Sublevaciones: una exposición que invita a la conversación y a levantarse
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
MUAC

Sublevaciones: una exposición que invita a la conversación y a levantarse

La muestra aborda las emociones colectivas y los acontecimientos políticos e históricos de movimientos de masas en lucha, y repasa el concepto del levantamiento mediante 250 materiales que hablan de desórdenes sociales, agitaciones y revoluciones.
MUAC
Por Eréndira Derbez
5 de mayo, 2018
Comparte

¿Qué tienen en común el facsímil de una estampa francesa de 1909 con un video del rescate entre los escombros del 19S en las calles de Escocia esquina Edimburgo en la Ciudad de México? ¿Qué tienen que ver los camiones de la emblemática confederación anarquista española CNT, con la frontera entre Grecia y Macedonia? ¿En qué se relaciona el asesinato de George Jackson con una serie de fotografías de Modotti o Metinides? ¿…quién era George Jackson y qué hace en un museo mexicano?

Sublevaciones no es la exposición de un artista, ni de un periodo ni de una técnica, es el resultado del trabajo teórico del historiador del arte y filósofo Georges Didi Huberman (1953). Con videos de YouTube y transfer de 16 mm, grabados, pinturas, dibujos, fotografías y papalotes nos pregunta: ¿Qué nos subleva?

Los desórdenes sociales, las agitaciones, las revoluciones, las revueltas, las insumisiones son los temas que aborda la muestra mediante 250 piezas expuestas en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), la relación entre ellas propone un diálogo interno. Cada espectador interpretará cosas distintas, formulará más preguntas: ¿Cómo nos representamos cuando nos movemos en “masa”? ¿Qué hacemos cuando “reina la oscuridad”? ¿Qué nos levanta?

La exhibición ha sido organizada por la galería francesa Jeu de Paume y es itinerante —ha estado en Argentina, España y próximamente en Brasil y Canadá—, por cada sede cambia el contenido.

El curador en jefe del MUAC, Cuauhtémoc Medina, explica que esta exposición llegó a México, luego de que Martha Gili, directora del Jeu de Paume, propusiera montarla.

Accedió contento, pues ya había visto en Madrid la exposición —también curada por Didi Huberman— Atlas: how to carry the world on one’s back y “había escrito elogiándola”, su única crítica es que era una “muy eurocentrista”, por lo que la opción de presentar una muestra así en un país latinoamericano resultaba aún más atractiva.

Los meses siguientes, Medina se encontró con el filósofo francés, con quien habló y discutió sobre discursos y cambios.

Juchitan de las mujeres

De la serie Juchitán de las mujeres, 1983.

Para la exposición del MUAC se sumaron piezas de Francisco Toledo, No Grupo, Graciela Iturbide, Tercerunquinto, Vicente Razo, Silvia Gruner, Ulises Carrión, Javier Téllez, Francis Alÿs, el manifiesto estridentista, los manifiestos en náhuatl de Emiliano Zapata, fotografías del 68 mexicano y de la Comandanta Esther en el Congreso. Eso sí, todas estas son imágenes de “sublevaciones ya legitimadas e institucionalizadas,” como dijo Tania Carrillo Grange en la pasada edición de la revista Letras Libres.

A lo largo de esta muestra hay una constante participación de obras mujeres de distintas regiones, llama la atención: no tendría por qué ser algo raro ni aplaudible, pero la presencia de mujeres artistas en los museos continua siendo un número muy desafortunado. ¿Cómo plantear agitaciones políticas sin mujeres? Sin feminismos no podemos pensar el siglo XX.

Ken Hamblin, Beaubien Street, 1971

Ken Hamblin, Beaubien Street, 1971

Sublevarse es romper con un proceso “aunque sea a martillazos”, esta exposición va de la mano con la línea que el MUAC ha ofrecido por años: El siluetazo, Teoría del color, Harun Farocki, Proceso Pentágono, la retrocolectiva de Mónica Mayer, el Derrumbe de la estatua, y por supuesto, Arquitectura forense.

Pedro Valdetierra, Huelga de mineros desnudos, 1985.

Pedro Valdetierra, Huelga de mineros desnudos, 1985.

La muestra estará hasta el 29 de julio en el MUAC. El museo es de fácil acceso por la línea 1 del metrobús, en la estación Centro Cultural Universitario.

Los horarios son bastante flexibles, miércoles, viernes y domingos de 10:00 a 18:00 h y jueves y sábados de 10:00 a 20:00 horas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Enmienda 25 o 'impeachment': ¿puede Trump ser destituido tras el violento asalto al Capitolio?

Demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes están pidiendo que se destituyan los poderes del presidente. Hay dos vías para hacerlo.
7 de enero, 2021
Comparte

Apenas faltan 13 días para que Donald Trump abandone oficialmente la Casa Blanca y arranque la legislatura del demócrata Joe Biden, cuya victoria electoral fue ratificada por el Congreso de Estados Unidos este jueves.

Pero tras el violento asalto al Capitolio por parte de seguidores de Trump, prolongado durante horas y que dejó cuatro muertos, los demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes están pidiendo que se destituyan los poderes del presidente.

Escribieron una carta al vicepresidente Mike Pence en la que le urgían a actuar y sacar a Trump de la presidencia, alegando que había cometido un acto de insurrección y “buscaba socavar” la democracia.

Para destituir al presidente de Estados Unidos hay dos mecanismos: el llamado juicio político –impeachment– o la enmienda número 25 de la Constitución, aseguran expertos.

Sin embargo, ambas vías pueden resultar difíciles e improbables de aplicar dado el poco margen de tiempo que le queda a Trump al mando.

“Creo que la mejor salida es que Trump renuncie, que los de su propio partido lo presionen para que renuncie. Él no lo hará, pero debería”, aseguró el politólogo de la Universidad de Harvard, Steven Levitsky, entrevistado por BBC Mundo.

El vicepresidente Mike Pence y la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi.

Getty Images
Tras los episodios violentos y el desalojo de los seguidores de Trump, el Congreso ratificó este jueves la victoria de Joe Biden en las pasadas elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Tras los violentos acontecimientos del miércoles, Trump ha asegurado que la transición de poder se ejecutará de forma “ordenada”, pero que está en desacuerdo con el resultado de las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre, las que califica como fraudulentas a pesar de que el Departamento de Justicia estadounidense lo haya descartado.

Pero, ¿en qué consisten las dos vías principales por las que Trump puede ser destituido antes del 20 de enero?

Enmienda 25

Dicha enmienda recogida por la Constitución permite la transferencia de poder desde la presidencia a la vicepresidencia ya sea de forma temporal o permanente.

Convierte al vicepresidente en presidente si este se muestra incapaz de continuar con sus responsabilidades, por ejemplo, si sufre una enfermedad física o mental.

Asaltantes del Congreso.

Getty Images
El asalto al Capitolio y la intervención de las fuerzas de seguridad han dejado al menos cuatro muertos.

La sección número 4 de dicha permite al vicepresidente y la mayoría del gabinete declarar al mandatario incapaz de desarrollar su deber en el cargo.

Para ello necesitarían firmar y remitir una carta a los presidentes de la Cámara de Representantes y el Senado y declarar al presidente como no apto para gobernar o incapaz de desempeñar sus poderes y deberes.

De ser así, el vicepresidente Mike Pence asumiría automáticamente el poder hasta el próximo 20 de enero, cuando empezaría el mandato de Biden.

El presidente tiene la oportunidad de ofrecer una respuesta por escrito, y si impugna el hallazgo, entonces le corresponde al Congreso decidir. Cualquier voto en el Senado y la Cámara de Representantes que ordene la destitución del presidente requiere una mayoría de dos tercios.

Mientras se resuelve el caso, el vicepresidente actuaría como presidente.

Recientemente, cuando Trump fue diagnosticado con COVID-19 el pasado octubre, también hubo discusiones sobre invocar la enmienda 25 ante las preocupaciones de que pudiera estar demasiado enfermo para gobernar el país.

La enmienda 25 fue ratificada en 1967, cuatro años después del asesinato de John F. Kennedy, con el objetivo de resolver las disputas de sucesión presidencial en caso de incapacidad.

Funeral de John F. Kennedy.

Getty Images
La enmienda 25 fue ratificada en 1967, cuatro años después del asesinato de John F. Kennedy.

Por este motivo, varios presidentes han usado esta enmienda, específicamente la sección 3, porque les permite transferir temporalmente el poder a la vicepresidencia.

En 2002 y 2007, el presidente George W. Bush puso a su vicepresidente a cargo al ser sedado durante colonoscopias rutinarias.

El presidente Ronald Reagan hizo lo mismo en 1985, mientras estuvo ingresado en el hospital por una cirugía por cáncer.

Hasta la fecha, ningún presidente ha sido destituido del cargo usando la enmienda 25.

Juicio político o ‘impeachment’

El juicio político, también conocido como impeachment, tiene lugar en el Congreso de EU con el objetivo de llevar a cabo una posible destitución del presidente.

La Constitución estadounidense establece que el presidente “debe ser destituido de su cargo si es acusado de y condenado por traición, soborno, u otros crímenes o delitos graves”.

Es un proceso político, más que penal.

Seguidores de Trump alrededor del Capitolio.

Getty Images
Seguidores de Trump se congregaron e irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos este miércoles, reclamando fraude en las pasadas elecciones presidenciales.

Este proceso tiene lugar en dos etapas.

Tendría que ser iniciado por la Cámara de Representantes y solo necesita una mayoría simple para ser activado.

Luego, el juicio se celebra en el Senado, donde se necesitan dos tercios de los votos para destituir al presidente, y este hito nunca se ha alcanzado en la historia de Estados Unidos.

“Es un proceso bastante largo, a menos que lo hagamos al estilo peruano, de vacar al presidente de la noche a la mañana. Es poco probable que eso pase”, explicó Levitsky a BBC Mundo.

Donald Trump ya ha sido cometido a un proceso de impeachment una vez, y ningún presidente lo fue dos veces durante su mandato.

En diciembre de 2019, la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, aprobó dos artículos de impeachment tras acusar a Trump de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

Los demócratas acusaron a Trump de retener US$391 millones en ayuda a Ucrania para presionar y forzar que el país europeo investigara al actual presidente electo, Joe Biden, y a su hijo.

En febrero de 2020, el Senado, de mayoría republicana, votó a favor de absolver a Donald Trump en el juicio político por dicho escándalo.

Si el presidente Trump fuera destituido a través de un juicio político, el vicepresidente Pence se haría cargo de la Oficina Oval.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=l2QCDx-bbAc&feature=emb_logo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.