Violan a menor en una telesecundaria en Puebla; su maestra le dijo que se quedara callada
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Violan a menor en una telesecundaria en Puebla; su maestra le dijo que se quedara callada

Ella y su familia tuvieron que salir de su comunidad por el temor de sufrir más agresiones; aquí no pasó nada, tú los provocaste, le dijo la maestra tras sufrir la agresión en el salón de clases.
Cuartoscuro Archivo
Por Mely Arellano
4 de abril, 2018
Comparte

El 3 de mayo del 2017, mientras en el patio de la telesecundaria Jaime Torres Bodet, en la comunidad de Calatepec, se realizaba un ensayo para el festival del 10 de Mayo, en el salón de segundo año dos alumnos violaban a su compañera, mientras un tercero la sujetaba de las manos.

La maestra los había dejado en el aula pues consideró que no tenían las habilidades para participar en el festejo. Y en cuanto comenzó la música los adolescentes cerraron la puerta y sometieron a la menor de 14 años.

“Ella no sabe si se habían puesto de acuerdo. De momento se salieron del salón y cuando volvieron a entrar uno de ellos cerró la puerta, corrió y le jaló la silla, ella se cayó y se pegó en la cabeza, él le agarró las manos mientras los otros dos le pegaban, le decían groserías y la amenazaban con que si no se dejaba la iban a matar, la azotaron contra el suelo, le quitaron la ropa, uno de ellos le mordió un pecho, le tomaron fotos y la grabaron”, relata Sonia Escobar, madre de la menor.

Ambos muchachos la violaron y cuando el tercero -el que le sujetaba las manos- iba a hacerlo, otros compañeros lo impidieron.

“Pasaron por ahí dos niños de tercer año, al ver lo que le estaban haciendo uno de ellos pateó la puerta y entraron, ella se levantó, se puso la ropa y se salió del salón llorando”, dice la mamá de la menor que casi un año después sigue esperando justicia.

Pueblo chico…

Calatepec es una comunidad de apenas 361 habitantes ubicada en el municipio de Tlatlauquitepec, a dos horas de la capital del estado de Puebla.

Luego de lo sucedido, Sonia Escobar y su familia tuvieron que irse de ahí pues los padres de los muchachos lanzaron amenazas de muerte en su contra, por haber presentado la denuncia ante las autoridades.

De hecho, de acuerdo con lo que la menor contó a su mamá, la primera amenaza que recibió fue directamente de la maestra Laura Elena Perdomo Juárez, tan sólo unos minutos después de los hechos.

“La maestra subió, la vio y se enojó. La amenazó: aquí no pasó nada, tú los provocaste, quédate callada, si dices algo a la autoridades o a tu mamá, los papás de los chamacos pueden ir a matar a tu papá, acuérdate que ellos son 3. Y cuidadito y no vengas a la escuela; en qué problema nos metiste, van a cerrar la escuela por tu culpa, voy a perder mi trabajo por tu culpa”.

Luego, según recuerda su hija, se llevaron a sus compañeros ante el director Luis Gabriel Sánchez Mirón, pero no pasó nada. En los siguientes días arremetieron las burlas contra la menor, que durante un mes ocultó a su mamá lo que había pasado. “Yo la notaba rara, en la noche lloraba, le dolía el estómago, tenía pesadillas”.

La situación empeoró para ella cuando las fotos y los videos fueron de dominio público. Fue hasta entonces cuando la escuela decidió tomar cartas en el asunto.

“Me mandaron a traer a la escuela y en la carretera me encontré a la mamá de uno de los chamacos y ella me dijo que no fuera a pensar mal, que los chamacos nada más le habían levantado la falda a mi niña, y que su hijo le había tomado las manos, que le tomaron foto y video y que le agarraron las piernas. Pero nada más fue eso. Me dijo que no le habían hecho nada, que no me preocupara”.

En la escuela, el director y la maestra le dijeron lo mismo a la señora Sonia: que sólo había sido toqueteo, que habían jugado con ella, que ya habían platicado con los alumnos, que todo estaba bien. Pero ella no les creyó y llevó a su hija al DIF municipal en Tlatlauquitepec donde una psicóloga la orientó y le dijo que podía denunciar por acoso sexual. Así lo hizo.

Sin acceso a la justicia

Fue hasta el 24 de julio que la menor se atrevió a contarle a su mamá la verdad de lo que le había pasado. De inmediato Sonia Escobar acudió a cambiar la denuncia, ahora por violación.

El primer dictamen que le hicieron a su hija, en Tlatlauquitepec, arrojó que sí había habido violación, pues presentaba un desgarre. Cuando le tomaron la declaración, le preguntaron por qué no había dicho nada antes y entonces contó lo de las amenazas de la maestra, dijo que tenía mucho miedo.

Tras la denuncia llegaron más amenazas contra la familia de la señora Sonia: “me dijeron que me iban a matar a mí, a mis hijas y a mi esposo. El papá de uno de los chamacos fue a la casa y nos dijo que si nos llegábamos a meter con su hijo que nos atuvieramos, que nos iba a buscar donde nos encontráramos y que nos iba a matar, pero que eso no se iba a quedar así. Me tuve que salir de Calatepec”.

A finales de enero de este año le hicieron una segunda valoración médica y el resultado fue contrario al primero: que no hubo violación.

“Yo estoy pensando que no hubo nada, porque el segundo peritaje acredita que no hubo violación. Usted está pensando mal las cosas, a la mejor sólo hubo tocamientos —recuerda Sonia Escobar que le dijo la fiscal Carmen Pinar Manríquez—. A veces de mamás decimos que la violaron y no. Y hasta mejor para usted y para ella, ¿o en vez de exigir justicia no prefiere que esté mejor la niña?”.

Pero ella se empeñó en exigir una nueva revisión, que finalmente ocurrió el 22 de marzo a cargo de dos médicos del Tribunal Superior de Justicia, y cuyo resultado coincidió con el primero, pues se acreditó la violación.

Hasta ahora, Sonia Escobar no ha podido revisar nunca la carpeta de investigación que se abrió por el caso de su hija, pues cuando la solicita se la niegan.

La última vez, para tratar de conseguirla, dijo que quería contratar un abogado, a lo que la abogada Dulce María Soriano, de la Dirección de Atención a Víctimas del Delito, le advirtió que en ese caso se le retiraba el apoyo que le daban, que consiste en llevarla y traerla a la Fiscalía cuando la requieren.

También ha pedido que busquen las fotos y videos que le tomaron a su hija, pero la fiscal le dice que eso va a tomar mucho tiempo.

Más allá de las tres revisiones que le han hecho, la menor no ha recibido alguna otra atención médica o psicológica.

De acuerdo con información oficial de la Secretaría de Educación Pública (SEP) del estado, la maestra fue cesada y el director de la escuela recibió una sanción administrativa.

Continúa investigación: Fiscalía

Por su parte, la Fiscalía General del Estado (FGE) dijo a LADO B que “mantiene indagatorias y diligencias ante la presunta agresión sexual”.

Y que para “darle un seguimiento especializado al caso, se remitió la carpeta de investigación a la Agencia Especializada en Justicia para Adolescentes, donde se desahogan diligencias y se continúa la investigación sobre  compañeros de clase de la víctima, que están señalados como probables responsables del hecho”.

“Cabe señalar -continúa el documento enviado a este medio- que se ha mantenido acercamiento con la familia de la joven a quien en todo momento se le ha brindado avances de la investigación. Asimismo, continúan las indagatorias para recabar datos de prueba y judicializar el caso”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Google

Conflicto israelí-palestino: ¿por qué Gaza aparece borrosa en Google Maps?

Pese a que existe la tecnología necesaria para captar imágenes de alta resolución, las fotografías de Gaza y alrededores que ofrecen plataformas como Google Earth o Apple Maps no son nítidas.
Google
18 de mayo, 2021
Comparte

¿Por qué aparece Gaza, uno de los lugares más densamente poblados del mundo, borrosa en Google Maps?

Es un asunto que ha sido puesto de manifiesto por investigadores que usan información de código abierto públicamente disponible, incluidos datos de mapas, para localizar ataques y documentar la destrucción.

De hecho, gran parte de Israel y de los territorios palestinos aparecen en Google Earth con imágenes de baja resolución, a pesar de que empresas de satélites han puesto a disposición otras de mejor calidad.

Apenas se pueden ver los autos en la ciudad de Gaza.

Compárenla con la imagen de Pyongyang, la hermética capital de Corea del Norte, donde los autos están totalmente definidos y se pueden distinguir incluso personas.

Imagen de Gaza obtenida con Google Earth en la izquierda y una imagen de Pyongyang, Corea del Norte, en la derecha.

Google
Imagen de Gaza obtenida con Google Earth en la izquierda y una imagen de Pyongyang, Corea del Norte, en la derecha.

¿Por qué importan las imágenes satelitales?

Estas imágenes se han convertido en un elemento vital para informar sobre el conflicto, pero al mismo tiempo existe la preocupación de que la disponibilidad de imágenes detalladas ponga en riesgo la seguridad.

En esta última confrontación en Medio Oriente, los investigadores intentan corroborar, haciendo uso de satélites, las localizaciones de los lanzamientos de misiles y los edificios alcanzados en Gaza e Israel.

“El hecho de no recibir imágenes satelitales de alta resolución de Israel y los territorios palestinos es un obstáculo“, dice Samir, un investigador de código abierto.

En Google Earth, la plataforma de imágenes más utilizada, las imágenes de Gaza más recientes son de baja resolución y, por tanto, borrosas.

“La imagen más reciente de Gaza de Google Earth es de 2016 y es una basura. Hice zoom en una zona rural de Siria elegida al azar y hay más de 20 imágenes desde esa fecha, con muy alta resolución”, tuiteó Aric Toler, un periodista de Bellingcat.

Google dice que su objetivo es “mantener lugares densamente poblados actualizados con regularidad“, pero no ha sido el caso con Gaza.

Ataques en Gaza

EPA
Las imágenes satelitales se han convertido en un elemento vital para informar sobre el conflicto.

¿Hay imágenes de alta resolución disponibles?

Hasta el año pasado, el gobierno de Estados Unidos restringió la calidad de las imágenes satelitales que las empresas estadounidenses podían ofrecer comercialmente.

La enmienda Kyl-Bingaman (conocida como KBA) se presentó en 1997 para abordar las preocupaciones de Israel por la seguridad.

Aunque la disposición solo se refería a Israel, también se aplicó a la restricción de imágenes de los territorios palestinos.

La KBA limitaba la calidad de imagen de forma que un objeto del tamaño de un auto solo se podía ver como imagen muy borrosa y cualquier cosa más pequeña era muy difícil de identificar.

“Nosotros siempre preferiríamos ser fotografiados con la menor resolución posible”, dijo Amnon Harari, jefe del programa espacial en el Ministro de Defensa de Israel el año pasado, según informó la agencia Reuters.

“Siempre es preferible ser visto borroso que de forma precisa”.

No es poco común que lugares como bases militares se vean borrosas, pero la enmienda KBA fue el único caso en el que una zona amplia fue sometida a una restricción de este tipo.

Sin embargo, una vez que proveedores no estadounidenses, como la empresa francesa Airbus, fueron capaces de suministrar estas imágenes a mayor resolución, creció la presión sobre Estados Unidos para que pusiera fin a las restricciones.

En julio de 2020 se eliminó la KBA y ahora el gobierno de EE.UU. les permite a las empresas estadounidenses ofrecer imágenes de mucha mejor calidad de la región, de forma que objetos del tamaño de una persona se puedan identificar.

“La motivación inicial era científica”, dice Michael Fradley, un arqueólogo de la Universidad de Oxford y uno de los académicos que hizo campaña exitosamente para cambiar la enmienda.

“Necesitábamos acceso de alta resolución a los territorios palestinos ocupados, comparable a lo que usamos en otras partes de la región”.


Entonces ¿por qué sigue borrosa Gaza?

La BBC habló con Google y Apple (cuyas apps de mapas también muestran imágenes satelitales).

Apple dijo que está trabajando en una actualización de sus mapas para tener mayor resolución.

Google señaló que sus imágenes proceden de una serie de proveedores y que está considerando “actualizar sus imágenes satelitales cuando una resolución más alta esté disponible”.

Pero añadió que no tenía “planes que compartir en este momento”.

Izquierda: imagen de Google Earth de Gaza en 2016; derecha: imagen de la empresa Maxar tomada el 12 de mayo de 2021

Google y Maxar
A la izquierda, la imagen que ofrece actualmente Google Earth de la torre Hanadi en Gaza; a la derecha, una imagen satelital de alta resolución que muestra la torre destruida.

“Considerando la importancia de los hechos actuales, no veo qué razón puede haber para que las imágenes comerciales del área sigan siendo degradadas de forma deliberada”, indicó Nick Water, un investigador de código abierto para Bellingcat en Twitter.


¿Quién toma realmente las imágenes?

Plataformas públicas de mapas, como Google Earth y Apple Maps, utilizan empresas que poseen satélites para suministrar imágenes.

Actualmente, Maxar y Planet Labs, dos de las compañías más grandes del sector, están poniendo a disposición imágenes de alta resolución de Israel y Gaza.

Estas fotografías de mucha mayor calidad pueden revelar detalles de hasta medio metro o menos.

“Como resultado de cambios recientes a las regulaciones estadounidenses, las imágenes de Israel y Gaza se están ofreciendo con una resolución de 40 centímetros”, explicó Maxar en un comunicado.

Planet Labs confirmó a la BBC que suministra imágenes con resolución de 50 centímetros.

No obstante, investigadores de código abierto utilizan en gran parte software de mapas gratuito y a menudo no tienen acceso directo a estas imágenes de alta resolución.


¿Qué más pueden revelar las imágenes de alta resolución?

Las imágenes satelitales se utilizan para muchos propósitos, incluidos el seguimiento de la deforestación y los incendios forestales, así como la investigación de abusos de derechos humanos en todo el mundo.

Investigadores de la organización Human Rights Watch colaboraron con la empresa Planet Labs en 2017 para mostrar la destrucción de los pueblos rohingya a manos del ejército en Myanmar.

Imágenes satelitales de pueblos rohingya

2017DigitalGlobe
Imágenes satelitales de Myanmar mostraron la destrucción de pueblos habitados por los rohingya.

Las imágenes les permitieron hacer un mapa del alcance del daño a más de 200 pueblos en la zona, comparando imágenes satelitales de resolución de 40 centímetros de esas áreas antes y después.

Las imágenes parecieron corroborar las denuncias de los rohingya, que huyeron de Myanmar al vecino Bangladesh, de que sus casas habían sido objetivo de los militares.

Imágenes satelitales también han sido vitales para hacer un seguimiento de lo que ha estado sucediendo en la región china de Xinjiang, incluida la red de centros de “re-educación” para los uigures.

La información ha ayudado a mostrar dónde se han construido estos centros. Las imágenes de alta resolución también han dado una idea de su tamaño y algunas características particulares.

Imagen tomada por Maxar del centro de reeducación de Hotan

2019 Maxar Technologies
Una imagen satelital de 2019 de un centro de re-educación en la zona Hotan de Xinjiang, China.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw97EJ66PiU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.