La violencia y el miedo dejan sin candidatos a municipios de Guerrero
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

La violencia y el miedo dejan sin candidatos a municipios de Guerrero

Operadores de distintos partidos en Guerrero se quejan del control que los grupos del narcotráfico ejercen sobre la política local.
Cuartoscuro Archivo
Por Itxaro Arteta
12 de junio, 2018
Comparte

En Ciudad Altamirano, cabecera municipal de Pungarabato, Guerrero, se pueden ver calcomanías de la candidata a alcaldesa por el PRD, y mantas del aspirante del PRI, pero ni rastro del aspirante de Morena.

Cuando el candidato presidencial del partido, Andrés Manuel López Obrador, visitó la ciudad, el pasado 2 de junio, el nombre de Luis Avellaneda solo apareció confundido entre otras personalidades locales presentadas en el templete. Pero el candidato a alcalde no estaba ahí. Ni en algún otro punto del municipio. Es solo un nombre que rellenará la boleta electoral. En los hechos, no hay candidato ni campaña.

Nadie en el partido reconoce abiertamente la razón. Él mismo declaró a medios locales –vía telefónica– al iniciar las campañas que había tenido que salir de la localidad para atenderse de un problema de salud. Algo temporal. Pero por lo bajo, todo mundo lo sabe: un grupo criminal lo amenazó y prefirió esfumarse. El candidato ya perdió a su padre, el empresario melonero Jesús Avellaneda Chávez, asesinado en 2012 en Rivapalacio, Michoacán, municipio colindante.

Este es solo uno de los casos en los que no hay campaña o candidato. Fuentes de Morena, quienes pidieron anonimato, aseguraron que lo mismo ocurre en los municipios de Arcelia, Apaxtla de Castrejón, Eduardo Neri y en Quechultenango, donde en noviembre pasado fue asesinado un precandidato a alcalde de Movimiento Ciudadano.

El PRD, que junto con el PRI es el partido más fuerte en Guerrero, también reconoció que hay zonas donde no se puede hacer campaña. Su secretario general a nivel nacional, Ángel Ávila, acudió al estado en mayo pasado para denunciar desde ahí la situación y dijo que en los municipios de Tixtla, Chilapa, Pungarabato y Arcelia hacer campaña era “casi imposible”. Según tenía noticia, al menos 20 candidatos locales habían renunciado a la candidatura por las condiciones de inseguridad.

Solo en el PRI se pide no caer en pánico por las noticias de ataques. El secretario de comunicación del partido en el estado, Francisco Rangel, pidió no atribuir todos los actos de violencia al crimen organizado, y puso como ejemplo el caso de un candidato cuyo vehículo fue baleado en la carretera, pero por un intento de robo que no pasó a mayores. Aseguró que no quiere minimizar las cosas, pero no cree que sea  una situación escandalosa.

De cualquier modo, todos los partidos han tenido que corregir sus listas de candidatos en Guerrero por asesinatos o porque el miedo hizo a los nominados cambiar sus aspiraciones. Al 1 de junio pasado, el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Guerrero (IEPCG) había registrado 440 renuncias a candidaturas, el 5% de los postulados, aunque el organismo no especificó si todas eran por el clima de violencia o por otras razones. A un mes de las elecciones, esta cifra ya significaba 63 renuncias más que las que se dieron en el anterior proceso electoral estatal, en 2015.

Extorsión y cobro de piso por hacer campaña

“A esa candidata de allá le pidieron 4 millones de pesos para dejarla hacer campaña. Pero es cabrona y les dijo que no”, contó un integrante de Morena señalando a una de sus compañeras de partido, que aspira a un puesto de elección popular.

Sin embargo, al preguntarle con la grabadora encendida, ella se puso seria, fijó la vista y dijo que eso no había pasado.

Es una constante entre políticos locales. Contestar que ya no está tan peligroso como “antes”, que han hecho campaña tranquilos y que no tienen miedo porque no le deben nada a nadie. Aunque su rostro se tense al hablar.

“Es que no podemos decir, pues, porque eso nos perjudica”, confesó después la candidata, pidiendo que no haya entrevista ni se diga su nombre.

-¿Y cómo hacen contacto estos grupos, por teléfono?, se le preguntó.

“Van a la casa de uno… Uno vive aquí, todos saben dónde…”

Operadores de distintos partidos en la región se quejan del control que los grupos del narcotráfico ejercen sobre la política local. Con los cargos federales no se meten y los candidatos pueden ir a hacer eventos, explicaron, pero en las campañas locales, el narco “da permiso” de hacer campaña a unos u otros, dependiendo de si pagan o si creen que puede convenir a sus intereses.

Las extorsiones a candidatos son solo una extensión a la realidad que vive cada día la población y las empresas del lugar, sean del tamaño que sean.

Cuando el mitin de Morena terminó, los que no alcanzaron aguas regaladas por la campaña buscan refrescarse de los más de 40 grados que impone el sol. Pero una Coca-Cola se ha vuelto ahora un bien de lujo. Una botella de 600 mililitros cuesta 16 pesos. El doble de lo que costaba hace tres meses.

Altamirano era la sede de una embotelladora del popular refresco, hasta que decidió cerrar apenas el 23 de marzo pasado, después de que a principios de año comenzara a recibir “constantes amenazas y agresiones por parte del crimen organizado, así como afectaciones a las instalaciones de la empresa”, según informó en un comunicado.

El hecho saló a los medios de todo el país y se coló en la política nacional. Margarita Zavala, antes de renunciar a su candidatura presidencial independiente, utilizó la planta de Altamirano como uno de los primeros símbolos para su campaña presidencial, que en parte se basó en el mismo discurso de guerra contra el narco que tuvo su marido, el expresidente Felipe Calderón.

Escoltada por alrededor de 50 agentes entre policía estatal, federal, gendarmería y del Estado Mayor Presidencial, llegó hasta la fachada, Zavala pronunció un discurso, habló con algunos pobladores, y salió de la misma manera.

Los calentanos se quedaron con sus Cocas a 16 pesos. Aunque saben que el problema no es solo que no haya embotelladora –como no la hay en tantos puntos del país en los que no se paga más cara–. El problema, comentaron, es que además los negocios tienen que pagar una especie de impuesto al crimen organizado, o comprarle al proveedor al que esos grupos indican.

Así, en un municipio en el que 58% de los 41 mil habitantes viven en pobreza, según datos de 2015 del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), la población paga un peso más por garrafón de agua, o el kilo de pollo a casi 100 pesos, cuando en el resto del país promedia a 80.

“En Altamirano se paga por vivir”, dijo resignado un residente local.

Una maldición

En 2017, el año más violento del que se tenga registro en el país, Guerrero fue el estado con más homicidios dolosos: 2,529 en total, casi siete al día.

El gobierno del estado, junto con los partidos políticos, elaboró en febrero pasado un mapa de riesgo por la presencia de grupos del crimen organizado o conflictos con autodefensas y civiles armados.

El mapa marcó 18 municipios en color rojo, cuatro de ellos en la Tierra Caliente: Zirándaro, San Miguel Totolapan, Ajuchitlán del Progreso –donde en noviembre asesinaron al precandidato a alcalde de MC, Ángel Vergara Chamú–, y Pungarabato –cuyo alcalde perredista fue ejecutado en julio de 2016, siete meses después de tomar posesión en el cargo–.

De acuerdo con el Indicador de Violencia Política en México elaborado por la consultora Etellekt, desde el inicio del proceso electoral hasta el 2 de junio Guerrero ha sido el estado con más políticos o candidatos asesinados, 23 en total, 8 de los cuales (35%) eran priistas. Aunque según un Atlas de Riesgo Electoral elaborado por ONGs se eleva hasta en  45 el número de actores políticos que han sido víctimas de atentados o desapariciones y 60 que han recibido y denunciado amenazas, intimidaciones y otros tipos de violencia que no ha implicado su vida.

Uno de los últimos casos ocurrió el 8 de mayo. Abel Montúfar era candidato a diputado local por el distrito 17, que incluye los municipios de Ajuchitlán, Totolapan, Zirándaro y Coyuca, este último, del que ya había sido alcalde. Su auto fue interceptado después de hacer campaña todo el día, y su cuerpo apareció con un impacto de bala en el pecho en la carretera que une Altamirano y Coyuca.

Después del asesinato, el candidato a alcalde por el PRI, Francisco Chávez, no quiso registrarse, y su suplente, Ramiro Gómez Pineda, también presentó su renuncia. Hubo solicitudes de seguridad pero ningún otro candidato recibió escoltas.

El rival perredista de Montúfar, Fidencio Ixta Rojas, fue uno de los que pidió seguridad al gobierno. Pero ésta nunca llegó. Acompañado solo de sus choferes y ayudantes, mientras recorre esa misma carretera en la que encontraron a Montúfar, Ixta recordó el rosario de muertes y levantones que han sucedido en los últimos dos años contra personalidades de la región.

“Primero, ya tiene, al año de que toma el poder, Poncho Soto, del PRD, de Pungarabato, fue el primero que mataron, como a los 7 meses de su gobierno. Después desaparecieron a Catalino Duarte, que fue presidente municipal de Zirándaro, diputado local de este distrito, el 17, y diputado federal 01; entregó como diputado federal y como a los 7 meses lo desaparecieron ahí en Coyuca de Catalán. Después, mataron a Cecilio Pineda, un reportero muy activo en la región. Después matan al suplente del diputado local, a Modesto Carranza. Después matan a Eli Camacho, quien había sido presidente municipal de Coyuca y diputado local por este distrito, también”, dijo en entrevista con Animal Político.

“Y pues ahorita en campañas, al presidente con licencia y candidato del PRI, Abel. Pero para esto, mataron también al precandidato por Movimiento Ciudadano en Ajuchitlán del Progreso en septiembre del año pasado, Ángel Vergara. Su mamá decidió agarrar la candidatura, dice ella: “voy a terminar el sueño de mi hijo”, y ahí anda, queriendo ser presidenta municipal. Ella ya fue presidenta del DIF porque otro hijo de ella fue presidente municipal, que también se encuentra desaparecido…

-¿O sea que a un hijo lo mataron y al otro lo desaparecieron?

“Sí, al que desaparecieron fue presidente municipal. Y también está desaparecido otro presidente municipal de ahí. Como a los 3, 4 meses de entregar el cargo, los desaparecen. ¡Pareciera que es una maldición estar en el poder!”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacuna contra COVID: por qué algunas dosis acaban en la basura y qué se puede hacer para evitarlo

El mundo vive una carrera por hacerse con las escasas vacunas disponibles contra la COVID. ¿Por qué algunas acaban en la basura o se vacuna a personas no prioritarias?
5 de febrero, 2021
Comparte
Enfermeras cargan dosis de la vacuna en Nantes, Francia.

Reuters
Muchos países se enfrentan al reto de administrar las vacunas antes de que se estropeen.

Golpeado por la pandemia de covid, el mundo se enfrentó primero al reto de desarrollar en tiempo récord una vacuna. Ahora, al de distribuirla a escala planetaria sin malgastar una sola de las preciadas dosis.

Con la oferta de vacunas disponibles lejos aún de cubrir la ingente demanda mundial, los gobiernos han establecido rigurosos planes de vacunación que establecen los colectivos que deben ser vacunados primero: generalmente, personas mayores, enfermos crónicos y trabajadores de los servicios de salud.

Sin embargo, no han tardado en aparecer las noticias de personas no pertenecientes a estos grupos prioritarios que recibían la vacuna, o, algo más sorprendente aún, de dosis que acababan en el cubo de la basura.

En la ciudad de Trelew, en la Patagonia argentina, la prensa local informó de que hubo que desechar 140 dosis de la vacuna rusa Sputnik-V porque se había roto la cadena de frío en su conservación.

En España, el general al mando de las Fuerzas Armadas tuvo que dimitir después de que se hiciera público que había recibido la vacuna, pese a que algunos de sus colaboradores les dijeron a los medios españoles que lo había hecho precisamente para evitar que se echaran a perder las dosis sobrantes en su departamento tras vacunar a las personas prioritarias.

En México, el presidente, Andrés Manuel López Obrador, condenó por “inmoral” al médico que vacunó a dos familiares después de un error en el sistema de citas del hospital en el que trabaja.

Son solo algunos ejemplos de noticias que han provocado malestar y críticas en muchos países cuando la mayoría de la gente sigue a la espera y en muchos casos aún sujeta a distintos grados de confinamiento.

El desafío de optimizar las vacunas

Lo cierto es que los sanitarios se pueden ver a veces ante un incómodo dilema, ya que las vacunas requieren condiciones especiales de conservación y, en algunos casos, sobre todo en pequeñas localidades o lugares alejados, no pueden cumplirse a rajatabla los estrictos criterios fijados por los gobiernos.

La vacuna fabricada por Pfizer, por ejemplo, debe conservarse a temperaturas muy bajas y, una vez descongelada, ha de usarse antes de 5 días.

La Sputnik-V se comercializa en ampollas de cinco dosis, por lo que si se quiere evitar malgastar ninguna, debe haber un número igual de pacientes listos para recibir el pinchazo.

Una profesional de la salud recibe la vacuna en un hospital de Ciudad Juárez, México.

Reuters
Los trabajadores sanitarios figuran entre los colectivos prioritarios en la mayoría de países.

Como explicó en conversación con BBC Mundo el doctor Pablo Bonvehí, jefe de la sección Infectología y Control de Infecciones del CEMIC, un centro de investigación médica de Buenos Aires, “la prioridad es no desperdiciar la vacuna“.

“Una campaña de vacunación, y más una como esta, es siempre un gran desafío de ingeniería”, indica el experto. Y no siempre es posible acomodar la disponibilidad de vacunas con el número de pacientes dispuestos a ponérsela, su disponibilidad para acercarse a los centros de vacunación a recibirla y las necesidades de espacio para mantener la distancia social en ellos.

A esto se suma el problema de los pacientes que no acuden a las citas programadas, sea porque no pueden desplazarse o porque, como los seguidores del movimiento antivacunas, rechazan la inmunización o desconfían de los gobiernos y los fabricantes de medicamentos.

¿Qué hacer entonces con la dosis sobrante cuando ya se ha cubierto el cupo de pacientes prioritarios agendados para el día?

Contenedores de residuos sanitarios en Manchester, Inglaterra.

Getty Images
En algunos países ya ha habido noticias de vacunas que acaban en la basura.

En Estados Unidos ya ha habido centros sanitarios que han empezado a convocar por la emisora de emergencias a los paramédicos que quieran vacunarse una vez cubierto el cupo diario para evitar que se echen a perder las dosis sobrantes.

Y un equipo médico del estado de Oregón que quedó atrapado en una congestión de tráfico comenzó a vacunar a otros automovilistas retenidos ante la imposibilidad de volver a refrigerar a tiempo las dosis que llevaban consigo.

Mejor en un brazo que en el cubo de la basura

Ante la emergencia sanitaria global, los centros médicos a nivel local se enfrentan al desafío de vacunar a la mayor cantidad de gente en el menor tiempo posible, conservando adecuadamente las vacunas y priorizando a los grupos de población de riesgo establecidos por las autoridades nacionales.

En esa tarea titánica, han encontrado una inesperada colaboración en los grupos de espontáneos que hacen fila junto a las clínicas y los centros de vacunación a la espera de que se les administre alguna de las dosis no utilizadas, una imagen cada vez más frecuente en Estados Unidos y en Israel, el país que lidera la frenética carrera global por la vacunación.

“A todas las dificultades se suma la de la incertidumbre acerca de las dosis que se van recibir y cuándo”, señala el doctor Bonvehí.

Para los dispensarios locales se complica aún más llevar una planificación adecuada de la vacunación ya que en muchos casos los gobiernos tampoco han podido ofrecer un calendario claro de vacunación y son ellos quienes centralizan la adquisición de los medicamentos.

Un hombre carga una bombona de oxígeno en Manaos, Brasil.

Reuters
América Latina es una de las regiones más golpeadas por la pandemia y muchos países aún no han podido comenzar a vacunar.

Para los países de renta media, como la mayoría de los de América Latina, que se encuentran detrás de los más ricos en la lista de espera global por recibir la vacuna en la cantidad y con la regularidad suficientes, hacer un uso óptimo de las que llegan se hace más crítico si cabe.

Bonvehí propone que “en las citas se llame a pacientes suplentes, para que, si alguien no se presenta, no haya que desperdiciar ninguna dosis”.

Y la Organización Mundial de la Salud ha pedido que los países más prósperos, que han comprado muchas más dosis de las necesarias para vacunar a toda su población, envíen las que no usen a los países en desarrollo.

Todo, porque, como le dijo Amesh Adalja, especialista en enfermedades infecciosas de la Johns Hopkins University, a la cadena NPR, “una vacuna en un brazo siempre va a ser mejor que una vacuna en el cubo de la basura”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PY2lDqGL8n0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.