Los cárteles no existen: cómo aprendimos la versión del gobierno sobre la violencia en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Portada del libro

Los cárteles no existen: cómo aprendimos la versión del gobierno sobre la violencia en México

En 13 ensayos, escritos desde el periodismo y la academia, se analiza la violencia en México, un tema que el gobierno federal atribuye a las organizaciones criminales, pero que según el académico, fue creado por las autoridades para ocultar las redes del poder oficial que determinan los flujos de droga.
Portada del libro
Por León Ramírez
2 de junio, 2018
Comparte

Lo que sabemos del narcotráfico en México es apenas la versión oficial. Una que llevó a la militarización del país y el aumento en la violencia y ha sido tan replicada en productos culturales y periodísticos que se convirtió en una justificación para la estrategia de seguridad, asegura Oswaldo Zavala, autor del libro Los cárteles no existen.

En 13 ensayos, escritos desde el periodismo y la academia, se analiza la violencia en México, un tema que el gobierno federal atribuye a las organizaciones criminales, pero que de acuerdo con el académico, fue creado por las autoridades para ocultar las redes del poder oficial que determinan los flujos de droga.

Foto: Antonio Cruz

El discurso del gobierno mexicano, dice Zavala, llegó a consolidar en la sociedad la imagen del narco: hombre, de carácter violento y vulgar, cuyos accesorios son la AK-47, sombrero y un par de gafas oscuras… un ser que representa los valores opuestos a los de un soldado.

Para empezar, y desde el título de su libro, propone eliminar la palabra cártel: “Es absurdo decirle cárteles a grupos que están peleando, aniquilándose, creando un total caos, y que para nada tienen la intención de manipular el precio de la droga”, dice el autor en entrevista.

Así, al analizar y contrastar las versiones gubernamentales con cifras e investigaciones, argumenta el académico, uno puede cerciorarse que la violencia, el mercado de las drogas ilegales y quienes trabajan en él existen, pero no “la división que según las autoridades mexicanas y estadounidenses separa a esos grupos de la sociedad civil y de las estructuras de gobierno”.

Norteamérica y los recursos naturales

Aunque la estrategia de seguridad en México de los últimos dos sexenios causó un incremento en las desapariciones y los homicidios dolosos en el país –con 2017 como el año más violento–, Zavala ubica el inicio de la imagen de “cárteles” en la primera década del 2000, cuando la administración de Vicente Fox sugirió que el narco era una amenaza de seguridad nacional, tras una serie de reuniones con funcionarios estadounidenses.

Foto: Antonio Cruz

Después, cuenta, “a Felipe Calderón, Estados Unidos le vende la idea de que el narco está fuera de control y de que está tomando el control, que no hay soberanía estatal. Es un escenario producto de la inteligencia estadounidense”.

De acuerdo con el autor, cuando termina la Guerra Fría, Estados Unidos se queda sin enemigo y “¿qué hace? Construir otro enemigo público, y ahora va a ser el combate a las drogas. Es la nueva doctrina de seguridad”.

¿Las drogas son el problema?

En su reporte Evaluación Nacional de Amenaza de Drogas, publicado a finales del 2017, la DEA explica que, a diferencia de sus contrapartes en México, las organizaciones criminales nacionales con presencia en Estados Unidos mantienen una baja visibilidad y “se abstienen” de la violencia entre cárteles.

Por eso, dice la agencia, aunque el crimen ha “alcanzado proporciones epidémicas en México en los últimos años” esta situación no ha repercutido en el país más que incidentes entre traficantes que no representan una preocupación.

Zavala sostiene que la razón de esto es una: la militarización. “No hay violencia, lo que hay es consumo, muertes por adicción y sobredosis; no hay cárteles matando gente. La verdadera condición de la violencia en México es el Estado, no los traficantes. Es la militarización del país. Si tú militarizas Estados Unidos, va a pasar lo mismo”.

Por eso: “debemos comprender que la violencia en México es producto de una relación de estado y no de traficantes. Los traficantes son una invención discursiva del sistema para justificar esta violencia”.

Foto: Antonio Cruz

Trump, una pausa en un contexto electoral

En un contexto electoral mexicano, dice Zavala, el que Donald Trump sea presidente de Estados Unidos significa una “pausa” para México. “La administración Obama iba a continuar claramente su embestida securitaria y de reforma energética a través de Hillary Clinton, quien siempre ha sido una figura política propensa al militarismo y con una enorme atención por los recursos naturales en América Latina”.

A un mes de los comicios presidenciales, Zavala señala que tanto José Antonio Meade, de la coalición Todos por México (PRI-PVEM-PANAL) y Ricardo Anaya, de Por México al Frente (PAN-PRD-MC) plantean dentro de sus agendas dar continuidad a la guerra contra las drogas. Andrés Manuel López Obrador, de Juntos haremos Historia (Morena-PES) “está hablando de desmilitarizar, de amnistía, temas contrarios al securitarismo y de revisar los contratos de la reforma energética”.

“Quería que este libro saliera antes de la elección, quería juntarme a las voces críticas para señalar que esa agenda es una invención de la hegemonía estadounidense, que no hay emergencia, que no hay crisis de seguridad nacional y que si tenemos un repunte de la violencia es (por) la militarización del país. Lo que necesitamos es desandar la militarización y crear instituciones más confiables para atender el delito”, concluye.

Animal Político te presenta un capítulo de regalo de ‘Los cárteles no existen’, con autorización del autor:

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué es la fatiga de decisión, el gran reto de las plataformas de "streaming" para no perder consumidores

Al acabar el día y tras la toma de muchas decisiones, los espectadores no son capaces de elegir qué ver en Netflix o Amazon y terminan por desconectar. Los gigantes del streaming pondrán en marcha un botón que elija por nosotros y nos evite la "fatiga de decisión".
Getty Images
29 de marzo, 2021
Comparte

Uno de los puestos de trabajo más decisivos en el mundo de la televisión es el del programador.

La persona que decide qué se ve en cada momento: si un concurso va al prime time, si es mejor colocar en esa franja horaria una película…

De hecho este es uno de los factores que deciden si un contenido tiene éxito entre la audiencia o no.

Normalmente, el puesto tiene tanta responsabilidad que la decisión recae en un equipo de personas.

Pero el uso de los servicios de streaming nos ha convertido a todos en programadores, y eso lleva a muchos a dedicar más tiempo a decidir qué contenido van a ver que lo que se tarda luego en verlo, o a quedar paralizados ante tantas posibilidades.

Es la fatiga de decisión.

Este término fue acuñado por Roy F. Baumeister, psicólogo social y autor de “La fuerza de voluntad: Redescubriendo la mayor fuerza humana”.

Es el desgaste mental que padece una persona al verse sometida diariamente a un cúmulo de informaciones que necesitamos para tomar decisiones.

Mujer cansada en el sofá

Getty Images
A veces se tarda más tiempo en elegir qué ver que en verlo.

Lo primero que le explica a BBC Mundo Rafael Penadés, psicólogo del Hospital Clínico de Barcelona y vocal de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Psicología de Cataluña, es que la fatiga de decisión no es un trastorno clínico, pero es un fenómeno real que sufren miles de personas cada día.

A lo largo del día, tenemos que elegir muchas cosas. Algunas son sencillas -qué comer o qué ropa elegir- y otras son mucho más complicadas porque tendrán consecuencias a largo plazo -qué tengo que hacer primero o qué es más importante-.

2.000 decisiones por hora

Algunos estudios han calculado que una persona toma unas 35.000 decisiones al día.

Es decir, unas 2.000 decisiones por hora que estamos despiertos.

La principal consecuencia de estos procesos es el cansancio, un menor autocontrol y menor fuerza de voluntad.

“Tomar decisiones consume energía mental”, dice Penadés.

Mujer eligiendo entre dos vestidos

Getty Images
Algunas decisiones son sencillas, otras pueden tener consecuencias a largo plazo y requieren un proceso mental más elaborado

“Los procesos mentales se dividen en dos tipos: los automáticos y los procesos controlados, que exigen un control continuo sobre ellos. Justamente son éstos los que consumen energía”, explica el especialista.

“Esto ocurre porque la parte del cerebro responsable de la toma de decisiones son los lóbulos frontales. Son las estructuras más complejas que tenemos en el cerebro y consumen muchos recursos”, añade.

“Algo que tendría que ser tan banal, como ver una serie o como poder disfrutar de una comida, se vuelve algo serio en tu en tu vida y que va a influir en tu estado emocional“, explica la psicóloga Timanfaya Hernández, codirectora del gabinete Globaltya Psicólogos.

Por eso, cuando llegamos al sofá después de una larga jornada de trabajo, a veces resulta extremadamente difícil elegir qué ver. Estamos saturados y nos sobreviene una incapacidad para seguir tomando decisiones.

La enorme oferta en el catálogo de servicios como el de Netflix o Amazon, aunque positiva a priori, puede hacer que no sea fácil conseguir ese rato de calma frente al televisor.

Amazon premium en una televisión

Getty Images
Amazon o Netflix están dispuestos a elegir por ti.

Decidir por ti

Tanto es así que los dos gigantes del streaming están desarrollando una nueva funcionalidad que haga más fácil decidir: un botón que reproduzca contenidos aleatoriamente basándose en nuestros gustos.

Ya no tienes que hacer nada, elije el algoritmo por ti.

Ambas tecnológicas están preocupadas porque han detectado que la “fatiga de decisión” está haciendo que muchos espectadores se vayan de la app sin consumir ningún contenido.

“Antes veíamos lo que decidía el programador de una sala de cine o de una televisión. Las películas que llegaban a los videoclubs ya habían pasado por el cine con lo que más o menos las conocíamos. Era bastante fácil tomar una decisión“, explica Elena Neira, experta en nuevos modelo de distribución audiovisual y autora del libro “Streaming Wars: La nueva televisión”.

Neira cree que el hecho de que las plataformas de streaming hayan decidido poner en marcha estas funciones de reproducción aleatoria tiene que ver con este cansancio a la hora de tomar decisiones y con nuestra capacidad limitada a la hora de gestionar la enorme oferta.

“Lo que los datos han demostrado a las plataformas es que nuestra capacidad de decisión a lo largo del día se va reduciendo, por lo cual necesitan una manera de eliminar la incertidumbre”, explica.

Portada del libro de Elena Neira

Editorial Planeta
“Netflix es que quizás el servicio que tecnológicamente está más avanzado y es el que ha desarrollado fórmulas para para combatir este problema”, dice la especialista Elena Neira.

En Netflix, la nueva función se llama “Play Something” en inglés o “reproducción aleatoria” en español.

El servicio confirmó a BBC Mundo que implementará esta función a todos los clientes en la primera mitad de 2021.

Al explicar por qué la plataforma está lanzando la “reproducción aleatoria” como una función permanente, el director de operaciones y director de productos, Greg Peters, dijo que a veces los usuarios acuden al servicio “y no están realmente seguros de lo que quieren ver”.

La función está diseñada para que los usuarios “nos indiquen que no quieren tener que buscar, sino hacer clic y nosotros elegiremos un título para que puedan ver al instante”, señaló.

En el caso de Amazon, la función parece más limitada aunque permitirá a los espectadores sintonizar episodios aleatorios de sus programas de televisión favoritos.

Función de Netflix

BBC
“Play Something” ya está disponible en Netflix a través de la televisión.

Neira cree que estos nuevos botones son además “una forma fantástica de mostrar nuevos contenidos que a lo mejor a priori la persona no estaría interesada y eliminan la decisión de la ecuación”.

“Lo que quieren las plataformas de streaming por encima de todos es que veamos contenido. Porque si vemos contenido estamos fidelizados y eso significa que seguiremos pagando mes a mes“, sentencia Neira.


https://www.youtube.com/watch?v=WHVHsbI4oYs&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.