Nos presionan para hacer campaña a favor de PAN-PRD, acusan maestros en Puebla
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Nos presionan para hacer campaña a favor de PAN-PRD, acusan maestros en Puebla

Profesores del Colegio de Bachilleres de Puebla dicen que son presionados para hacer campaña a favor de Ricardo Ordaz Pérez, secretario general de su sindicato y candidato a una alcaldía; el aspirante al cargo público, en tanto, asegura que todo es una "confusión".
Cuartoscuro Archivo
Por Aranzazú Ayala Martínez
11 de mayo, 2018
Comparte

Maestros del Colegio de Bachilleres de Puebla (Cobaep) denunciaron que por presiones y el riesgo de perder su trabajo se ven obligados a hacer campaña a favor de candidatos del PAN y el PRD en la entidad.

Entrevistados de forma anónima, ya que temen represalias, los profesores mencionaron que deben hacer encuestas y trabajo político que respalde las candidaturas del secretario General del Sindicato de Trabajadores del Cobaep, Ricardo Ordaz Pérez, quien compite por la alcaldía del municipio de Juan C. Bonilla, y Martha Erika Alonso Hidalgo, candidata a la gubernatura de Puebla.

En las calles, se ha podido constatar el trabajo político que hacen los docentes, a favor de Ordaz Pérez; sin embargo, él niega las acusaciones, y asegura que todo se trata de una “confusión”.

¿Conoce usted a Ricardo Ordaz?

Cuatro maestros del Cobaep, de diferentes planteles y con antigüedad de tres hasta 30 años en sus puestos, dieron sus testimonios y contaron cómo el “trabajo político” es prácticamente una obligación, si quieren tener horas de trabajo, prestaciones y un ambiente laboral tranquilo.

Relataron, por ejemplo, que como docentes se les pidió hacer una encuesta, durante un par de semanas, para promocionar al líder sindicalista.

“¿Conoce usted a Ricardo Ordaz Pérez?”, tuvieron que preguntar a la gente.

“El maestro Ricardo Ordaz Pérez estudió en la Normal de Ayotzinapa, becado, donde se graduó como profesor de primaria. ¿Sabe usted que el Maestro Ricardo Ordaz Pérez está participando como candidato a la presidencia municipal?”, recitaron de memoria.

Los docentes, aseguran, son convocados por personal del Cobaep, a quienes llaman coordinadores.

Estos coordinadores son los encargados de enviar mensajes de texto y WhatsApp, para informa sobre actividades y pasar lista de asistencia.

Los maestros acusan que se tienen que anotar y, si faltan muchas veces, empiezan a recibir llamadas o comentarios de los coordinadores, que les preguntan por qué no fueron y los amenazan sutilmente, recordándoles que el siguiente semestre se tienen que ajustar las horas de trabajo individuales.

Durante los eventos tienen que tomar fotos y enviarlas a los coordinadores, como evidencia, además de anotarse en la lista con su nombre y plantel.

“No podemos entregar fotos repetidas o que un compañero tenga foto con la misma persona entrevistada, deben ser personas diferentes”.

Para poder tener horas clase, promociones o beneficios dentro del Cobaep, coinciden los maestros, tienen que participar en las jornadas políticas, pues no presentarse es sinónimo de que no hay compromiso ni participación con el Colegio, ni con el Sindicato.

Una de las personas entrevistadas dijo que para el personal que está de base, ya que no pueden amenazarlos con despidos o restarles horas, lo que hacen es crear un ambiente de bullying laboral, pues les retiran la palabra a quienes no estén apoyando y no acudan a las actividades.

Las principales consecuencias, dicen los docentes, de no hacer el trabajo político o no hacerlo completo, son la pérdida de horas o el que repartan la carga horaria en muchos planteles, lo que dificulta el trabajo por los traslados y los tiempos.

Además de la campaña de Ordaz Pérez, los maestros del Cobaep han ido a jornadas de promoción de Jorge Aguilar Chedraui, candidato de la alianza “Por Puebla al Frente” a una diputación federal, por el Distrito 9; del candidato presidencial Ricardo Anaya, y de la candidata a la gubernatura, Martha Erika Alonso Hidalgo.

“Llega un momento en que hay tanta tensión, que uno termina diciendo, tengo que ir, bajo las condiciones que están haciendo ese bullying laboral, para poder lograr que participemos en las campañas políticas para Martha Erika y Ricardo Ordaz”, dijo un docente.

Los profesores denuncian que tienen que llenar una hoja con los datos personales de 30 personas, principalmente los de su credencial de elector, y cada tercer día tenían que entregarla a los coordinadores.

“Ya estamos cansados, desde que llegó Rafael Moreno Valle y Ordaz siempre ha sido lo mismo: amenazas, trabajar según políticamente, que aunque trabajes, hagas algo lo que sea, te atacan. Imagínate obligarte a estar consiguiendo credenciales, hay credenciales que hasta de difuntos ha habido”.

Otra de las irregularidades que citan los trabajadores es que tienen que ir a eventos no sólo fines de semana, sino entre semana y durante horas clase.

“Hay una confusión” 

En entrevista, Ricardo Ordaz Pérez dijo desconocer la realización de encuestas por parte de maestros del Cobaep, y negó tener algo que ver con eso, además sugirió que podían referirse a otra persona.

“No, no, no, absolutamente nada, yo creo que hay alguna confusión en algunas personas, sobre todo ahorita que es un tema que hay grupos políticos que se mueven, y pues obviamente nosotros estamos metidos en el tema sindical, en el trabajo de la defensa de los trabajadores en el sindicato. Hay gente que, pues obviamente coincidimos en nombres y apellidos, ¿no?, entonces seguramente hay una confusión por ahí, así es”.

La versión del secretario general del sindicato es que ningún docente es presionado ni orillado a hacer promoción política a su favor, o de algún otro candidato del PAN o PRD.

“No, es un tema que no tiene sustento alguno. Yo creo que el Colegio de Bachilleres es un subsistema educativo donde todo mundo tiene una militancia política multipartidista, y el tema es respetar precisamente la línea política que tenga cada trabajado. Claro, después de sus clases, todo mundo es libre, ahí  yo no puedo incidir en algo, que ahí tenemos gente de todos los partidos políticos, y yo como dirigente no puedo obligar a alguien a que jale de alguna manera hacia algún lado, hacia alguna persona”, sostuvo.

Ordaz Pérez entró como secretario del Colegio de Bachilleres en julio de 2011, cinco meses después de que Rafael Moreno Valle llegara al poder en la entidad, en una alianza electoral entre el PAN y el PRD.

El maestro fue denunciado a principios de 2016 por el Sindicato Autónomo de Trabajadores del Colegio de Bachilleres del Estado de Puebla, representado por su secretario Jorge Rosas. Éste dijo públicamente que Ordaz había llevado a cabo despidos injustificados y abuso de poder.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Vacuna contra COVID-19: la difícil decisión de vacunar o no a los niños

La decisión de vacunar a la población infantil debe responder cuestiones científicas, pero también éticas.
Getty Images
24 de mayo, 2021
Comparte
Menor recibiendo una vacuna.

Getty Images
Estados Unidos ya ha comenzado a vacunar a menores de edad.

Vacunar a los niños es rutinariamente aceptado. Sarampión, polio, difteria, paperas, múltiples cepas de la meningitis, tos ferina, figuran entre la lista de enfermedades para las que se vacuna a los menores, a veces cuando solo tienen unas semanas de vida.

Entonces ¿hay que vacunar a los niños contra la covid-19?

Hay países que ya han comenzado a hacerlo. Estados Unidos ha vacunado a alrededor de 600.000 menores de entre 12 y 15 años de edad.

Allí las autoridades esperan tener suficientes datos sobre la seguridad de las vacunas para lanzarse a inmunizar a niños aún más pequeños el año que viene.

Reino Unido avanza rápido con los adultos y a todos se les debería haber ofrecido la primera dosis antes del final de julio, pero aún no ha tomado una decisión sobre los menores.

La cuestión científica a responder es si vacunar a los pequeños salvará vidas. La respuesta es compleja y podría variar de país a país.

También se plantea la cuestión moral de si las dosis destinadas a los niños salvarían más vidas si se les administraran a trabajadores sanitarios y población vulnerable en otros países.

Riesgo muy bajo en niños

Uno de los argumentos en contra de la vacunación infantil contra la covid-19 es que, en realidad, los niños se benefician relativamente poco de ella.

Bebé recibiendo una vacuna

Unicef
Con otras vacunas que se administran a menores no hay tanta controversia.

“Afortunadamente, una de las pocas cosas buenas de esta pandemia es que los niños raramente se ven seriamente afectados por esta infección”, afirma el profesor Adam Finn, miembro del Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización en Reino Unido.

Las infecciones en niños son casi siempre asintomáticas o muestran síntomas leves, lo que contrasta con otros grupos de edad a los que se ha dado prioridad en las campañas de vacunación.

Un estudio realizado en siete países y publicado en la revista The Lancet estimó que menos de dos de cada millón de niños murieron de covid durante la pandemia.

Incluso los niños con enfermedades preexistentes que elevarían el riesgo en un adulto no están recibiendo la vacuna por el momento en Reino Unido.

Solo se les ha indicado la vacuna a aquellos con un “riesgo muy alto de exposición y desenlaces graves, como los menores discapacitados que viven en centros para dependientes.

Las vacunas son extraordinariamente seguras, pero sus riesgos y beneficios deben sopesarse cuidadosamente.

Algunos países podrían beneficiarse

Otro potencial beneficio de la vacunación infantil es que podría salvar las vidas de adultos.

Es un enfoque que se ha utilizado con adultos. El spray nasal que reciben los niños británicos de entre 2 y 12 años protege ampliamente a sus abuelos cada año.

Hay partidarios de que hacer lo mismo con la vacuna contra la covid podría ayudar a que se alcance la inmunidad del rebaño, el punto en el que hay tanta gente protegida que el virus encuentra dificultades para seguir propagándose.

Las vacunas contra la covid se han demostrado muy efectivas para cortar la propagación del coronavirus.

Los indicios apuntan a que, con solo una dosis, las posibilidades de resultar contagiado se reducen a menos de la mitad y a que quienes se contagian infectan a menos gente.

Enfermera prepara una vacuna en Río, Brasil.

EPA
La vacunación de los menores podría ser beneficiosa también para sus abuelos.

Los niños no se han mostrado hasta ahora como grandes propagadores del virus, pero los adolescentes sí podrían jugar un papel.

“Hay evidencia del potencial de transmisión en las edades de la escuela secundaria, así que la vacunación podría tener un impacto real en la transmisión”, dice Adam Kucharski, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Pero no hay una respuesta unánime a la pregunta de si merece la pena.

El programa de vacunación en Reino Unido marcha a toda velocidad y ha habido grandes brotes en el país que probablemente han dejado una herencia de inmunidad.

Más de una cuarta parte de los muchachos de entre 16 y 17 años en Inglaterra tienen anticuerpos en la sangre, a pesar de que casi ninguno de ellos ha sido vacunado.

Así que Reino Unido y países de características parecidas podrían encontrarse con que cuentan con suficiente inmunidad colectiva para frenar al virus sin necesidad de vacunar a los niños.

“Es muy diferente en países que no han tenido muchos brotes y que no tienen a tanta población adulta cubierta; en estos será difícil lograr el objetivo sin vacunar a los niños”, dice el doctor Kucharski.

Australia es uno de los países que se está encontrando con reticencias la vacunación, y, como les sucedió también a Nueva Zelanda y Taiwán, contuvo el virus tan rápidamente que casi no hay inmunidad allí.

La cuestión ética

Algo que considerar es quién deja de recibir la vacuna que se le inyecta a un niño.

La Organización Mundial de la Salud sostiene que los países ricos deberían posponer sus planes de vacunación infantil y donar las vacunas al resto del mundo.

El profesor Andrew Pollard, que dirigió ensayos clínicos para la vacuna de Oxford-AstraZeneca, afirma que está “mal desde el punto de moral” priorizar a los más pequeños.

Enfermo de covid yace en el suelo en India.

Reuters
Las vacunas podrían llegar a países como India, donde las muertes de adultos siguen disparadas.

Eleanor Riley, inmunóloga de Universidad de Edimburgo, declaró: “Hay argumentos a favor de hacerlo si tuviéramos un suministro ilimitado de vacunas y pudiéramos continuar con los mayores de 12, pero no lo tenemos”.

“Al fin y al cabo, es una decisión política si priorizar a nuestros niños antes que a los adultos que mueren a montones en otros lugares del mundo”, concluyó.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarganuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.