Atlas de riesgo señala los focos rojos de compra de voto y violencia en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Atlas de riesgo señala los focos rojos de compra de voto y violencia en México

El estudio señala los focos rojos de violencia contra candidatos y políticos, compra de voto y anomalías durante la jornada electoral.
Cuartoscuro
Por Agustín Salgado
8 de junio, 2018
Comparte

Organizaciones sociales elaboraron un Atlas de riesgo en el que se ubican las regiones del país más propensas a la compra del voto, las secciones electorales que se han comportado de manera atípica y los estados donde se han registrado hechos de violencia contra actores políticos.

El documento, presentado el jueves por la noche en la Ciudad de México, establece de 2006 al 8 de mayo de este año, 292 personas, entre alcaldes, candidatos, precandidatos, dirigentes de partidos políticos, diputados, funcionarios, exlegisladores, líderes sociales, además de periodistas que cubren elecciones, fueron asesinados o desaparecidos durante las campañas electorales.

El atlas, que se puede consultar en atlasriesgoelectoral.mx, fue presentado, el jueves por la noche en la colonia Roma de la Ciudad de México, por el politólogo Boris González Romero.

En su elaboración participaron Movimiento Pro-Vecino, Artículo 19, Rompe El Miedo, Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, la Asociación Nacional de Alcaldes, Tendiendo Puentes y Democracia MX, entre otras organizaciones.

Laura Elena Herrejón, presidenta del Movimiento Provecino confió que el documento ayudará a las autoridades a implementar acciones preventivas para brindar seguridad a candidatos y población en general, además de que permitirá que haya “un proceso electoral libre, equitativo y confiable”.

El documento, cuyas bases de datos se pueden consultar libremente, seguirá ampliándose tras la jornada electoral del uno de julio.  

Para identificar los factores de riesgo se recurrió a estadísticas del Instituto Nacional Electoral, la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el Consejo Nacional de Población y el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, además de las investigaciones hemerográficas realizadas por la Asociación Nacional de Alcaldes, Artículo 19 y Movimiento Provecino.

Estos son algunos de los focos rojos que revela el estudio.

Guerrero, Oaxaca y Chiapas, los estados más vulnerables para la compra del voto.

Para señalar dónde se da mayormente la compra del voto o el condicionamiento de programas sociales con fines electorales, se analizaron los índices de marginación y el grado de cohesión social de todos los municipios del país.

Las poblaciones con mayor riesgo a ser víctimas de estos delitos son aquellas donde se perciben ingresos monetarios insuficientes, y las pocas oportunidades de educación además de vivienda inadecuada.

Guerrero, Oaxaca y Chiapas, son los estados de la República donde se registra una “vulnerabilidad social muy alta”. Detrás se encuentran Nayarit, San Luís Potosí, Veracruz, Hidalgo, Michoacán, Puebla, Tabasco, Campeche y Yucatan.

A nivel municipal, el Atlas de Riesgo Político Electoral identificó 817 municipios con grados de marginación muy altos y por lo tanto vulnerables al manejo electoral de los apoyos institucionales. Con grado de marginación alto se contabilizaron 283 municipios.

González Romero explicó que al cruzar dichas variables se comprobó que existe una correlación entre las carencias de las poblaciones con resultados electorales atípicos.

Más sufragios que electores

La segunda variable del atlas analiza los resultados de las votaciones federales de 1994 a 2015. La finalidad fue detectar anomalías en los comportamientos electorales, tanto de voto nulo como de nivel de participación.

Los datos publicados por el Instituto Nacional Electoral de 1991 a 2003 no incluye las listas nominales por lo que se realizó una solicitud de acceso a la información para obtenerlas. Con la información completa, los especialistas detectaron secciones electorales que registraron un mayor número de sufragios que de electores.

Es el caso de la sección 201 de Colima, que en 2006 registró 852 votos cuando la lista nominal se conformaba de 184 ciudadanos y de la sección 26 de Sonora que duplicó, en dos ocasiones, el número de sufragios con respecto al de electores pues en 1994 recibió 460 votos con una lista nominal de 220 personas y seis años después registró 1094 sufragios cuando en la lista estaban inscritos 527 ciudadanos.

“Aquí se ejemplifican solo algunos casos pero hay muchas secciones electorales así. Se podría decir que 1994 fue la primera elección presidencial organizada por el IFE pero también ocurre en el 2012 y seguramente se repetirá en el 2018. Nosotros estaremos atentos para actualizar el atlas y decirle a la autoridad que no se cuentan bien los votos”, advirtió Boris González.

En la elección del 2012 se detectaron 223 secciones correspondientes a Veracruz, Estado de México, Oaxaca, Ciudad de México y Puebla que registraron una participación electoral mayor al 100 por ciento y en 535, ubicadas en Yucatán, Chiapas, Estado de México, Guerrero y Campeche se obtuvo una participación que va del 85 al 99 por ciento, cifra “muy alta” para el promedio histórico.

Los asesinatos de actores políticos debilitan a las instituciones

La tercera variable del atlas abarca los hechos de violencia contra actores políticos. Para su elaboración se recurrió a datos oficiales y a las investigaciones hemerográficas de Artículo 19, Movimiento Provecino y la Asociación Nacional de Alcaldes.

Los niveles de violencia se categorizaron en dos niveles: grado 1 que incluye acoso, hostigamiento, amenazas, intimidaciones, desplazamiento forzado y privación de la libertad y grado 2 que se refiere a asesinatos, tortura y desapariciones.

Las entidades federativas que presentan un mayor número de casos grado 1 son Ciudad de México, Veracruz, Oaxaca, Guerrero, Coahuila y Puebla.

El grado 2 se refiere a las 292 víctimas mortales, de los cuales 9 fueron alcaldes electos;  59 alcaldes en funciones; 2 alcaldes con licencia; 25 candidatos y precandidatos; 9 dirigentes de partidos; 41 periodistas que cubrían la “fuente de corrupción y política”; 3 diputados en funciones; 47 funcionarios; 1 exlegislador; 2 familiares de actores políticos; 25 líderes sociales y 2 simpatizantes.

González Romero advirtió que los atentados contra los actores políticos debilita al Estado Mexicano pues no están dirigidos a los individuos sino a las instituciones que estos representa.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Viruela del mono: en qué se diferencia de la devastadora viruela humana erradicada hace 40 años

Comparten prácticamente el mismo nombre, pero la viruela humana y la viruela del mono tienen diferencias que analiza BBC Mundo.
20 de mayo, 2022
Comparte

El surgimiento de varios brotes de viruela del mono en Estados Unidos, Canadá y varios países en Europa ha recordado al patógeno que durante siglos devastó a la humanidad.

La viruela humana es una de las enfermedades más letales que han existido y estudios en momias egipcias sugieren que pudo estar circulando entre personas desde hace al menos 3 mil años.

Solo en el siglo XX se estima que mató a alrededor de 300 millones de personas.

Por fortuna, la viruela humana se convirtió en la primera enfermedad erradicada de la historia hace más de 40 años, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) certificó su fin en 1980 tras una exitosa campaña de vacunación global.

Ahora, la viruela del mono está causando el mayor brote jamás visto en Europa de la enfermedad y los científicos estudian a fondo sus implicaciones.

De momento, las autoridades médicas indican que las probabilidades de ver una transmisión descontrolada son bajas y señalan que su letalidad está lejos de la causada por la viruela humana.

En BBC Mundo analizamos las diferencias entre estos dos virus muy parecidos de la misma familia de los orthopoxvirus.

Mortalidad

¿Qué tan mortal es?

Es la pregunta que seguro muchos se hacen al escuchar hablar de una enfermedad desconocida. Sobre todo si comparte el nombre con una de las más mortales de la historia.

“Afortunadamente, la viruela del mono es bastante más leve que la versión mayor de la viruela humana, que llegó a alcanzar un 30%“, explica a BBC Mundo Raúl Rivas González, catedrático de microbiología en la Universidad de Salamanca en España.

La viruela humana se presentaba en dos versiones: variola mayor y variola menor. La mayor era la más la mortal, la que podía llegar al 30%. La menor provocaba una enfermedad más leve y en pocas ocasiones causaba la muerte.

Paciente con viruela.

Getty Images
La versión más mortal de la viruela podía alcanzar una mortalidad de hasta el 30%.

Sucede de forma parecida con la viruela del mono, aunque con porcentajes inferiores de mortalidad. Existen dos “clados” o versiones: la de África occidental y la de África central.

“El de África occidental es el más leve, con una mortalidad de entre el 1% y el 10%, y parece ser el que está originando el brote en Europa”, dice Rivas.

“El de África central, por otra parte, es más virulento y peligroso y puede llegar a matar a alrededor del 20% de infectados”, agrega.

Jacob Lorenzo Morales, director del Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias en España, ofrece los mismos porcentajes y explica que los niveles más altos de letalidad se concentran en poblaciones determinadas.

“Por los datos que hemos visto, las mayores letalidades se dan en zonas rurales muy pobres en África y, en general, en muchos niños por su sistema inmune menos desarrollado”, apunta para BBC Mundo.

Transmisión

Estamos en medio de la pandemia de coronavirus donde nos enfrentamos a un patógeno altamente transmisible, pero este no es el caso de la viruela del mono.

Este tipo de viruela, a su vez, también parece transmitirse con menor facilidad que la viruela humana.

“Es un virus que se transmite muy bien entre animales, pero una vez salta de animal a humano no tiene una alta capacidad de transmitirse”, dice Lorenzo Morales.

Las autoridades médicas señalan que todavía no hay mucha información sobre las posibles vías de transmisión entre humanos en los brotes actuales.

Por lo que se conoce, se transmite principalmente a través de contactos estrechos e intercambios de fluidos corporales. Muchos de los casos en Europa parecen estar vinculados a la transmisión sexual.

Campaña de vacunación en Benín en 1968.

Getty Images
Una campaña de vacunación histórica, especialmente en zonas de menos recursos, consiguió erradicar la viruela en 1980.

Pero se están estudiando todas las vías posibles, como la transmisión indirecta a través de objetos contaminados e incluso aerosoles.

“La viruela erradicada se transmitía de forma similar, pero el contagio entre humanos era mucho más fácil”, recuerda Lorenzo Morales, quien no descarta que en el futuro la viruela del mono pueda hacerse más eficiente en la forma de transmitirse.

Raúl Rivas explica que esta viruela es un virus bastante estable y que varía muy poco. Pero a su vez, Morales menciona que “es un patógeno relativamente nuevo, acostumbrándose a vivir entre nosotros, y todavía no está especializado en multiplicarse e infectarnos”.

La viruela humana solo podía transmitirse entre humanos. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en Estados Unidos (CDC), no hay evidencia científica de que la viruela pueda transmitirse por insectos u otros animales.

El origen de la viruela es desconocido. En el caso de la viruela del mono, se le llama así por descubrirse en colonias de monos mantenidos para labores de investigación en 1958.

Síntomas

En ambas enfermedades, el cuadro clínico comienza de forma similar, aunque es algo más leve en la viruela del mono.

“Como en la mayoría de infecciones, empiezan con fiebre y también es común el malestar corporal, cansancio, dolor muscular y en la garganta”, describe Rivas.

Visión microscópica del virus que causa la viruela.

Getty Images
Visión microscópica del virus que causa la viruela.

Además, en ambas enfermedades también se desarrollan las inequívocas pústulas cutáneas que luego pueden dejar visibles cicatrices en la piel de los pacientes.

“Luego, con el paso de los días, la viruela del simio suele hinchar los ganglios linfáticos, tanto los cervicales, maxilares, axilares y en las ingles. Esto no ocurría con la viruela humana”, añade Rivas.

El periodo de incubación de la viruela símica suele ser de siete a 14 días, pero puede reducirse a cinco y elevarse a 21 días.

En el caso de la viruela humana, la incubación puede durar entre siete y 19 días, aunque la duración media era entre 10 y 14 días.

Tratamiento

La viruela fue erradicada gracias a una campaña de vacunación histórica que puso fin a miles de años de muertes causadas por el patógeno.

Dado que el virus de la viruela del mono está estrechamente relacionado con el que causa la viruela, la vacuna contra esta última también ha mostrado ser efectiva para las dos enfermedades.

En este caso, las personas mayores de 55-60 años que fueron vacunadas contra la viruela antes de su erradicación podrían tener entonces una inmunidad considerable contra la viruela del mono.

Edward Jenner.

Getty Images
Los estudios del inglés Edward Jenner en el siglo XVIII fueron clave para el desarrollo de la vacuna contra la viruela.

Sin embargo, mientras se define la mejor estrategia para tratar esta enfermedad, que científicos ven poco probable que se descontrole, los tratamientos disponibles son sobre todo paliativos para los síntomas.

Lorenzo Morales lamenta que no haya un tratamiento específico.

“Como es un patógeno que sobre todo ha afectado a África y no a los países desarrollados, no se invierte suficiente en la búsqueda de tratamientos“, dice.

Sin embargo, a pesar de no contar con tratamientos específicos, hay una diferencia muy grande entre esta viruela del mono y la erradicada: el avance de la ciencia y el conocimiento.

Por cientos de años, la viruela humana hizo estragos sin que se lograse comprender la enfermedad y cómo detenerla.

“Esta viruela del mono es una enfermedad que conocemos bien. Quizás para el público general es algo nuevo, pero se descubrió en 1958. Está bien estudiada también porque es muy parecida a la viruela humana”, dice Rivas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gcPQE4QeRpc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.