Violan a menor en una telesecundaria en Puebla; su maestra le dijo que se quedara callada

Ella y su familia tuvieron que salir de su comunidad por el temor de sufrir más agresiones; aquí no pasó nada, tú los provocaste, le dijo la maestra tras sufrir la agresión en el salón de clases.

puebla telesecundaria
Cuartoscuro Archivo

El 3 de mayo del 2017, mientras en el patio de la telesecundaria Jaime Torres Bodet, en la comunidad de Calatepec, se realizaba un ensayo para el festival del 10 de Mayo, en el salón de segundo año dos alumnos violaban a su compañera, mientras un tercero la sujetaba de las manos.

La maestra los había dejado en el aula pues consideró que no tenían las habilidades para participar en el festejo. Y en cuanto comenzó la música los adolescentes cerraron la puerta y sometieron a la menor de 14 años.

“Ella no sabe si se habían puesto de acuerdo. De momento se salieron del salón y cuando volvieron a entrar uno de ellos cerró la puerta, corrió y le jaló la silla, ella se cayó y se pegó en la cabeza, él le agarró las manos mientras los otros dos le pegaban, le decían groserías y la amenazaban con que si no se dejaba la iban a matar, la azotaron contra el suelo, le quitaron la ropa, uno de ellos le mordió un pecho, le tomaron fotos y la grabaron”, relata Sonia Escobar, madre de la menor.

Ambos muchachos la violaron y cuando el tercero -el que le sujetaba las manos- iba a hacerlo, otros compañeros lo impidieron.

“Pasaron por ahí dos niños de tercer año, al ver lo que le estaban haciendo uno de ellos pateó la puerta y entraron, ella se levantó, se puso la ropa y se salió del salón llorando”, dice la mamá de la menor que casi un año después sigue esperando justicia.

Pueblo chico…

Calatepec es una comunidad de apenas 361 habitantes ubicada en el municipio de Tlatlauquitepec, a dos horas de la capital del estado de Puebla.

Luego de lo sucedido, Sonia Escobar y su familia tuvieron que irse de ahí pues los padres de los muchachos lanzaron amenazas de muerte en su contra, por haber presentado la denuncia ante las autoridades.

De hecho, de acuerdo con lo que la menor contó a su mamá, la primera amenaza que recibió fue directamente de la maestra Laura Elena Perdomo Juárez, tan sólo unos minutos después de los hechos.

“La maestra subió, la vio y se enojó. La amenazó: aquí no pasó nada, tú los provocaste, quédate callada, si dices algo a la autoridades o a tu mamá, los papás de los chamacos pueden ir a matar a tu papá, acuérdate que ellos son 3. Y cuidadito y no vengas a la escuela; en qué problema nos metiste, van a cerrar la escuela por tu culpa, voy a perder mi trabajo por tu culpa”.

Luego, según recuerda su hija, se llevaron a sus compañeros ante el director Luis Gabriel Sánchez Mirón, pero no pasó nada. En los siguientes días arremetieron las burlas contra la menor, que durante un mes ocultó a su mamá lo que había pasado. “Yo la notaba rara, en la noche lloraba, le dolía el estómago, tenía pesadillas”.

La situación empeoró para ella cuando las fotos y los videos fueron de dominio público. Fue hasta entonces cuando la escuela decidió tomar cartas en el asunto.

“Me mandaron a traer a la escuela y en la carretera me encontré a la mamá de uno de los chamacos y ella me dijo que no fuera a pensar mal, que los chamacos nada más le habían levantado la falda a mi niña, y que su hijo le había tomado las manos, que le tomaron foto y video y que le agarraron las piernas. Pero nada más fue eso. Me dijo que no le habían hecho nada, que no me preocupara”.

En la escuela, el director y la maestra le dijeron lo mismo a la señora Sonia: que sólo había sido toqueteo, que habían jugado con ella, que ya habían platicado con los alumnos, que todo estaba bien. Pero ella no les creyó y llevó a su hija al DIF municipal en Tlatlauquitepec donde una psicóloga la orientó y le dijo que podía denunciar por acoso sexual. Así lo hizo.

Sin acceso a la justicia

Fue hasta el 24 de julio que la menor se atrevió a contarle a su mamá la verdad de lo que le había pasado. De inmediato Sonia Escobar acudió a cambiar la denuncia, ahora por violación.

El primer dictamen que le hicieron a su hija, en Tlatlauquitepec, arrojó que sí había habido violación, pues presentaba un desgarre. Cuando le tomaron la declaración, le preguntaron por qué no había dicho nada antes y entonces contó lo de las amenazas de la maestra, dijo que tenía mucho miedo.

Tras la denuncia llegaron más amenazas contra la familia de la señora Sonia: “me dijeron que me iban a matar a mí, a mis hijas y a mi esposo. El papá de uno de los chamacos fue a la casa y nos dijo que si nos llegábamos a meter con su hijo que nos atuvieramos, que nos iba a buscar donde nos encontráramos y que nos iba a matar, pero que eso no se iba a quedar así. Me tuve que salir de Calatepec”.

A finales de enero de este año le hicieron una segunda valoración médica y el resultado fue contrario al primero: que no hubo violación.

“Yo estoy pensando que no hubo nada, porque el segundo peritaje acredita que no hubo violación. Usted está pensando mal las cosas, a la mejor sólo hubo tocamientos —recuerda Sonia Escobar que le dijo la fiscal Carmen Pinar Manríquez—. A veces de mamás decimos que la violaron y no. Y hasta mejor para usted y para ella, ¿o en vez de exigir justicia no prefiere que esté mejor la niña?”.

Pero ella se empeñó en exigir una nueva revisión, que finalmente ocurrió el 22 de marzo a cargo de dos médicos del Tribunal Superior de Justicia, y cuyo resultado coincidió con el primero, pues se acreditó la violación.

Hasta ahora, Sonia Escobar no ha podido revisar nunca la carpeta de investigación que se abrió por el caso de su hija, pues cuando la solicita se la niegan.

La última vez, para tratar de conseguirla, dijo que quería contratar un abogado, a lo que la abogada Dulce María Soriano, de la Dirección de Atención a Víctimas del Delito, le advirtió que en ese caso se le retiraba el apoyo que le daban, que consiste en llevarla y traerla a la Fiscalía cuando la requieren.

También ha pedido que busquen las fotos y videos que le tomaron a su hija, pero la fiscal le dice que eso va a tomar mucho tiempo.

Más allá de las tres revisiones que le han hecho, la menor no ha recibido alguna otra atención médica o psicológica.

De acuerdo con información oficial de la Secretaría de Educación Pública (SEP) del estado, la maestra fue cesada y el director de la escuela recibió una sanción administrativa.

Continúa investigación: Fiscalía

Por su parte, la Fiscalía General del Estado (FGE) dijo a LADO B que “mantiene indagatorias y diligencias ante la presunta agresión sexual”.

Y que para “darle un seguimiento especializado al caso, se remitió la carpeta de investigación a la Agencia Especializada en Justicia para Adolescentes, donde se desahogan diligencias y se continúa la investigación sobre  compañeros de clase de la víctima, que están señalados como probables responsables del hecho”.

“Cabe señalar -continúa el documento enviado a este medio- que se ha mantenido acercamiento con la familia de la joven a quien en todo momento se le ha brindado avances de la investigación. Asimismo, continúan las indagatorias para recabar datos de prueba y judicializar el caso”.

Close
Comentarios