esta guerra incivil”

En uno de los momentos más aplaudidos del discurso, Biden calificó la situación actual como una “guerra incivil”.

Joe Biden con su familia

Reuters
Biden estuvo arropado por su familia durante la investidura.

“Debemos poner fin a esta guerra incivil que pone a rojos contra azules, el mundo rural contra el mundo urbano, conservadores contra progresistas”, exclamó.

“Podemos hacerlo si abrimos nuestras almas en lugar de endurecer nuestros corazones, si mostramos un poco de tolerancia y humildad y si estamos dispuestos a ponernos en el lugar del otro, como decía mi madre, al menos por un momento ponte en el lugar del otro, porque eso es lo que pasa con la vida, no se sabe lo que el destino tiene preparado para ti”.

5. “Hay verdades y mentiras”

Sin mencionarlo explícitamente, Biden aludió a las dudas que se han vertido en los últimos meses sobre su victoria electoral, iniciadas por el propio Trump, que no reconoció su derrota y se fue del poder sin felicitar a su sucesor.

“Las últimas semanas y meses nos han enseñado una dolorosa lección. Está la verdad y hay mentiras, mentiras que se dicen para conseguir poder y beneficios. Y cada uno de nosotros tiene un deber y una responsabilidad como ciudadanos, como estadounidenses y especialmente como líderes -líderes que han jurado honrar la Constitución y proteger nuestro país- de defender la verdad y derrotar las mentiras”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pYJwidxW4-E

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.