Con un festival musical, AMLO cierra campaña en el Estadio Azteca y promete erradicar la corrupción
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Con un festival musical, AMLO cierra campaña en el Estadio Azteca y promete erradicar la corrupción

En su último mitin de campaña, Andrés Manuel López Obrador insistió en las dos propuestas que tomó como su bandera durante la campaña: combatir a la corrupción y formar un gobierno austero.
Cuartoscuro
28 de junio, 2018
Comparte

En el estadio Azteca, el mismo escenario donde los dos últimos presidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto cerraron su campaña en 2006 y 2012, respectivamente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) puso fin ayer miércoles a tres meses de proselitismo insistiendo en dos de sus propuestas clave: el combate a la corrupción y el recorte a los privilegios en el gobierno.

Para el cierre de campaña, que estuvo precedido por varias presentaciones musicales en lo que se llamó AMLOFEST, el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia estuvo acompañado en el estrado por su esposa, Beatriz Müller, y su hijo mediano Andrés Manuel López Beltrán, y por personajes clave en su equipo de campaña, como Yeidckol Polenvsky, la presidenta de Morena, y Tatiana Clouthier, la coordinadora y estratega de AMLO.

También estuvieron junto al tabasqueño Cuauhtémoc Blanco, que va por la gubernatura de Morelos y que fue aplaudido en el Azteca, el estadio donde en su época de futbolista jugó para el Club América; Cuitláhuac García, que va por la gubernatura de Veracruz; Carlos Lomelí, para Jalisco, Miguel Barbosa, por Puebla. Y Claudia Sheinmbaum, que va para la jefatura de la Ciudad de México. 

Precisamente, Sheinbaum fue la ‘telonera’ en el mitin de López Obrador. Durante su intervención de apenas 10 minutos, la abanderada de Morena para la capital se comprometió a “rescatar a la ciudad” a través de la misma ‘fórmula’ de AMLO: atacando la corrupción y construyendo un gobierno austero. 

Durante su intervención de una hora, López Obrador se comprometió como ya lo hiciera durante la campaña a “erradicar el cáncer de la corrupción” para “limpiar” a México. Y lo hará, recalcó, poniendo el ejemplo, ya que de ganar la elección enviará una iniciativa al Congreso para reformar el artículo 102 de la constitución, para que el presidente no goce de fuero protector y pueda ser enjuiciado en caso de que cometa actos de corrupción.  

“Nadie gozará de impunidad –subrayó-. Y esto me incluye a mí, a familiares, colaboradores, y a los amigos. Se acabará el influentismo”. 

“Va para atrás la privatización del agua”

López Obrador dijo que “van para atrás” los decretos que el pasado 5 de junio firmó el presidente Peña Nieto sobre la reserva de agua. Aunque desde el Gobierno Federal se ha argumentado que los 10 decretos de reserva no suponen una privatización del agua, el candidato de Morena consideró que sí es una privatización y que, por lo tanto, revocará esos decretos de llegar a la presidencia.

También planteará al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, un nuevo acuerdo comercial que sustituya al Tratado de Libre Comercio (TLC), el cual se encuentra actualmente en negociaciones, aunque el mandatario estadounidense ha expresado en reiteradas ocasiones públicamente su deseo de cancelarlo por considerarlo injusto para su país.

Sobre este punto, López Obrador propondrá un “acuerdo comercial amplio” que incluya tanto a Estados Unidos, México, y Canadá, como a los países de Centroamérica. “Será parecido a lo que fue la Alianza por la Prosperidad”, apuntó AMLO, en referencia al plan que surgió en 2014 a raíz de la crisis de los niños migrantes, y que sobre el papel estaba enfocado en impulsar programas de desarrollo en el Triángulo Norte de Centroamérica para reducir la migración a Estados Unidos.

amlo

AMLO cerró su campaña en el Estadio Azteca.

En cuanto al resto de compromisos, López Obrador expuso que con su gobierno habrá un Estado de Derecho basado en una premisa clave: “Al margen de la ley, nada. Y por encima, nadie”. 

“Respetaremos la división de poderes. Nadie será espiado, perseguido, reprimido, ni desterrado. Dejará de existir el CISEN, que es la oficina de espionaje del Gobierno Federal”, indicó.

López Obrador prometió que en su gobierno se combatirán “prácticas ilegales y perversas de compra de votos”. “Se acabará el uso faccioso del presupuesto en beneficio de algunos candidatos y partidos”, señaló. 

Asimismo, el tabasqueño expuso que enviará otra iniciativa al Congreso para que los delitos electorales sean graves, y así poder “enviar a la cárcel a quienes violen la ley electoral”. En cuanto al nuevo fiscal electoral, el tabasqueño dijo que se propondrá para ese cargo a “una persona recta e incorruptible”.

Otra de las propuestas en las que más insistió el tabasqueño fue la de crear “un gobierno austero, sencillo y sin lujos”. 

López Obrador dijo que se bajarán los salarios de los altos funcionarios, empezando por él, ya que se comprometió a recibir la mitad del sueldo que actualmente cobra el presidente Peña Nieto. También insistió en que no vivirá en la residencia de Los Pinos, que no viajará en el avión presidencial, y que eliminará las pensiones a los expresidentes. 

López Obrador también se comprometió a que no subirán los impuestos en todo el próximo sexenio, y a que no habrá “gasolinazos”.

“Se va a fomentar el mercado interno, y se va a impulsar la industria de la construcción, de la ropa, el calzado, y de otras mercancías. Y se va a rescatar el sector energético para que ya dejemos de comprar combustibles en el extranjero”, dijo. 

En cuanto a la reforma educativa aprobada por el actual Ejecutivo, AMLO advirtió que la cancelará de llegar a la Presidencia: “Se va a proponer un nuevo plan educativo que no afecte los derechos laborales del Magisterio”. 

Finalmente, López Obrador destacó que las encuestas lo favorecen en la intención de voto, y que esto es el resultado de año de recorrer “todas las plazas públicas creando conciencia” en la ciudadanía. 

“Muchos ciudadanos de clase media han despertado. Antes, nos insultaban. Ahora, van a votar por nosotros”, concluyó. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué la reforma exprés de la Ley de Seguridad de México desafía a Estados Unidos

El Congreso mexicano aprobó nuevas regulaciones para la presencia de agentes extranjeros en México. La ley fue criticada por EE.UU., el país que sería más afectado por las nuevas y más estrictas normas.
17 de diciembre, 2020
Comparte

Para el gobierno de México, significa la defensa de la “independencia y soberanía” nacional. Para el de Estados Unidos, “solo beneficia a las violentas organizaciones criminales transnacionales”.

Una reforma a la Ley de Seguridad Nacional que aprobó de forma exprés el Congreso mexicano este martes establece nuevos controles para la presencia de agentes extranjeros en el país.

Pese a que no está dirigida a ningún país en específico, diversos analistas coincidieron al señalar que está claramente enfocada hacia las agencias de inteligencia y combate al narcotráfico de Estados Unidos como consecuencia del reciente caso del general Salvador Cienfuegos.

El exsecretario de la Defensa Nacional fue detenido en octubre en Los Ángeles por agentes de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), acusado de vínculos con el narcotráfico, cargos que el general negó. El arresto tuvo lugar luego de una investigación de más de un año de la que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador asegura que nunca había sido informado.

“Esta iniciativa de ley fue una especie de desagravio para el ejército mexicano, porque siempre han tenido una muy mala relación con la DEA desde el caso del agente Enrique Camarena (agente de la DEA asesinado en México en 1985). Hay una desconfianza mutua”, le dice a BBC Mundo el analista en seguridad Salvador García Soto.

Tras la detención de Cienfuegos “vino una reacción muy fuerte de las Fuerzas Armadas, que le dijeron al presidente López Obrador que tomara cartas en el asunto, que no permitiera que un extitular de la Defensa fuera tratado de esa manera, de la forma en que lo detuvieron, el trato y las acusaciones”, opina.

El general Salvador Cienfuegos durante un evento militar en Ciudad de México en septiembre de 2016.

Reuters
El exsecretario de la Defensa mexicano fue arrestado en Los Ángeles por agentes de la DEA.

Estados Unidos, por su parte, criticó que esta reforma a la ley implica un retroceso en la cooperación entre ambos países en el combate a los grupos criminales y el narcotráfico, tal y como dijo la semana pasada el fiscal general estadounidense William Barr (quien anunció que dejará su cargo antes de fin de año).

“La aprobación de esta legislación solo puede beneficiar a las violentas organizaciones criminales transnacionales y otros criminales que estamos combatiendo conjuntamente”, dijo Barr en un comunicado cuando el Senado mexicano aprobaba de manera urgente la reforma promovida por el presidente López Obrador.

En respuesta, el líder de la mayoría del partido Morena, de López Obrador, consideró infundados los temores expresados por Barr.

“Al contrario, contar con protocolos claros de intercambio de información hará posible que ahora ambos países puedan tener mayor cantidad de insumos para desarrollar estrategias conjuntas que permitan fortalecer la seguridad nacional en ambos lados de la frontera”, dijo al diario El Sol de México.

Una vista del Senado mexicano

EPA
El Congreso mexicano aprobó en menos de 10 días la reforma propuesta por el Ejecutivo.

Tras recibir luz verde en el Congreso, la ley deberá ahora ser promulgada por el Ejecutivo para que entre en vigor, pero analistas como García Soto advierten desde ya que su formulación podría afectar a los acuerdos de cooperación de México y EU en materia de combate al narcotráfico.

¿Qué cambia en la ley?

La Ley de Seguridad Nacional es la norma que, entre otros aspectos, regula la presencia de los agentes extranjeros que tienen actividades en México.

Durante décadas, agencias estadounidenses como la DEA, el FBI, la ATF o la CIA han operado en México a través de agentes que realizan labores de inteligencia e investigación sobre grupos delictivos.

Pero el asesinato del agente de la DEA Enrique “Kiki” Camarena, ocurrido en 1985 a manos del cartel de Guadalajara, aumentó de manera notable la presencia de estos agentes en México. Y su poder se incrementó más en años recientes, explica García Soto.

“En los gobiernos anteriores, principalmente el de Felipe Calderón (2006-2012), hubo una apertura muy amplia a la participación de este tipo de agentes en el país. Se sabía que la DEA coordinaba operativos en México, tenía asignadas unidades de la Secretaría de Marina para detener a narcotraficantes. Prácticamente ellos controlaban una parte de la lucha contra la delincuencia bajo el gobierno de Calderón”, señala el experto.

Un agente de la DEA

Getty Images
La presencia de agentes extranjeros está regulada por la Ley de Seguridad Nacional.

Pero el caso de Cienfuegos, del que el gobierno de México asegura que no supo nada hasta que prácticamente fue detenido, sacudió de nuevo la relación de los dos países.

Ahora, la reformada Ley de Seguridad Nacional obligará a los agentes de otros países desplegados en México a compartir información sobre sus investigaciones con las autoridades mexicanas.

Les prohíbe hacer detenciones, les exige solicitar una autorización para portar armas y establece que no tienen inmunidad judicial en caso de verse involucrados en la comisión de delitos o infracciones, lo cual fue señalado como una de las modificaciones más controvertidas.

Además, garantiza el soporte legal para la expulsión de las agencias que no cumplan con la ley en México.

“Aunque engloba a cualquier otro gobierno que tenga agentes en México, parece que va dedicada especialmente a los agentes de la DEA. Ni siquiera a los de la CIA u otras agencias. Es una dedicatoria expresa para tratar de controlarlos, de regularlos y de tener control de las investigaciones que están realizando”, considera García Soto.

El factor Cienfuegos

Al ser cuestionado sobre el motivo de la reforma, López Obrador dijo que se trataba de una iniciativa para la defensa de la soberanía nacional, pues en el caso del general Cienfuegos “existen acuerdos que no se cumplieron”, señaló.

“Antes, los agentes del gobierno de Estados Unidos entraban, salían y hacían lo que querían y se les permitía todo porque no se defendía el principio de independencia y soberanía de nuestra nación”, apuntó la semana pasada.

López Obrador

EPA
López Obrador dice que esta ley finalmente regulará las actividades de agentes de otros países en México.

Este lunes, la embajadora de México en EU, Martha Bárcena, dijo que “hubo un abuso de confianza” de los estadounidenses al investigar y detener al general sin informar primero a su gobierno.

Para García Soto, es claro que se cometieron excesos en el pasado reciente.

“Tuvieron una especie de manga ancha estas agencias, por encima de la Constitución y de la soberanía. Y ese es el argumento del presidente y de Morena (su partido) para regularlos. Pero también tiene motivaciones políticas”, explica.

“ tiene que ver con una especie de revancha sobre cómo la DEA hizo esto de detener al general y tratarlo como lo trataron, incluida a su familia en la detención. Para poner límites a estas agencias para que no cometan este tipo de actos, lo cual va a ser muy polémico”, pronostica.

Pese a que el caso del Departamento de Justica de EU contra Cienfuegos por presunto narcotráfico estaba listo y en la antesala de un juicio en Nueva York, el mes pasado fue entregado a México tras una negociación con las autoridades estadounidenses.

Cuando pidieron a un juez federal en Nueva York que desestimara los cargos contra el general Cienfuegos, los fiscales estadounidenses citaron “consideraciones sensibles e importantes de política exterior” que, según dijeron, “superaron” el interés del gobierno en continuar con la acusación.

“Si se cometieron crímenes, ahora está en las manos de la fiscalía general (mexicana) investigar, substanciar y sostenerlos”, dijo entonces el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

Salvador Cienfuegos en un dibujo de la corte

Reuters
El exgeneral Salvador Cienfuegos negó todos los graves cargos en su contra.

“Cuando se negoció la entrega, arguyó razones de seguridad nacional de México”, explica García Soto.

Y esas razones, opina el analista, “eran la rebelión en las Fuerzas Armadas: los mandos militares plantearon que si no había una explicación de EU, o si no se presentaban pruebas contra el general Cienfuegos, o en su defecto lo regresaran, el ejército se saldría de la operación de seguridad del país en el tema del narcotráfico”, añade.

El presidente López Obrador negó haber recibido presiones de las Fuerzas Armadas.

¿Qué consecuencias puede tener la nueva ley?

El fiscal Barr fue enfático al rechazar la reforma de ley mexicana. “Tendría el efecto de dificultar la cooperación entre nuestros países. Haría menos seguros a los ciudadanos de México y EU”, aseguró.

Ante los señalamientos de México sobre cómo se trató el caso de Cienfuegos, el fiscal general dijo que su entrega a la Justicia mexicana demuestra cómo se colabora “dentro del marco de larga data diseñado para abordar de manera conjunta nuestros desafíos compartidos”.

Un agente de la DEA

Getty Images
Los agentes de la DEA han estado en México durante décadas.

Por su parte, el exagente de la DEA Mike Vigil dijo a la emisora Milenio que pese a que hay “muy buenos elementos” mexicanos en materia de combate al narcotráfico, las agencias de EU se reservan información sobre sus operaciones por cuestiones de confianza.

“Hay algunos que son corruptos y entonces es muy difícil compartir toda la información, porque nunca se sabe si va a haber un flujo de información a los narcotraficantes que va a comprometer a agentes de EU, informantes, operativos e investigaciones”, declaró.

Por su parte, el analista en seguridad e inteligencia Ramón Celaya dijo a la agencia EFE que “si no fuera por la información de las agencias americanas en México, no se hubiera logrado la detención del 80% de los capos en los últimos 20 años“.

Para García Soto, esta reforma podría incluso “trastocar convenios internacionales” sobre protección a agentes extranjeros, en particular por el hecho de que pierden la inmunidad de la que han gozado y pueden enfrentar acusaciones en tribunales.

Todo esto entra en juego con la nueva ley.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=HgJYOwiWtec

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.