close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
Iniciativa para regular publicidad oficial, una simulación que legaliza malas prácticas: ONG
Organizaciones acusaron que el dictamen que está previsto se discuta en la Cámara "no atiende los problemas que supone la publicidad oficial". 
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
2 de abril, 2018
Comparte

El dictamen de Ley de Comunicación que se discutirá en la Cámara es una simulación de la libertad de expresión y legaliza las malas prácticas existentes, advirtieron organizaciones, medios y periodistas en un comunicado.

Los 133 firmantes señalan que el dictamen no incluyó a todas las iniciativas presentadas por el colectivo #MediosLibres, sino solo retomó la iniciativa presentada el 13 de marzo por los grupos parlamentarios de los partidos Revolucionario Institucional, Verde Ecologista y Nueva Alianza.

“Este documento no atiende los problemas que supone la publicidad oficial como ser un mecanismo de control indirecto de las líneas editoriales, la asignación discrecional de recursos públicos millonarios, su utilización para fines proselitistas o electoreros, entre otros”, señalan las organizaciones.

LEE: ¿Qué debe incluir la Ley que regule la publicidad oficial en México? Aquí 9 puntos clave

El dictamen será votado en la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados este martes 3 de abril. Por ello las organizaciones y ciudadanos firmantes piden a los diputados no aprobarlo e iniciar una discusión abierta.

Estos son los cinco puntos que más preocupan a las organizaciones sobre el contenido de la iniciativa.

1. El predictamen incentiva el uso proselitista de la publicidad oficial. La iniciativa considera que las campañas de comunicación pueden tener como objeto la difusión de logros de los gobiernos y sujetos obligados abriendo la posibilidad de que esta se siga utilizando como una herramienta para promover figuras públicas y/o partidos políticos.

También hace posible la difusión de mensajes o campañas extraordinarios a los originalmente planteados en el Programa Anual de Comunicación Social sin señalar claramente el tipo de mensajes que podrían significar.

2.El predictamen sigue permitiendo la ineficiencia y discrecionalidad en el uso de los recursos.

La propuesta exenta de regulación a los pagos que se hagan a los medios de comunicación para publicar “disposiciones normativas, resoluciones y actos administrativos o judiciales y demás información sobre las actuaciones gubernamentales que deban publicarse o difundirse por mandato legal”.

Lo cual, dicen las organizaciones, fomenta la corrupción y el desvío de recursos de uno a otro concepto.

La falta de criterios de asignación de la publicidad oficial  representa una violación directa al artículo 7 de la Constitución y del 13 de la Convención Americana de Derechos Humanos.

LEE: La Corte ordena al Congreso emitir ley que regule el gasto en publicidad oficial

3. El predictamen centraliza más el control del gasto en publicidad oficial. De acuerdo a la propuesta, la Secretaría de Gobernación estará a cargo del Padrón de Nacional de Medios de Comunicación, además omite por completo la elaboración de controles descentralizados para vigilar y fiscalizar el uso de la publicidad oficial.

4. Ausencia de fomento al pluralismo y la diversidad. Las organizaciones señalan que la propuesta no cuenta con disposiciones que permitan promocionar la diversidad y el pluralismo de medios en el país.

5. El predictamen no propone transparencia y regulación de la medición de audiencia, circulación, visitas y rating. Actualmente, dicen los firmantes, no hay indicadores disponibles ni confiables para medir el impacto de los medios, lo cual perjudica su monitoreo.

Esta es la lista completa de firmantes de la petición para que los diputados no aprueban en comisiones el dictamen.

AMARC

Amedi
Amedi, Capítulo Jalisco
Amedi, Capítulo Puebla
Artículo 19

Barra Mexicana de Abogados
Borde Político
Cencos
Centro de Integración Ciudadana de Saltillo AC
[email protected] por la Transparencia
Comunicación Comunitaria A.C
Consejo Cívico de Instituciones de Coahuila AC
Departamento de Comunicación de la Universidad Iberoamericana CDMX.
El Poder del Consumidor
Enjambre Digital A.C.
Fundar, Centro de Análisis e Investigación
Horizontal.mx

IMCO
Iniciativa Sinaloa A.C.
Lado B
Libre En El Sur

México Evalúa
Noroeste
Observatel
Observatorio de transparencia Con los Ojos Abiertos
Observatorio Permanente del Sistema Estatal Anticorrupción de Jalisco
Periódico Central
Plan Estratégico de Juárez A.C.
Plumas Libres
Red de Periodistas de a Pie
Red de Periodistas de Ciudad Juárez

Red en Defensa de los Derechos Digitales
Red Libre de Periodismo

Reporteros Sin Fronteras
Revista Proceso
Semanario Río Doce
Semanario Zeta
SinEmbargo

WAN-IFRA
Yo Ciudadano
ZonaFranca





Adela Navarro
Adrián López Ortiz
Aleida Calleja
Alejandro Calvillo
Alejandro Cárdenas
Alejandro Páez Varela

Alfredo Lecona

Alfredo Valadez Rodríguez
Alfonsina Ávila
Ángeles Mariscal
Arnoldo Cuéllar
Carlos Quintero
Clara Viviana Meza Gutiérrez
Claudia Marino García Zapata
Cristina Romo Diaz
Cuauhtémoc Cruz
Cynthia Dehesa
Daniela Pastrana
Daniela Rea
David Ernesto Velasco Camacho
Dulce María Olvera Martínez
Efrén Flores
Erandi Sanchez Flores
Ernesto Aroche
Estrella Pedroza
Fabiola García Villafaña
Francisco Cuamea
Francisco Ortiz Pinchetti
Gabriel Sosa Plata
Graciela Bernal Loaiza
Grisel Salazar Rebolledo
Guadalupe Fuentes López
Guillermo Osorno
Gustavo Lozano Moreno

Héctor Dayer

Hérica Martínez Prado
Humberto Padgett
Ignacio Rodríguez Reina
Irene Levy
Ismael Bojórquez
Ivette Lira
Ixchel Cisneros
Jade Ramírez
Jaime Armendáriz

Jan-Albert Hoosten
Javier Bravo
Jesús Castillo García
Jesús Robles Maloof
Jorge Carrasco Araizaga

Jorge Narro Monroy
Jorge Zepeda Patterson
José Bautista
José Bernardo Masini Aguilera
José Rubén Alonso González

Juan Pardinas
Kennia Velázquez
Leonor Gómez
Liliana Veloz Márquez
Linaloe R. Flores

Lourdes Morales

Luis F. Fernández
Magdalena Sofía Paláu Cardona
María Eugenia Chávez

Mariana Campos
Mely Arellano
Miguel Ángel Díaz

Miguel Cedeño
Mireya Márquez Ramírez
Mónica González
Nelda Ortega
Nora Celia Domínguez

Norma Trujillo

Paola Gamboa

Patricia Mayorga
Paulina Ríos
Pedro Matías

Rafael Rodríguez Castañeda
Raquel Zapien
Raúl Morales
Ricardo Ravelo
Rita Varela Mayorga
Rosalía Orozco Murillo

Salvador Corro
Sanjuana Martínez
Sergio Meza de Anda
Silver Meza
Sugeyry Gándara
Vanessa Rivas
Verónica Espinosa

Viétnika Batres
Viridiana Lozano
Wilbert Torre

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Qué son los números imaginarios y por qué sin ellos no podrías leer esto
Fueron un invento de matemáticos renacentistas y, de acuerdo a la lógica convencional, no pueden existir. Sin embargo, aunque tardaron siglos en adoptarse, hoy están detrás de algunas de las tecnologías más esenciales que usamos.
18 de mayo, 2019
Comparte

En la Italia renacentista de comienzos del siglo XVI uno de los espectáculos callejeros más populares en la ciudad universitaria de Bolonia eran los duelos. Pero no solo los de espadas. También había combates puramente intelectuales.

Se trataba de desafíos matemáticos, en los que dos o más expertos batallaban por encontrar la solución a un problema. El duelo se llevaba a cabo en plazas públicas y era seguido por miles de habitantes.

Fue en esta época que algunos matemáticos italianos se empezaron a dar cuenta de que algunas ecuaciones eran imposibles de resolver.

En particular, aquellas cuya resolución requería calcular la raíz cuadrada de números negativos.

Como quizás recuerdes de la escuela, los números negativos no tienen raíces cuadradas: no hay un número que, cuando se multiplica por sí mismo, da un número negativo.

Esto se debe a que los números negativos, cuando son multiplicados, siempre producen un resultado positivo. Por ejemplo: -2 × -2 = 4 (no -4).

Pero los matemáticos Niccolo Fontana (alias Tartaglia) y Gerolamo Cardano se dieron cuenta de que si permitían la existencia de raíces cuadradas negativas, podían resolver ecuaciones verdaderas -o con “números reales”, como se conoce a los números que poseen una expresión decimal-.

Fue así como crearon una unidad nueva, imaginando la raíz cuadrada de -1 (o √-1 en términos matemáticos).

Ilustración de Gerolamo Cardano.

Getty Images
Gerolamo Cardano fue el primero que difundió la idea de la unidad imaginaria, que había pensado Niccolo Fontana (alias Tartaglia).

En 1573 otro matemático renacentista, Rafael Bombelli, explicó cómo funcionaba la aritmética con este nuevo concepto, en una obra llamada “Álgebra”.

Allí señaló que la unidad nueva no era positiva ni negativa y, por lo tanto, no obedecía las reglas habituales de la aritmética.

Por cerca de un siglo muchos pensadores rechazaron esta nueva idea, llamando a esta unidad inventada “ficticia, imposible o sin sentido”.

Uno de los detractores fue el filósofo francés René Descartes, quien en su obra “La Géométrie” (1637) bautizaría a la invención con el término despectivo de “números imaginarios“.

i

Pasarían muchas décadas más para que los matemáticos empezaran a aceptar a estos números imaginarios, que desafiaban la lógica, como algo válido y genuino.

En 1707, otro francés, Abraham de Moivre, relacionó los números imaginarios con la geometría, logrando así usar esta disciplina para resolver complejos problemas algebraicos.

Setenta años más tarde, los números imaginarios tendrían finalmente su propio símbolo: i (gracias al matemático suizo Leonhard Euler).

Y su uso permitiría extender el sistema de números reales (R) al sistema de números complejos (C), donde se combinan números reales con números imaginarios.

Un hombre escribiendo fórmulas en un pizarrón.

iStock
Podrá sonarte como un montón de números y fórmulas sin sentido, pero en realidad tienen muchos usos prácticos.

Quizás todo esto suena como algo completamente abstracto y sin utilidad real, que solo podría interesarle a intelectuales que viven en el mundo de las ideas, pero esa está lejos de la realidad.

En el siglo XX, los números imaginarios empezaron a tener muchos usos prácticos, permitiendo a ingenieros y físicos, entre otros, resolver problemas que de otra forma no hubieran tenido solución.

Telecomunicaciones

Hoy estos números imaginarios y complejos están detrás de algunas de las tecnologías más esenciales que usamos.

Resultaron especialmente valiosos cuando se inventó la electricidad, ya que son muy útiles para analizar cualquier cosa que se expresa en ondas (como las ondas eléctricas).

La ingeniería eléctrica utiliza números complejos, en los que “i” es usado para indicar la amplitud y la fase de una oscilación eléctrica.

Ondas de sonido

iStock
Los números imaginarios y complejos son especialmente útiles para analizar ondas: desde la electricidad y el sonido hasta la mecánica cuántica.

Sin estos números, no se hubiera podido desarrollar las telecomunicaciones. No existiría la radio, la televisión e internet y hoy no estarías leyendo esta nota en tu computadora, tablet o celular.

Los números imaginarios también permitieron todo tipo de desarrollos tecnológicos y científicos, desde el radar y el GPS hasta la resonancia magnética y las neurociencias.

La física cuántica reduce todas las partículas a formas de onda, lo que significa que los números complejos son fundamentales para comprender ese extraño mundo.

No sólo podrían ser clave para el futuro, sino que algunos creen que eventualmente podrían servir para responder una de las grandes incógnitas que siguen dejando perplejos a los científicos: ¿qué pasó antes del Big Bang y cuándo empezó realmente el tiempo?

¿En serio?

La clásica teoría general de la relatividad de Albert Einstein vinculó el tiempo con las tres dimensiones espaciales con las que todos estamos familiarizados (arriba-abajo, izquierda-derecha y adentro-afuera), creando un “espacio-tiempo” cuatridimensional en el que el tiempo solo puede avanzar.

Una teoría brillante, pero cuando se aplica a la creación del Universo surgen problemas.

Pero si invocas la teoría cuántica y le agregas algo de tiempo imaginario y todo empieza a cobrar sentido… al menos para los cosmólogos.

El tiempo imaginario se mide en números imaginarios y, a diferencia del tiempo real, puede avanzar y retroceder como una dimensión espacial adicional.

Y eso le da al Big Bang un momento para comenzar.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=_A9aSuiQFCQ

https://www.youtube.com/watch?v=FohKHHN762E

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.