Por qué poner la pantalla de tu celular en blanco y negro te ayuda a depender menos de él
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Por qué poner la pantalla de tu celular en blanco y negro te ayuda a depender menos de él

Las redes sociales usan colores brillantes para estimular nuestro cerebro y atraer nuestra mirada a ciertos estímulos, al igual que sucede con el envasado de los productos en el supermercado.
2 de junio, 2018
Comparte

Aunque ver el mundo en color a través de las pantallas fue uno de los grandes avances de la tecnología, cada vez son más quienes lo prefieren en blanco y negro. Al menos, en su teléfono.

Y es que cada vez son más las personas “adictas” al celular… y la paleta de colores de las aplicaciones que usamos no es accidental.

Las redes sociales usan colores brillantes para estimular nuestro cerebro y atraer nuestra mirada a ciertos estímulos, al igual que sucede con el envasado de los productos en el supermercado.

Cambiar la pantalla para hacer que solo podamos ver grises puede reducir la adicción al teléfono móvil, debilitando el impacto visual del dispositivo.

El experto en ética de la tecnología y exempleado de Google Tristan Harris fue uno de los primeros en impulsar esta tendencia hacia mediados de 2017. La idea es hacer que el teléfono sea menos estimulante.

Thomas Z. Ramsoy, director ejecutivo de Neurons, una firma con sede en Dinamarca que usa escaneos cerebrales para estudiar apps, le dijo recientemente al diario estadounidense The New York Times que es “una muy buena idea”, así como quitarle el sonido al celular (o desconectar ciertas notificaciones).

blanco y negro

Getty Images
Poner la pantalla en blanco y negro es un truco sencillo de aplicar.

¿Cómo hacer que el color desaparezca de la pantalla?

En Android*:

  • Entra en “Opciones del desarrollador”, dentro de “Configuración”/”Accesibilidad”.
  • Busca la opción “Simular espacio de color”, verás varias opciones, dependiendo de tu modelo de móvil.
  • Pulsa sobre “Monocromacia” o “Acromatopsia”.

En iPhone*:

  • En el menú “Ajustes”, desplázate hacia abajo y pulsa sobre la opción “General”.
  • Pulsa sobre “Accesibilidad”.
  • Busca y activa la opción “Escala de grises”.

*En ambos casos, la pantalla queda en blanco y negro, pero la cámara del celular sigue tomando fotos a color.


“Refuerzos positivos”

Tristan Harris ha dado varias charlas TED en las que habla sobre las estrategias que usa para depender menos del celular y en cómo las compañías tecnológicas usan estrategias para “controlar” nuestras mentes.

“Cuando hablamos de tecnología, tendemos a hablar sobre ella como una enorme oportunidad… que podría ir hacia cualquier dirección. Pero está yendo hacia una dirección muy específica porque no evoluciona al azar”, asegura.

“Todo tiene un objetivo: captar nuestra atención. Y la mejor manera de hacerlo es saber cómo funciona nuestra mente”.

mujer mirando celular

Getty Images
Si no quieres que el celular controle tu mente, busca la manera de controlarlo tú a él.

Harris dice que existen varias técnicas de persuasión para lograr ese propósito, que se convierte en “una carrera” entre las empresas.

El Centre for Humane Technology, al que pertenece Harris y otros tecnológos de Silicon Valley, explica en su sitio web que los iconos de colores le dan a nuestro cerebro “brillantes recompensas cada vez que lo desbloqueamos”.

“Configura tu teléfono en una escala de grises para eliminar esos refuerzos positivos”, aconseja el organismo. “Ayuda a muchas personas a revisar menos su celular”.

Max Stossel, quien trabajaba diseñando estrategias para redes sociales y ahora pertenece al Centre for Humane Technology, le dijo a la BBC que “cuando comprendes la neurociencia y sabes cómo desarrollar aplicaciones, puedes, básicamente, programar el cerebro“.

“Hay muchas personas del otro lado de la pantalla cuyo trabajo es mantenerte enganchado, y son muy buenos en ello”.

Stossel lo llama la “economía de la atención” y asegura que la tecnología perfeccionará con el tiempo la manera de capturar nuestra atención. “Por eso necesitamos un cambio”, afirma.

teléfono móvil

Getty Images

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Brigadas de Belleza Itinerante

Del apapacho estético al acompañamiento: estilistas te escuchan si te sientes sola

Estilistas que forman parte de las Brigadas de Belleza Itinerante tuvieron que dejar las tijeras en esta cuarentena por COVID-19 para levantar el teléfono y ‘acompañar’ a quien se sienta sola o quiera ser escuchada.
Brigadas de Belleza Itinerante
Comparte

En esta cuarentena por COVID-19 las estéticas tuvieron que frenar sus actividades, entre ellos, un grupo de profesionales de la belleza que se dedican a dar apapachos estéticos a personas vulnerables, con alguna enfermedad o discapacidad y a mujeres víctimas de violencia, que decidió ahora −desde la distancia− dar acompañamiento telefónico.

Se trata de las Brigadas de Belleza Itinerante que durante esta contingencia por el coronavirus lanzó una convocatoria para que estilistas se unan y hablen por teléfono con alguien que necesite simplemente platicar, estar acompañado por unos minutos.

Lee: #MiBarrioMeRespalda: apoya a trabajadoras sexuales, personas de la calle y presos durante aislamiento por COVID-19

“No podemos usar las tijeras, pero podemos escuchar, ser empáticos, acompañar y que las personas no se sientan solos en estos momentos de aislamiento”, dice Diego Sexto, fundador de las Brigadas.

#EstilistasCentinela, así llamó Diego a esta red de acompañamiento telefónico que dedican su tiempo tres veces a la semana para platicar con mujeres que viven solas, con alguna enfermedad crónica, que están en un asilo, en albergues o necesitan acompañamiento.

Los profesionales de la belleza y todos los voluntarios hacen las llamadas y se van rotando para que sea más enriquecedor conocerse y platicar.

Una de las primeras llamadas que él realizó fue a una mujer que vive en un albergue y fue trabajadora sexual. Ella le contó que su hijo la acaba de visitar, pero que solo se pudieron ver a través del portón, con sana distancia, pues ante la contingencia no se pueden realizar visitas para no poner en riesgo al resto de la población.

La mayoría de las personas con quienes han hablado, dice Diego, cuentan de su día a día, de sus preocupaciones sobre la pandemia, y principalmente de la familia, de que los hijos siguen trabajando y están preocupados por ellos. Platican sobre las empresas de sus hijos que pararon labores, que ya no les pagan, o les dan el salario mínimo.

“La gente quiere ser escuchada, y es ahí donde entra el carisma de los estilistas por su capacidad de escuchar y empatizar”, cuenta el fundador de la Brigadas.

El 1 de abril el gobierno federal informó que negocios como las estéticas y peluquerías deberán permanecer cerradas durante la contingencia por el COVID-19 al ser consideradas actividades no esenciales.

“Todos estamos pasando momentos complicados, muchas estéticas y barberías tuvieron que bajar cortinas y prescindir de un ingreso, algunos están dando servicios a domicilio con las medidas de higiene necesarias porque no queda de otra”, dice Diego.

Lee: Estamos en bancarrota: ‘Superhéroes’ en CDMX enfrentan crisis y piden ayuda ante la pandemia

Los apapachos estéticos

Aunque ahora debido a la emergencia sanitaria han parado los apapachos estéticos, todos los que forman parte de las Brigadas esperan retomar sus actividades y continuar con esta labor social, ir a reclusorios, albergues, casas hogar, reunirse con mujeres víctimas de violencia de género o que tienen alguna discapacidad.

Lo que se busca con los apapachos estéticos es llevar un poco de alegría, levantar el ánimo y mejorar la autoestima mediante un cambio de imagen, con un tinte, un corte de pelo, un manicure, limpieza facial o enseñando técnicas de maquillaje que después puedan aplicar.

Hay mujeres a las que no les gusta verse al espejo, incluso hay quien ya no se reconoce, el tiempo pasó, viven en reclusión, padecen una enfermedad crónica degenerativa, alguna discapacidad, tienen la huella de una operación, se les cae el cabello debido a un tratamiento, tienen la marca de la violencia de género o están reconociendo su nuevo yo, definiendo su género.

A ellas, principalmente, esta de red de profesionales de la belleza, les ha dado un apapacho estético.

Lilian Alcántara, vocera del proyecto, explica en entrevista que hay mujeres que no se pueden ver al espejo y este apapacho significa un “empujoncito” para aceptarse y quererse a pesar de los cambios.

Cortesía Brigadas de Belleza Itinerante

“Una vez alguien con esclerodermia nos dijo, ‘no puedo hacer las paces con el espejo, me peino y no puedo verme, huyo de mi imagen’. Y verla nuevamente reconocerse es algo que te mueve mucho”, cuenta Lilian.

Una persona que padece esclerodermia va teniendo cambios en su piel, ésta se va endureciendo y engrosando. La enfermedad causa hinchazón y dolor en músculos y articulaciones, por lo que su rostro va cambiando también.

Los apapachos estéticos son gratuitos y cada población a la que llegan representa un reto y mucho aprendizaje, comenta Lilian, pues también tienen que documentarse y asesorarse.

Por ejemplo, si acuden a una jornada con mujeres con esclerodermia, −que por su enfermedad van perdiendo movilidad y son más vulnerables durante los meses que hay más frio−no pueden exponer sus manos ni ofrecerles ningún tipo de manicure ni esmaltado, eso las dañaría.

“A la población que tiene fibromialgia y tiene dificultad para hablar o masticar muchas veces se les va desapareciendo su boquita, entonces parte de nuestro trabajo es enseñarles a delinear la boca con algunos puntos básicos”, menciona.

“Las hacemos sentirse bonitas, más seguras. La verdad es que con un corte, a veces un tinte, manicure y maquillaje, les devuelves un poquito de confianza. Muchas al principio se miran desconfiadas luego les gusta lo que ven en el espejo y te devuelven una sonrisa”, cuenta Lilian.

“Todo se hace de manera muy cuidadosa, no podemos darles un servicio que las lastime ni ponerlas en riesgo, no les vamos a aplicar un tinte que posiblemente tenga una reacción o aplicar algún producto al que sean sensibles dependiendo la enfermedad que tengan. Algunas incluso, van con sus médicos”.

A las jornadas acude todo el que desee sumarse, gente muy profesional, desde estilistas de colonias populares hasta estilistas estrella que han creído en el proyecto. “Un apapacho estético es una oportunidad de ayudar a otros haciendo algo que a nosotros nos apasiona”, dice la vocera del proyecto.

Además, en las brigadas se organizan para compartir conocimientos con otros estilistas y peluqueros, se les enseña a utilizar los productos cosméticos con una perspectiva social, de salud y derechos humanos. 

Cortesía Brigadas de Belleza Itinerante

“Los estilistas somos consejeros, amigos” 

Una de las estilistas que participa en los apapachos estéticos es Palmira Bothi, una mujer trans que se inyectó a los 17 años una sustancia modelante para aumentar el tamaño de los glúteos que hoy la tiene en silla de ruedas, pero que no le ha impedido ayudar a otros.

A Palmira, por querer tener una figura más fémina, le inyectaron sustancias modelantes (pueden ser biopolímeros, aceite mineral, aceite comestible o silicona), que provocó severas afectaciones. Comúnmente estas sustancias se riegan en el cuerpo, provocan oscurecimiento en la piel, endurecimiento, luego deformaciones, dañan los nervios, pueden incluso provocar amputaciones o la muerte.

Aunque este cambio que Palmira quiso hacer a su figura le provocó una discapacidad, ella siempre ha tenido un lema: “la vida sigue”. Esa experiencia la convirtió en una activista que actualmente lucha por los derechos de las personas con discapacidad.

Te puede interesar: El calvario de Jaime Montejo, el activista por los derechos de las trabajadoras sexuales que murió por COVID

En su experiencia se ha dado cuenta que las personas con alguna discapacidad no van mucho a las estéticas, “porque es incómodo, no es accesible o simplemente les da pena decir sabes qué tengo esta enfermedad y necesito un tinte especial, tal o cual cosa”.

Ella dice que en los apapachos estéticos las mujeres salen diferentes, contentas y la experiencia de participar es muy enriquecedora y agradable.

“Yo les digo cuídate, quiérete, consiéntete y al menos yo no toco en ese momento el tema de su discapacidad o el problema que tengan, me importa dejarla guapa con una mejor autoestima, que se olviden de todo, cada estilista lo maneja diferente, yo al menos hago eso”.

“En el día a día las estilistas somos un poco de todo dentro de una estética, eres la consejera, la psicóloga, la amiga, de todo, escuchamos sobre mal de amores, tristezas, dolores, infidelidades, sobre logros y felicidad”.

Cortesía Brigadas de Belleza Itinerante

Muchas historias, más brigadistas

Las historias que ha conocido esta red de profesionales de la belleza a través de su espejo, son muchas: de trabajadoras sexuales adultas mayores o ya retiradas; personas con VIH, lupus, fibromialgia, esclerodermia, con problemas reumáticos o de movilidad; mujeres de talla pequeña; adultas mayores que viven en asilos; mujeres quemadas con ácido; sobrevivientes de cáncer, con enfermedades raras.

Las que se encuentra en el camino: policías, oficinistas, taxistas, vendedoras, personal de limpieza, mujeres dedicadas al hogar.

Con la ayuda de su peine y sus tijeras Diego Sexto, el fundador de las Brigadas, comenzó a ofrecer servicios de belleza como peluquero itinerante, por mucho tiempo se le veía por el Parque México, se enfocó en hacer llegar su trabajo a personas en situación de vulnerabilidad.

Al tener contacto con tanta gente se dio cuenta de que las instituciones públicas muchas veces no toman en cuenta las consecuencias que tienen sobre la estética y las emociones algunos tratamientos y enfermedades, así que quiso ayudar con lo que hace.

Diego fundó las Brigada de Belleza Itinerante en marzo 2014 y a lo largo del tiempo ha tejido una red que ha ido creciendo con más estilistas, peluqueros, barberos, maquillistas, manicuristas, cosmetólogas, voluntarios, masajistas y asociaciones civiles.

Todo se enfocó al principio en mujeres, en 2019 comenzaron a dar apapachos a población infantil, acudieron a casas hogar, y podrían extender su proyecto a más población.

Actualmente tienen un registro de 130 brigadistas y hacen el llamado para que este año, una vez terminada la emergencia sanitaria por el coronavirus, se sumen más voluntarios y participen en los apapachos estéticos.

Por ahora, si quieres platicar con alguien, recibir alguna llamada o conoces alguna institución interesada en recibir un acompañamiento, o te interesa ser voluntario para ser un #EstilistaCentinela y platicar un rato con alguien que se siente solo en estos días de aislamiento, puedes enviar un mensaje al Facebook de las Brigadas de Belleza Itinerante.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.