close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
Vanessa Rubio, la estratega que busca desmarcar a Meade de los priistas señalados por corrupción
El combate a la corrupción y decir que su candidato, José Antonio Meade no es como otros priistas acusados de desvíos son temas centrales de la campaña.
Cuartoscuro
17 de abril, 2018
Comparte

Vanessa Rubio, coordinadora de la oficina de campaña de la coalición Todos por México (PRI-PVEM-Panal), conoce bien a su candidato, José Antonio Meade.

Fue tres veces subsecretaria de Estado en las administraciones de Meade en las Secretarías de Desarrollo Social, Relaciones Exteriores y Hacienda durante este sexenio.

Sabe que para hacer crecer a su candidato – quien está en segundo lugar según sus encuestas – es importante desmarcarlo de los exgobernadores señalados por desvío de recursos y que un día formaron parte de una generación de políticos que enorgullecía al mismo partido que ahora postula a Meade: el PRI.

“En México existe un tema de impunidad y corrupción, independientemente del partido. José Antonio Meade está indignado con la impunidad, con la corrupción y si ese personaje es del partido x o y, da lo mismo, igual se va a combatir y se tendrá que someter a la justicia”, asegura Vanessa Rubio, coordinadora de la oficina del candidato.

Aunque el combate a la corrupción no forma parte de alguna de los “siete compromisos para la nación” anunciados en su arranque de campaña y publicados en su página http://meade18.com/, Rubio explica que dicho tema forma parte de una política integral que va desde mejor educación cívica, policías mejor pagados, códigos penales homologados y reforma a la ley de extinción de dominio, hasta “hacer acuerdos políticos para que el Sistema Nacional Anticorrupción sea plenamente instrumentado”.

Por eso todo el equipo insiste en cada evento que los priistas buenos son los más, que quienes presuntamente fueron corruptos están siendo investigados y enfrentarán a la justicia.

“Hay una serie de imputados y encarcelados porque justamente se ha hecho justicia. Es mucho más allá de un partido, de una persona, es que nadie en México esté por encima de la ley y nadie tenga impunidad. Por eso Meade dice: voy a ser el primer presidente sin fuero”.

En entrevista con Animal Político, Rubio explica con vehemencia los mensajes que el equipo ha intentado colocar entre el electorado: que Meade es el mejor candidato, el único con 20 años en la administración pública sin un escándalo por corrupción y el único que “sabe diagnosticar con método y rigor pero que también sabe planear con efectividad”.

Vanessa Rubio ha sido parte de eso años “sin escándalos” en la carrera de Meade.

Aunque su carrera se concentró en áreas internacionales desde 1997, como subdirectora para la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en la Secretaría de Relaciones Exteriores y como directora para la América del Norte, Asia Pacífico y el Caribe de la Secretaría de Hacienda en el año 2000, con Meade como secretario, alcanzó la subsecretaría de América Latina y el Caribe en la Cancillería en 2013.

Luego fue subsecretaria de Planeación, Evaluación y Desarrollo Regional de la Secretaría de Desarrollo Social en 2015 y renunció a su último cargo en la subsecretaría de Hacienda en enero de 2018 para integrarse a la campaña y convertirse en una de las estrategas clave. Incluso, independientemente de los resultados, Rubio será senadora, pues ocupa el tercer sitio en la lista de plurinominales, sólo después después del primer círculo priista.

“Vamos bien y cada día mejor”, dice. Seis encuestas internas les confirman que Meade va en segundo lugar. “Es el único candidato que empezó de cero a hacer campaña, mientras que López Obrador lleva 18 años en campaña y Anaya se hizo del partido un año antes y también hizo y difusión. Era lógico que la base sobre la cual comenzamos no fuera equitativa”.

A la campaña se han sumado los escándalos de corrupción y desvío de recursos de exgobernadores priistas como Javier Duarte documentados en la investigación de Las empresas fantasma de Veracruz,y los de César Duarte en Chihuahua.

También los señalamientos sobre los malos manejos de recursos ocurridos en Sedesol, a la que Meade llegó en agosto de 2015, sustituyendo a Rosario Robles. Los desvíos en dicha dependencia a través de La Estafa Maestra ocurridos entre 2013 y 2014 ascendieron a más de 2 mil millones de pesos.

-¿No tuvieron la alerta en Sedesol al respecto?, se le pregunta a Rubio.

“Cuando llegas a tu función, te da vista la Auditoría Superior de la Federación de cuando hay casos abiertos que vienen de administraciones anteriores. Cuando llegó José Antonio Meade, le dan vista de auditorías que venían y uno de los resultados es que le tocó inhabilitar los 469 funcionarios, entonces actúo. Pero tú no eres la ASF, tu no eres la auditoría interna, tu eres el Ejecutivo que hace los programas y demás. Cuando las auditorías te dan vista de las auditorías que se están llevando a cabo es cuando te involucras, porque corre en tu gestión y ahí están los inhabilitados. Y ahí están las denuncias penales”.

Los 469 funcionarios a los que Rubio se refiere corresponde a irregularidades cometidas en el programa de Adultos Mayores, pero ningún involucrado en La Estafa Maestra ha recibido alguna sanción hasta el momento.

“En la gestión de José Antonio Meade en la Sedesol no se firmó ningún convenio con alguna empresa fantasma, eso está plenamente acreditado. En todos los casos donde ya venían convenios con universidades, en la gestión de Meade existieron entregables en contrapartida” y, por tanto, se entregaron los recursos, explica Rubio.

Aunque durante la gestión de Meade sí se pagó uno de los convenios realizado entre la Sedesol y la Universidad Politécnica de Chiapas firmado en la administración de Robles, con vigencia del 6 de mayo al 31 de diciembre de 2015.

Dicho convenio era para realizar la supervisión, control, mejora y monitoreo de los comedores comunitarios en el Estado de México por lo cual la Sedesol pagó 400 millones de pesos. Cuando la Auditoría Superior de la Federación solicitó a información a la dependencia, ésta no entregó evidencia alguna que acreditara que recibió en tiempo y forma los servicios e incluso desconoció incluso la firma de los convenios.

Rubio señala que para evitar casos como estos se deben tener mayores controles de supervisión de gasto en los estados. “A nivel federal hay parámetros de mucha transparencia y de cómo se debe gastar el recurso federal, (pero) debemos tener más controles locales, de los Congresos locales para que se pueda ejercer un mayor control del gasto público. No sólo en la Federación, sino también en los estados”.

Esto debería ir de la mano con una declaración patrimonial 7 de 7, como lo hizo José Antonio Meade, para comprobar que los gobernantes viven acorde a sus salarios. No basta con entregar un formulario como sucede con la 3 de 3, “necesitas que te auditen”, dice.

También se requiere “mayor coordinación e intercambio entre varias instancias. La unidad de inteligencia financiera, pero también el SAT, la PGR. En época de Meade, como secretario de Hacienda, se hacían reuniones todos los lunes con estas instancias (…)  Se tiene que institucionalizar esa coordinación y sobre todo, intercambio de información, de bases de datos que permitan señalar alarmas”.

Los priistas que apoyan, los priistas que critican

En marzo pasado, el grupo de priistas Democracia Interna, encabezadas por el exgobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, envió una carta en la que pedían un cambio de estrategia en la campaña de José Antonio Meade porque “hasta hoy nada le ha dado resultado: las encuestas no mienten, estamos en segundo lugar (hay) una coordinación de campaña que no sabe del PRI, lo están hundiendo”.

La campaña tiene como coordinador a Aurelio Nuño, exsecretario de Educación, exjefe de la Oficina presidencial y coordinador de difusión en la campaña de Enrique Peña Nieto en 2012. Del total de los 43 integrantes del cuarto de guerra, ocho son excolaboradores cercanos del candidato y 22 son priistas de larga trayectoria en el partido.  

Están, por ejemplo, Manlio Fabio Beltrones o Beatriz Paredes como coordinadores de circunscripción, mientras que Miguel Ángel Osorio Chong es coordinador de senadores priistas para la campaña.

Sin embargo, a diferencia de Paredes que ha estado en diferentes actos con el candidato y movilizando la estructura priista, Beltrones ni siquiera estuvo presente en los actos de la primera semana de campaña realizados en Sonora, entidad que él coordina. Tampoco se vio a Osorio Chong en el evento de arranque de campaña, ni a la exgobernadora de Yucatán, pese a que dicho acto se realizó en Mérida. Él era una figura que se mencionaba como posible presidenciable y ella había externado su intención de competir por la candidatura.

Al respecto, Vanessa Rubio asegura que el PRI es un partido de muchas corrientes e ideologías distintas y eso “es parte de su riqueza”. “Ese grupo de priistas (Democracia Interna) hablan por ellos, no por la gran mayoría del PRI. Y así como ellos tienen esa opinión, también tienes a los cinco coordinadores regionales que son priistas de mucha experiencia que piensan completamente diferente”.

Pero “al final del día lo que hay es mucha disciplina cuando se decide de manera democrática hacia dónde ir, cuáles son las prioridades, caminan todos juntos. Es muy común que en el PRI hayan estos debates sobre todo cuando se eligen candidaturas. Siempre que se elige a un candidato, hay 200 que hubieran querido ser y no van a estar contentos con que sea esa persona”.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty
Horario de verano: las formas en las que la vida mejoraría si todo el año se mantuviera la misma hora
Además de las incomodidades que trae ese ajuste dos veces al año, también existe un debate sobre la conveniencia de hacerlo. Un profesor de la Universidad de Washington sugiere que lo mejor es mantener el horario de verano todo el año.
Getty
4 de abril, 2019
Comparte

El cambio de horario siempre supone una situación incómoda, algo que ocurrirá en México y Chile este fin de semana.

Cada vez que se acercan estas fechas surgen las preguntas sobre qué día será el cambio, si hay que adelantar o atrasar el reloj, o el miedo a levantarse una hora más tarde o más temprano al día siguiente.

En México la hora cambiará este 7 de abril, cuando el reloj se adelantará una hora y pasará al horario de verano. Estados Unidos lo hizo ya el pasado 10 de marzo.

En otros países como Chile, el 6 de abril comenzará el horario de invierno y los relojes se retrasarán una hora a la medianoche.

Con el cambio horario existe siempre el debate sobre si vale la pena el cambio de horario, o si es mejor tener un mismo horario durante todo el año.

En Estados Unidos, la medida de adelantar una hora en marzo se adoptó a finales de la Primera Guerra Mundial, con el fin de ahorrar energía, basados en la idea de que cuando hay una hora más de luz en la noche se reduce el consumo.

Hoy, sin embargo, quienes se oponen a este horario, sostienen que el ahorro no es tanto.

En el estado de Indiana, por ejemplo, un estudio mostró que durante el horario de verano la gente usaba menos energía en iluminación, pero utilizaba más el aire acondicionado, pues entrada la noche aún se siente el calor del sol.

Según Michael Downing, autor del libro “La locura anual del horario de verano”, durante este horario de hecho aumenta el consumo de gasolina, pues entrada la noche la gente aún sigue manejando sus carros en las calles.

Otros, se quejan de que para los niños resulta peligroso ir al colegio cuando todavía no amanece.

Pero quienes defienden el horario de verano y, de hecho, recomiendan mantenerlo todo el año, también tiene sus argumentos.

Uno de ellos es Steve Calandrillo, profesor de Leyes y Economía en la Universidad de Washington y autor de la investigación “Tiempo bien empleado: un análisis económico de la legislación sobre el horario de verano”.

En un artículo publicado en el portal The Conversation, Calandrillo, plantea 5 aspectos de la vida que, según él, mejorarían si durante todo el año se mantuviera el horario de verano, es decir, cuando se gana una hora de luz durante la noche.

Las conclusiones de Calandrillo están basadas en datos de EE.UU., pero las dinámicas que describe podrían aplicarse a cualquier urbe en la que haya cambio de horario dos veces al año.

1. Se salvarían vidas

“La oscuridad mata”, dice Calandrillo, “y la oscuridad en la noche es mucho más letal que la oscuridad en la mañana”.

Según los datos que ha recopilado el abogado, las horas punta del final de la tarde son dos veces más fatales que las de la mañana, porque hay más gente en las carreteras, hay más conductores alcoholizados, la gente va con más prisa para llegar a casa y más niños están jugando en las calles sin supervisión.

Calandrillo dice que las cifras muestran que los atropellos de vehículos a peatones se triplican cuando cae el sol.

Así, el horario de verano le añade una hora extra de luz a la tarde para mitigar estos riesgos, mientras que el horario estándar hace lo contrario, desplaza la luz del sol hacia la mañana.

2. La delincuencia disminuiría

“La oscuridad es también amiga del crimen“, escribe el abogado.

Los criminales prefieren hacer su trabajo en la oscuridad de la noche. Según Calandrillo, las tasas de delincuencia son 30% más bajas en la mañana que en horas de la tarde, incluso cuando esas horas de la mañana transcurren antes de que amanezca, cuando todavía está oscuro.

3. Se ahorraría energía

Al final de la tarde y durante las primeras horas de la noche, prácticamente todo el mundo está despierto, dice Calandrillo, lo que significa un mayor consumo de energía.

Al amanecer, en cambio, una parte considerable de la población aún duerme, por lo tanto hay menor consumo.

“Tener más sol en la noche no solo requiere menos electricidad para proporcionar iluminación, sino que también reduce la cantidad de petróleo y gas necesaria para calentar los hogares y las empresas cuando las personas más necesitan esa energía”.

“En el horario estándar el sol sale antes, lo que reduce el consumo de energía de la mañana, pero solo la mitad de los estadounidenses están despiertos para poder aprovechar el sol“.

4. Mejoraría la calidad del sueño

Los cambios de horario “causan estragos en los ciclos del sueño de la gente”, dice Calandrillo.

El abogado menciona estudios que muestran que en EE.UU. los ataques cardíacos aumentan un 24% una semana después del cambio de hora en marzo.

Si se mantiene el horario estándar durante todo el año, también se evitaría afectar el sueño de la gente, pero según Calandrillo, este horario no ofrece el ahorro de energía, la disminución de las muertes y la prevención de delitos que sí logra el horario de verano.

5. Aumentaría el comercio y la recreación

Actividades como salir de compras o practicar un deporte son más frecuentes hacia el anochecer que en las primeras horas de la mañana, así que la luz solar no es tan necesaria en ese momento.

Según Calandrillo, por eso es que entidades como la Cámara de Comercio de EE.UU. se muestra a favor del horario de verano.

Como punto en contra del horario de verano, Calandrillo menciona que hay una hora más de oscuridad en las mañanas, pero según él “las ventajas del horario de verano sobrepasan de lejos las del horario estándar”.

“Ya es hora de que los EE.UU. adelanten los relojes para siempre y nunca tengan que cambiarlos de nuevo”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.