Peña Nieto impone arancel a hidrocarburo, como pidió una filial de Odebrecht en un contrato con Pemex
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Cuartoscuro

Peña Nieto impone arancel a hidrocarburo, como pidió una filial de Odebrecht en un contrato con Pemex

La petición del arancel fue establecido en el contrato realizado entre las empresas Braskem –filial de Odebrecht– y Grupo Idesa, Pemex Gas y Petroquímica, firmado en febrero de 2010, durante la administración de Felipe Calderón.
Archivo Cuartoscuro
30 de mayo, 2018
Comparte

A través de un decreto, el presidente Enrique Peña Nieto cumplió la petición de las empresas Braskem –filial de Odebrecht– y Grupo Idesa de imponer un arancel a las importaciones de polietileno, polímero que dichas compañías producirían en México en la planta llamada Etileno XXI.

Esta petición fue establecida en el contrato realizado entre las empresas y Pemex Gas y Petroquímica, firmado en febrero de 2010, durante la administración de Felipe Calderón. Dicho contrato fue enviado a la plataforma Méxicoleaks, de la cual Animal Político forma parte.

Etileno XXI vendería polietileno a Pemex, por eso, ésta suspendió la inversión a sus propias plantas en Cangrejera y Morelos para producir polietileno, pese a ser proyectos del Programa Nacional de Infraestructura del sexenio, según documentó la Auditoría Superior de la Federación.

El contrato de 2010 era para que Pemex le vendiera etano a las empresas, es decir, la materia prima para producir polietileno. Sin embargo, una de las cláusulas de las compañías establecía la petición de imponer un arancel para los países no incluidos en tratados de libre comercio que quisieran vender polietileno a México.

“Es fundamental para la economía de las instalaciones del Proyecto (la planta Etanol XXI) que el Gobierno de México incremente las tarifas aplicables a la importación de toda clase o tipo de polietileno a México (…) que sean al menos similares a las tarifas aplicables (…) en los Estados Unidos de América o Canadá (actualmente 6.5%)”.

Seis años después, el presidente Enrique Peña Nieto concretó la cláusula. El 1 de enero de 2016 firmó un decreto en el que se establece que “el polietileno de baja densidad lineal es una resina con importantes volúmenes de comercialización, resulta conveniente crear una fracción arancelaria específica para dicha mercancía con el arancel a la importación de 5%”.

La preferencia

Etileno XXI es uno complejo petroquímico establecido en Veracruz tan ambicioso que, según se estableció en el contrato, es capaz de producir 1 millón de toneladas de polietileno, polímero que sirve para la fabricación de plásticos, y en el que se invirtieron 3 mil 200 millones de dólares.

Etileno XXI “representa una de las inversiones brasileñas más importantes realizadas en México” que prosperó gracias al “decidido apoyo de la Presidenta Rousseff” durante su primer mandato, según se publicó en el Diario Oficial de la Federación el 25 de mayo de 2015, como parte del anuncio de la Condecoración de la Orden Mexicana del Águila Azteca entregada a la expresidenta durante su visita de Estado a nuestro país.

Las empresas operadoras son Grupo Idesa y Braskem, constituida en 2004 en Sao Paula, Brasil y filial de Odebrecht, la compañía que presuntamente entregó sobornos a Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, durante la campaña del presidente Enrique Peña Nieto, a cambio de ser favorecida con obra pública cuando asumiera la presidencia, según reveló Mexicanos contra la Corrupción.

La planta Etileno XXI fue inaugurada el 22 de junio de 2016, cinco meses después del decreto que impuso el arancel para el polietileno, por el secretario de energía, Pedro Joaquín Coldwell, y ha significado un mejor negocio para la empresa que para Pemex.

La empresa mexicana le vende etano a 16 centavos de dólar por galón, pero el valor en el mercado es de 50 centavos de dólar por galón.

Esto ha significado pérdidas por mil 900 millones de pesos para Pemex, pues “el precio al que vendió el etano fue menor al costo de ventas y al gasto de transportación incurridos”, según señaló la Auditoría Superior de la Federación en la tercera entrega del Informe de la Cuenta Pública 2016.

Además, Pemex se comprometió con Braskem-Idesa a proveerle 66 mil toneladas de gas etano diario, pero para cumplir, Petróleos Mexicanos tuvo que comprar etano a otras empresas de Estados Unidos este año porque lo que produce no le alcanza para abastecer a los complejos petroquímicos de Cangrejera y Morelos, que trabajan al 40% de su capacidad, y al volumen comprometido con Etileno XXI.

Los funcionarios

Los funcionarios que firmaron el documento por parte de Pemex Gas y Petroquímica Básica fueron Arturo Arregui, subdirector de Planeación; Víctor Domínguez Cuéllar, subdirector de ductos (ambos mencionados durante las investigaciones de Odebrecht). Fernando Amor Castillo, subdirector de gas licuado y petroquímicos básicos y Armando Ricardo Arenas Briones, subdirector de producción.

Domínguez Cuellar salió de Pemex en 2014, pero ahora es parte de la consultora DM Integración Energética. Una consultoría privada que se especializa en el asesoramiento de mercados de gas y petróleo en México.

Arenas Briones, ex director de PGPB hasta 2014, fue señalado en 2009 por ser parte de una red de corrupción en la asignación de contratos con Pemex a empresas propietarias de sus familiares.

Por Braskem, firmó Cleantho de Paiva Leite Filho, director de Unidad de Negocios Internacionales. Él fue identificado por Alexandrino Alencar, directivo de Odebrecht, como el representante de la empresa en México. Sin embargo, Leite ha declarado que Etileno XXI no forma parte de las investigaciones contra Odebrecht, al no ser un negocio de la rama constructora de la empresa.

Por el lado de Idesa firman José Luis Uriegas Uriegas, como Director General; y Patricio Gutiérrez Fernández como Director de Planeación y Desarrollo de Negocios. El primero se desarrolló antes de estar en Idesa como funcionario de Nacional Financiera, prestamista de Braskem-Idesa para el proyecto.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

SLS, el cohete más poderoso de la NASA con el que EU quiere volver a mandar humanos la Luna

La primera etapa del megacohete SLS, el más poderoso que la NASA haya construido, salió de la fábrica en Nueva Orleans y ahora se someterá a unas exhaustivas pruebas para preparar sus viajes a la Luna.
11 de enero, 2020
Comparte

El “megacohete” SLS, el más poderoso que la NASA ha construido hasta ahora, está un paso más cerca de salir al espacio por primera vez.

La primera parte del núcleo salió de la fábrica en Nueva Orleans para someterse a pruebas cruciales y prepararse para su lanzamiento.

El Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) es una parte crítica del programa Artemis de la agencia espacial estadounidense, cuyo objetivo es volver a llevar humanos a la Luna para 2024.

Este núcleo es la pieza central del nuevo cohete y se someterá a evaluaciones exhaustivas en el estado de Misisipi, en el sureste de Estados Unidos.

El miércoles, se montó en una barcaza que lo llevará a su destino.

El cohete, que será más alto que un edificio de 30 pisos, está siendo construido para la NASA por Boeing.

Jim Morhard, administrador adjunto de la NASA, asistió al despliegue del núcleo del cohete este miércoles en el centro de ensamblaje de Michoud, donde se construyó.

Núcleo del megacohete

NASA / Danny Nowlin
El núcleo del megacohete ayudará a impulsar la primera misión Artemis a la Luna.

Morhard dijo que representaba “un salto emocionante hacia adelante en el programa Artemis, ya que los equipos de la NASA siguen avanzando hacia la plataforma de lanzamiento”.

Pruebas

El programa, que se anunció en 2010, se ha visto afectado por demoras y sobrecostos.

Algunos en la comunidad espacial creen que sería mejor lanzar misiones al espacio profundo en cohetes comerciales. Pero los partidarios del programa dicen que la NASA necesita su propia capacidad de lanzamiento de carga pesada.

Después de salir del centro de ensamblaje Michoud, este miércoles, el núcleo se montó en la barcaza Pegasus de la NASA para viajar por agua al Centro Espacial Stennis, en Misisipi.

Núcleo del megacohete

NASA / Jared Lyons
El núcleo del cohete será transportado por agua desde la fábrica en Nueva Orleans.
Núcleo del SLS

NASA / Jared Lyons

La etapa de prueba en Stennis, llamada “Green Run”, implicará operar todos los sistemas del núcleo simultáneamente por primera vez.

Los cuatro poderosos motores RS-25 se activarán durante unos ocho minutos (o tal vez un poco menos) y serán acelerados en diferentes configuraciones. La NASA imitará los niveles de empuje necesarios durante el lanzamiento.

El núcleo del SLS contiene dos tanques propulsores: uno para almacenar oxígeno líquido y otro para hidrógeno líquido. Juntos, poseen una combinación de 2,7 millones de litros de propelente para los motores.

Proyecto anterior

El SLS fue diseñado para reutilizar la tecnología desarrollada originalmente para el programa de transbordadores espaciales de la NASA que operaron entre 1981 y 2011.

Centro de pruebas B-2

NASA
La zona de pruebas B-2 en el Centro Espacial Stennis de la NASA será usado para evaluar el núcleo del megacohete SLS.

Los propulsores RS-25 pertenecieron a otro orbitador y el núcleo del SLS se inspira en el tanque externo que almacenaba el propelente para los motores de los transbordadores (aunque con modificaciones significativas).

El cohete proporcionará la potencia necesaria para enviar a la nave espacial Orión, de la NASA, a la Luna.

Se espera que el lanzamiento inaugural del cohete (misión Artemis-1) ocurra en algún momento en 2021.

SLS

NASA
El SLS proveerá la potencia necesaria para enviar a la nave espacial Orión a la Luna.

En 2019, John Shannon, jefe del programa SLS de Boeing desde 2015, dijo: “Sospecho que una vez que el SLS esté listo, no habrá necesidad de otro vehículo de carga pesada en muchos años. Así que esta es una oportunidad única para toda una generación”.

El núcleo es el artefacto más grande que la NASA haya construido en la fábrica de Luisiana, contando al Saturno V del programa Apolo (desarrollado entre 1961 y 1972 y que llevó al hombre a pisar la Luna por primera vez en 1969).

Orión

Mientras tanto, la nave espacial Orión, para la primera misión de Artemis, ya está construida.

Nave espacial Orión

NASA
La nave espacial Orión, que llevará a la tripulación de la misión Artemis, está siendo probada en Ohio.

Actualmente está atravesando las pruebas finales en la estación de Plum Brook en Ohio, en el noreste de EE.UU.

Durante la misión Artemis-1, Orión volará alrededor de la Luna para probar el equipo en el espacio profundo. La nave espacial no llevará tripulación.

La primera misión tripulada será Artemis-2, que llevará a cuatro astronautas a orbitar la Luna.

Artemis-3, programada para 2024, llevará a un hombre y una mujer al polo sur lunar.

Será la primera vez que Estados Unidos ponga a sus astronautas en la superficie lunar desde 1972.

.


https://youtu.be/H8NO-TEa5QQ

https://youtu.be/-NSjnc3NL2k

https://youtu.be/24JaHawe-RM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts