Así son las hieleras, las celdas en las que detienen a los indocumentados en la frontera sur de EU
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Así son las hieleras, las celdas en las que detienen a los indocumentados en la frontera sur de EU

Cuando los inmigrantes indocumentados son detenidos por las autoridades en la frontera sur de Estados Unidos, son enviados temporalmente a unas controvertidas celdas que reciben el apodo de “hieleras”. Inmigrantes y organizaciones han denunciado las condiciones de estos lugares.
Getty Images
Por BBC Mundo
14 de junio, 2018
Comparte

 

Una imagen sin fecha muestra a un grupo de hombres arropados con mantas isotérmicas en una celda de la Patrulla Fronteriza en Tucson, Arizona.

BBC
Una imagen tomada de un video sin fecha muestra a un grupo de hombres arropados con mantas isotérmicas en una celda de la Patrulla Fronteriza en Tucson, Arizona.

Jenny sentía tanto frío que le dolía la cabeza y no podía dormir.

Horas atrás, se había mojado la ropa y los zapatos cruzando junto a su hijo y un coyote el río Grande rumbo a Estados Unidos.

Los encontró de madrugada la patrulla fronteriza y en cuestión de diez minutos, recuerda, vivieron la experiencia más traumática de su viaje desde El Salvador el año pasado.

“Nos metieron en las hieleras” dice Jenny, quien prefiere no dar su nombre completo por seguridad.

La mujer de 36 años fue puesta junto a su hijo en una celda que describe como “helada, muy helada” bajo la custodia de del servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés).

Se trata de centros de detención de corto plazo en las cercanías de la frontera suroeste entre EE.UU. y México donde las personas no deben permanecer más de 72 horas, según las directrices del gobierno.

Por años, sin embargo, organizaciones de derechos humanos han denunciado que los detenidos están allí por días e incluso meses, sufriendo temperaturas extremadamente frías y sin camas ni servicios sanitarios adecuados.

Un grupo de detenidos dentro de una de las celdas de detención de CBP.

BBC
A los detenidos se les provee de mantas isotérmicas en las celdas, que no están acondicionadas con camas y cuentan con sanitarios comunes.

El gobierno estadounidense, por su parte, sostiene que la estancia de los detenidos no excede las 72 horas y que las temperaturas deben mantenerse “en un rango razonable y cómodo tanto para los detenidos como para los funcionarios”, según un manual de estándares que el CBP hizo llegar a BBC News Mundo.

El término “hieleras” es usado comúnmente por migrantes latinos que han estado allí detenidos.

Pero es difícil saber exactamente cómo son las condiciones en esas celdas, de acceso generalmente limitado a detenidos y funcionarios.

“No pude dormir nunca”

Jenny cuenta que, apenas al llegar, les “quitaron todo”: los documentos de identificación de El Salvador, dinero y prendas de oro que había guardado por si tenía que venderlas para seguir el viaje. También un juguete del niño.

Pasaron casi cuatro días en el mismo cuarto con otras diez mujeres y sus hijos, describe.

“Nos dieron algo que parecía papel de aluminio como sábanas. Había colchonetas en el piso, delgaditas, como un plástico”, recuerda.

Un grupo de inmigrantes detenidos por la patrulla fronteriza de EE.UU.

Getty Images
La Patrulla Fronteriza estadounidense traslada a los inmigrantes que intercepta en la frontera a las llamadas “hieleras”.

La luz, blanca como de quirófano, estuvo encendida siempre.

La celda que describe Jenny coincide con una descripción hecha en 2016 por el Consejo de Inmigración Estadounidense (AIC, por sus siglas en inglés): “Por lo general, son cuartos pequeños con bancos de cemento y sin camas”.

Los que llegan a estos centros son detenidos primero por la Patrulla Fronteriza a lo largo de la frontera bajo sospecha de actividad delictiva, entrada ilegal a EE.UU. o presencia en ese país sin un estatus legal migratorio.

Aunque también pueden ser trasladadas personas bajo la consideración de un agente en un puesto fronterizo.

La idea es que permanezcan allí por el menor tiempo posible, estipula CBP, mientras se procese su caso y se tome una decisión sobre cuál es el siguiente paso para el detenido.

La crisis de 2014

Los cuestionamientos sobre las condiciones de estas celdas se incrementaron a partir del año 2014 por causa de las oleadas de menores de edad indocumentados que llegaron a EE.UU., explica a BBC News Mundo Astrid Domínguez, directora del Centro de Derechos en la Frontera de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés).

“Ese año las denuncias no eran aisladas, empezamos a ver que había muchas personas detenidas bajo condiciones abusivas que incluyen la temperatura fría extrema”, dice.

Domínguez ha visitado varias de estas instalaciones en nombre de la ACLU entre 2014 y 2016.

Describe haber visto a personas durmiendo en el piso arropándose con mantas isotérmicas y a “agentes usando una prenda más de ropa por encima del uniforme”.

Imágenes

Fue en 2016, sin embargo, que unas imágenes captadas por cámaras de seguridad en uno de estos centros arrojaron pistas más visibles sobre lo que allí ocurría.

El servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos las hizo públicas después de que un grupo de migrantes demandara a CBP por las condiciones de su detención.

En las fotos aparecen mujeres, hombres y niños en celdas de inmigración en la ciudad de Douglas, Arizona, en septiembre de 2015.

Un grupo de mujeres con niños en una de las celdas de inmigración de EE.UU.

BBC
En 2016, el gobierno hizo públicas unas imágenes de las celdas en medio de un litigio.

Los migrantes, con asesoría legal de la ACLU y AIC, alegaron que fueron detenidos “en celdas sucias, heladas y sobre pobladas durante días”.

Denunciaron también que les negaron atención médica apropiadas y artículos básicos de higiene, como jabón, pañales y suficiente papel sanitario.

El litigio todavía no termina, pero una orden judicial preliminar de diciembre de 2017 estableció que, en las celdas de Arizona, los detenidos deben tener acceso a colchonetas y artículos de aseo personal.

El propio gobierno, mediante la Oficina de Responsabilidad Gubernamental de EE.UU., constató detenciones de más de 72 horas y en un reporte de 2016 recomendó a CBP “evaluar completamente los datos sobre la cantidad de tiempo que las personas permanecen bajo custodia”.

¿Cómo están ahora?

El manual de estándares de detención de CBP es del año 2015, cuando Barack Obama era todavía presidente de Estados Unidos.

Pero hay quienes se preguntan si el endurecimiento en las políticas migratorias de Donald Trump ha cambiado en algo la operatividad de estos centros.

En esta imagen hecha pública en 2016 por el gobierno de EE.UU. se puede ver a una detenida cambiándole el pañal a su hijo.

BBC
En esta imagen hecha pública en 2016 por el gobierno de EE.UU. se puede ver a una detenida cambiándole el pañal a su hijo.

De momento no ha habido anuncios oficiales sobre este respecto, pero la muerte en mayo de una migrante centroamericana volvió a centrar la atención sobre las “hieleras”.

Activistas denunciaron que Roxana Hernández, quien era seropositiva, enfermó tras pasar cinco días en un centro de detención de corto plazo en San Diego (California).

Allí, señalan los grupos, “Hernández sufrió frío, falta de alimentación adecuada o la atención médica necesaria, con las luces prendidas las 24 horas del día, bajo llave”.

Pero las autoridades aseguraron entonces que la mujer recibió atención médica en cuanto la necesitó.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Magistrados del TEPJF se niegan revelar su voto antes de sesiones, es ilegal, dicen

En tanto, el TEPFJ explicó que el pedir con antelación el sentido de los votos, es una "práctica común" y no implementada por la actual presidencia. 
Cuartoscuro
19 de mayo, 2021
Comparte

La petición del magistrado presidente de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), José Luis Vargas Valdez, a sus colegas de adelantar el sentido de sus votos sobre los asuntos que serán discutidos y resueltos en sesiones públicas, provocó el rechazo de la mayoría de magistrados, quienes acusaron que eso atentaba contra la legalidad y su independencia.

Este martes se difundió un oficio hecho a petición del magistrado presidente, en el que pide al resto de los magistrados adelantar el sentido de sus votos antes de la sesión pública.

En el documento se plantea que de no enviar el sentido de sus votos antes del inicio de la sesión privada, “la sesión pública será suspendida momentáneamente, y cuantas veces llegue a ser necesario, a efecto de contar con las condiciones óptimas para poder reflejar de manera clara y puntual el resultado de la votación de las y los magistrados”.

El TEPJF asegura que esta acción se trata de una “práctica común” y no implementada por la actual presidencia.

El oficio está dirigido a los integrantes de la Sala Superior y redactado por el secretario general de Acuerdos, Carlos Vargas Baca, a petición del magistrado presidente.

Lee: 5 magistrados acusan al presidente del Tribunal Electoral de aplazar unilateralmente votación sobre Salgado

Este miércoles, en un comunicado, el TEPJF justificó la petición del magistrado presidente y señaló que el adelantar el sentido de los votos de los magistrados previo a las sesiones de la Sala Superior, es una práctica común y voluntaria.

“Ante la información que circula en algunos medios de comunicación y redes sociales, nos permitimos aclarar que en las sesiones previas de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, era práctica regular que las magistradas y los magistrados dieran a conocer el sentido de su votación en los asuntos que posteriormente se resolvían en las sesiones públicas”, se lee al inicio del comunicado.

Además negó que las sesiones puedan cancelarse si los magistrados no cumplen con este proceso.

Sin embargo, al mediodía de este miércoles, cinco de los seis magistrados integrantes de la Sala Superior del TEPJF emitieron un oficio para responder al magistrado presidente, en el que rechazan “enérgicamente” la petición que les formula.

Los magistrados plantean que la indicación de Vargas Valdez es inaceptable por los siguientes motivos:

  • Se trata de una petición que carece de todo fundamento legal y atenta contra nuestra independencia y autonomía que, como juzgadoras y juzgadores, tenemos en lo individual y como integrantes de un órgano jurisdiccional colegiado; independencia y autonomía garantizada en los artículos 94 y 99, en relación con el 17, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
  • La pretensión que nos formula en el oficio puede inducir a incurrir en una responsabilidad, en tanto que se nos pide adelantar la emisión de nuestro voto antes de discutir los asuntos listados en la sesión pública de resolución.
  • La petición realizada pierde de vista que la deliberación es uno de los rasgos esenciales de un órgano jurisdiccional colegiado, como lo es esta Sala Superior. La petición de enviarle al Secretario General de Acuerdos el sentido de nuestros votos, antes de la sesión pública de resolución, supone un intento de desnaturalizar la función del órgano jurisdiccional, o bien, que la deliberación judicial
    resulta irrelevante o es innecesaria en un Tribunal Constitucional de cierre.

“En ese sentido, la petición que nos ha sido formulada atenta contra la autonomía e independencia con la que nos encontramos revestidos como juzgadora y juzgadores, en razón de que se nos pretende delimitar la oportunidad de que mediante la exposición y debate de los asuntos, se pueda reflexionar el sentido original de una posición respecto a un proyecto, lo que no es acorde a la finalidad de celebrar las sesiones pública de resolución de asuntos”, agregan en el oficio.

En cuanto a la advertencia de suspender momentáneamente las sesiones en caso de no contar con el sentido de los votos, las y los magistrados señalan que podría entorpecer “el buen desarrollo de la sesión pública de resolución”.

Te puede interesar: Falsa petición para destituir a Córdova y tuits que no existen: desinformación que circula sobre el INE en redes

Como conclusión, por las razones expuestas, los magistrados consideran que “no es atendible la solicitud
que nos ha sido enviada, porque no cuenta con un sustento legal, anula por completo la posibilidad del debate y la deliberación de los asuntos que se presentan y con ello llegar a la resolución de las controversias conforme a los principios que nos rigen como juzgadora y juzgadores”.

Argumentan que la votación de los asuntos se debe llevar a cabo una vez que las propuestas de sentencia hayan sido expuestas y debatidas, sin que resulte válido remitir una votación previa.

El oficio está firmado por la y los magistrados: Felipe Alfredo Fuentes Barrera, Reyes Rodríguez Mondragón, Janine Madeline Otalora Malassis, Indalfer Infante González y Felipe de la Mata Pizaña.

La única magistrada que no firmó dicho documento ni ha expresado postura es Mónica Aralí Soto Fregoso.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.