¿Qué tan seguro es el Boeing 737, el modelo del avión que se estrelló tras despegar de La Habana?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

¿Qué tan seguro es el Boeing 737, el modelo del avión que se estrelló tras despegar de La Habana?

Es el modelo más popular en la historia de la aviación, pero también es el modelo de avión que más accidentes aéreos ha protagonizado.
AFP
19 de mayo, 2018
Comparte

Si uno busca por internet “accidentes Boeing 737”, se encontrará con una lista muy larga: es el modelo de avión que más accidentes aéreos ha protagonizado, según el recuento del portal especializado en aeronáutica Airfleets.

El último sucedió este viernes, cuando un Boeing 737 operado por la compañía Cubana de Aviación se estrelló poco después de despegar en La Habana. Al menos 100 personas murieron y tres supervivientes luchan por su vida, según informó el diario local Granma.

Otro incidente reciente que involucró a un Boeing 737 fue el de la aeronave de Southwest Airlines cuyo motor explotó en pleno vuelo el mes pasado. Una de las ventanas se rompió y una mujer fue parcialmente succionada a través de ella. El vuelo, que iba de Nueva York a Dallas, tuvo que aterrizar de emergencia y la pasajera falleció a causa de las heridas.

A simple vista, esto puede generar dudas sobre la seguridad de este tipo de aviones. Sin embargo, los expertos consultados por BBC Mundo no consideran que viajar en ellos sea más peligroso que en cualquier otra aeronave.

Para empezar, el Boeing 737 es el modelo más popular en la historia de la aviación: el pasado mes de marzo de se vendió la unidad número 10.000. Muy por delante de su principal competidor, la familia del Airbus A320, que ha facturado hasta la fecha unos 8.000 aviones de este tipo.

“Si buscas, los encontrarás en muchos accidentes, ¡pero es que hay 10.000 aviones de esos!”, le comentó a BBC Mundo el profesor de Seguridad e Investigación de Accidentes de la Universidad de Cranfield, en Inglaterra, Graham Braithwaite.

“Es como los iPhones, siempre hay noticias de que han presentado problemas pero no es porque sean peores, sino porque mucha gente los tiene”, aseguró.

El Boeing 737 empezó a surcar los cielos en 1968 y desde entonces ha pasado por varias modificaciones que se agrupan en generaciones.

La aeronave siniestrada era arrendada por Cubana de Aviación a la empresa mexicana Dahmoj. Era un Boeing 700-200, lo que quiere decir que pertenece a la primera generación. Comenzó a realizar vuelos comerciales en 1979, según la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI). Por tanto era uno de los aviones de vuelos comerciales más antiguos todavía en funcionamiento, según publicó el diario The New York Times.

Avión

AFP
Existen varias versiones del Boeing 737.

“Que sea antiguo no quiere decir que sea inseguro. Lo que importa es el mantenimiento que se le haya dado”, afirmó a BBC Mundo el director del departamento técnico del Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla), Javier Martín-Chico.

Ambos expertos explicaron que un avión como el que se estrelló en Cuba debe pasar por varias revisiones periódicas y que algunas implican desmontarlo por completo para asegurarse de que cada elemento esté en buen estado.

“Muchas aerolíneas quitan del mercado a sus Boeing 737-200 porque resulta más caro, ya que consume más combustible. Además, en algunos aeropuertos no les dejan aterrizar porque hacen mucho ruido. Pero no por temas de seguridad“, dijo Braithwaite. “Cuando un avión es antiguo, no tienes que retirarlo de circulación sino probar que está en condiciones de volar”.

La aeronave de Dahmoj había pasado su última inspección entre el 21 y 24 de noviembre de 2017, según informó el gobierno de México, que declaró en un comunicado que la firma aplicaba “los servicios de mantenimiento conforme al programa de mantenimiento del fabricante y al programa de mantenimiento aprobado por la Dirección General de Aeronáutica Civil”.

México ha dicho que enviará a dos especialistas en aviación civil para ayudar en la investigación.

Cabina Boeing 737-200

AFP
El Boeing 737-200 fue el último en tener una cabina completamente analógica.

El Boeing 737-200 fue el último que tuvo una cabina totalmente analógica. La versión que le siguió, el Boeing 737-300, fue la primera que incluyó una pantalla, “una diferencia brutal”, según explicó Martín-Chico.

Braithwaite admite que esto exige que el piloto esté más alerta, pues a diferencia de los modelos actuales, no cuenta con un sistema informático que le avise de manera más rápida y eficiente de los fallos que puede estar sufriendo la aeronave.

“En un avión viejo tienes que procesar más información. Uno más moderno te dice qué va mal y cómo responder”, aseguró el catedrático. “Pero tiene su lado positivo: si pilotas un Boeing 737-200 quiere decir que eres un muy buen piloto”.

La antigüedad, sin embargo, sí podrá resultar un obstáculo a la hora de investigar. El sistema de recolección de datos en estos aviones es más lento y de menor calidad, así que si las sobrevivientes mejoran lo suficiente para poder testificar, su testimonio será “muy importante”, según el académico.

“Puede que su registrador mida decenas o hasta centenares de parámetros. Pero los modernos miden miles”, explicó Martín-Chico. “Aún así, con los que tenga se podrá hacer un perfil de cómo fue el vuelo e intentar llegar a la causa”.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cortesía

Ejidatarios denuncian engaño de despacho contratado por Fonatur para firmar preexpropiación por Tren Maya

Los comisarios ejidales señalan que firmaron, presionados por un despacho, un contrato que ellos creían era para que se les pagaran los derechos de vía por el tren, no para acordar la expropiación de los terrenos.
Cortesía
9 de octubre, 2020
Comparte

Sin saber bien qué firmaban, ni haber visto un avalúo ni negociado el precio, sin conocer el alcance de la afectación real y sin la asesoría y el acompañamiento de la Procuraduría Agraria, comisariados ejidales de Campeche firmaron contratos de ocupación previa a la expropiación, presuntamente presionados por una empresa a la que Fonatur le encargó las gestiones de los derechos de vía para el Tren Maya. 

El 12 de mayo de 2020, José García Góngora, presidente del comisariado del ejido Cinco de Febrero, en el municipio de Champotón en Campeche, llegó junto con Manuel González Juárez y Fermín Gómez Feliciano, secretario y tesorero del ejido hasta la sede del gobierno federal en ese estado para cobrar un cheque. 

Pensaron que era el pago de los derechos de vía que su ejido no había recibido antes como compensación por el paso sobre sus tierras del Ferrocarril del Sureste, lo que ahora es el tramo 2 del Tren Maya. Los tres salieron del palacio federal con un cheque por 2 millones 283 mil pesos, como pago por 26 hectáreas. 

Lee: No vamos a dejar nuestras casas por el Tren Maya: pobladores de Campeche rechazan reubicación

Pero no fue por los derechos de vía que el gobierno federal les adeudaba. Fue la indemnización por la ocupación previa de sus tierra en tanto se concreta el proceso de expropiación para el Tren Maya. 

Así quedó asentado en un contrato que representantes de Fonatur y del despacho Barrientos y Asociados les hicieron firmar. García Góngora asegura que no supieron lo que firmaron. 

“No nos dejaron leer el contrato con calma. Nos dijeron aquí está el cheque, fírmele y después les vamos a dar las copias. Nos las dieron meses después, a finales de agosto, y ya fue ahí cuando supimos que firmamos un contrato de ocupación previa con miras a la expropiación y que aunque nosotros esperábamos dos pagos, uno por los derechos de vía ya existentes y otro de indemnización por la nueva ocupación y las afectaciones, no nos iban a dar más que esa cantidad”, explica el comisario de Cinco de Febrero. 

El derecho de vía es un pago que se le hace en este caso a los ejidos como compensación por el paso de una vía de transporte por sus tierras, pero los terrenos no se expropian aunque en realidad los pobladores no los pueden usar. 

La ocupación previa es la compensación por el uso de terrenos mientras se hace y concluye el proceso de expropiación, que debe publicarse en el Diario Oficial de la Federación (DOF). 

Animal Político solicitó varias veces una entrevista a Fonatur para hablar de los procedimientos de preexpropiación en Champotón, Campeche, por el Tren Maya y para saber por qué se contrató a Barrientos y Asociados y si el despacho seguirá al frente de estos procesos, pero hasta el cierre de esta edición no hubo ningún respuesta sobre la entrevista. 

Fonatur solo envió una breve tarjeta informativa a este portal en la que consignó: “El proceso de liberación de derecho de vía se mantiene en la zona de Champotón sin cambios. Existen diversas tensiones debido al esclarecimiento del trazo definitivo y los procesos anexos de indemnización por uso de vía.

Este proceso es complejo y requiere de diversas etapas de negociación con la población impactada por la rectificación de la vía y las empresas constructoras. Fonatur está vigilante de la situación y ruega a la población local paciencia. Todos los procesos serán hechos en estricto apego a la ley y con el beneficio último de la población local”.

Para fines prácticos, explica Naayeli Ramírez-Espinosa, abogada e integrante de la Red de Litigio Estratégico de la Península de Yucatán, derecho de vía y expropiación tienen el mismo efecto. “El punto es que el comisariado y los ejidatarios esperaban dos pagos”.

Algo muy similar describe Armando Pech, presidente del comisariado ejidal de Miguel Colorado. Él también refiere que llegó hasta lo que conocen como el Palacio Federal, donde están las oficinas de representación de Bienestar, Fonatur y el resto de las dependencias. También a él lo hicieron ir allá ese 12 de mayo, junto con el secretario y el tesorero del ejido, a cobrar un cheque. También firmó un contrato que no entendió bien a bien que era. 

Entérate: Turismo tendrá menos recursos para atraer visitantes en 2021; 94% de su presupuesto será para Tren Maya

“Como citaron a representantes de varios ejidos del municipio por donde pasa la vía del tren, de unos ocho o diez ejidos, nos dijeron aquí está el cheque por los derechos de vía y firmen pronto porque no nos podemos tardar mucho por la pandemia. No pudimos leer bien y nomás firmamos”, cuenta Pech. 

Al comisario de Miguel Colorado tardaron mucho más en darle las copias del documento que había suscrito, hasta mediados de septiembre, cuando por fin las pudo tener y leyó con calma, se dio cuenta que era un contrato de ocupación previa a la expropiación.

Ramírez-Espinosa señala que además de ese engaño para darles un solo monto hubo varias irregularidades graves en los procesos para la firma de los contratos.

La principal es que el despacho contratado por Fonatur, Barrientos y Asociados, solicitó a los comisariados ejidales convocar a una asamblea, en noviembre de 2019, para que en esta los ejidatarios les cedieran el poder para hacer, en su representación, las gestiones para el pago de los derechos de vía y la indemnización. 

Esto, explica la abogada, es contrario a la Ley Agraria, en la que se establece que la asamblea es la autoridad máxima y por lo tanto ese tipo de procedimientos se deben hacer en asamblea. Es ahí donde se deben aprobar los convenios, los montos, las afectaciones, y con la presencia de la Procuraduría Agraria que fue la gran ausente. 

En el contrato de ocupación previa que firmaron los comisariados ejidales de Cinco de Febrero y Miguel Colorado, del municipio de Champotón, y del que Animal Político tiene copia, está asentado que el trámite y firma del documento se hizo en presencia de un representante de esta procuraduría, que debe fungir en estos casos como asesor, apoyo y defensas de los ejidos. 

En el documento dice que las partes “acordaron celebrar el presente acto ante la presencia de la Procuraduría Agraria, por conducto de la maestra Dulce Dolores Pali Casanova, en su carácter de representante estatal de esa institución en el estado de Campeche”. 

Pero Pali Casanova no estuvo ese día acompañando a los comisariados en el palacio federal de Campeche. Su firma, de hecho, no aparece en el contrato. 

Luis Hernández Palacios, titular de la Procuraduría Agraria, confirma que no hubo acompañamiento por parte de esta institución en los procesos para la ocupación previa de tierras en los ejidos de Cinco de Febrero y Miguel Colorado, como tampoco la hubo en al menos otros cinco en Campeche, de lo que ellos tienen documentado. 

El procurador asegura que no estuvieron porque Fonatur no les avisó. Hernández Palacios ataja que aunque se ha dicho que sí los invitaron pero no acudieron porque no estaban trabajando en campo por la pandemia, eso es falso. 

“No estuvimos porque no nos invitaron”, sostiene Hernández Palacios. Y no los invitaron a pesar de que debieron, por Ley, y de que había un acuerdo firmado al respecto. 

El 16 de abril, la Procuraduría Agraria y Fonatur firmaron un convenio de colaboración en el que se destaca que ellos asesorarán a los núcleos agrarios en los diversos actos jurídicos que se realicen para el proyecto del Tren Maya, entre estos los de ocupación superficial o derecho de vía. 

Hernández Palacios afirma que en otros casos se han coordinado con la dirección jurídica de Fonatur, a cargo de Alejandro Varela Arellano (quien sí estuvo en la firma de los contratos con Cinco de Febrero y Miguel Colorado como lo atestigua su firma al calce), y esos procesos para actualizar los derechos de vía han resultado bien. 

Pero, dice el procurador, “tenemos información de que Fonatur tiene contratado a un despacho para que lleve estos convenios, que es la empresa Barrientos y Asociados, y aunque es mandataria de Fonatur no ha sentido la obligatoriedad de cumplir con el convenio que corresponde”. 

BYA Barrientos y Asociados es un despacho especializado en ofrecer servicios para tenencia de la tierra y liberación de derechos de vía. 

Lee más: Caerán ingresos para 2021, pero gobierno gastará más en Tren Maya, Dos Bocas y Santa Lucía

El 14 de agosto de 2019, Fonatur firmó con ellos un contrato por un monto máximo de 62 millones 408 mil pesos. Después se hizo un convenio modificatorio, el 16 de diciembre de 2019, para ampliar su vigencia hasta el 31 de marzo de 2020. Y luego otro, para alargarlo hasta el 30 de septiembre de 2020. 

El contrato y sus convenios señalan que se deben ejecutar diversos actos técnico-jurídico- administrativos que garanticen la correcta adquisición del derecho de vía, para evitar problemas de índole social, legal y político, que podrían repercutir en el actuar del gobierno federal.

Por tal motivo, se requieren los servicios complementarios de apoyo consistentes en el estudio previo denominado: “Trabajos técnico – jurídicos para la identificación y liberación de áreas de afectación para la construcción del derecho de vía del proyecto denominado Tren Maya”, mediante el cual el Prestador de Servicios brinde el apoyo en todo el proceso desde la revisión de la situación actual de cada predio”. 

El pago será exigible conforme a las superficies de terreno liberadas por metro cuadrado.

Más irregularidades en el precio de su tierra

Además de que no supieron qué firmaron, los comisarios se quejan de que no hubo un acuerdo para establecer el precio que les pagaron por metro cuadrado previo a la expropiación. Tampoco vieron un avalúo por parte del Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin). 

“Después de que la asamblea otorga al comisariado ejidal el poder para hacer estas gestiones, nosotros le entregamos a Fonatur, en una reunión en Felipe Carrillo Puerto para la consulta indígena, más o menos una semana después de la asamblea, una lista de peticiones y entre esta iba la de recibir 10 pesos de indemnización por metro cuadrado. Nunca tuvimos un avalúo del Indaabin. Nosotros buscamos, preguntamos y decidimos eso”, cuenta García Góngora. 

El comisario asegura que un representante de Barrientos y Asociados fue a buscarlo después a su casa y le aseguró que les pagarían los 10 pesos solicitados. 

“Ya nunca tuvimos reuniones con ellos, menos con Fonatur, en una asamblea. Venían así a buscarme a mi casa los del despacho este”. 

En los contratos que firmaron los comisarios no aparece el desglose de cantidad por metro cuadrado, solo una cantidad total por número de hectáreas. 

“Con la cantidad del cheque hicimos la división por hectárea y por metro cuadrado y nos da que nos los pagaron a 8.60 el metro, eso no es lo que pidió la asamblea”, denuncia García Góngora. 

Además, agrega, “nosotros pensamos que ese cheque, y lo que estábamos firmando, era el pago de los derechos de vía que nunca nos habían pagado. Eso nos dijeron. Por eso la asamblea aceptó que lo recogiéramos. Dijimos pues si nunca nos han dado nada, pues qué bueno que nos paguen eso. Y resulta que no es eso, que es la indemnización por la ocupación previa y la expropiación. Nosotros pensamos que eso sería otro pago”. 

En Miguel Colorado hay la misma inconformidad. Armando Pech también denuncia que no entendieron qué les estaban pagando. Tampoco vieron un avalúo previo, ni se negoció el precio en asamblea, entre las partes, para aceptar y después firmar. 

“No tuvimos asesoría de nadie. La procuraduría nunca se presentó”, señala Pech. 

Los planos del proyecto para tener más claridad de qué tantas tierras y propiedades les iban a afectar tampoco los vieron, afirma el comisario de Miguel Colorado. 

“En la asamblea de noviembre Fonatur y Barrientos aseguraron que se afectarían solo 20 metros de un lado de donde ya está la vía y 20 metros del otro. Pero nunca hemos visto los planos de afectación. Y hemos visto ahora que andan haciendo mediciones en 40 metros de un solo lado de la vía, donde ya afectarían hasta un cementerio, y los muertos no reclaman, pero las familias sí”. 

Te puede interesar: ‘Enfrentamos una campaña sucia del gobierno’;, dicen OSC sobre acusaciones de AMLO por el Tren Maya

La abogada Naayeli Ramírez-Espinosa señala que todo lo hecho es un abuso. “Les dijeron que les iban a pagar lo que nunca les habían pagado, lo que les debían pues. Separaron a los comisarios de las asambleas. Llegaron y les extendieron un cheque y les dijeron fírmele aquí”. 

Eso, sentencia Ramírez-Espinosa, “es tomar ventaja de alguien que necesita el dinero en plena pandemia. Es una presión indebida, porque muchas de las personas de los ejidos trabajaban en la ciudad, en Campeche, y se quedaron sin poder trabajar y sin ingresos. Así que hay una presión para hacerlos caer en tratos que no les son convenientes”. 

Solos ante los trámites…que desconocían

El comisariado y los ejidatarios de Cinco de Febrero buscaron el apoyo de la Procuraduría Agraria. “Fuimos a buscar a la licenciada Dulce Dolores Pali Casanova, la representante estatal. Nos dijo que a ella no le habían avisado nada, que nunca le giró invitación Fonatur ni Barrientos para las reuniones y que no iba a firmar los contratos porque no estuvo presente, que ella los desconocía”. 

El procurador agrario, Luis Hernández Palacios, confirma a Animal Político, que están evaluando los casos y la documentación de los procesos en tres ejidos: Bacal, China y Tenabo, también en Campeche. En otro ejido de Champotón, en Felipe Carrillo Puerto, ya se logró la reposición de la asamblea donde se le cedió el poder al comisariado para hacer las gestiones.

“El comisario ya aceptó incluso devolver el dinero del pago, para que sea la asamblea la que determine y en consecuencia se hagan los pagos individuales de forma prorrateada”. 

En el caso del ejido Cinco de Febrero ya se solicitó esa misma reposición ante Fonatur “y estamos en espera de respuesta. “Si esa respuesta no es satisfactoria para los integrantes del núcleo agrario, procederemos a proporcionar la asesoría jurídica para emprender una acción legal, porque el procedimiento no incluyó a la asamblea, así que se tiene que reponer y realizar el pago conforme a lo que se acuerde ahí”. En Xbacab también está esto en revisión. 

De Miguel Colorado, el procurador señala que no han recibido solicitud para revisar el proceso. Armando Pech dice que en asamblea, el ejido decidió buscar el apoyo de un gestor agrario que les aseguró que llevaría el caso a la procuraduría. 

Los comisarios de Miguel Colorado y de Cinco de Febrero se quejan de que la forma de proceder del despacho Barrientos y Asociados ya ha generado mucha desconfianza y problemas en los ejidos. 

“Como no nos daban las copias del contrato, la gente empezó a desconfiar de nosotros. Hay ejidos donde ya destituyeron a los comisarios y los denunciaron, como en Felipe Carrillo Puerto. Al comisariado del ejido Cinco de Febrero, por ejemplo, nos dieron dos cheques, uno grande por los más de 2 millones y otro por 230 mil pesos que nos dijeron era para el comisariado por el pago de nuestras gestiones, que porque no teníamos sueldo”. 

Lee más: AMLO dice que amparo conseguido por ONG contra el Tren Maya tiene tintes políticos

Pero después, narra, cuando los ejidatarios empezaron a desconfiar de los procesos y los pagos y se lanzaron a reclamar a las oficinas de Barrientos y Asociados, les dijeron que esos montos eran el pago por las probables afectaciones adicionales del proceso a bardas o árboles. 

“Lo bueno es que nosotros ingresamos esa cantidad también a la cuenta común del ejido y cuando nos reclamaron les dijimos a los ejidatarios ahí está el dinero, repártanlo, sino imagínese. Si lo gastamos, luego cómo lo regresamos y cómo reclamamos. Ya hubiéramos estado hasta el cuello”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.