close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
Violencia y elecciones: en 9 meses, 101 políticos y candidatos fueron asesinados en México
En una revisión de 101 asesinatos de políticos, se identificó que Guerrero es el estado con más casos, y el PRI el partido más afectado.
Cuartoscuro Archivo
Por Agustín Salgado
29 de junio, 2018
Comparte

Este proceso electoral está marcado por los asesinatos de diferentes actores políticos, y la impunidad.

En una revisión de Animal Político, se identificó que en 78 de 101 homicidios de políticos se presume la actuación de algún grupo o célula delictiva, mientras que en otros 15 casos los primeros reportes hacen referencia a problemas familiares, o asaltos con violencia. En otros ocho crímenes, no hay información que permita conocer un posible móvil.

Se trata de asesinatos de candidatos, precandidatos, aspirantes, exfuncionarios, líderes de partidos y servidores públicos en activo (la mayoría alcaldes), además de un supervisor del INE.

Los 101 asesinatos se cometieron entre el 6 de septiembre de 2017 y el 27 de junio de 2018. La información sobre los casos fue proporcionada por partidos políticos y autoridades policiacas, y se realizó un recuento hemerográfico,

La consultora Etellekt, sobre estos hechos de violencia, tiene el dato 133 políticos que han sido asesinados desde que comenzó, en septiembre, el proceso electoral en México.

Los estados más violentos

De acuerdo con la revisión de Animal Político sobre los 101 casos, Guerrero es la entidad con mayor número de asesinatos, con 20, seguido de Oaxaca, con 17, y Puebla con 10.

El estado donde fue asesinado el funcionario del INE, Jorge Najera García, es Guerrero. El supervisor electoral fue interceptado por hombres armados el 20 de mayo, en la carretera federal Tlapa-Puebla.

Tras el asesinato de Nájera García, el consejero Marco Antonio Baños reconoció la urgencia de mejorar las condiciones de seguridad para los más de 36 mil empleados electorales en el país.

Te puede interesar: La violencia y el miedo dejan sin candidatos a municipios de Guerrero

Uno de los homicidios ocurridos en Oaxaca fue el de la candidata a concejal del PRI, Pamela Terán. Al salir de un restaurante de la ciudad de Juchitán recibió varios disparos, por parte de hombres armados. Durante el ataque, ocurrido la madrugada del 2 de junio, también perdieron la vida su chofer y una fotógrafa (estos casos no fueron documentados para este recuento). Los crímenes siguen sin ser resueltos.

En el cuarto lugar se ubicó Veracruz, con 9 homicidios, entre ellos el del priista Víctor Manuel Espinoza Tolentino, alcalde de Ixhuatlan, quien fue asesinado a balazos junto con cuatro personas en un camino de terracería el 25 de noviembre. El caso sigue impune.

En Michoacán se registraron seis homicidios. El último de ellos el de Javier Ureña Contreras, alcalde interino de Buena Vista Tomatlán , asesinado a balazos el miércoles 27 de junio a plena luz del día; el Estado de México y Chihuahua registraron cinco casos, respectivamente, Hidalgo cuatro, y Guanajuato y Tamualipas tres, respectivamente.

El PRI, el partido con mayor número de víctimas

En cuanto a la filiación política, el partido con más víctimas fue el PRI, con al menos 37 casos, seguido del PRD con 17 y Acción Nacional con 10.

Además, dos candidatos independientes fueron asesinados en el actual proceso electoral: Omar Gómez Lucatero, quien contendía por la presidencia municipal de Aguililla, Michoacán, ultimado el 20 de junio, y Miguel Solorio Figueroa, quien buscaba obtener la candidatura a la alcaldía de Zihuatanejo, asesinado junto con su escolta el 14 de noviembre (el caso del escolta no fue contabilizado).

De los 37 priistas asesinados, 32 fueron hombres y cuatro mujeres: pues además de Pamela Terán también perdieron la vida Rosely Danilú Magaña, quien fue baleada el 12 de junio en Isla Mujeres, Quintana Roo; Dulce María Rebaja Pedro, cuyo cadáver se halló el 25 de febrero en las inmediaciones de Chilapa, Guerrero, y Cecilia Viridiana Cruz Díaz, quien falleció el 4 de noviembre.

De acuerdo con información de Debate.com.mx, Cruz Díaz fue victimada por su pareja y la principal línea de investigación es la violencia intrafamiliar. El presunto responsable fue detenido por las autoridades.

Siete de los 17 asesinatos contra perredistas ocurrieron en Guerrero, dos en Michoacán, igual número en Veracruz y el resto en Baja California, Jalisco, Morelos, Nayarit, Puebla y Tabasco.

Alejandro Chávez Zavala, militante de Acción Nacional, fue agredido el 14 de junio cuando se dirigía a un acto de campaña en La Florida, comunidad del municipio michoacano de Tateran. Durante el ataque la esposa del candidato resultó lesionada. Por este acto no hubo detenidos.

En total fueron 10 los panistas asesinados, entre ellos se encuentra Guadalupe Payán Villalobos, tesorero de Ignacio Zaragoza, Chihuahua, quien fue secuestrado por un grupo de hombres armados cuando se encontraba en sus oficinas del Ayuntamiento. Horas después su cuerpo sin vida fue localizado. La agresión ocurrió el 5 de marzo de 2018.

De las tres víctimas del Partido Verde Ecologista, dos fueron asesinadas en Jopala, Puebla, el 2 de junio: Juana Irais Maldonado, candidata a diputada local, y Erika Cázares. Las dos mujeres fueron agredidas cuando regresaban de un acto de campaña. Tampoco hubo detenidos.

En palabras del secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete, los asesinatos de candidatos a algún puesto de elección popular no están vinculados a razones ideológicas ni a la competencia político-electoral. En conferencia de prensa ofrecida el 27 de mayo, aseguró que entre las causas de estos homicidios están las disputas de la delincuencia organizada, y temas de índole personal y familiar.

Más de 40 candidatos asesinados

El 14 de junio, el comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales, informó que para esa fecha había 95 actores políticos asesinados en el presente periodo electoral, de los cuales 41 eran candidatos; en contraste, las cifras de la Consultora Etellekt tenían el registro de 113 políticos asesinados, 44 de ellos candidatos.

Entre los aspirantes que han perdido la vida se encuentra Fernando Purón Johnston, candidato a diputado federal en Coahuila. El priista fue asesinado el 8 de junio, minutos después de haber participado en un debate que se realizó en el auditorio de la Universidad Autónoma de Coahuila. Se trata de un crimen que no ha sido resueltos por las autoridades.

De acuerdo con el recuento hecho por Animal Político, otros candidatos fallecidos son José Remedios Aguirre Sánchez, candidato de Morena a la alcaldía de Apaseo el Alto, quien fue acribillado el 11 de mayo en la zona centro de Guanajuato; Abel Montufar Mendoza, quien buscaba llegar al congreso local de Guerrero fue asesinado el 8 de mayo; Rodrigo Salado , candidato a Regidor del PRI en el ayuntamiento de San Marcos, Guerrero, perdió la vida el 31 de mayo.

También Adiel Zermann, militante del Partido Encuentro Social quien buscaba ser presidente municipal en Tenango del Aire, Estado de México, por la Coalición Juntos Haremos Historia. Su cuerpo sin vida fue hallado el 4 de mayo, además de Germán Villalba, quien fuera candidato del PRD a la alcaldía de Zacatlán, Puebla, atacado a balazos el 19 de septiembre en la carretera Zacatlán – Ahuezotepec.

A decir de los casos y fechas documentadas, diciembre fue el mes más violento con 16 asesinatos; seguido por marzo con 14; enero con 12; febrero y mayo con 11; junio y octubre con 10, y noviembre con 8.

Condena a la violencia

El 23 de mayo Kofi Annan, exsecretario general de la ONU y Premio Nobel de La Paz 2001, dijo que los niveles de violencia que vive México, y que se traducen en docenas de candidatos, familiares y simpatizantes asesinados en los últimos meses, están afectando el proceso electoral en curso. Esto al ofrecer una conferencia magistral en la sede del INE.

En el mismo sentido se pronunció la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Esa instancia pidió al Estado Mexicano, durante una sesión ordinaria realizada en República Dominicana, garantizar la seguridad de los actores políticos.

En diferentes momentos, actores de todos los partidos políticos congregados en el Congreso de la Unión han denunciado la falta de protocolos y acciones, por parte del Estado Mexicano, para garantizar la seguridad de candidatos y políticos del país.

El 21 de mayo, los legisladores de la Comisión Permanente del Congreso advirtieron a la Secretaría de Gobernación que en más de la mitad del país hay “latentes y graves riesgos” de violencia para partidos, candidatos y ciudadanos.

Los estados mencionados por los legisladores fueron: Guerrero, Michoacán, Tamaulipas, Veracruz, Chihuahua, Guanajuato, Jalisco, Ciudad de México, Morelos, Puebla, Veracruz, Edomex, Sinaloa, Tabasco, Tlaxcala, Quintana Roo y Baja California Sur.

José Ángel Ávila, secretario general del PRD, aseguró que no preveían un escenario como el que se vivió durante la época electoral. En entrevista con Animal Político, dijo que si bien se advertía la escalada de violencia a nivel nacional, no pensaron que los ataques directos hacia los actores políticos fueran a incrementarse al nivel que ocurrió.

En especial se refirió al estado de Guerrero: “Hay lugares donde no se pueden hacer actos de proselitismo, y cuando no está garantizada la seguridad hemos recomendado a las candidatos  suspender sus eventos. En Ciudad Altamirano no entra ni la Coca Cola, es imposible hacer campaña en esos lugares”.

Para el PAN, los estados de Michoacán, Guerrero y Oaxaca son los más conflictivos. El secretario general de Acción Nacional, Marcelo Torres Cofiño, reconoció en entrevista con Animal Político que varios de sus candidatos se bajaron de la contienda.

“Hay amenazas e intimidaciones que han llevado a nuestros abanderados a renunciar a las candidaturas, y eso es algo que alarma mucho pues de lo que te habla es de la penetración del crimen organizado en las instituciones”.

Sobre las directrices hechas desde la dirigencia nacional, estableció: “No pueden hacer ningún pacto, no podemos tener acercamiento de ningún tipo con grupos criminales, además de ser ilegal estaría en contra de nuestros principios. No se debe tener ningún acercamiento con personajes cuya reputación esta en duda”.

Además de los atlas de riesgo elaborados por Organizaciones de la Sociedad Civil, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) elaboró un documento donde se advierten los “focos rojos” de la Segunda Circunscripción Electoral, que incluye los estados de Aguascalientes, Coahuila, Guanajuato, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Tamaulipas y Zacatecas.

En contraste las autoridades electorales federales y las encargadas de la seguridad y la política interna en el país no han emitido ningún mapa o atlas de riesgo político, para advertir sobre la violencia que se vive, aun cuando a todas luces, si se compara con otros años, se trata del proceso electoral más violento del que se tenga historia en México. De acuerdo con la consultora Etellekt, en comparación con el proceso electoral de 2012, la cifra de políticos asesinados es diez veces mayor en este 2018.

 

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Chernobyl: qué es ficción y qué realidad en la aclamada serie de televisión
La miniserie de HBO que relata el peor desastre nuclear del mundo ha sido aclamada por espectadores y crítica. Pero un ex empleado de la central eléctrica controlada por los soviéticos en 1986 le contó a BBC News Ucrania que algunas cosas no sucedieron exactamente como se muestran en la pantalla.
11 de junio, 2019
Comparte

Después de recopilar la opinión de 150,000 usuarios, “Chernobyl”, (su nombre en inglés), se ha convertido en la serie de televisión mejor valorada de todos los tiempos para la web especializada IMDB.

El drama, producido por HBO, relata la historia del peor accidente nuclear de la historia, cuando en 1986 una explosión en uno de los reactores de la central nuclear de Chernóbil en Ucrania, esparció una nube radioactiva por todo el hemisferio norte de la Tierra, desde Checoslovaquia hasta Japón.

Las instalaciones estaban controladas por los soviéticos.

Pero, ¿qué tan precisa es la versión para la pequeña pantalla del desastre en comparación con lo que realmente sucedió?

Oleksiy Breus es un antiguo operador de la central eléctrica. Estaba trabajando en la sala de control del cuarto reactor la mañana del 26 de abril de 1986.

Durante la madrugada, una reacción incontrolada había volado el techo de la central, liberando una nube de material radioactivo que el viento esparciría los siguientes días a otras partes de la URSS, incluyendo Rusia, Bielorrusia y el norte de Europa.

“Cuando vi lo que había sucedido, me sorprendió que incluso nos hubieran llevado allí. El reactor estaba tan dañado que parecía que no había nada más que hacer”, dijo.

Breus le contó a la BBC News Ucrania qué cosas había retratado fielmente la serie aclamada por la crítica y qué otras considera una licencia artística.

“Muy impactante”

El antiguo operador cree que la serie captura fielmente el estado de ánimo y las impactantes emociones vividas después del desastre.

La explosión causó 31 muertes y se estima que ha contribuido a miles más debido a la exposición a la radiación a la que se vio sometida gran parte de la población.

“La catástrofe es retratada de una manera muy impactante. Una tragedia global que afectó a un gran número de personas”, dijo.

“Las emociones y el estado de ánimo en ese momento se muestran con bastante precisión, tanto entre el personal como las autoridades”.

“No eran villanos”

Sin embargo, Breus crítica la forma en que se retrata al ex director de la central, Viktor Bryukhanov, al ingeniero jefe, Nikolai Fomin, y al ingeniero jefe adjunto, Anatoly Dyatlov.

“Sus personajes están distorsionados y tergiversados. Parecen villanos, pero no fue así“, dice.

Según el ex operador de Chernóbil, Dyatlov era un tipo estricto y eso posiblemente hacía que no cayera bien entre sus subordinados, pero esas percepciones cambiaron más tarde.

“Los operadores le tenían miedo. Sin embargo, no importaba lo estricto que fuera, era un profesional de alto nivel”.

En julio de 1987, los tres hombres fueron declarados culpables de una grave violación de las normas de seguridad, que creó las condiciones que llevaron a la explosión.

Otros personajes

Breus cree que la serie se tomó ciertas libertades al dar vida a algunos de sus personajes.

En la serie, Valeriy Legasov es un destacado físico nuclear y parte del equipo de emergencia de Chernóbil, pero en realidad rara vez se le vio en el terreno.

“Nunca vi a Legasov. Su lugar de trabajo era un búnker debajo del edificio de la administración”.

La actriz nominada al Oscar Emily Watson interpreta a Ulana Khomyuk, una física nuclear soviética que intenta descubrir cómo y por qué ocurrió el desastre de Chernóbil.

No es un personaje real. En palabras de Watson, su papel está construido con base en las aportaciones que hicieron entonces varios “científicos que trabajaron en el desastre”.

Pieles de color rojo brillante

Breus elogia la forma en que la serie muestra los efectos de la radiación en los cuerpos de las víctimas.

“Muchas personas hablaron sobre la exposición a la radiación, la piel roja, las quemaduras por radiación y las quemaduras por vapor, pero nunca se había mostrado de esta manera”, dijo.

En las horas posteriores a la catástrofe, Breus habló con dos personas que también aparecen en la serie: su compañero, el operador Leonid Toptunov y el líder del turno Oleksandr Akimov.

“Estaban claramente enfermos. Estaban muy pálidos. Toptunov estaba literalmente blanco”.

Ambos hombres murieron en un hospital de Moscú con síntomas de radiación aguda.

“Por la mañana vi a otros colegas que habían trabajado esa noche. Su piel tenía un color rojo brillante. Más tarde murieron en un hospital en Moscú”, afirma Breus.

“No hubo fuego en el techo”

Tras la explosión en la planta de energía, los equipos de bomberos fueron enviados al reactor.

Según la serie, se dirigieron al techo para extinguir el incendio provocado por la explosión.

Pero el Breus recuerda que esta parte es ficción.

Que hubiera “fuego en el techo es una invención”, dice. Hubo incendios, pero no en el techo.

Esto no hizo que el trabajo de los bomberos fuera menos peligroso.

La mayor parte de las 29 personas que murieron en el transcurso de las siguientes dos semanas después del accidente eran bomberos que trabajaron esa noche canalizando el agua al reactor dañado.

Oleksiy Breus dice que esa tarea era casi imposible: “La delgada corriente de agua que vertieron los bomberos probablemente se evaporó incluso antes de que llegara al reactor”.

El puente de la muerte

En la serie de televisión, los residentes de la cercana ciudad de Pripyat corren hacia el puente del ferrocarril para tener una mejor vista del incendio, sin darse cuenta de los peligros de la exposición a la radiación.

Los niños juegan en el polvo radioactivo, que cae del cielo como la nieve.

Este puente se denominó más tarde “el puente de la muerte” y la serie repite el rumor de que todos los que vieron el desastre desde allí murieron como resultado de la exposición a la radiación.

Las autoridades negaron durante mucho tiempo que ocurriera y Breus es también escéptico.

Dice que la mayoría de los residentes de Pripyat ya se había enterado del incidente a la mañana siguiente.

Breus también agregó que conocía a algunas de las personas que estaban esa noche en el puente y, aunque experimentaron problemas de salud después de la exposición, sí sobrevivieron.

“En el hospital, me trataron junto con un tipo que se dirigió a ese puente en la mañana del 26 de abril para verlo. Se le diagnosticó un tipo leve de síndrome de radiación aguda”.

Mineros desnudos

La serie de televisión muestra a los mineros cavando un túnel debajo del reactor para proteger a los civiles que viven alrededor del área afectada.

Su tarea consistía en abrir un espacio para que un intercambiador de calor impidiera que el núcleo fundido se hundiera en las aguas subterráneas, lo que crearía un riesgo para millones de vidas.

Debido a las altas temperaturas bajo tierra, aparecen desnudos, pero Breus no cree que fuera así.

“Se quitaron la ropa, pero no como se mostró en una película”, dice.

“La historia de los mineros fue una de esas historias que resultó ser irrelevante e innecesaria”.

Los mineros estaban protegidos de la radiación por el túnel subterráneo, pero estaban expuestos cuando salían a fumar o beber agua.

Su trabajo terminó siendo en vano: en seis semanas, el núcleo fundido se enfrió solo y el nitrógeno nunca llegó a bombearse al intercambiador de calor.

La verdad sobre los buceadores

En otra escena dramática de la serie de televisión, tres trabajadores de la central eléctrica se ofrecen como voluntarios para sumergirse en el túnel subterráneo debajo del reactor dañado y abrir una válvula para drenar el agua.

Las autoridades estaban preocupadas por otra posible explosión si la “lava” del reactor fundido llegaba al agua.

Se informó que los tres “buzos” murieron por enfermedad de radiación como consecuencia.

Pero de hecho, todos sobrevivieron.

El líder del turno, Borys Baranov, murió en 2005, mientras que Valery Bespalov y Oleksiy Ananenko, ambos ingenieros en jefe de una de las secciones del reactor, aún están vivos y viven en Kiev.

Oleksiy Ananenko le contó a la BBC que, a diferencia de lo que se muestra en la miniserie, las autoridades no les ofrecieron ninguna recompensa para encontrar a los tres hombres que debían afrontar la misión.

“Era nuestro trabajo. Si no lo hubiera hecho, podrían haberme despedido”.

Los trabajadores sabían bien dónde estaban ubicadas las válvulas y, por lo tanto, eran los más adecuados para esa misión.

Según los recuerdos de los trabajadores, el nivel del agua estaba por debajo de sus rodillas.

En algunas áreas, corrieron para avanzar más rápido y evitar demasiada exposición a la radiación.

“No recuerdo la cifra que arrojó nuestros medidores personales de radiación”, dice Ananenko.

“Esto significa que no fue tan horrible”.

El operario bromea sobre la escena en la que los buceadores son aplaudidos cuando salen del reactor a salvo.

Era nuestro trabajo. ¿Quién aplaudiría eso?”.

Estereotipos soviéticos

La miniserie también muestra a los buceadores bebiendo vodka directamente de la botella después de completar su misión.

Pero Ananenko confirma: “no bebí nada”.

Breus dice que una desventaja de la serie es la versión estereotipada de los soviéticos, que coincide con las percepciones occidentales comunes.

“Se muestran muchos estereotipos, típicos de la representación occidental de la Unión Soviética: muchos vodka, KGB en todas partes … es un aspecto negativo de la serie”, dice Breus.

Sin embargo, está de acuerdo con la descripción de la Unión Soviética como un régimen excesivamente reservado, cuyas malas prácticas de gestión y comunicación contribuyeron aún más a agravar el accidente.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=24JaHawe-RM

https://www.youtube.com/watch?v=o6uE-XS3O4w

https://www.youtube.com/watch?v=chAeHyV7aSA

DO NOT DELETE OR TRANSLATE! Digihub tracking code for 48580587

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.