6 pasos para evitar que las fotos de tu teléfono terminen en internet
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
GETTY IMAGES

6 pasos para evitar que las fotos de tu teléfono terminen en internet

A medida que las técnicas de los hackers se modernizan y perfeccionan gracias al avance de las nuevas tecnologías, aumenta la posibilidad de que puedas sufrir un hackeo. Siguiendo estos consejos podrás estar más protegido contra ellos.
GETTY IMAGES
29 de mayo, 2018
Comparte

¿Cuántas fotos hay en tu celular? ¿Decenas? ¿Cientos? ¿Miles?

Cada vez que tomamos una foto, queda registrada en la memoria del teléfono. Y no solo eso. Muchas veces, las imágenes se almacenan en la nube de manera automática.

Eso garantiza que queden guardadas… pero implica algunos riesgos.

Por ejemplo, ¿qué ocurre si un hacker accede a ellas? Entre otras cosas, existe el riesgo de que intente extorsionarte para conseguir dinero a cambio -sobre todo si la foto es comprometida o es de algún documento importante- o de que seas víctima de una suplantación de identidad.

A medida que las técnicas de los hackers se modernizan y perfeccionan gracias al avance de las nuevas tecnologías, aumenta la posibilidad de que puedas sufrir un hackeo.

De hecho, incluso a Jennifer Laurence, Kirsten Dunst y otras actrices famosas de Hollywood les ha ocurrido. Fue el caso “Celebgate”, un escándalo de filtración destapado que afectó a más de 100 famosos.

Si no quieres correr la misma suerte -o, al menos, estar más protegido- te explicamos algunos consejos que puedes poner en práctica.

1. Desactiva la sincronización automática

Cuando tu celular se conecta a internet, tus fotos y videos se sincronizan por defecto con los servicios en la nube de iCloud, Google y otros servicios como Flickr o Dropbox.

Esto te permite guardar las imágenes fácilmente, tener una copia de seguridad y no depender únicamente del espacio que te quede libre en el teléfono.

fotos en la nube

Getty Images
Subir las fotos en la nube manualmente te permitirá controlar mejor lo que queda almacenado en la red.

Pero puedes evitar que las fotos se carguen automáticamente y hacerlo solo manualmente para controlar mejor qué hay en ese espacio (y asegurarte de que solo se almacena el contenido que a ti te interese).

Para ello, busca entre las opciones de ajustes del teléfono en Google+ (si es un Android) y en iCloud (si es un iPhone).

“Si no quieres que algo se comparta en internet, debes ser extremadamente cuidadoso con la sincronización automática”, explican desde el sitio web británico Digital Spy.

Siempre puedes optar por volver a activar esa opción cuando desees.

2. Activa la verificación en dos pasos

Tener una contraseña segura es importante, pero a veces no basta.

La manera más fácil para los hackers de acceder a tu archivos es hacerlo burlando tu contraseña (por eso es mejor que contenga siempre letras mayúsculas y minúsculas, números, y que no sea muy obvia).

Verificación en dos pasos

Getty Images
Tener una buena contraseña no siempre es suficiente para mantener tus archivos a salvo.

Pero la verificación en dos pasos te permite instalar un código adicional para ponérselo más difícil a los hackers y usuarios malintencionados.

En Google puedes hacerlo dentro de la opción “Mi cuenta” (dentro del menú principal, arriba a la derecha) y en Apple, a través de iCloud, y puedes activarlo también en otros servicios donde almacenes fotos, como Facebook o Microsoft.

3. Controla la actividad de tus apps

Las aplicaciones que tienes instaladas en el celular también pueden tener acceso a tus fotos. Algunas de las más populares son Facebook, WhatsApp o Instagram, pero hay más.

Para saber si eso ocurre, si tienes un iPhone, busca entre las opciones de privacidad de tu teléfono, y de ahí en “Fotos” y elimina el acceso de aquellas apps que no quieres que lo tengan. De esta forma evitarás que tus imágenes sean compartidas con los servidores web de esas aplicaciones.

Captura de pantalla iPhone

BBC
También puedes restringir el acceso de aplicaciones como Facebook o WhatsApp.

Si usas un dispositivo Android, deberás comprobarlo a través de cada aplicación (una por una).

La tarea no es particularmente difícil, aunque puede ser algo engorrosa, pero te permitirá tener un mayor control sobre las imágenes que compartes con las diferentes plataformas que tienes instaladas.

4. Oculta tus fotos en carpetas invisibles

Existen opciones para esconder los archivos de tu celular o tablet a través de los llamados “ocultadores de fotos”. Picture Safe y Private Photo Vault (para dispositivos iOS) 0 Hide Something y KeepSafe (Android) son algunos ejemplos.

Estos sistemas te permiten establecer un código PIN o táctil para acceder a algunas fotos, y fortalecer así tu privacidad.

La desventaja es que no podrás ver las colecciones de fotos en el orden que desees, pero te permitirán almacenarlas de forma segura.

5. Borra los metadatos de tus fotos

Tus fotos incluyen datos ocultos que indican cuándo y dónde fueron tomadas, o el modelo de cámara que se usó. Son los metadatos y revelan información que no siempre es evidente.

Si no quieres que se conozcan esos datos, puedes usar apps como Image Privacy (Android) o GeoGone (iOS) para borrarlos.

El proceso apenas toma unos segundos y puede hacerse con varias imágenes al mismo tiempo.

6. Bloquea la pantalla de tu teléfono

Otra forma de proteger los archivos es bloquear la pantalla con tu huella digital, con sistemas de reconocimiento facial o con patrones de bloqueo.

Puede parecer obvio, pero este método no solo te servirá para proteger tus fotos y videos, sino también para que todo lo que almacenes en tu celular esté más lejos de caer en manos malintencionadas.

En lo que a seguridad informática se refiere, menos nunca suele ser más.

Bloqueo de celular

Getty Images
Tu huella dactilar o un código numérico puede ser valioso a la hora de proteger tus fotos.
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Itxaro Arteta

Feministas se quedan en la CNDH, dicen que seguirán recibiendo a madres de víctimas

Las colectivas como Bloque Negro mantendrán la toma de instalaciones para ofrecer un refugio solo para mujeres y enfocarse en la violencia de género.
Itxaro Arteta
18 de septiembre, 2020
Comparte

Las colectivas feministas que tomaron la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) seguirán con el proyecto de que sea una casa de refugio para víctimas, en especial de violencia de género, mientras que Yesenia Zamudio, fundadora de Ni Una Menos, se retiró, y con ella varias familias de desaparecidos de Guerrero.

Las diferencias de organización y métodos desde hace unos días provocaron la ruptura que finalmente se concretó este jueves, aunque cada grupo seguirá sus luchas.

Lee: Frente Ni Una Menos anuncia salida de ocupación en CNDH; se mantiene colectiva Bloque Negro

El Frente Ni Una Menos se formó por familiares de víctimas de feminicidio, pero ahora ha integrado también a colectivos de víctimas de desaparición forzada. Por ello fue que al designar como refugio al edificio tomado, recibieron tanto a mujeres como a hombres que han sufrido diversos tipos de delitos y llevan años buscando justicia.

Ellas concretaron una segunda reunión con la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, las titulares del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), Nadine Gasman, y de la Comisión para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), Fabiola Alanís, además de la presidenta de la CNDH, Rosario Piedra Ibarra, a la que le pidieron que renuncie. Esta reunión fue considerada exitosa porque las autoridades escucharon brevemente caso por caso de unos 60 que les llevaron y se comprometieron a darles seguimiento para que sí avancen.

Pero la toma de la CNDH fue llevada a cabo también por colectivas de feministas muy jóvenes, que se identifican como anarquistas o radicales y se cubren el rostro ante el temor a represalias. La principal colectiva de ellas es Bloque Negro, que sí tiene como cara visible y sin capucha a Erika Martínez, madre de una niña abusada sexualmente a los 7 años, que esta vez no fue recibida en Segob, aunque había participado en el encuentro anterior, la semana pasada.

Estas jóvenes apostaron más bien a crear un refugio solo para mujeres y enfocarse en la violencia de género, y que la ocupación del edificio sea separatista, es decir, que no se permita la presencia de hombres, al estilo de las tomas que ha habido en el último año de varios planteles universitarios contra el acoso sexual. Esto para garantizar que sea un espacio 100% seguro y libre de violencia machista para mujeres.

Una de las chicas que permanece dentro explicó a Animal Político que por esa búsqueda de un espacio sin violencia es que rompieron con Zamudio, al considerar que ella era constantemente agresiva verbal y hasta físicamente, lo cual no se justifica por su dolor de que su hija Marichuy Jaimes haya sido asesinada hace cinco años, ya que ellas también tienen historias de violaciones sexuales, entre otros delitos.

Además señaló que las había puesto en riesgo al publicar algunos de sus nombres en redes sociales, y al grabar un video (que horas después borró) en el que mostraba la cara de las familias refugiadas y les pedía sus nombres, cuando algunas de ellas son desplazadas por amenazas del crimen organizado. También rechazan que tenga contacto con la policía, por la seguridad que le brinda a ella y a otras activistas que participan ahí, mientras que las jóvenes consideran que tener cerca a la policía es un riesgo por la represión que ha hecho en las marchas feministas recientes.

Zamudio, por su parte, conocida por su carácter fuerte, hizo varias declaraciones de que lo importante en la toma no eran las feministas, sino las madres y las víctimas, y que por ellas y para ellas eran las acciones, además de insistir en que ella no estaba ahí para caerle bien a nadie y que seguiría usando el lenguaje altisonante con el que expresa su enojo.

Lee: Colectivas feministas hacen ‘Antigrita’ de protesta en Refugio Ni Una Menos

Guadalupe Rodríguez, representante del colectivo Padres y Familiares de Desaparecidos Secuestrados y Asesinados en Guerrero, explicó que cuando las asistentes a la reunión con Segob regresaron a la CNDH para informar de lo ocurrido, las jóvenes expresaron que ya no querían tener ahí a Zamudio y a dos abogadas a las que señalan de trabajar para ella, aunque ellas aclaran que son parte del Frente. Por ello, se retiró Zamudio, las abogadas, y con ellas parte de las familias de Guerrero y otras víctimas.

Rodríguez lamentó que hubiera un rechazo por parte de las feministas a los hombres que también han sido víctimas y un rechazo a que cualquiera se identifique como líder. Ella, explicó, es la representante del movimiento de desaparecidos en Guerrero, así como Karla Guerrero es la que representa a nivel nacional, y a Zamudio la reconocen como figura clave del movimiento, y así ha funcionado para coordinarse, dijo.

“Ahora dicen que la toma fue gracias a ellas y que gracias a esto es que se están atendiendo nuestros casos. A mí no me parece, ¿cómo van a decir que gracias a ellas, cuando yo llevo seis años de lucha y buscando a mi hijo y sacando cuerpos de fosas?”, reclamó.

La activista dijo que se retiran pero seguirán aliadas a Ni Una Menos, y seguirán en contacto con las autoridades para exigir que apoyen las búsquedas que ellas realizan como rastreadoras en fosas clandestinas.

Por la mañana, cuando se veía venir el rompimiento, Erika Martínez, del Bloque Negro, dijo que a ellas lo que les urgía era terminar con los enfrentamientos para seguir organizándose. El plan es realizar talleres para mujeres, por ejemplo, de bordado y costura para dar una fuente de sustento, como lo tiene ella con su proyecto “Muñeca Empoderada” que personaliza muñecas de trapo. Dentro de la CNDH se quedaron bajo su resguardo cientos de donaciones de ropa, despensa y medicinas que han recibido durante los 14 días que lleva ya la ocupación y que han estado empaquetando para repartir a víctimas que se acercan a pedir apoyo.

Te puede interesar: Quiénes tienen tomada la CNDH y cómo empezó la protesta

Las colectivas realizaron una asamblea por la tarde, pero hasta esta noche no habían hecho públicas las minutas de lo discutido y acuerdos alcanzados.

El Frente Ni Una Menos no emitió ningún posicionamiento, aunque al retirarse, las abogadas Rosalinda Pimentel y Jenny Godínez explicaron que ellas no trabajan para Zamudio, sino para el movimiento, y que continuarían como hasta ahora con el apoyo legal a todas las víctimas de feminicidio y otros delitos que se acerquen a ellas.

Aunque la CNDH dijo en días pasados que aceptaba el pliego petitorio que originalmente presentaron en conjunto Ni Una Menos y Bloque Negro, no se aclaró qué seguimiento se le dará.

Dicho pliego pide a la Comisión una recomendación con cinco puntos, uno de ellos con 36 incisos, más otras seis acciones adicionales. Entre los más destacados, se solicita un reconocimiento público de la gravedad de la violencia de género, la creación de unidades especializadas en perspectiva de género dentro de las Fiscalías y organismos de derechos humanos, reformas para poner en primer lugar a las niñas y niños cuando son víctimas de violencia sexual.

Además, la creación de un albergue para familias de víctimas, y que se sigan las quejas por represión policiaca a manifestaciones feministas ocurridas en las últimas semanas en Guanajuato, Jalisco, Chihuahua y la Ciudad de México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.