Tatiana Clouthier, la líder de la campaña de AMLO que poncha a sus contrincantes desde Twitter
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Tatiana Clouthier, la líder de la campaña de AMLO que poncha a sus contrincantes desde Twitter

La coordinadora habla de las decisiones polémicas que rodean a la campaña de López Obrador, como la designación del exlíder minero Napoleón Gómez Urrutia, o la invitación de expanistas al proyecto de Morena.
Cuartoscuro
16 de abril, 2018
Comparte

Tatiana Clouthier, la coordinadora de campaña de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), no está siempre de acuerdo con el líder de Morena, y se lo dice no solo a él, sino públicamente a quien se lo pregunte.

La invitación para que Napoleón Gómez Urrutia, exlíder minero refugiado en Canadá tras una acusación de desvíos millonarios, sea senador plurinominal por el partido de Andrés Manuel no gustó a Clouthier.

“No estoy de acuerdo, y AMLO lo sabe”, asegura durante la plática, en la que aborda múltiples temas: las críticas que insisten en mostrar a López Obrador como un líder autoritario, su decisión de no militar en Morena, la invitación a expanistas del gobierno de Felipe Calderón y sus polémicas en redes sociales, donde por su estilo ácido muchos la elevaron a la categoría de ‘Tuit-Star’.  

La invitación como coordinadora

La relación con López Obrador viene de lejos, recuerda la sinaloense de 52 años y licenciada en Lengua Inglesa.

En 2006, lo conoció personalmente en una cena a la que asistió con su esposo y su hermano, el también político Manuel Clouthier. En ese entonces, alegando que era una “mala copia” del PRI, Tatiana acababa de renunciar al PAN, el partido al que históricamente va ligado su apellido por su padre Manuel Clouthier, Maquío; líder del blanquiazul que contendió en 1988 por la Presidencia que ganó Carlos Salinas de Gortari.

Pero no es hasta 2011 cuando se integra por primera vez a la campaña de AMLO, en la contienda de la que resultó vencedor el actual presidente, Enrique Peña Nieto.

En 2017, participó en la elaboración del Proyecto Alternativo de Nación, pero es en enero pasado cuando López Obrador la invita de nuevo a su campaña durante una reunión en el estado de Chiapas, aunque esta vez con un papel muy diferente: quiere que sea su estratega.

“Aceptar la coordinación nacional de la campaña fue una decisión difícil. Aunque lo que facilitó mi respuesta fue que la campaña de Andrés ya tenía muchos ejes funcionando tiempo atrás.

Es decir, que no se trata de una coordinación tradicional que implica responsabilidades mayores. En realidad, tengo muchos aliados en los que puedo descansar”, dice Tatiana, quien sin mencionarlos habla de otros personajes clave en el equipo de AMLO, como el regiomontano Alfonso Romo, quien es el vínculo con empresarios y sociedad civil; y de Yeidckol Polevnsky, la actual secretaria general de Morena y una de las operadoras más influyentes de la campaña.

“No estoy de acuerdo con la designación de Napoleón”

Poco después de la presentación el 15 de enero como coordinadora, llega la primera polémica: AMLO anuncia que si gana creará “las condiciones” para que regrese Napoleón Gómez Urrutia, exiliado en Canadá desde 2006 tras ser acusado de desviar más de 50 millones de dólares del sindicato de mineros a sus cuentas personales.

Una semana más tarde, Morena materializa las palabras de su líder designando a Napoleón en su lista de plurinominales para el Senado.

A Tatiana el nombramiento le toma por sorpresa. Así lo admite en una entrevista con Denise Maerker, en la que dice no tener palabras para explicar la postulación. Mientras que en otras entrevistas señala que no comulga con el “perfil de liderazgo tradicional” de Napoleón, aunque matiza que cree firmemente que es un perseguido político y que de haberse comprobado las acusaciones, Canadá no le hubiera dado refugio.

-¿Sabía AMLO que invitar a Napoleón iba a generar esta polémica?

“Sí. Y tan lo creo, que Andrés no dio de una (la noticia), sino que la fue soltando poco a poco. Primero nos dice: Napoleón sería bienvenido. Y luego pasa un tiempo y lo enlista para plurinominal. Por eso me parece que Andrés tenía claro que la decisión iba a causar revuelo”.

-¿Por qué invitó AMLO a Napoleón?

Tatiana se toma más de cinco minutos para tratar de explicar su “interpretación” del asunto.

“AMLO siempre ha hablado de las minas, no es un tema nuevo para él –expone-. Si tú ves cómo operan las minas en México y cómo operan en otros países, las diferencias están ahí. Un trabajador minero canadiense, por ejemplo, gana 50 dólares la hora; uno mexicano, 20 dólares al día. Entonces, si conocemos la lucha histórica de Morena y de AMLO por reivindicar los derechos laborales, creo que podemos entender la decisión. No estar de acuerdo con ella, pero sí entenderla”.

-O sea, ¿la invitación es un guiño al sector minero?

“No es solo un guiño. Creo que tiene ver con la posibilidad de reivindicar el trabajo y la retribución de las minerías en favor de los mexicanos. Esa es mi interpretación. Me parece que hay una visión más amplia en este tema, aunque solo se quiera ver a Napoleón”.

-Sí, pero en un inicio no se veía que estuviera entusiasmada con la designación de Napoleón…

“No, y no lo estoy. No estoy de acuerdo –repite tajante-. Y así se lo dije a Andrés Manuel, que no estoy de acuerdo”.

-¿Y él qué le dijo?

“Me respondió que este es un movimiento plural. Que podía no estar de acuerdo y que lo podía decir públicamente. Y aquí te lo estoy diciendo”.

La invitación a expanistas

Otras invitaciones polémicas son las de dos panistas de solera: Gabriela Cuevas, exdiputada federal y senadora que renunció al blanquiazul tras 24 años de militancia.

Y Germán Martínez, expresidente nacional del PAN, y exsecretario de la Función Pública con Felipe Calderón; presidente con el que mantuvo una relación estrecha, y al que López Obrador lleva dedicándole calificativos como “espurio” o “presidente fraudulento”, desde que en 2006 perdió con él la elección presidencial por un ajustado margen.

Tanto Cuevas como Martínez van en las listas de Morena para diputada plurinominal y senador plurinominal, respectivamente. Y también forman parte del Consejo Asesor Electoral; un equipo encargado de “cuidar” las elecciones del 1 de julio. Incluso, Martínez reveló en el diario Reforma que AMLO lo invitó a ser candidato a Fiscal General de la República.

Desde Morena, el mensaje ‘oficial’ ante estas invitaciones es de  conciliación. “Todo el que venga a sumar, es bienvenido”, repiten en el partido ante grabadoras y fuera de ellas. Sin embargo, a pie de calle hay simpatizantes del partido que no ven con buenos ojos que exintegrantes del PAN, al que llevan acusando más de una década de ‘robarle’ a López Obrador la presidencia, formen parte ahora del equipo del tabasqueño.

“Es muy fácil de comprender. Las grandes transformaciones en el mundo pasan por un péndulo de extremos. Y el gran transformador, es capaz de sumar los extremos para encontrarlos en un punto y transitar a que el país avance. Y eso es lo que ha hecho Andrés”.

-¿Y por qué usted no se ha afiliado como militante de Morena?

“Porque no quiero ser de ningún partido –responde rotunda-. Ni de Morena, ni de ningún otro. El aprendizaje que tuve es que el mejor lugar para estar es del lado de la sociedad civil, procurando que se aplique el artículo 39 constitucional, que dice que la soberanía reside en el pueblo”.

-O sea, usted está apoyando a López Obrador, no a Morena…

“Yo más que un partido, estoy con la persona, que es Andrés Manuel. Y sobre todo, estoy con el proyecto, que es más grande que la persona”.

“AMLO ha evolucionado”

Colgada de una pared del lobby del hotel, hay una televisión por la que van desfilando noticias con imágenes de actos de campaña de los candidatos del PRI y el PAN, José Antonio Meade y Ricardo Anaya, y también del presidente Peña Nieto, que habla ante una convención de empresarios.

Tatiana mira de reojo la pantalla. Al cuestionarla si el mensaje que dio López Obrador durante su registro como candidato ante el INE, donde dijo que en caso de ganar no habrá una persecución política contra nadie, puede ser interpretado como una especie de ‘amnistía’, a pesar de que durante la actual administración han tenido lugar casos notables de corrupción como La Estafa Maestra, Odebrecht, o la Casa Blanca.

“Andrés Manuel habló de no persecución y de justicia, y cualquiera que nos diga ahorita que meterá al Presidente de la República en la cárcel, está mintiendo porque la Constitución no lo permite. Y en este país, hay alguien que nos miente”,  dice sin mencionarlo, pero en clara alusión al candidato Ricardo Anaya, quien prometió que encarcelará a Peña Nieto si gana la presidencia y se comprueba que en el mandato del priista hubo corrupción.

“Por eso, el primer paso que habremos de dar es modificar la Constitución, para quitarle al presidente el fuero protector”.

-¿Y qué pasará con los casos de corrupción sin resolver?

“De nuevo, son dos cosas: una es no venganza y la otra es justicia. Pero al presidente no le toca perseguir, ni investigar. Eso le toca al poder judicial”.

Además del tema de la no venganza, AMLO está centrando su campaña en lanzar mensajes de conciliación a adversarios; en dejar que los otros candidatos intercambien golpes. ¿Esto ha sido una decisión de estrategia electoral? ¿Le aconsejaron que bajara el tono?

Tatiana responde con una reflexión.

“Si yo volteo a verme a quién era yo en 2006, ¿soy la misma persona? Si así fuera, sería malo por mí. Porque el ser humano viene al mundo a evolucionar, y creo que Andrés Manuel ha evolucionado; ha ido madurando, asentándose, y la edad también le ayuda. Creo que ahora esta parte briosa y desubicada la vemos en otros candidatos, no en Andrés”.

Aun así continúan las voces que señalan a López Obrador como alguien que no acepta la crítica, ni la derrota.

El pasado 9 de marzo, durante una convención bancaria en Acapulco, Andrés Manuel dijo que si en las próximas elecciones hay fraude, se retirará a Palenque pero “a ver quién amarra al tigre”.

La frase que fue interpretada en algunas columnas de opinión como una amenaza velada de provocar protestas, como las de 2006, cuando tras perder las elecciones hubo un plantón en el Paseo de la Reforma que duró seis meses.

“Pregúntale a los últimos 10 coordinadores de campaña, de quien tú quieras, si se hubieran aventado la que yo (con AMLO). Si sus candidatos les hubieran dado la libertad de decir públicamente: no estoy de acuerdo contigo. ¿Eso es autoritarismo? –Encoge los hombros-. Yo creo que no”.

Otra de las constantes en la estrategia de Morena ha sido la de acercarse a los empresarios, especialmente en estados como Nuevo León, una de las entidades donde históricamente AMLO no ha tenido el favor del voto.

“Se han dado muestras importantes de que el país no va a sufrir una crisis con la llegada de Andrés. Es absurdo discutir esto, porque ellos mismos (los rivales políticos de AMLO) hablan de respeto a las instituciones, pero ellos dudan de éstas cuando dicen que va a pasar algo (si AMLO gana). Y yo pregunto: si tenemos un Banco de México autónomo, unas instituciones autónomas, y una separación de poderes… ¿entonces cuál es el problema?

‘Tuit-Star’

Twitter es la otra arena desde donde Tatiana Clouthier defiende y promueve la campaña de AMLO. Con 280 caracteres, lo mismo enfrenta al expresidente Vicente Fox; ‘trolea’ a adversarios políticos, o utiliza la ironía para responder a las críticas.

Unos enfrentamientos repletos de comentarios ácidos que la han convertido en una ‘Tuit-Star’. O al menos, así la proclamaron en redes sociales, donde abundan memes de ella ataviada con unas Ray Ban clásicas y una gorra de visera plana, al estilo de estrellas como Kanye West o Kendrick Lamar.  

-Vargas Llosa, Fox, Meade… No tiene usted reparos en ‘repartir’ críticas en Twitter más allá de quién sea el personaje.

“Aquí el que se lleva… pues se aguanta. Y eso es lo bueno de las redes sociales, que han llevado al mundo una democratización de los medios de comunicación”.   

-¿Piensa usted mucho los tuits? ¿No le gana la pasión?

“Antes me aventaba más. Ahora lo pienso mucho porque no me represento solo a mí misma, sino a una causa”.

-¿Y en alguna ocasión se ha dicho: igual y me equivoqué. Debí haber sido más suave en tal comentario?

“No, me equivoco al revés. Me gustaría tener tiempo para meterme más a Twitter”.

-O sea, que no rehúye usted el combate en redes sociales…

“Pues no. Aunque tampoco es que me levante por la mañana pensando qué voy a tuitear. Tan solo creo que (Twitter) es un mecanismo interesante para debatir, y para expresar posturas. Y claro, también sirve para conocer la mecha corta que tienen en otros lados”.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué en México están apareciendo “antimonumentos” (y cómo reflejan los episodios más oscuros de su historia reciente)

Instalados por movimientos sociales en las calles de la capital mexicana, los "antimonumentos" intentan que las víctimas de casos de violencia emblemáticos y a la espera de justicia no se olviden.
8 de diciembre, 2020
Comparte

En México, un país donde nueve de cada diez delitos denunciados quedan impunes, los familiares de las víctimas luchan por conseguir que sus casos no caigan en el olvido.

Con ese objetivo afloraron en los últimos años en el país los llamados “antimonumentos”, unos memoriales que simbolizan historias muy distintas pero que comparten una finalidad: el recordar que sus casos continúan a la espera de justicia.

Todos fueron colocados en espacios de la vía pública por ciudadanos y movimientos sociales al margen de las autoridades, ya que precisamente lo que persiguen es “denunciar la inacción o poca empatía del Estado”, le dice a BBC Mundo el doctor en Antropología Alfonso Díaz Tovar.

Autor de la investigación “Antimonumentos. Espacio público, memoria y duelo social en México”, el experto destaca cómo los monumentos “tradicionales” son instalados por el Estado para que perduren en el tiempo y representen “discursos oficiales y verdades históricas”.

“Pero los antimonumentos surgen para deconstruir esas posturas oficiales mediante una apropiación del espacio público, digamos ‘caótica’, y que sí tienen una temporalidad”, apunta.

Así, según Díaz Tovar, mientras los monumentos representan ideas generales sobre la historia de una nación, los antimonumentos simbolizan historias que aún no han terminado, que actúan como una memoria que no está cerrada sobre algo pendiente y que no ha podido acceder a la justicia.

Varios de estos conjuntos están distribuidos por buena parte de México, como la imponente cruz de clavos en Chihuahua (y su réplica en Ciudad Juárez) que fue uno de los primeros que se instaló para representar a cada una de las mujeres asesinadas o desaparecidas desde los años 90.

Sin embargo, probablemente son los antimonumentos de la capital del país los que logran mayor atención, al haberse levantado en puntos emblemáticos y muy transitados de una de las ciudades más pobladas del mundo.

Esta es la historia -y la reivindicación- de los siete antimonumentos de Ciudad de México.

1. Los 43 de Ayotzinapa

Antimonumento de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa.

Marcos González

El primer antimonumento fue levantado en 2015 en memoria de uno de los casos de desaparición forzada más escandalosos y reconocidos internacionalmente en la historia reciente de México.

Un año antes, 43 jóvenes estudiantes de una escuela de Ayotzinapa, en el estado de Guerrero, desaparecieron en el municipio de Iguala.

Seis años después, el caso sigue sin resolver y está considerado como uno de los mayores episodios de violaciones de derechos humanos en el país.

El Paseo de la Reforma, una de las arterias principales de la capital mexicana, se convirtió en escenario de habituales protestas por este caso y fue el lugar donde sus padres inauguraron un gran “+ 43” en rojo, en alusión a las otras miles de personas desaparecidas en México.

“Porque vivos se los llevaron, vivos los queremos”, se lee en la base del antimonumento.

2. La desaparición de David y Miguel

Antimonumento a la desaparición de Miguel y David

Marcos González

A pocos metros, se encuentra otro antimonumento que recuerda precisamente otro caso de desaparición que tampoco fue resuelto.

Se trata de David Ramírez y Miguel Rivera, dos jóvenes secuestrados en 2012 cerca de Ciudad Altamirano cuando se dirigían al estado de Guerrero para festejar el 20º cumpleaños de uno de ellos.

Los captores se comunicaron con la familia, que llegó a pagar un rescate. Las autoridades iniciaron una investigación pero, en todo este tiempo, ni los jóvenes fueron liberados ni se logró detener a los responsables.

Sus familiares, sin embargo, denunciaron en numerosas ocasiones “inacción” por parte de la policía, y aseguraron que fueron ellos mismos quienes investigaron el paradero de sus hijos rastreando por ejemplo la señal de sus teléfonos, que los secuestradores siguieron utilizando.

La instalación representa una forma de letra T azul que simula dos siluetas dividas a la mitad y los transeúntes son llamados a colocar un candado en su base como muestra de apoyo.

3. Incendio de la guardería ABC

Antimonumento a los 49 niños muertos en el incendio de la guardería ABC.

Marcos González

En el mismo Paseo de la Reforma, un “ABC” de colores recuerda a los 49 niños que murieron en 2009 en el incendio de la guardería que llevaba este nombre en Hermosillo, estado de Sonora. Más de un centenar resultaron heridos.

El fuego se originó en los archivos de un edificio del gobierno estatal contiguo a la guardería mientras los pequeños dormían la siesta. Parte del personal se encontraba en la hora de la comida, y otros ya habían concluido su turno.

Las labores de evacuación fueron caóticas y se prolongaron durante 30 minutos. Vecinos de la zona abrieron boquetes en las paredes incluso con vehículos ante la falta de salidas de emergencia y extintores suficientes.

Cerca de 20 personas, entre funcionarios y encargados del cuidado de los niños, fueron condenadas a prisión. Pero cuando el año pasado se cumplió una década de la tragedia, ninguna había ingresado en la cárcel mientras se resuelven sus recursos de amparo.

Los familiares denuncian que no se ha hecho justicia y por eso colocaron el antimonumento frente a las oficinas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), a través del cual la guardería prestaba sus servicios de manera subrogada.

4. La explosión en la mina de Pasta de Conchos

Antimonumento a los 65 mineros muertos en Pasta de Conchos.

Marcos González

Un gran “+ 65” pide justicia para los 65 trabajadores que fallecieron en 2006 atrapados por una explosión en la mina de carbón de Pasta de Conchos, en Coahuila.

Un año después, la compañía a cargo de la explotación de la mina suspendió las tareas de rescate tras haber recuperado solo dos cuerpos. Argumentó que se ponía en riesgo la vida de los equipos de emergencia.

Varias familias denunciaron que, de ser rescatados los cadáveres, podría evidenciarse que las condiciones de trabajo en la mina no eran adecuadas para garantizar la seguridad de los mineros, como concluyó después la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

El pasado octubre, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que en 2021 se reanudará el rescate de los cuerpos atrapados. También confirmó que este año los familiares de los fallecidos recibirían sendas indemnizaciones.

Su antimonumento se encuentra desde 2018 en Reforma, frente a la Bolsa Mexicana de Valores. Un año después, los familiares colocaron junto a él decenas de cascos como símbolo de los mineros que quedaban por rescatar.

5. La masacre de Tlatelolco

Antimonumento a la masacre de Tlatelolco.

Marcos González

El simbólico Zócalo de Ciudad de México fue el lugar elegido para inaugurar un antimonumento cuando se cumplieron 50 años de la masacre estudiantil del 2 de octubre de 1968.

Aquel día, miles de personas se reunieron en la plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco, Ciudad de México, convocadas por un movimiento de estudiantes cada vez más activo que protestaba contra el gobierno y la violencia de la policía.

Pero ese 2 de octubre la actuación fue aún más desmedida. Cientos de soldados y miembros de grupos paramilitares iniciaron una balacera contra la multitud que participaba en un mitin pacífico. No hay un balance oficial de víctimas, aunque se estima que mataron a cientos de personas.

No fue hasta 2006 que el expresidente Luis Echeverría -quien era secretario de Gobernación en 1968 en el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz- quedó en arresto domiciliario acusado de genocidio, aunque fue exonerado tres años después. Ningún funcionario fue declarado nunca culpable.

La emblemática frase “2 de octubre no se olvida” y otra que reza “Fue el Ejército, fue el Estado” pueden leerse en el antimonumento dedicado a una masacre que dio un vuelco a la vida política y social de México para siempre.

6. “Antimonumenta” contra los feminicidios

Antimonumento a los feminicidios

Marcos González

Un antimonumento para denunciar la violencia contra las mujeres parece inevitable en México, un país donde diez mujeres son asesinadas cada día.

El conocido como “Antimonumenta” fue inaugurado en el marco del Día Internacional de la Mujer del año pasado frente al Palacio de Bellas Artes.

Convertido en punto central de muchas de las marchas de mujeres organizadas en los últimos meses en la capital mexicana, junto a él suelen verse veladoras, flores, cruces rosas, fotografías de decenas de mujeres asesinadas o desaparecidas en el país y mensajes exigiendo justicia.

“Ni una más. No más feminicidios”, se lee en este antimonumento que fue saboteado durante una marcha de opositores al aborto el pasado año.

7. Masacre de migrantes de San Fernando

Antimonumento de la masacre de 72 migrantes en Tamaulipas.

AFP

El último en sumarse a la lista de antimonumentos de Ciudad de México fue un “+72” instalado el pasado agosto en Reforma, frente a la Embajada de Estados Unidos, para reclamar justicia por la masacre ocurrida en San Fernando diez años antes.

En agosto de 2010, 72 personas migrantes -la mayoría de origen centroamericano- fueron brutalmente asesinadas en esta localidad del estado de Tamaulipas, en la frontera norte de México.

El grupo fue secuestrado mientras viajaba en autobús por el cartel de Los Zetas, que los acribilló después de negarse a pagar el dinero que les exigían por dejarlos libres.

Los captores los vendaron, los obligaron a apoyarse contra un muro y luego los balearon. Solo dos personas lograron escapar. Ninguna persona llegó a ser condenada por este espeluznante hecho.

Con el mensaje “migrar es un derecho humano”, el antimonumento fue colocado como homenaje a las víctimas de esta masacre y a todos los migrantes muertos o desaparecidos en el peligroso viaje que emprenden cada año hacia territorio estadounidense.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZRaWxiFPjYI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.