A 40 años del estreno de Grease: ¿qué fue de los protagonistas del mítico musical?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

A 40 años del estreno de Grease: ¿qué fue de los protagonistas del mítico musical?

Su llegada a los cines causó un impacto que perduró durante décadas: hasta el estreno de "Mamma Mia" en 2008, "Grease" fue el musical más taquillero en la historia del cine.
Getty Images
16 de mayo, 2018
Comparte

“¡Cuéntanos!,¡cuéntanos!”, le gritaban las pandillas de amigos en 1978 a Olivia Newton-Jonh y a Jonh Travolta en aquel inolvidable comienzo del musical “Grease” (Vaselina o Brillantina en español).

Un musical del que este 16 de junio se cumplen 40 años de su estreno.

Su llegada a los cines causó un impacto que perduró durante décadas: hasta el estreno de “Mamma Mia” en 2008, “Grease” fue el musical más taquillero en la historia del cine.

Pero más allá de los millones en taquilla que recaudó, lo cierto es que “Grease” se convirtió en una película de culto que marcó a varias generaciones.

“Grease es una extraña película para ser considerada un clásico: sus actuaciones son difícilmente merecedoras de un Oscar, la dirección es pedregosa y se pueden leer mejores guiones en los mensajes que se dejan pegados en las paredes de la oficina”, sentenció la crítica de la revista Empire, Caroline Westbrook.

Pero irónicamente esta calidad dudosa es la que le da a Grease ese gozo perpetuo, incluso después de haberla visto decenas de veces”, añadió.

Tal es su legado, que Paramount Pictures, la productora de la película, decidió lanzar una edición especial en DVD, Blu Ray y streaming por los 40 años de su estreno, algo que ocurre con pocos títulos de la productora estadounidense.

Parte del éxito de “Grease” proviene del carisma de sus protagonistas, John Travolta en el papel de Danny Zuko y Olivia Newton-John como su ingenua novia Sandy Olsson.

Pero también de la cínica pero entrañable presencia de Betty Rizo, Frenchy y Doody.

En BBC Mundo te contamos qué pasó con los protagonistas de las memorables pandillas de las “Damas Rosa” y los “Thunder Birds”, que hicieron de “Grease” un producto cultural de larga vida.

Olivia Newton John

Getty Images
Olivia Newton-John se ha volcado a su carrera musical donde ya ha recogido cuatro premios Grammy.

Sandy Olsson – Olivia Newton-John

La australiana era casi una desconocida cuando apareció en la pantalla de “Grease”, a pesar de que tenía 29 años y había grabado ocho discos previamente.

Sin embargo, a partir de allí Newton-John construyó una carrera que sobre todo ha transitado el ámbito de la música.

Tras su participación en el musical adolescente, en 1981 lanzó el álbum “Physical”, que vendió más de 10 millones de copias alrededor del mundo.

El video de “Physical” la hizo ganadora de un Grammy ese mismo año. Desde entonces ha hecho parte de otras producciones de cine y televisión, pero sobre todo está dedicada a su carrera musical.

Entre 2014 y 2016 realizó una serie de 175 conciertos en Las Vegas y a lo largo de toda su carrera ha logrado ganar otros tres premios Grammy, convirtiéndola en una de las cantantes australianas más exitosas.

Danny Zuko – John Travolta

El final de la década de los años 70 fue propiedad de John Travolta. Primero apareció en la mítica “Fiebre de sábado por la noche” y “Grease” fue la confirmación de que era su gran momento.

Sin embargo, su éxito se fue diluyendo en la década siguiente casi hasta desaparecer de la pantalla grande. Fue gracias a Quentin Tarantino y a su enorme papel de Vicent Vega en “Pulp Fiction”, de 1994, que la fama le volvió a sonreír.

Desde entonces trabajo no le ha faltado. Su última aparición fue en la premiada miniserie de televisión sobre el juicio contra el jugador de fútbol americano O.J. Simpson, estrenada en 2017, en la que interpretó al abogado Roger Shapiro.

Mientras intentaba no naufragar en la industria del cine, Travolta se convirtió en piloto de aviación.

Actualmente tiene una pequeña empresa de aviación privada, a la par que continúa siendo un activo miembro de la polémica iglesia de la Cienciología, de la que -junto con Tom Cruise– es uno de los rostros más conocidos.

Betty Rizzo – Stockard Channing

Si un personaje se robó la atención en “Grease”, ése fue Betty Rizo. La cínica líder de las “Damas Rasadas” siempre tenía un comentario acertado para rematar cada escena de la película.

De todo el reparto, Channing ha sido la que ha logrado mantener una carrera más estable.

En 1993 fue nominada al premio Oscar como mejor actriz por su papel de Louisa Kittredge en la película “Seis grados de separación”.

Pero fue su interpretación de la primera dama de EE.UU. Abbey Bartlet en la serie “La ala oeste de la Casa Blanca” (“The West Wing”, título original) la que le dio el estatus de estrella.

Gracias a esa actuación ganó tres premios Emmy, entre 1999 y 2006.

Su último papel estelar en TV fue en la serie “The Good Wife”.

Frenchy – Didi Conn

El personaje de Frenchy es la verdadera razón por la que Danny y Sandy se vuelven a encontrar: es ella quien convence a Sandy de que se inscriba en su secundaria para continuar sus estudios.

Tal vez la integrante más dulce de las “Damas Rosadas”, el papel de Frenchy fue interpretado por Didi Conn, quien fue una de las pocas actrices de la película original que luego participó en la segunda entrega, protagonizada por Michelle Pfeiffer.

También participó en otras series destacadas en las décadas de los 70 y 80, como “Benson”.

Pero tal vez ha logrado más notoriedad por su activismo, en causas como la promoción de la investigación sobre el autismo.

Esto a raíz de que al hijo que tuvo con el compositor musical David Shire le fue diagnosticada esta condición.

Doody – Barry Pearl

La banda de los “Thunder Birds” tenía tres personajes que siempre acompañaban a los líderes del grupo, Danny Zuko y Kenickie.

Ellos eran Doody, Putzie y Sonny. Doody fue interpretado por Barry Pearl, quien originalmente hacía el papel de Danny Zuko en la obra teatral sobre la que se basó la película.

Pearl ha tenido una carrera en televisión en la que ha participado en series como “Reportera del crimen”, “Clase de Beverly Hills”, “Mentes Criminales” y “ER”.

Putzie – Kelly Ward

A diferencia de los otros miembros del elenco, Kelly Ward decidió seguir su carrera tras las cámaras.

View this post on Instagram

Then and now. Pals for over 40 years!

A post shared by Barry Pearl (@barry_pearl_la) on

“Comencé a ver una caída preocupante en el número de trabajos que conseguía en el cine y un aumento en el número de hijos que iba teniendo en casa”, le dijo al portal de noticias del espectáculo Snakkle.

“Conseguí un trabajo en Hanna-Barbera (la empresa productora de “Los Picapiedras”) como director de voces. Y me parece genial”, agregó.

Desde entonces ha estado al frente de producciones animadas como “Mickey Mouse”, “Sabrina la bruja adolescente” y Scooby Doo.

Sonny – Michael Tucci

El hombre que siempre tenía problemas con la direción de la secundaria Rydell fue interpretado por el actor Michael Tucci.

Tras el éxito de “Grease”, Tucci continuó su carrera con papeles menores en distintas series.

Su última aparición fue en la película de 2015 “The Heat”, junto a Sandra Bullock y Melissa McCarthy, donde hizo el papel del padre de esta última.

Jan – Jamie Donnelly

La novia de Putzie se ganó la atención de todos por su amplia sonrisa, la forma en que manejaba sus gafas de sol y, sobre todo, por el momento del comercial de la pasta de dientes.

Después de la película, Donelly ha seguido vinculada a la televisión.

También ha tenido una destacada carrera en el teatro, especialmente con el musical de la historia de Tarzán.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Carlo Echegoyen

COVID reduce la peregrinación a la Villa, la más grande de Latinoamérica a unos pocos fieles

Más de 35 mil personas se adelantan al cierre del templo sin provocar aglomeraciones. Los comercios de la zona denuncian que las ventas cayeron entre el 80% y el 90%.
Carlo Echegoyen
10 de diciembre, 2020
Comparte

Juan Carlos Cortés, comerciante de Chalco, Estado de México, de 45 años, conoce bien los efectos de la COVID-19. Su hermano Alberto, cuatro años mayor que él, “estuvo a punto de fallecer porque no lo recibían en ningún hospital”. 

“Bendito sea Dios, la libró, pero estuvo un mes ingresado en Nutrición”, explicó. Para agradecer aquella curación, Cortés peregrinó hasta la Basílica de Guadalupe cargando una enorme imagen de la virgen, la misma que desde hace 10 años acarrea hasta la iglesia. 

Por primera vez desde que Cortés camina hasta el templo todo es diferente. Ni aglomeraciones ni un fervor descontrolado. Es como un ensayo en miniatura y con sana distancia.

Leer más: Basílica de Guadalupe cerrará del 10 al 13 de diciembre para evitar aglomeraciones

La pandemia obligó a cerrar el santuario, que permanecerá clausurado desde el jueves 10 de diciembre para evitar aglomeraciones. Para el peregrino, el anuncio del cierre no le impidió cumplir con la tradición religiosa: fue uno de los miles que adelantó su visita a la Basílica para evitar encontrarse con las puertas cerradas. Sin embargo, nada era lo mismo. 

“Está medio rudo. Las noticias indican que no hay que venir, que es malo llenarse ese día (con) todos. Pero es una tradición que los mexicanos tenemos muy arraigada. No podemos dejar de venir a pedir a nuestra madre”, dijo recién llegado a la explanada del templo, con su imagen a cuestas. 

Junto a él, otro compañero de Chalco que aseguró haber realizado el mismo recorrido en los últimos 35 años. “La fe es más grande que todos los obstáculos. Esto nos impulsa demasiado. Esta es una tradición arraigada desde nuestros bisabuelos”, afirmó.

Fotos: Carlo Echegoyen (@CarloEchegoyen)

La peregrinación más grande de América Latina quedó reducida a unos pocos miles de fieles que adelantaron el viaje y la previsión de que, cuando el perímetro esté clausurado, todavía lleguen algunos creyentes con sus imágenes de la guadalupana a cuestas.

Nada que ver con los más de dos millones de personas que desfilaron por este mismo lugar el 12 de diciembre de 2019, ni con los 10 millones que visitaron la Basílica las dos primeras semanas de diciembre del pasado año.

Guardar la sana distancia no es complicado en la inmensa explanada que se abre ante el templo. Quienes acuden a misa, un puñado, pueden guardar fila y el metro y medio de distancia sin complicaciones. Si fuesen tres metros los reglamentarios tampoco sobraría espacio.

En un contexto en el que las autoridades han instado a la población a quedarse en casa, que escasos miles de personas lleguen a venerar a la virgen es casi un milagro. Hay más aglomeración por metro cuadrado en algunas calles del centro de la Ciudad de México. 

“Tenemos miedo de todo, pero lo hacemos de esta manera. Respetando las medidas de seguridad, todo se puede”, dijo Cortés. Su compañero, que no ha recibido el golpe del coronavirus entre sus allegados añadió: “Vengo a agradecer que todos estamos bien. Y que la virgen interceda por nosotros ante dios y sigamos sobreviviendo, porque no vivimos, sobrevivimos”.

Para entrar a la explanada de la Basílica, Cortés y su compañero debieron atravesar los filtros sanitarios instalados por la Ciudad de México. Primero, el gel antibacterial. Después, pasar tras las cámaras que determinan si el peregrino tiene más de 37 grados. A las 14 horas habían atravesado uno de los tres portones unas 14 mil personas. De ellas, algo más de un millar superaban la temperatura requerida. La gran mayoría, sin embargo, se debía al calor y la deshidratación y tras unos minutos de reposo podía entrar sin problemas. Al final del día, 35 mil 794 personas atravesaron los distintos filtros.

Tres días de caminata y regreso a Puebla

“Este es el único día que puedes venir para felicitarla, para venerarla, para darle gracias por lo maravilloso de la vida y pedirle que nos ayude con la maldita pandemia que esta arrasando la humanidad. Si me escucha a mí y escucha a todos, quizás se acaba antes”, dijo Mario Poblano Velázquez, de 55 años.

Atrás quedan casi cuatro días de caminata desde que salió de Puebla, cargando con otra de esas imágenes enormes que solo pueden acarrearse en la espalda. 

“Yo cumplí con mi fe, con mi felicitación, vine a pie a visitar a la jefa”, aseguró el hombre, soldador de profesión y que lleva 35 años sin faltar a la cita con la Virgen Morena. Hace un año, reconoció, llegó para cumplir con la peregrinación el mismo 12, pero ahora no quería jugársela. “Da tristeza ver todo esto vacío, pero es por el bien de todos, y hay que aceptar las reglas en la vida. En alguno momento llegará un tiempo mejor”, dijo.

Aseguró que, en su caso, no tenía miedo de contagiarse. “No creo que pase nada y si pasa, ni modo, todos estamos expuestos”.  

Para Rodolfo Alonso, de 65 años, el peligro es mayor, por encontrarse entre la población de riesgo. Sin embargo, se desplazó desde Ahuehuetzingo, Puebla, hasta la Basílica, para llevar el fuego de las veladoras desde el templo hasta los domicilios de su municipio. 

“Cada año entramos corriendo y en cada domicilio saludamos, ofreciendo a cada familia. Nos reciben con cohetes, música, comida. Es muy bonito”, explicó.

Él, que lleva al menos siete años liderando a un grupo de 50 vecinos en la peregrinación, decidió que la tradición se haría de la única manera posible: con un único enviado para recoger el fuego y llevarlo a su comunidad. 

Tras salir del templo, con la llama ya prendida, Alonso reconoció que “esto da tristeza. Estamos mirando como la pandemia nos ha afectado mundialmente. Mucha gente teníamos planeado nuestra peregrinación, pero todo se vino abajo”, dijo el hombre, jubilado, que anteriormente desempeñó como militar. 

Aprovechando que se había convertido en el emisario de Ahuehuetzingo ante la Virgen Morena, el hombre aprovechó para expresar el deseo en boca de todos los peregrinos: “Pedimos a la Virgen que pronto termine esto”.

Negocios con grandes pérdidas

Para los creyentes, un año de perder la tradición es un golpe. Para los comerciantes que viven de las multitudinarias visitas, la suspensión de las celebraciones supone un golpe demoledor. Las pérdidas son cuantiosas y ahora piensan en cómo sobrevivirán todo un año sin la inyección económica que supone estas semanas. 

“No podemos cerrar. Aunque la Basílica esté cerrada un poco de gente va a venir, aunque no como otros años”, dijo Irma Nicolasa, dependienta en una tienda que ofrecen todo tipo de recuerdos religiosos.

Antes, explicó, toda esta calle estaría llena de clientes, con carpas para dormir los peregrinos y miles de personas desfilando ante el escaparate. “Las ventas han bajado como un 80%”, reconoció.

Lo más grave llegará después. Dice la mujer que en estas jornadas se hacían las previsiones para el resto del año. “Las ventas empiezan en octubre, pero estos son los días más fuertes. Pero ahora no hay nada, ni turistas ni nacionales”, explicó.

Ella, que tiene que estar a pesar de todo de cara al público, reconoció que el miedo al contagio existe. Pero que “toma medidas”.

Entérate: Estas estaciones del Metro estarán cerradas durante los días de celebración de la Virgen de Guadalupe

En todas las calles aledañas se escuchan los mismos lamentos: la bajada de ventas es insostenible pero tampoco hay ayudas para el sector. “Las ventas bajaron demasiado, si antes vendías 10 mil ahora se venden mil”, dijo Francisco, un tendero a las puertas de su negocio de cuadros y libros religiosos. “Hoy se esperaba que fuera el día bueno, pero no”, lamentó.

Preocupaba la posibilidad de que las aglomeraciones fueran un foco de contagios para los próximos días en la Ciudad de México. Incluso el papa Francisco, desde el Vaticano, ofreció la indulgencia a los creyentes que celebren a la Virgen Morena desde sus casas. 

A las ocho de la tarde del jueves se cerrarán definitivamente las puertas de la Basílica. Para evitar la tentación de aquellos a los que les pesa más la fe que le miedo a la COVID-19, el gobierno capitalino cerrará el perímetro, tal y como ya hizo con Vía crucis de Iztapalapa en Semana Santa.  

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.