Cómo Nezahualcóyotl se convirtió en un ejemplo en la lucha contra la delincuencia

Uno de los lugares más densamente poblados del planeta y no ajeno a la presencia de bandas criminales, a menudo coludidas con las autoridades. De la mano de un antiguo profesor de sociología, ahora Ciudad Neza también quiere ser el lugar que cambió la mala fama de la policía en México.

Cómo Nezahualcóyotl se convirtió en un ejemplo en la lucha contra la delincuencia
BBC Mundo
En Ciudad Nezahualcóyotl vive más de un millón de personas. BBC
BBC Mundo

Volar en un helicóptero de la policía sobre Ciudad Nezahualcóyotl da una idea de los enormes retos que enfrentan sus habitantes día a día.

Erigido sobre lo que era el gran lago de Texcoco, este suburbio de Ciudad de México se extiende como un gran mosaico de viviendas con pobladores de ingresos medios y bajos que suman más de un millón de personas.

Ciudad Neza, como se la conoce comúnmente, es el lugar más densamente poblado de México: en promedio hay más de 16.000 personas por cada kilómetro cuadrado en esta urbe.

Y a lo largo de sus pocas décadas de historia, las redes criminales se han ido estableciendo, a menudo con la complicidad de la policía local.

Las autoridades insisten en que eso ha cambiado, que la fuerza policial ha sido purgada y que la corrupción está siendo eliminada, instaurando un sentido de deber cívico en su lugar.

Un hombre a quien le atribuyen el cambio de mentalidad se llama Jorge Amador, un exprofesor de sociología que se convirtió en el jefe de la policía.

“Creo que hemos roto con la forma tradicional de pensar en la policía de aquí”, dice con una extraña muestra de orgullo.

“Desafortunadamente, con demasiada frecuencia en nuestro país los jefes de policía y los políticos han visto la seguridad no como un servicio público, sino como un negocio, como una forma de ganar dinero”, señala.

Jorge Amador
BBC
Jorge Amador lleva casi una década al frente de la policía de Ciudad Nezahualcóyotl.

La purga

Cuando fue nombrado por primera vez como supervisor de seguridad en Ciudad Neza, hace una década, Jorge Amador empezó por remover a más de 100 policías corruptos o no aptos para el servicio.

También mejoró los salarios y las condiciones para los que se quedaron, e implementó algunas ideas que se consideraban poco ortodoxas, como la literatura y el ajedrez.

Pero la intención, dice, era combatir la “inercia”, un término que usa a menudo.

“Tuvimos que enfrentar esa inercia y dignificar el papel de un oficial de policía nuevamente”.

Las competencias de ajedrez y las lecturas de poesía entre policías funcionaron bien, pero como señalan muchos analistas, los problemas de México son profundos.

El año pasado fue el más violento en la guerra contra las drogas que vive el país desde hace una década: más de 23.000 personas fueron asesinadas.

Con muchos líderes muertos o detenidos, los cárteles de la droga se dividieron e iniciaron una lucha entre sí por el control de sus territorios.

Acción en marcha

Durante dos administraciones consecutivas (2006-2018), el Ejército Mexicano fue desplegado para tratar de llevar la paz a las calles y a menudo toma el papel de la policía en muchas localidades.

Ahora el gobierno mexicano quiere que ese papel sea permanente por ley.

Una vista aérea de Ciudad Nezahualcóyotl desde un helicóptero
BBC
Nezahualcóyotl ha sido llamada una “ciudad dormitorio”, pues ahí viven cientos de miles de personas que trabajan o estudian en Ciudad de México.
Un soldado vigila una calle en Sinaloa
AFP
Las fuerzas militares tomaron el control de la seguridad pública en muchas localidades de México en la última década.

La Ley de Seguridad Interior que recién aprobó el Congreso es muy controvertida, pues las fuerzas militares tienen un historial negativo en el respeto a los derechos humanos.

Activistas destacados, como José Antonio Guevara, señalan que hay preocupaciones importantes.

“Al llevar a cabo estas tareas policiales en los últimos 12 años, el Ejército ha torturado a miles de personas y ha desaparecido y ejecutado sumariamente a muchos miles más”, señala.

Específicamente se refirió a incidentes notorios como la desaparición y presunto asesinato en 2014 de 43 estudiantes de una escuela para profesores en Ayotzinapa, en el sureño estado de Guerrero.

La BBC solicitó una entrevista con el Ejército Mexicano y la Secretaría de Gobernación federal, pero no hubo respuesta positiva.

Ciudad Nezahualcóyotl en un mapa
BBC

A nivel local, Amador tampoco cree que la respuesta sea mantener al Ejército en las calles.

“Para nosotros, la seguridad viene al acercar a la sociedad, crear una relación más cercana entre las personas y sus instituciones“, dice.

Un enfoque diferente

Amador probó dos nuevos enfoques en Ciudad Neza.

El primero fue introducir tecnología novedosa. En un centro neurálgico en la sede de la policía, los oficiales pueden ver cada rincón de esta urbe a través de un sofisticado sistema de cámaras de vigilancia.

Un centro de control de seguridad de Nezahualcóyotl
BBC
La instalación de cientos de cámaras de vigilancia en las calles permite la vigilancia remota de calles.

También se creó una red de grupos de vigilancia vecinales que está directamente en contacto con las patrullas a través de la aplicación de mensajería WhatsApp.

Las autoridades también regresaron al concepto de la policía comunitaria básica.

Por ejemplo, el municipio fue seccionado en unidades pequeñas de tres o cuatro cuadras. Los policías celebran reuniones frecuentes con la gente para que puedan manifestar sus quejas abiertamente.

En una de esas reuniones quedó claro que, aunque el robo de automóviles y los delitos violentos están muy por debajo del promedio nacional, nadie tiene la impresión de que Ciudad Neza estuviera libre del crimen.

Aun así los habitantes del barrio dijeron que sí han notado algunas mejoras: “No es perfecto, pero finalmente hemos empezado a trabajar juntos“, dijo Sandra.

“Al menos cuando pedimos ayuda a los oficiales, salen mucho más rápido que antes”, dice.

Habitantes reunidos en una asamblea de seguridad en Nezahualcóyotl
BBC
Las reuniones vecinales han permitido a los habitantes de Ciudad Neza tener un contacto más estrecho con la policía.

Su vecino Gerardo señaló que hay una alarma que instaló la policía en la calle para pedir auxilio.

“Reportamos cualquier cosa extraña o sospechosa que vemos. Y cuando suena la alarma, he visto a vecinos salir a medio vestir y con una pala en la mano para defender nuestra calle de los delincuentes”, explica.

Es un año de elecciones en México y la seguridad sigue siendo un tema clave en las campañas electorales. Muchos mexicanos no tienen credibilidad en sus policías locales.

Pero si bien en gran parte del país eso puede ser cierto, el jefe de la policía de Ciudad Neza afirma que ha demostrado que no todos los agentes son manzanas podridas.

Amador lo dice así: “Tenemos que desafiar esta idea de que la policía en México es corrupta, ineficiente, criminal, abusiva. Que así es como son y cómo serán siempre”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

BBC Mundo
Close
Comentarios