close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Nueve especies desconocidas que un grupo de científicos descubrió al ingresar a esta zona del Amazonas
Junto a las tropas terrestres y los guías locales del grupo étnico yanomami, los investigadores se embarcaron en un viaje de un mes hacia la montaña, donde descubrieron nueve especies nuevas.
7 de abril, 2018
Comparte

Casi perpetuamente envuelta en nubes, la montaña más alta de Brasil, Pico da Neblina, se eleva 2.995 metros sobre la selva amazónica.

Desde 2003 este parque nacional que se extiende por la densa selva está cerrado a los visitantes, una decisión tomada por el fracaso de proyectos turísticos y actividades mineras que infringieron los derechos del pueblo indígena yanomami.

En noviembre de 2017, las autoridades indígenas y el ejército otorgaron un raro acceso a un equipo de destacados científicos brasileños para embarcarse en una expedición a la región.

“Visitar este lugar es como dar un paso 1.000 años atrás”, dice Miguel Trefaut Rodrigues, quien lideró el equipo de 12 científicos de la Universidad de San Pablo especializados en reptiles, anfibios, pájaros, pequeños mamíferos y plantas.

Mapa con la ubicación de Pico da Neblina, en el norte de Brasil.

BBC
Ubicación en el mapa del Parque Nacional Pico da Neblina.

BBC

Trefaut Rodrigues es considerado el mayor herpetólogo (científico especializado en reptiles) de América del Sur, además de ser un activo investigador que cada año lidera expediciones a la selva amazónica.

El brasileño ha descubierto más de 80 nuevas especies a lo largo de su carrera y ha creado una de las colecciones genéticas de organismos silvestres más grandes del mundo.

Pico da Neblina es, en sus palabras, “una de las partes más importantes del Amazonas para recolectar material genético”.

Indígenas yanomami.

BBC
Las autoridades del pueblo indígena yanomami y el ejército de Brasil autorizaron el ingreso.

También es una zona donde pocos científicos han pisado.

Junto a las tropas terrestres y los guías locales del grupo étnico yanomami, los investigadores se embarcaron en un viaje de un mes hacia la montaña, donde descubrieron nueve especies nuevas.

Como el proceso de nombrar una nueva especie puede llevar años, los investigadores presentaron a la BBC sus descubrimientos usando apodos.


1. La rana roja de ojos grandes

La rana roja de ojos grandes

BBC

La rana roja de ojos grandes fue descubierta luego de una caminata de 7 horas desde el campamento hasta la cima del Pico da Neblina.

Ivan Prates, investigador del Museo Nacional de Historia Natural del Instituto Smithsonian, cuenta: “Mi compañero de equipo Agustín (Camacho) encontró el primero de estos pequeños ejemplares en nuestro camino hacia el pico más alto, debajo una roca”.

Después de encontrar al primero, los biólogos comenzaron a lanzar pequeñas piedras y descubrieron otros diez ejemplares de la especie, incluso bajo la roca más alta de la cumbre.

“Es literalmente la rana en lo más alto de Brasil”, dice Prates.

2. La rana rolliza gris

La rana rolliza gris

BBC

“La encontré dos horas después de que llegamos al campamento en la montaña”, explica Prates. “Estaba dentro de la carpa grande, donde más tarde dormiríamos”.

Y continúa: “Estaba cargando una caja para ayudar a preparar la carpa, cuando vi algo saltando sobre el césped. Lancé a un lado todo lo que tenía y salté sobre ella de inmediato”.

Cuando miré en mi mano no pude evitar decir: ‘¿Qué demonios es esta rana?’“, dice el ecologista evolutivo.

La rana rolliza gris es parte de la extensa familia Terrarana, que agrupa a cerca de 1.000 especies.

“Eso es todo lo que sabemos”, reconoce Prates. “Es más o menos como decir: ‘Es un tipo de bicho’, cuando encuentras un insecto. O sea que, para un biólogo, no significa casi nada”.

El equipo de científicos está realizando exámenes de ADN para ubicar mejor a la especie dentro del árbol de esta familia.

3. El sapo que camina como una lagartija

El sapo que camina como lagarto

BBC

El biólogo evolucionista Agustín Camacho vio el primer ejemplar de esta especie una noche, a 2.000 metros de altura. Estaba durmiendo en una pequeña hoja.

“Todos nos volvimos locos cuando nos lo mostró, porque sabíamos lo que significaba”, cuenta Prates. “No salta como otros sapos. Camina como una lagartija. ¡Está lleno de verrugas y es muy extraño!”.

Este pequeño sapo de tan solo 35 milímetros pertenece a un grupo que vive solo en montañas, y sus parientes más cercanos habitan en Venezuela, el norte de Brasil y Guyana.

4. La lechuza pigmea de neblina

Luís Fábio Silveira, un ornitólogo de la Universidad de San Pablo, vio esta nueva especie de lechuza pigmea en un árbol de tan solo 1,5 metros de altura en Pico da Neblina.

Según explica, se trató de un hallazgo inesperado porque sus parientes más cercanos suelen habitar en la copa de árboles mucho más altos.

“Cuando escuché su distintivo sonido, inmediatamente me di cuenta de que estaba escuchando una canción completamente nueva, ¡el mejor indicador de una nueva especie!“, cuenta.

Y agrega: “Después de un breve momento de emoción, tuve que trabajar con rapidez para obtener un registro de voz que fuera excelente y luego tratar de recolectar el ave”.

5. La lagartija cielo nocturno

La lagartija cielo nocturno

BBC

Según Prates, esta lagartija de 6 centímetros de largo tiene “la panza y lados más increíbles, con puntos blancos y negros que se ven como estrellas en la noche. Enloquecimos cuando revisamos la trampilla y la vimos”.

Sus parientes más cercanos conocidos dentro del género Riolama viven solo en montañas de esta parte de Sudamérica.

Prates dice que el descubrimiento da sustento a la teoría de que allí existió una extensa meseta hasta hace 10 millones de años: “Estas lagartijas son ventanas al pasado de la región”.

6. La lagartija gigante marrón

La lagartija gigante marrón

BBC

La lagartija gigante marrón mide el doble de la bautizada cielo nocturno y también es parte del género Riolama.

Cuando los científicos encontraron al ejemplar, este estaba nada menos que en la improvisada cocina de un militar.

“La cola se cortó cuando intentaba recolectarla. Eso siempre da una sensación terrible”, cuenta Prates. Es que las lagartijas sueltan sus colas como un mecanismo de defensa contra los depredadores como las aves, que suelen cazarlos por el extremo.

7. El arbusto neblina Phyllanthus

El arbusto neblina Phyllanthus

BBC

El profesor Renato de Mello-Silva descubrió este arbusto de género Phyllanthus de 2 metros de altura y abundantes hojas pequeñas en el Pico da Neblina.

“¡Nunca había visto colores de follaje tan exquisitos y contrastantes!”, cuenta de Mello-Silva.

Según narra, las “hojas sucias, de color verde oscuro” de esta planta se destacan por sobre los tonos del follaje de la montaña, que está compuesto en gran parte por “hojas jóvenes, limpias y de color verde claro”.

8. La rana que trina

La rana que trina.

BBC

“Encontramos este ejemplar en las tierras bajas de las laderas de Pico da Neblina, en una jungla densa, húmeda y cálida”, dice Prates, acotando que estas ranas pertenecen al grupo Allobates, que solo están activas durante el día.

“Cuando llama, la mayoría de las personas no se dan cuenta de que una rana está haciendo el ruido. ¡Suena como un pájaro!“, dice el investigador del Instituto Smithsonian.

La diminuta rana que trina se diferencia de sus parientes cercanos por una extraña coloración en sus patas.

Se trata de un tipo de rana nodriza, es decir que los machos cargan huevos en su espalda antes de soltarlos en el suelo (y no en el agua). Prates explica que, una vez que los huevos nacen, los renacuajos se arrastran “de vuelta a la espalda de su padre”, quien entonces busca “un buen charco, lejos de los depredadores, para que sus bebés se desarrollen”.

9. La rana cavadora regordeta

La rana cavadora regordeta

BBC

“Esta rana es realmente difícil de encontrar porque se hunde profundamente en el oscuro suelo amazónico entre las enredadas raíces”, explica Prates.

Los científicos descubrieron este nuevo ejemplar del grupo de Synapturanus o “rana disco” como se les llama comúnmente, colocando sus oídos en el suelo y registrando su singular llamado.

Con solo 2,5 centímetros de longitud, su característica más distintiva son sus piernas regordetas, su ancha parte inferior del cuerpo y su nariz puntiaguda, que se cree les ayudan a cavar de cabeza en el suelo.

“En las noches húmedas, salen a la superficie y caminan. Así fue como atrapamos los ejemplares”, cuenta Prates, quien explica que jamás los atrapas excavando.


Texto, fotos, ilustraciones: Elaine Jung*

Fotos de las nuevas especies: Universidad de San Pablo

Mapas: Charlie Newland


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Cuartoscuro
Investigadores mexicanos piden modificaciones en producción agropecuaria por el cambio climático
De no cambiarse los métodos de producción agropecuaria, se prevén consecuencias negativas en las distintas áreas de cultivo del país.
Cuartoscuro
Por Siboney Flores
16 de abril, 2019
Comparte

Investigadores del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA) de la Cámara de Diputados advirtieron que, ante los efectos del cambio climático que se viven en el mundo, es necesario modificar los métodos de producción agropecuaria en México.

México sufrirá más que otros países los efectos del cambio climático: expertos

“El cambio climático es un fenómeno difícilmente revisable, que más bien se intensificará en el futuro, por lo que una de las principales recomendaciones para la el sector agropecuario mexicano es desarrollar estrategias de adaptación. Las áreas agrícolas de temporal en México tendrán que adaptarse a un escenario de más temperatura y menos agua; de aquí que las tecnologías de producción actuales y futuras deberán adaptarse bajo condiciones de escasez”, señalaron los investigadores en su más reporte “El cambio climático y el sector agropecuario en México”.

Citando diversas investigaciones que han explorado la magnitud del impacto del cambio climático en el sector, como la de Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), indicaron que “la agricultura en México puede verse afectada por la presencia de plagas, insectos y eventos meteorológicos extremos a causa” de este fenómeno.

“El incremento de la temperatura afectará el crecimiento de algunos cultivos, sobre todo si aumenta el consumo de agua y la proliferación de plagas”.

No solo eso. A decir de los investigadores del CEDRSSA, el estudio del INEEC detalló que la agricultura en México se presenta en 22 millones de hectáreas del país, es decir, 11 % del territorio nacional; 5.7 millones son áreas de riego y 16.3 de temporal, de allí la importancia de modificar los métodos de producción.

“Como medidas de adaptación para México, América Central y el Caribe (se) propone la gestión integral de suelos y de recursos hídricos, capacitación a los agricultores sobre el cambio climático, el fomento de buenas prácticas agroecológicas, la diversificación de cultivos, incluyendo variedades resistentes y rescate de semillas criollas”.

Además, mencionaron que el documento “México: El sector Agropecuario ante el Desafío del Cambio Climático”, elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la SAGARPA, “proyecta algunos de los impactos del cambio climático en las actividades agropecuarias, estimando a través del impacto de variaciones en la temperatura, precipitación y de la presencia de efectos climatológicos extremos como heladas, sequias, huracanes y lluvias extremas en las diferentes regiones geográficas de México”.

De acuerdo con los expertos del CEDRSSA, la adaptación que se busca “no es algo nuevo”, pues a lo largo de la historia “los seres humanos han adoptado sus prácticas agrícolas para responder a condiciones económicas, sociales y ambientales cambiantes”.

La política sobre cambio climático ha sido un fracaso en México, reconoce el Instituto de Ecología

Ante esto, señalaron que en varias partes del mundo los agricultores han comenzado a implementar algunas medidas de adaptación de bajo costo, “como modificar las fechas de inicio de siembra o cambiar a otra variedad o tipo de cultivo”.

Sin embargo, advirtieron que esas medidas voluntarias no serán suficientes para hacer frente al cambio climático y, por lo tanto, “será necesaria la aplicación de medidas de adaptación planeada que incluyan componentes locales, regionales, nacionales e incluso internaciones. Las medidas de adaptación más efectivas requerirán de un esfuerzo interdisciplinario en el que participen, entre otros, agrónomos, economistas, ingenieros, geógrafos, entre otras especialidades”.

Entre las medidas que propusieron los investigadores, mismas que se han implementado en otros países, se encuentran: aumentar el nivel de conocimiento que los agricultores tienen sobre el cambio climático; mejorar los niveles de educación y las habilidades de las poblaciones rurales; crear e introducir variedades resistentes a la temperatura; generar sistemas de alerta temprana sobre la temporalidad y severidad de las lluvias; fortalecer los sistemas formales e informales de intercambio de semillas; mejorar la infraestructura física; resolver los problemas de falta de acceso al crédito y de falta de seguros agrícolas.

Cambio climático: de 2015 a 2018, los 4 años más cálidos de la historia

Las medidas antes mencionadas, indicaron, pueden considerarse como de “adaptación tradicionales”. Pero recientemente se ha empezado a promover una nueva categoría de prácticas de adaptación basadas en ecosistemas, entre las que se encuentran el establecimiento de áreas protegidas y los sistemas de pagos por servicios ambientales.

“La idea básica es que se pueden promover o mejorar las capacidades que los ecosistemas tienen de aislar a las comunidades humanas de los efectos adversos del cambio climático por medio de la provisión de servicios ambientales (un ejemplo típico es la protección ante tormentas y huracanes que los manglares proveen a las poblaciones locales)”.

Indicaron que aun cuando México ha sido promotor y líder mundial en lo que respecta a la instrumentación de políticas públicas, para hacer frente al problema del cambio climático, “la evidencia muestra que los logros obtenidos han sido limitados. Las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) del sector agropecuario se han incrementado sustancialmente, como los expertos lo han pronosticado, (por lo que) si no se logran estabilizar las emisiones de GEI, el impacto del cambio climático en la producción agropecuaria y en la vida rural tendrá consecuencias negativas de gravedad”.

Ni un grado más, ni una especie menos: jóvenes mexicanos se unen al #FridayForFuture

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.