close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
México, date cuenta: llegar al quinto partido del Mundial es un engaño colectivo, dicen especialistas
¿Por qué México no llega al quinto partido? Es la pregunta que llega cada Mundial de futbol y que dos académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) respondieron a 22 días de Rusia 2018.
Cuartoscuro
23 de mayo, 2018
Comparte

¿Por qué México no llega al quinto partido? Es la pregunta que llega cada Mundial de futbol y que dos académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) respondieron a 22 días de  Rusia 2018.

Un engaño social

Para Ricardo Trujillo Correa, académico de la Facultad de Psicología, el deseo de llegar al quinto partido en un Mundial es una emoción compuesta de “bravuconería, reivindicación, demanda de ser engañado, dignidad, seducción y promesa. Es la estructura de un acto amoroso”, tanto de jugadores como de aficionados.

El especialista explicó en un evento universitario que en el futbol se proyecta la sociedad mexicana con ensoñaciones y creencias, en lugar de hacerlos con razonamientos, planes y posibilidades.

“Desde esta perspectiva, el futbol es la creencia redonda, como el balón, porque es superficial… un simple partido y ya”, detalló.

Futbol, un negocio redondo en México

Hugo Sánchez Gudiño, académico de la Facultad de Estudios Superiores Aragón y de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales explicó que no se llega a ese ansiado juego desde el Mundial de 1986 porque el actual modelo de negocios de este deporte en el país prioriza la ganancia publicitaria y no el desarrollo de jugadores profesionales.

Como un segundo factor, el especialista dijo que se inhibe el surgimiento de talentos nacionales también por la compra excesiva de jugadores extranjeros, “que participan en posiciones estratégicas en el campo de juego, por lo que los mexicanos quedan relegados”.

Para Sánchez Gudiño,  hay además pocos incentivos para formar jugadores mexicanos en las canteras de los equipos y una excesiva explotación publicitaria de equipos y jugadores, por lo cual dejan en segundo plano la calidad futbolística prestan “más atención a las ganancias, que al talento y competitividad”.

También citó factores como la “cultura del agachismo” o menosprecio en la mentalidad de los futbolistas mexicanos (con sus excepciones), así como el comportamiento de la afición, que según el experto, se conforma con cánticos homofóbicos.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
BBC
Chernóbil: cómo es el "bosque rojo", uno de los lugares más radiactivos del mundo
Una exploración con aviones no tripulados permitió obtener una imagen detallada de los niveles de contaminación en los alrededores de la central ucraniana donde en 1986 se produjo el peor accidente nuclear de la historia. La radiación fue tal que algunos árboles de la zona se volvieron rojos.
BBC
8 de mayo, 2019
Comparte

El conocido como “bosque rojo” de Chernóbil, uno de los lugares más radiactivos de la Tierra, está a apenas a 500 metros del reactor 4 de la vieja central ucraniana en la que en 1986 tuvo lugar el peor accidente nuclear de la historia.

Tras la catástrofe, muchos de los seres vivos que lo habitaban murieron, entre ellos sus árboles.

Las agujas de los pinos, un árbol abundante y común en la zona, adquirieron un color rojizo, lo que dio origen al nombre al bosque, y todavía hoy muchos de los árboles mantienen un color anaranjado.

También se registraron daños en la fauna y flora en una zona de hasta 120 kilómetros cuadrados alrededor de la central.

Muchas de las áreas de ese bosque todavía hoy son absolutamente intransitables para los humanos por sus altísimos niveles de contaminación.

Imagen del reactor de Chernobil en la actualidad.

EPA
El reactor dañado está sepultado dentro de un sarcófago de acero.

Ahora, un grupo de investigadores del Centro Nacional de Robótica Nuclear (NCNR) del Reino Unido ha desarrollado un sistema de mapeo de aviones no tripulados que permite a los científicos investigar lugares peligrosos como este desde una distancia segura.

El rastreo de la zona ha permitido evaluar el nivel de contaminación actual y obtener información nueva.

La técnica

Por primera vez se han utilizado naves de ala fija para a elaborar un mapa de radiación. Los aparatos volaron realizando un patrón cuadriculado a una velocidad de 65 kilómetros por hora y a una altura no superior a las copas de los árboles.

Cuando los aparatos detectaron un área de interés, se incorporaron a los trabajos los aviones no tripulados. Gracias a su ala rotatoria pudieron flotar sobre la zona de interés y después usar sus sensores para adquirir información 3D de alta resolución.

Mapa que muestra los niveles de radiación en el bosque rojo.

NCNR/ Universidad de Bristol
El mapeo detectó algunos puntos inesperados con altos niveles de contaminación al sur del bosque rojo.

El rastreo hecho el pasado mes de abril obtuvo una imagen clara de la distribución radiactiva que persiste hoy en el bosque, pero de una manera mucho más precisa y detallada que la que se tenía hasta ahora.

Además, los drones consiguieron identificar algunos puntos con inesperados niveles de contaminación.

Los descubrimientos

Uno de los puntos de interés registrado por los aparatos voladores fue una antigua unidad de separación del suelo, situada unos pocos kilómetros al sur del bosque. Se utilizó en las primeras tareas de limpieza de contaminación tras el desastre.

“Intentaban separar la contaminación y así reducir el volumen de los desechos”, le dijo a la BBC el profesor Tom Scott, de la Universidad de Bristol y codirector del NCNR.

“Lo que queda en esa instalación es básicamente combustible nuclear desperdigado por el piso, que tenía una dosis de radiación muy alta”.

Imagen de los pinos afectados por los altos niveles de radiación tras el accidente de 1986.

BBC
Las hojas de algunos de los árboles se volvieron rojizas tras el accidente.

El equipo de NCNR planea regresar a Ucrania en los próximos meses para estudiar áreas adicionales en la zona de exclusión de 2.600 kilómetros cuadrados de Chernóbil y donde, con el tiempo, se ha permitido que entren cada vez más personas.

Unos 70.000 turistas visitaron la zona el año pasado y hay proyectos que planean la utilización del suelo en esa zona para generar energía mediante paneles solares.

Se espera que el mapeo llevado a cabo por la institución británica ayude a mejorar en el futuro los protocolos de seguridad para la gente que entre en la zona de exclusión.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=tAKlCWeOUe8

https://www.youtube.com/watch?v=uhKyBpghvRk

https://www.youtube.com/watch?v=nyDDFsPojPQ

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.