Meade, como secretario de Energía, apoyó el negocio de Pemex con filial de Odebrecht
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Meade, como secretario de Energía, apoyó el negocio de Pemex con filial de Odebrecht

Pese a que los integrantes del Consejo de Administración de Pemex advirtieron que la empresa mexicana resultaría afectada tras la alianza con las empresas Idesa y Braskem; Meade Kuribreña impulsó la instalación de una planta petroquímica en 2011.
Cuartoscuro
Por Nayeli Roldán
3 de junio, 2018
Comparte

Como presidente del Consejo de Administración de Pemex en 2011, José Antonio Meade, entonces secretario de Energía, apoyó el contrato entre Pemex y las empresas Idesa y Braskem, filial de Odebrecht, para instalar la planta petroquímica Etileno XXI, pese a que los consejeros advertían que la empresa mexicana sería afectada al impulsar un negocio privado de esa naturaleza, como finalmente ocurrió.

En la sesión realizada el 29 de abril de 2011, los consejeros criticaron que el contrato no hubiese sido analizado por el Consejo de Administración de Pemex, máximo órgano de dirección; aunque la ley no establecía como requisito que el Consejo autorizara ese tipo de contratos, en este caso era necesario dadas las “implicaciones estratégicas de alto impacto” para la empresa mexicana.

Sin embargo, el entonces presidente del Consejo, en su calidad de secretario de Energía, José Antonio Meade, aclaró que “no existía ninguna obligación de presentar el contrato de suministro al Consejo, por lo que ese instrumento se había desahogado en los términos de la normativa vigente”.

Dicho contrato se había realizado el 25 de febrero de 2010 entre Pemex y Braskem (filial de Odebrecht) e Idesa para que la empresa mexicana les vendiera 66 mil toneladas de etano diario y echar andar la planta Etileno XXI, en la que producirían polietileno.

Como cláusula, los empresarios pidieron al gobierno mexicano incrementar el arancele a las importaciones de polietileno, lo que implicaba afectar a sus competidores. En 2016, el presidente Enrique Peña Nieto impuso el arancel.

En el acta de consejo, solicitada vía transparencia por un ciudadano y analizada por la plataforma Méxicoleaks, los consejeros expusieron que Etileno XXI, “no es un proyecto integral para la industria petroquímica nacional, como se ha venido planteando, pues afecta negativamente al principal jugador de esta industria, que es Pemex. Se trata más bien de un proyecto que impulsa al sector privado, a costa de una subutilización de capacidad instalada y de un subejercicio presupuestal en Pemex Petroquímica”, advirtió el consejero Rogelio Gasca Neri.

Los años confirmaron la previsión. Pemex vendió el etano a Etileno XX por debajo del precio de mercado, lo que ha representado una pérdida de mil 900 millones de pesos, según detectó la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en la Cuenta Pública de 2016. Además, para que Pemex pudiera cumplir con el volumen prometido de etano, tuvo que comprar a otras empresas de Estados Unidos este año. 

Las críticas ignoradas

En la sesión del Consejo de Administración del 29 de abril de 2011, el Comité de Estrategia e Inversiones de Pemex, encargado de auxiliar al consejo en la aprobación de las directrices, prioridades y políticas generales de las inversiones de la empresa, presentó dos posturas sobre la planta Etileno XXI, cuyo contrato se había firmado un año antes.

El Comité de Estrategia e Inversiones Añadió de Pemex había hecho un análisis sobre el proyecto Etanol XXI, y reclamaba las “implicaciones estratégicas de alto impacto, sin embargo, el contrato NO se presentó al Consejo de Administración de Pemex, ni se ha discutido la estrategia de largo plazo (…)”.

El consejero Héctor Moreira Rodríguez no estaba en contra del contrato, pero pedía ser “cuidadosos con sus implicaciones como, por ejemplo, la disponibilidad del etano y las correspondientes penalizaciones en caso de fallar el suministro”.

Los argumentos de crítica incluían que Etileno XXI “se presenta como un contrato de suministro cuando es realmente una decisión con enormes impactos estratégicos, lo cual representa una omisión de la administración”.

Por eso los consejeros insistieron en conocer la “ruta estratégica a seguir en términos de contratación y en términos de la participación de la empresa en este proyecto”.

Sin embargo, no obtuvieron respuestas a esas interrogantes por parte del presidente del consejo, José Antonio Meade, sino el argumento que el contrato se había realizado en los términos legales de Pemex.

Meade dijo que en el futuro el Consejo de Administración debería tener acceso a contratos de interés; pero “en el caso comentado, el proceso se había cumplido a cabalidad, tal como ya lo había asentado el Abogado General”.

Aunque el consejero Rogelio Gasca Neri no estuvo presente, envió sus argumentos por escrito y calificaban la estrategia de Pemex como “inaceptable”, porque optó por “incrementar la producción de petroquímicos en el sector privado, a costa de Petróleos Mexicanos (…) sin ningún beneficio tangible para el consumo nacional”.

Alertó que “Pemex va a estar importando gas y crudo para venderlos con un 20% o un 30% de descuento respectivamente. Amén de no cobrar los costos de importación, transporte ni de separación del etano”.

También criticó que la fórmula de venta del etano al consorcio Braskem-Idesa establecida en el contrato, pues de acuerdo a su análisis, significaban pérdidas para Pemex. Esto porque la tarifa se había fijado con el precio de referencia Henry Hub Natural Gas, lo cual “muestra la poca profundidad de ese Mercado y que puede fácilmente ser manipulado. El promedio ni siquiera es ponderado, sino aritmético”.

En el análisis de la fórmula descubrió que habría descuentos para el consorcio y cuestionó el criterio para establecer un factor de descuento del 30% sobre el purity ethane y el 20% sobre el precio de referencia Henry Hub.

Aseguró que México no se aplicaba “ningún descuento de este orden en los precios del gas natural, ni aún al más grande comprador de gas que es el sector eléctrico”, por eso, Gasca propuso la suspensión del proyecto Etileno XXI y abrir un debate interno sobre cuál debería ser la ruta de Pemex y definir las alianzas estratégicas.

Su propuesta no fue aprobada, pero un acuerdo de la sesión estableció que “aunque la Ley de Petróleos Mexicanos y las disposiciones que derivan de ella no prevén el requisito de que el Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos emita su autorización para contratos de suministro, que se establezca que dichos proyectos sean revisados de acuerdo a los lineamientos que se emitan al respecto”.

Etileno XXI es uno complejo petroquímico establecido en Veracruz que produce 1 millón de toneladas de polietileno, polímero que sirve para la fabricación de plásticos, y en el que se invirtieron 3 mil 200 millones de dólares.

Las empresas operadoras son Grupo Idesa y Braskem, constituida en 2004 en Sao Paula, Brasil y filial de Odebrecht, la compañía que presuntamente entregó sobornos a Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, durante la campaña del presidente Enrique Peña Nieto, a cambio de ser favorecida con obra pública cuando asumiera la presidencia, según reveló Mexicanos contra la Corrupción.

En el contrato con Pemex de 2010, dichas empresas pidieron al Gobierno mexicano incrementar el arancel a las importaciones de polietileno, polímero que producirían en la planta Etileno XXI, lo cual implicaba encarecer los costos para sus competidores.

El presidente Enrique Peña Nieto se los cumplió y el 1 de enero de 2016 firmó un decreto en el que se establece que “el polietileno de baja densidad lineal es una resina con importantes volúmenes de comercialización, resulta conveniente crear una fracción arancelaria específica para dicha mercancía con el arancel a la importación de 5%”. 

Respuesta del equipo de Meade

El equipo de campaña de la coalición Todos por México, que impulsa a José Antonio Meade a la presidencia, indicó lo siguiente respecto a la nota:

“Como el propio texto indica, el contrato en cuestión se firmó el 25 de febrero de 2010. Dado que José Antonio Meade asumió el cargo de Secretario de Energía el 7 de enero de 2011, no tuvo participación alguna en la firma ni en el aval del referido documento. De antemano le agradezco tenga a bien realizar la aclaración correspondiente en beneficio de sus lectores”.

Respuesta de Animal Político

Como lo menciona la carta del equipo de campaña del candidato José Antonio Meade, en la nota de Animal Político se explica que el contrato entre Pemex y el consorcio Idesa y Braskem, filial de Odebrecht, fue firmado en 2010 y la sesión del Consejo de Administración de Pemex ocurrió un año después.

En el acta de sesión, como se consigna en la nota, se encuentran las críticas que expusieron dos consejeros sobre las implicaciones que tendría el contrato para Pemex y que no había sido discutido al interior del Consejo, máximo órgano de la empresa mexicana.

La respuesta que dio el entonces presidente del Consejo, José Antonio Meade, como secretario de Energía, fue que “no existía ninguna obligación de presentar el contrato al Consejo, por lo que ese instrumento se había desahogado en los términos de la normativa vigente”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué las noches se están calentando más rápido que los días

Los científicos están entendiendo cómo la variación de las temperaturas nocturnas y diurnas puede afectar no sólo al ambiente, sino también nuestro entendimiento sobre el clima.
31 de julio, 2021
Comparte

Las temperaturas nocturnas están aumentando de forma más acelerada que las diurnas, con impactos significativos en el clima y el medio ambiente.

Es un patrón que científicos y expertos del clima han observado en los últimos años en todo el planeta, con una posible relación con eventos climáticos extremos, como la ola de calor que está afectando al noroeste de Estados Unidos y parte de Canadá.

Esto ocurre porque el incremento de las temperaturas mínimas, normalmente las que ocurren durante las horas en las que no hay sol, se están acelerando en comparación con las temperaturas máximas, usualmente diurnas.

Es decir, noches más cálidas. Lo que contrasta con la idea de que las noches son generalmente más frescas.

Es lo que algunos científicos llaman “asimetría de calentamiento”, y pasa porque el efecto del incremento de las temperaturas no es uniforme en todo el planeta todo el tiempo.

Con temperaturas máximas récord, el foco de atención se ha centrado este año en el domo de calor en Norteamérica, un evento del tipo “solo uno en 1.000 años” y “virtualmente imposible” si no fuese por el efecto de la acción humana sobre el ambiente, según dijo la red World Weather Attribution.

Pero no todo se trata de medir cuánto suben las temperaturas máximas. Los científicos le están poniendo un ojo a las variaciones en las temperaturas mínimas, un detalle que sería crucial para entender el cambio climático.

Un hombre se refresca en Vancouver durante la ola de calor en Canadá

Reuters
En Norteamérica, la gente aprovechaba cualquier opción con tal de refrescarse de las extremadamente altas temperaturas

Máximas y mínimas

El pasado junio ha sido, desde que se llevan registros, el junio más caluroso en EE.UU. y Canadá, con cientos de muertos y afectados por el calor extremo.

El calor se intensificó entre finales de junio y principios de julio en forma de domo de calor, el cual elevó las temperaturas en ambos países como nunca antes.

En Columbia Británica, Canadá, se registró una máxima histórica de 49,6ºC, más de cuatro puntos por encima del récord nacional de 45ºC.

En Portland, Oregón, un estado conocido por su clima lluvioso, también se registraron máximos históricos durante tres días seguidos: 46,1ºC, 44,4ºC y 42ºC respectivamente. Los incendios forestales en este estado han quemado casi 150 mil hectáreas, provocando miles de evacuaciones.

Pero aunque las temperaturas máximas sorprendieron (y preocuparon) a los expertos, en el rango de las temperaturas mínimas también hubo cambios.

Según los datos de la Oficina Nacional de Administración Oceanográfica y Atmosférica, solo en la última semana de junio se rompieron los récords de temperatura máxima unas 1.328 veces en todo EE.UU.

Esta cifra obedece a las medidas diarias que registra cada una de las estaciones de medición desplegadas a lo largo y ancho de ese país.

Pero en contraste, en lo que respecta a las temperaturas mínimas, se rompieron los récords máximos unas 1.602 veces.

Gráfico de cambios en temperaturas máximas

BBC
Gráfico de cambios en temperaturas mínimas

BBC

“Hay una tendencia global a que las temperaturas nocturnas aumenten a un ritmo más rápido que las diurnas”, dicen científicos del Instituto de Sustentabilidad y Ambiente de la Universidad de Exeter en Inglaterra.

Era lo mismo que había advertido el Informe Especial de Ciencia del Clima en 2018 al asegurar que las temperaturas mínimas promedio estaban aumentando “a un ritmo ligeramente más alto que las temperaturas máximas promedio”, un patrón que estaba siendo observado en distintos puntos del planeta.

De hecho, las temperaturas mínimas inusualmente más cálidas se están volviendo cada vez más comunes en EE.UU., según más datos de la NOAA.

¿Por qué aumentan las temperaturas por las noches?

Daniel Cox, del Instituto de Sustentabilidad y Ambiente, explica por qué las temperaturas nocturnas cambian a un ritmo distinto que las diurnas.

Él y un equipo de científicos estudiaron las temperaturas máximas y mínimas por día y hora entre 1983 y 2017 a partir de los datos otorgados por la NOAA.

“La exploración de la variación en las temperaturas se ha centrado principalmente en las medias diarias, mensuales o anuales. Sorprendentemente se le ha prestado poca atención a la variación en las tasas a lo largo del ciclo diario”, reza el estudio, publicado en la revista Global Change Biology.

Después de analizar los datos, los científicos encontraron que 54% de la superficie terrestre había experimentado una asimetría de calentamiento mayor a 0,25ºC entre el día y la noche.

“Los aumentos de CO2 en la atmósfera y otros gases de efecto invernadero están aumentando las temperaturas máximas y mínimas con mayor tendencia por las noches. Pero las direcciones en las que se producen estos cambios varía dependiendo del lugar y el momento del día”.

Gráfico emisión de CO2 en toneladas

BBC

No solo eso. También hallaron que un mayor aumento en las temperaturas nocturnas estaba relacionado con la humedad y la generación de nubes.

“Encontramos que en aquellas regiones donde había un incremento de nubes, la temperatura nocturna aumentaba más rápido que la diurna. Mientras que un aumento de las temperaturas diurna estaba relacionado con regiones más secas”, explica Cox.

Esto ocurre porque las nubes actúan como “una manta”, empujando el calor hacia abajo y atrapándolo en la superficie terrestre. A más calor en la superficie, más vapor de agua en el aire, que a su vez atrapa más calor.

En zonas sin nubes, en cambio, el clima se vuelve más seco y caliente durante los días, pero la temperatura disminuye por las noches al “liberarse” el calor.

¿Se relaciona esto con eventos climáticos extremos como las olas de calor?

Para Cox, olas de calor tan extremas como las vistas en Norteamérica son eventos muy específicos que hay que estudiar con mayor detalle, mientras que él y su equipo analizaron los datos correspondientes a 35 años.

Sin embargo, Cox dice que su estudio es una primera aproximación y que quedan muchas preguntas por responder para entender cómo incluso los pequeños cambios que ocurren en el planeta tienen grandes implicaciones.

“A medida que aumenten los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera, los eventos extremos serán cada vez más comunes. Pero las temperaturas no aumentan de forma lineal”.

Que las temperaturas sean más altas por las noches puede tener implicaciones directas sobre el medio ambiente como, por ejemplo, la fotosíntesis y la respiración de las plantas, según Cox.

Pero también tendrá efectos negativos entre las personas. Mayores temperaturas nocturnas significa que la tierra no tiene suficiente tiempo para enfriarse. Esto significa también que nuestros cuerpos no pueden refrescarse, especialmente durante picos de calor extremo.

Si el cuerpo no se aclimata a la temperatura, pueden producirse mareos, náuseas, desmayos y sudoración. Y en casos extremos puede producirse un golpe de calor, lo que requiere ayuda médica.

Gráfico variación temperaturas anuales

BBC

Entender el cambio climático

El planeta se ha calentado aproximadamente unos 1,2ºC desde que comenzó la era industrial. Y 2020 ha sido el segundo año más caluroso de la historia desde que se tienen registros, superado solo por 2016.

De continuar con las proyecciones de calentamiento, tal como aumentan las temperaturas, el planeta podría superar el umbral de 1,5ºCentre 2030 y 2052, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés).

Los científicos han estado tratando de predecir cómo el cambio climático puede afectar al planeta.

Inundaciones en Europa, 2021

EPA
La ciencia no ha podido predecir las inundaciones en Alemania y Bélgica

Pero eventos tan extremos como el domo de calor y las inesperadas inundaciones en Alemania y Bélgica están haciendo pensar a los expertos que las proyecciones se están quedando cortas y que las consecuencias del cambio climático estén haciéndose sentir antes de lo esperado.

Sin embargo, Cox cree que hay un lado positivo en todo esto y que analizar las variaciones de temperaturas por horas puede ser de utilidad.

“Al considerar el cambio climático de forma temporal durante el ciclo diario, podemos evaluar con mayor precisión el cambio climático y la amenaza que representa”, asegura.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gkjLnmiDu20

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.