8 claves sobre el caso Nestora Salgado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Cuartoscuro

8 claves sobre el caso Nestora Salgado

¿Puede Nestora Salgado ser candidata al Senado? ¿Tiene procesos abiertos? ¿Por qué fue liberada? El caso de la excomandata de los policías comunitarios de Olinalá, tiene aún interrogantes, estos son algunos hechos que lo explican.
Archivo Cuartoscuro
Comparte

1.- ¿Quién acusa a Nestora Salgado de secuestro, homicidio y robo?
El julio de 2013, ante la entonces Procuraduría General de Justicia de Guerrero (hoy Fiscalía General del Estado) se presentaron familiares de seis personas, para denunciar que sus hijos e hijas habían sido secuestrados por Nestora Salgado, entonces comandante de la Policía Comunitaria de Olinalá.

Entre los presuntos secuestrados estaban un joven detenido tres meses antes por la Policía Comunitaria de Olinalá, luego de lesionar a uno de sus integrantes, así como cinco jóvenes (cuatro de ellas mujeres, dos menores de edad) arrestadas por el mismo cuerpo de policía “por irse de parranda sin permiso de sus padres”.

A partir de estas denuncias, la entonces Procuraduría de Guerrero (hoy Fiscalía), inició una investigación por secuestro en contra de Nestora Salgado, por la que obtuvo una orden de captura un mes después, el 20 de agosto de 2013, y luego solicitó ayuda al Ejército para que “impidieran a Nestora Salgado salir del territorio (de Olinalá) y sustraerse de la justicia”.

Al día siguiente, el 21 de agosto de 2013, el Ejército capturó la comandante de la Policía Comunitaria (sin presentar la orden de arresto, según su testimonio) y ese mismo día se libró una orden para catear cuatro “casas de justicia”, como la Policía Comunitaria denomina a los centros de detención que opera, en donde fueron liberadas 49 personas.

A partir del testimonio de estas personas, las autoridades ministeriales de Guerrero fincaron 50 cargos de secuestro a Nestora Salgado, nueve de privación de la libertad, dos de homicidio consumado, uno de homicidio en grado de tentativa y uno más por robo.

Sin embargo, dos años y ocho meses después de su captura, Nestora Salgado fue liberada, luego de que los jueces que llevaron todas sus causas penales concluyeran que no había “elementos para procesar”.

2.- ¿Por qué se desecharon las evidencias presentadas contra Nestora Salgado?
Los tres jueces que llevaron los casos en contra de Nestora Salgado determinaron que, en lo tocante a los delitos de “secuestro” y “privación de la libertad”, no había materia de estudio dado que la Policía Comunitaria de Guerrero sí está facultada por ley para realizar “detenciones” e imponer el cobro de “fianzas”, y que éstas no pueden ser consideradas secuestro ni rescates.

Por ello, al no haber secuestros qué perseguir, los jueces concluyeron que no había elementos para procesar a la acusada.

Uno de estos tres jueces, de hecho, señaló en sus conclusiones que “donde no existe delito, no existe delincuente”.

Las acusaciones del Ministerio Público de Guerrero fueron desechadas, aún cuando venían acompañadas de los testimonios de personas que señalaban a Nestora Salgado como la persona que les había cobrado dinero por la liberación de sus familiares.

Destacan tres testimonios: en el primero, se acusa a Salgado de exigir 5 mil pesos a cambio de liberar a una mujer detenida; en el segundo, de exigir 20 mil pesos; y en el tercero, de pedir no dinero, sino ganado.

En el caso del matrimonio que denunció el cobro de 5 mil pesos, incluido en la causa penal 48/2014, el juez identificó diversas contradicciones, y determinó que “no se conducen con probidad en los hechos que narran en sus diversas comparecencias ante el órgano investigador, y por lo tanto, sus declaraciones se desestiman”.

Luego, en el caso de la testigo que acusó a Salgado de exigirle 20 mil pesos a cambio de liberar a detenidos, el juez decidió no darle validez, ya que, en diversos puntos de su narración, esta mujer incluyó hechos que incluso se oponían a lo dicho por las personas que la Policía Comunitaria tuvo detenidas.

En el caso de esa testigo, todo lo dicho fue desechado porque su “testimonio va más allá de lo expuesto por los agraviados”, subrayó el juez en su resolución.

Por último, en un juicio distinto (vinculado con la causa penal 05/2014), el juez también desestimó dos testimonios en los que se acusaba a Salgado de exigir vacas a cambio de un detenido, ya que, concluyó, primero afirmaron nunca haber tenido contacto con la comandante de la Policía Comunitaria, y luego aseguraron que ésta les reclamó la entrega de ganado.

En ese caso, el juez determinó que “quedó demostrado que en ningún momento existió la exigencia de un pago para el rescate de determinada persona”.

Otras evidencias presentadas contra Nestora Salgado fueron las confesiones de siete elementos de la Policía Comunitaria que fueron detenidos, igual que ella, el 21 de julio de 2013, en los cuales, éstos reconocen que operaban como una banda de secuestradores.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos determinó que todos estos testimonios autoincriminatorios fueron obtenidos por el Ministerio Público, mediante tortura.

3.- ¿La Policía Comunitaria de Olinalá, Guerrero, opera dentro de la ley?
La Policía Comunitaria es un “cuerpo de seguridad pública auxiliar”, reconocido por la “Ley 701 de Reconocimiento, Derechos y Cultura de los Pueblos y Comunidades Indígenas del Estado de Guerrero”, aprobada por el Congreso del estado en el año 2011.

Entre otras cosas, esta ley otorgó pleno reconocimiento a los sistemas de justicia indígena desarrollados por los pueblos y comunidades de Guerrero, a través de los cuales “se presentan, tramitan y resuelven las controversias jurídicas que se suscitan entre los miembros de las comunidades indígenas, o entre éstos y terceros no indígenas”.

Para ello, el Congreso de Guerrero avaló la “existencia” de dos sistemas de justicia indígena, uno denominado “De la Costa-Montaña”, y otro nombrado “Consejo Regional de Autoridades Comunitarias”, CRAC.

Explícitamente, la Ley 701 dio “el reconocimiento de la Policía Comunitaria” como órgano encargado de la seguridad pública en las comunidades que así lo determinen, en su carácter de “cuerpo de seguridad auxiliar del Consejo Regional de Autoridades Comunitarias”, adscrito al Sistema Estatal de Seguridad Pública.

La Policía Comunitaria de Olinalá es parte de dicho Consejo Regional de Autoridades Comunitarias.

El pasado 24 de mayo, Luis Madrazo, uno de los voceros de la campaña presidencial priista, aseguró en entrevista (con Proyecto Puente), que los cuerpos de Policía Comunitaria de Guerrero “van en contra del estado de derecho”.

Tal afirmación, no obstante, queda desmentida por la misma Ley 701, según la cual la Policía Comunitaria es un cuerpo de seguridad pública oficial en el estado y, por lo tanto, dicha norma ordena que “los órganos del poder público y los particulares respetarán sus actuaciones, en el ejercicio de sus funciones, como actos de autoridad”.

4.- ¿La Policía Comunitaria respeta el marco internacional de derechos humanos?
Tras investigar las condiciones en las que opera la Policía Comunitaria de Guerrero, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos concluyó, en 2016, que integrantes este cuerpo de seguridad pública sí incurrieron en “abusos físicos y trato inhumano” en contra de personas que mantenían detenidas en sus cárceles.

La CNDH, por ejemplo, identificó al menos a 12 elementos de la Policía Comunitaria, que cometieron “hechos que atentan en contra de la integridad, trato digno, libertad sexual y el derecho a vivir una vida sin violencia”.

Los testimonios de algunas mujeres recabados por la CNDH, por ejemplo, señalan que sufrieron tocamientos de índole sexual por parte de elementos de la Policía Comunitaria, y que cuando reportaron esto a sus superiores, “sólo se rieron”.

Asimismo, los testimonios señalan que aquellos detenidos que no aceptaban realizar labores de “reeducación”, como cortar el pasto, barrer los patios o “levantar” frijol, no recibían alimento o, incluso, eran golpeados.

Además, la CNDH constató que en dichas cárceles se mantenía a las mujeres detenidas dentro de las mismas celdas que los hombres, por varios días.

6.- ¿Nestora Salgado vive en México?
Sí. Salgado es “mexicana por nacimiento”, originaria de Olinalá, Guerrero, y a los 20 años migró a Estados Unidos, país del que obtuvo la ciudadanía, sin renunciar a la mexicana.
Por esa razón, Salgado entra en la categoría (legalmente reconocida por México) de persona con “doble nacionalidad”.

En 2012, se asentó en México nuevamente, y fue nombrada por la comunidad de Olinalá como comandante de su recién creada Policía Comunitaria.

Tras ser detenida en 2013 y sometida a juicio por tres años, tan pronto como recuperó la libertad, en 2016, Nestora Salgado volvió a Estados Unidos.

En febrero de 2018, Salgado anunció su regreso a México y a Guerrero, para hacer campaña como candidata al Senado por el partido Morena.

Luego de que VerificadoMX hizo públicos los autos de libertad en favor de Salgado, en los cuales se establece que ésta fue liberada por falta de pruebas, la campaña del candidato presidencial José Antonio Meade (del PRI-PVEM-Panal) calificó dicha investigación periodística como un “invento”.

El 24 de mayo pasado, el vocero de la campaña, Luis Madrazo, aseguró que dicha información la “ha inventado Verificado”, e insistió en que, de los procesos iniciados en 2013 contra Salgado, “en uno fue liberada porque no se le ofreció ayuda consular”, a la cual tenía derecho por contar con la ciudadanía estadunidense, además de la mexicana.

No obstante, los jueces que llevaron los procesos contra Nestora Salgado nunca argumentaron que esa omisión de la Fiscalía de Guerrero fuese la razón para liberarla, sino que ésta se basó en la “falta de elementos” para someterla a proceso penal.

Aquí puedes consultar las notificaciones de libertad para Nestora Salgado, en las cuales, los jueces que llevaron los casos califican la falta de elementos como la razón de la liberación.

7.- ¿Nestora Salgado cubre los requisitos para ser candidata al Senado?
Según lo informado por Lorenzo Córdova, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, la excomandante de la Policía Comunitaria de Olinalá cumplió con todos los “requisitos de elegibilidad” para participar como candidata plurinominal al Senado en el actual proceso electoral.

Ciertamente, la Constitución mexicana establece que, para ser senador, se requiere “ser ciudadano mexicano por nacimiento”, y que los interesados “no adquieran otra nacionalidad”, como es el caso de Nestora Salgado, quien cuenta con doble nacionalidad: mexicana y estadounidense.

No obstante, el único órgano facultado para interpretar el sentido de dicha disposición constitucional es el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, y por el momento, dicho organismo no ha incluido la doble nacionalidad de mexicanos por nacimiento entre las causas para no conceder la candidatura a una persona, tal como explicó Arturo Espinosa, catedrático de la UNAM, especialista en derecho constitucional y derecho electoral.

“Este es un tema que está sujeto a la interpretación del Tribunal –señaló el especialista–, porque la Constitución también puede ser leída bajo una óptica favorable a los ciudadanos mexicanos por nacimiento, que debido a la situación del país se ven obligados a migrar y, eventualmente, adquirir otra nacionalidad, como medio para mejorar sus condiciones de vida. De lo contrario, los mexicanos que migraron, y que vuelven al país, la tendrían cuesta arriba para ejercer sus derechos políticos.”

Lo cierto, concluyó, es que el Instituto Nacional Electoral dio por cumplidos los requisitos de elegibilidad en el caso de Nestora Salgado, al momento de su registro como candidata, y dicha decisión no fue impugnada por nadie.

La candidatura de Nestora Salgado puede ser impugnada, en caso de que obtenga la constancia de senadora electa.

8.- ¿Existen procesos penales abiertos contra Nestora Salgado?
De los siete autos de libertad emitidos en favor de la excomandante de la Policía Comunitaria de Olinalá, los seis que correspondían al fuero local (por los delitos de secuestro, privación de la libertad, robo y homicidio) fueron impugnados por la Fiscalía General del Estado de Guerrero.

Esta revisión de los autos de libertad se emprendió en mayo de 2018, según las notificaciones emitidas por el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Guerrero, es decir, dos años después de su liberación, y luego de que la candidatura de Nestora Salgado al Senado fue anunciada, en febrero de 2018.

La primera audiencia para analizar las apelaciones de la Fiscalía, fue programada para el próximo 14 de junio, y una segunda para el 9 de julio. Esa audiencia, sin embargo, es sólo para evaluar si las apelaciones del Ministerio Público tienen sustento.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Es más fácil matar a una persona que amar a un hombre": Imperdonable, documental sobre un pandillero homosexual en El Salvador

El documental, seleccionado para los "IDA Documentary" -que abren la posibilidad de una nominación para los Oscar- cuenta la impactante historia de pandilleros que decidieron hacer pública su homosexualidad dentro de una prisión.
10 de diciembre, 2020
Comparte

En una escena del documental salvadoreño “Imperdonable”, Geovany, el personaje principal, relata de forma descarnada un violento asesinato.

Y después pronuncia una frase que enmarca este filme: “Es más fácil matar a una persona que amar a un hombre”.

Todo esto ocurre en el entorno de hacinamiento de la prisión de San Francisco Gotera, donde un grupo de pandilleros y expandilleros reconoce de forma pública su homosexualidad.

Después de 12 días de rodaje, el producto final ya ha dado sus primeros frutos: hace pocas semanas, “Imperdonable” fue seleccionado por los “IDA Documentary”, lo que abre la posibilidad de que pueda ser nominado a los premios Oscar.

“Ojalá se diera. Sería la primera vez que un filme de El Salvador llega a los premios de la Academia“, señaló su directora, la española Marlén Viñayo.

BBC Mundo conversó con Viñayo para conocer más detalles de esta producción que podría hacer historia.

¿Cómo llegas a la historia de hombres, pandilleros, dentro de una prisión, que deciden decir abiertamente que son homosexuales?

Yo llevo casi ocho años viviendo aquí en El Salvador y la verdad que en este tiempo nunca me había interesado por hacer algún documental sobre pandillas. Porque es uno de los temas más conocidos y más contados desde El Salvador al mundo y yo creía que no tenía nada nuevo que aportar.

Pandillero

Getty Images
Muchos de los pandilleros que estaban en la prisión de San Francisco Gotera dejaron estas organizaciones y se convirtieron al cristianismo.

Pero un día, Carlos Martínez, que es reportero del periódico El Faro especializado en pandillas, me contó que acababa de salir de una prisión de San Francisco Gotera y que ahí había conocido a unos pandilleros que habían dicho abiertamente que eran homosexuales.

La inédita “legalización” de las pandillas que logró reducir los asesinatos en Ecuador (y lo que pueden aprender de esto en Centroamérica y México)

A mí me sorprendió mucho porque las pandillas son organizaciones criminales profundamente machistas y homofóbicas. Y por la sola sospecha de que uno de sus miembros es gay, los matan. Entonces, descubrir a este grupo de personas pues me sorprendió muchísimo.

Con esa historia me di cuenta que tenía algo nuevo que contar y que podía ofrecer una perspectiva única y diferente a todo lo que te hayan contado antes alrededor del tema las pandillas.

Está la historia, por supuesto, muy interesante, pero ¿qué es lo que quieres contar en este documental?

Intento contar una historia de que el mundo es complejo. Que no es una cuestión de buenos perfectos o malos perfectos. Que el mundo no es de blancos puros o negros puros, sino que hay muchos grises.

Creo que este documental va sobre esos grises. Es historia que habla de amor, que habla de odio. Que habla del abismo al que puede llegar un ser humano y que retrata una sociedad con una brújula moral rota: para algunas personas es más fácil matar a un hombre que amar a otro.

Lo ideal sería que el documental provoque un debate sobre ese tema.

"Los que dejaron las pandillas eran enemigos a muerte y una vez que dejaron de pertenecer a esos grupos, se volvieron hermanos de religión"", Source: , Source description: , Image:

¿Cómo se filma una producción en una prisión donde incluso los guardias tienen que ir encapuchados para que no los reconozcan?

Pues para mí fue un reto sobre todo porque sabía que solo teníamos 12 días de rodaje. Solo nos dieron ese tiempo para acceder a la cárcel.

Y no sabíamos qué era lo que nos íbamos a encontrar. A mí me interesaba conocer primero por qué estas personas -de las cuales no conocía nada hasta el momento- habían decidido unirse a una organización criminal como es una pandilla, que además los odia por ser quien son.

Los pandilleros y asesinos que son celebridades de YouTube

Otra de las dudas que tenía era si finalmente en esta pequeña celda de aislamiento -donde son llevados los reos que se declaran homosexuales- ellos se habían sentido de alguna forma libres.

Pero cuando llegamos allá no sabíamos muy bien qué nos iba a dar la realidad. Entonces el reto fue que en esos 12 días de rodaje tuvimos que estar con los ojos súper abiertos, con los oídos súper pendientes de lo que la realidad nos tenía que contar.

Fue un rodaje muy intenso, en un espacio de filmación muy reducido, pero tuvimos la suerte de que no solamente nos dieron el permiso para grabar dentro del penal, sino que nos permitieron entrar a filmar dentro de la celda, que para mí eso era fundamental.

Cuando ya encontramos los personajes, en un momento encontramos el sentido de la película, que es cuando uno de ellos dice que para él matar a una persona era malo pero no era tan difícil, mientras que amar a otro hombre era algo fuera de “lo natural”.

Y lo que intentamos hacer con el documental es darle sentido a esa frase.

Ellos son pandilleros, acusados de graves crímenes, ¿no se corre de un riesgo hacer apología a un grupo que ha causado tanto dolor en El Salvador?

Yo creo que las pandillas le han hecho muchísimo daño al país, han hecho un sinfín de atrocidades, pero también creo que eso está en el documental.

Está esa parte del pandillero que asesina gente, que viola personas, eso no se omite en el documental. De hecho, era muy importante para nosotros que eso estuviera.

Pero también queríamos mostrar otro punto de vista. Porque las pandillas han hecho un profundo daño no solo en El Salvador, sino en otras partes del continente, y para intentar que eso deje de ocurrir tenemos que conocerlas muy bien, hay que entenderlas.

Te repito, esto no es de buenos perfectos o malos perfectos. Cuando un niño con 12 años se convierte en asesino y luego hace cosas horribles, para mí él también es una víctima de una sociedad que lo ha hecho asesino cuando solo tiene 12 años.

Entonces creo que el tema es más complejo, que la sociedad salvadoreña es muy compleja.

Que nos deja un personaje como Geovany, que en pocas palabras nos revela en media hora casi toda su vida.

Sí, cuando llegamos a la cárcel le preguntamos a los que estaban allí quiénes querían participar, algunos respondieron que sí y entre ellos estaba Geovany, que no solo tenía una historia interesante, sino que era importante dar a conocer y contaba mucho de lo que es esta sociedad salvadoreña.

Guardianes de prisión con pasamontañas.

Getty Images
Los guardianes de la prisión deben andar con pasamontañas.

Además, él tenía una relación de pareja con alguien que estaba en la misma celda y había ciertos conflictos entre ellos que nos parecía le iban a dar otro punto de vista al documental. Por eso decidimos que él fuera el personaje central.

Con Geovany confirmé esto que te decía: que el ser humano es muy complejo. Que es muy fácil juzgar desde el prejuicio que tenemos cada uno, pero que, si conoces mucho más las historias de cada uno, te das cuenta de que todo es mucho más complicado.

Y eso nos llevó a que durante la producción y la edición tuviéramos debates muy intensos, porque no queríamos romantizar la imagen de la pandilla. De no solo mostrar que por ser homosexual estaba siendo una víctima, sino evidenciar que él también era un asesino y había hecho cosas terribles.

Para mí también fue un conflicto casi que preguntarme: “¿yo qué siento por estas personas?”, porque en un momento te cuentan unas cosas horribles, con una frialdad absoluta, y después hay momentos de ternura y amor entre ellos. Y ahí fue que decidí que no tenía por qué decir qué siento yo por ellos, sino intentar transmitir esta realidad que nos encontramos en esta pequeña celda y que el público saque sus propias conclusiones.

"Las cárceles en El Salvador no son lugares pensados para la reinserción, sino para el castigo"", Source: , Source description: , Image:

Hay un elemento religioso muy poderoso dentro de esta historia. ¿Cuándo se lo encuentran dentro de la exploración de la producción?

El tema religioso entra en esta búsqueda de intentar darle sentido a esa frase que nos dijo Geovany, que para él era más fácil matar que amar a una persona del mismo sexo.

Pues allí nos encontramos con distintos aspectos de la sociedad salvadoreña que teníamos que retratar. Y uno de ellos fue la Iglesia, o, mejor dicho, la postura de la Iglesia sobre este tema, que era muy importante para el personaje principal porque en la prisión donde él está hay dos Iglesias que pugnan por el control del lugar.

A esto se suma la postura de la pandilla sobre los gays. Y la postura del Estado sobre este tema, que lo podemos ver con la prueba científica (una suerte de test de personalidad) que le hacen al protagonista.

Y también están las contradicciones individuales, de lo que supone para ellos el ser gay en esta sociedad y ese micromundo en el que viven

Pero sobre la cárcel hay algo interesante que decir: hace dos años, la mayoría de los presos que estaba allí dejó la pandilla y se convirtió a una Iglesia cristiana. Y en el documental podemos ver que esto hace parte de la vida diaria de los reclusos.

Prisioneros en El Salvador

Getty Images
Las pandillas en El Salvador son responsables de numeros y violentos crímenes.

Con un ingrediente especial: los que renunciaron a las pandillas eran enemigos a muerte y una vez que dejaron de pertenecer a esos grupos se volvieron hermanos de religión. Y así, está este pequeño grupo de expandilleros, ahora convertidos al cristianismo, que dicen abiertamente que son gays. Muy complejo, como decía.

Y también queda claro que las cárceles en El Salvador no son lugares pensados para la reinserción, sino para el castigo.

Se nota el esfuerzo de la producción. ¿Hay algún tipo de apoyo o de ayuda al cine en El Salvador?

No. Es un país que no tiene industria de cine, que no tiene ley de cine, no hay un fondo de cine. La televisión no invierte en hacer proyectos de cine. No hay formación.

Es realmente una carrera de fondo, donde los que realmente queremos hacer cine nos morimos por hacerlo, porque nos importan que las historias sean contadas, pero donde es muy complicado lograrlo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-NSjnc3NL2k

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.