¿Qué tan seguro es el Boeing 737, el modelo del avión que se estrelló tras despegar de La Habana?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

¿Qué tan seguro es el Boeing 737, el modelo del avión que se estrelló tras despegar de La Habana?

Es el modelo más popular en la historia de la aviación, pero también es el modelo de avión que más accidentes aéreos ha protagonizado.
AFP
19 de mayo, 2018
Comparte

Si uno busca por internet “accidentes Boeing 737”, se encontrará con una lista muy larga: es el modelo de avión que más accidentes aéreos ha protagonizado, según el recuento del portal especializado en aeronáutica Airfleets.

El último sucedió este viernes, cuando un Boeing 737 operado por la compañía Cubana de Aviación se estrelló poco después de despegar en La Habana. Al menos 100 personas murieron y tres supervivientes luchan por su vida, según informó el diario local Granma.

Otro incidente reciente que involucró a un Boeing 737 fue el de la aeronave de Southwest Airlines cuyo motor explotó en pleno vuelo el mes pasado. Una de las ventanas se rompió y una mujer fue parcialmente succionada a través de ella. El vuelo, que iba de Nueva York a Dallas, tuvo que aterrizar de emergencia y la pasajera falleció a causa de las heridas.

A simple vista, esto puede generar dudas sobre la seguridad de este tipo de aviones. Sin embargo, los expertos consultados por BBC Mundo no consideran que viajar en ellos sea más peligroso que en cualquier otra aeronave.

Para empezar, el Boeing 737 es el modelo más popular en la historia de la aviación: el pasado mes de marzo de se vendió la unidad número 10.000. Muy por delante de su principal competidor, la familia del Airbus A320, que ha facturado hasta la fecha unos 8.000 aviones de este tipo.

“Si buscas, los encontrarás en muchos accidentes, ¡pero es que hay 10.000 aviones de esos!”, le comentó a BBC Mundo el profesor de Seguridad e Investigación de Accidentes de la Universidad de Cranfield, en Inglaterra, Graham Braithwaite.

“Es como los iPhones, siempre hay noticias de que han presentado problemas pero no es porque sean peores, sino porque mucha gente los tiene”, aseguró.

El Boeing 737 empezó a surcar los cielos en 1968 y desde entonces ha pasado por varias modificaciones que se agrupan en generaciones.

La aeronave siniestrada era arrendada por Cubana de Aviación a la empresa mexicana Dahmoj. Era un Boeing 700-200, lo que quiere decir que pertenece a la primera generación. Comenzó a realizar vuelos comerciales en 1979, según la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI). Por tanto era uno de los aviones de vuelos comerciales más antiguos todavía en funcionamiento, según publicó el diario The New York Times.

Avión

AFP
Existen varias versiones del Boeing 737.

“Que sea antiguo no quiere decir que sea inseguro. Lo que importa es el mantenimiento que se le haya dado”, afirmó a BBC Mundo el director del departamento técnico del Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla), Javier Martín-Chico.

Ambos expertos explicaron que un avión como el que se estrelló en Cuba debe pasar por varias revisiones periódicas y que algunas implican desmontarlo por completo para asegurarse de que cada elemento esté en buen estado.

“Muchas aerolíneas quitan del mercado a sus Boeing 737-200 porque resulta más caro, ya que consume más combustible. Además, en algunos aeropuertos no les dejan aterrizar porque hacen mucho ruido. Pero no por temas de seguridad“, dijo Braithwaite. “Cuando un avión es antiguo, no tienes que retirarlo de circulación sino probar que está en condiciones de volar”.

La aeronave de Dahmoj había pasado su última inspección entre el 21 y 24 de noviembre de 2017, según informó el gobierno de México, que declaró en un comunicado que la firma aplicaba “los servicios de mantenimiento conforme al programa de mantenimiento del fabricante y al programa de mantenimiento aprobado por la Dirección General de Aeronáutica Civil”.

México ha dicho que enviará a dos especialistas en aviación civil para ayudar en la investigación.

Cabina Boeing 737-200

AFP
El Boeing 737-200 fue el último en tener una cabina completamente analógica.

El Boeing 737-200 fue el último que tuvo una cabina totalmente analógica. La versión que le siguió, el Boeing 737-300, fue la primera que incluyó una pantalla, “una diferencia brutal”, según explicó Martín-Chico.

Braithwaite admite que esto exige que el piloto esté más alerta, pues a diferencia de los modelos actuales, no cuenta con un sistema informático que le avise de manera más rápida y eficiente de los fallos que puede estar sufriendo la aeronave.

“En un avión viejo tienes que procesar más información. Uno más moderno te dice qué va mal y cómo responder”, aseguró el catedrático. “Pero tiene su lado positivo: si pilotas un Boeing 737-200 quiere decir que eres un muy buen piloto”.

La antigüedad, sin embargo, sí podrá resultar un obstáculo a la hora de investigar. El sistema de recolección de datos en estos aviones es más lento y de menor calidad, así que si las sobrevivientes mejoran lo suficiente para poder testificar, su testimonio será “muy importante”, según el académico.

“Puede que su registrador mida decenas o hasta centenares de parámetros. Pero los modernos miden miles”, explicó Martín-Chico. “Aún así, con los que tenga se podrá hacer un perfil de cómo fue el vuelo e intentar llegar a la causa”.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Una colectiva combate “las voces del estigma” que rodean al aborto

El proyecto de ADAS comenzó en 2007, el mismo año en el que se aprobó la despenalización del aborto en la CDMX. A 15 años de esa histórica reforma, integrantes de la colectiva hablan de la necesidad de que quienes deciden interrumpir un embarazo reciban acompañamiento.
Cuartoscuro
23 de abril, 2022
Comparte

El miedo, el enojo, la frustración y la tristeza son sensaciones que acompañan a algunas mujeres y personas con capacidad de gestar que deciden abortar, aun cuando la despenalización de estos procedimientos ya es una realidad en todo el país. Ante eso, un grupo de mujeres conformó una colectiva que brinda apoyo emocional e información contra “las voces del estigma”.

A través de sesiones de apoyo psicológico y educativo, las integrantes del grupo Acompañamiento Después de un Aborto Seguro (ADAS) ofrecen un espacio “donde puedan hablar de su experiencia libres de prejuicios y con información científica, porque sabemos que todavía es un tema que sigue generando estigmas, y eso hace que en muchas ocasiones tengan que pasar por ello en soledad”, explica Paola Cabello, terapeuta de la colectiva.

El proyecto comenzó en 2007, año en el que se legalizó la interrupción del embarazo hasta las 12 semanas de gestación en la Ciudad de México. Olivia Ortiz, fundadora de ADAS, construyó una metodología para atender a quienes buscaban un espacio para hablar de su experiencia embarazo-aborto, “hasta que ya no les genera ninguna especie de malestar, culpa o sensación desagradable”.

“Vivimos en una sociedad todavía muy machista y, sin duda, priorizar y seguir con nuestras vidas en muchas ocasiones sigue siendo complejo. Elegir no continuar un embarazo tiene toda una respuesta social que las mujeres enfrentan, incluso si no hablan de ello, porque siempre están escuchando en sus casas, en los medios de comunicación y en la calle que la gente emite juicios de valor sobre quienes han decidido no maternar”, comenta Cabello.

“Sabemos que no todas las mujeres presentan malestares después de que han interrumpido un embarazo, pero en muchas sí se presentan, y no tiene que ver necesariamente con el aborto, sino con el contexto: si la persona vive con una familia demasiado religiosa, si tuvo acompañamiento en el proceso, si el procedimiento se dio en un estado donde era legal o no, si hubo estigmatización por parte del personal médico, e incluso por el hecho de si estuvieron presentes sus parejas”, enfatiza.

Desde 2019, cuando formalmente se constituyó, ADAS ha atendido a mujeres de todo el país que buscan acompañamiento para procesar emocionalmente sus experiencias de aborto, aunque la colectiva físicamente se ubica en la CDMX y en Guadalajara, Jalisco. Tan solo en los últimos siete meses, ha brindado servicios a 117 solicitantes, algunas de ellas incluso de lugares más lejanos, como Colombia y España.

“Al decirle no a un embarazo, le dijeron sí a otras cosas”

En los últimos cinco años, de 2016 a 2021, 91 mil 698 mujeres y personas con capacidad de gestar de todo el país interrumpieron legalmente su embarazo en los servicios públicos de salud de la CDMX, según datos de la secretaría local.

La mayoría de ellas (58 mil 336) fueron residentes de la ciudad, seguidas de quienes viajaron desde el Estado de México (28 mil 990), Puebla (657), Hidalgo (650) y Morelos (421), para abortar en alguna clínica pública en la que se realizan legalmente los procedimientos.

La edad de las pacientes atendidas oscila entre 11 y 56 años. En seis de cada 10 casos, las solicitantes fueron jóvenes de entre 20 y 30 años. De ellas, el 75% reportó contar con educación que solo llegó a la secundaria o la preparatoria.

En cuanto a su ocupación, 19.81% reportó ser trabajadora del hogar no remunerada, 33.8% correspondía a empleadas, 24.4% estaba estudiando, 3.8% correspondía a desempleadas y 18.19% no especificó.

Para las integrantes de ADAS, es importante que quienes decidieron interrumpir su embarazo “afirmen su decisión, que no solo bajen el volumen a las voces del estigma, sino que ellas puedan ver que al decirle no a un embarazo le dijeron que sí a otras cosas, y eso puede ser sí a terminar sus estudios, sí a poder cuidar a sus otros hijos e hijas, sí a viajar o sí a independizarse”.

De acuerdo con los datos oficiales, de las personas que han decidido practicarse un aborto legal en la CDMX en los últimos cinco años, 89 mil 509 señalaron que fue por motivos voluntarios; 280, para no interrumpir su proyecto de vida; 91, por su situación económica, y 24, por problemas de salud.

En el caso de 15 pacientes, la causal del aborto fue el ser víctimas de una violación; 11, por fallas en el método anticonceptivo; 13, por decisiones vinculadas a la pareja, y cuatro, por no contar con apoyo. Otras mil 751 omitieron explicar sus motivos.

Sin importar la razón por la que abortaron, ADAS les proporciona espacios para que conversen sobre sus experiencias y escuchen a otras personas que vivieron situaciones similares a las suyas. Además, a través de sesiones individuales y grupales, abordan temas de violencia para que, si han vivido agresiones por parte de sus parejas o sus familias, “puedan asumirse como protagonistas de sus historias y poner en el centro de su vida su bienestar”, indica Cabello.

“Es algo que puede sonar muy simple, pero si miramos el contexto en el que vivimos, el nivel de violencia y la falta de educación sexual, la verdad es que a veces es todo un trabajo reacomodar y mirar lo que hemos pasado y cómo nuestros derechos han sido vulnerados”.

Algunos de los testimonios que comparten las mujeres y personas con capacidad de gestar que han recibido su apoyo coinciden en que, gracias al acompañamiento, “retomaron las riendas de su vida” y entendieron la importancia de creer en sí mismas y sus decisiones.

De las mujeres y personas que entre 2016 y 2021 se practicaron una Interrupción Legal del Embarazo (ILE) en hospitales públicos de la capital del país, 95% señaló haber tenido al menos un aborto fuera del protocolo aprobado en la capital; 13%, por su parte, dijo haber tenido al menos una ILE previa.

Solo 42% de ellas, según los reportes de la Secretaría de Salud, reportó haber sido acompañada por alguna persona cercana durante su proceso de aborto, principalmente por su pareja, alguna familiar mujer, una amiga o un familiar hombre.

Aborto

Cuartoscuro

Acompañar a quienes acompañan

Actualmente, en ADAS trabajan tres terapeutas y dos voluntarias, quienes se encargan de dar vida a sus redes sociales, creando y difundiendo contenido para sensibilizar a las personas acerca de los procesos de aborto y el bienestar de quienes decidieron practicárselo. También son quienes atienden las solicitudes que reciben.

Todas ellas, además de proporcionar información a las mujeres y personas con capacidad de gestar que buscan apoyo de ADAS, tienen una comunicación con ellas más allá de los tecnicismos. Son escuchas de sus experiencias y, por ello, se ven constantemente expuestas a situaciones de trauma. Es por eso que ellas mismas tienen sesiones terapéuticas, “porque a veces todas esas emociones y los contextos tan difíciles generan un desgaste que puede llegar a un burnout”.

En sesiones grupales, hablan acerca de cómo viven los procesos de acompañamiento. Con ello, han podido corroborar “que las acompañantes también necesitamos ser acompañadas y tener espacios de escucha porque también somos mujeres y estamos atravesadas por desigualdades, opresiones y discriminaciones; además, nos permite no cargar con el peso emocional de otras como si fuésemos un costalito”, comenta Cabello.

El equipo de ADAS está convencido de que el aborto “es una experiencia que ninguna tiene que vivir sola. Si bien cada caso tiene elementos muy particulares de la vida de cada una, también tiene elementos sociales que nos atraviesan a todas. Este acompañamiento nos permite acallar el estigma y subir el volumen de las propias voces de las mujeres, y que se asuman como las protagonistas de su vida y de su historia”.

Para solicitar los servicios de apoyo de ADAS, basta con escribirles a través de sus redes sociales. En ellas, se encuentra el enlace para responder un cuestionario con el que se recopilan datos sobre el estado en el que reside la mujer o persona con capacidad de gestar, así como de sus necesidades y horarios libres para comenzar con las sesiones de apoyo.

A 15 años de la ILE en la CDMX

Este 24 de abril se cumplen 15 años desde que la entonces Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ADLF) aprobó la ILE en la capital del país hasta las 12 semanas de gestación.

A finales de 2021, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que nunca más una mujer o persona con capacidad de gestar podrá ser criminalizada en México por abortar, por lo que, aun si los estados no han reformado sus códigos penales en la materia, ya no se pueden judicializar estos casos.

En el caso de la capital, actualmente hay 11 hospitales y clínicas públicas de la Secretaría de Salud local que brindan el servicio de ILE gratuito, ubicadas en las alcaldías Álvaro Obregón, Azcapotzalco, Cuajimalpa, Gustavo A. Madero, Iztapalapa, Miguel Hidalgo, Tláhuac, Tlalpan, Venustiano Carranza y Xochimilco.

Los requisitos para solicitar una ILE son una identificación oficial, comprobante de domicilio, hoja de gratuidad, un acompañante —que también deberá presentar su identificación— y, de manera opcional, algunos centros piden presentar la CURP y acta de nacimiento de la paciente. En el caso de menores de edad, tienen que ser acompañadas forzosamente por su madre, padre o tutor.

En el 89% de los casos atendidos entre 2016 y 2021 por la Secretaría de Salud de la CDMX, la ILE se realizó con medicamentos; el 10% fue practicado con aspiración endouterina. En el resto de los casos no se reportó el método utilizado y solo a cuatro pacientes les realizaron un legrado.

Además de este servicio, en los hospitales donde se practica la ILE las pacientes reciben, si así lo deciden, orientación sobre uso de anticonceptivos, ya que el 54% de ellas reportó que antes del embarazo que decidió interrumpir no utilizó ninguno. Los más habituales entre quienes sí contaban con uno fueron el condón (23%), el DIU (3%) y las pastillas de emergencia (2%). 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.