Partidos hablan de desigualdad, pero no la entienden ni la atienden
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Margarito Pérez Retana /Cuartoscuro.com

Partidos hablan de desigualdad, pero no la entienden ni la atienden

Para los partidos en campaña, la desigualdad es un problema central que tienen que ver "con la pobreza y la falta de desarrollo económico", sin considerar los enfoques que incorporan otras dimensiones como las desigualdades de género o territoriales, advierte El Colegio de México.
Foto: Margarito Pérez Retana /Cuartoscuro.com
5 de junio, 2018
Comparte

Los partidos que participan en la elección presidencial de 2018 reconocen la desigualdad como uno de los problemas centrales del país, pero sus propuestas de política pública están desarticuladas y no son lo suficientemente específicas para evaluar su pertinencia y factilidad, considera el informe Desigualdades en México 2018, de El Colegio de México.

Tras analizar las plataformas políticas de las coaliciones de los partidos en campaña, El Colmex advierte que algunos partidos asocian de manera predominante la desigualdad “con la pobreza y la falta de desarrollo económico”, sin considerar los enfoques que incorporan otras dimensiones como las desigualdades de género o territoriales.

De acuerdo con El Colmex, la acumulación de desigualdades más allá de la pobreza hace que México cuente con una de las tasas de movilidad más bajas en el mundo, lo que impide que el 98 % de las personas que nace en condiciones de pobreza y desigualdad escale socialmente. Apenas el 2 % que nace en los hogares más pobres tiene la posibilidad de ascender al grupo con mayor acceso a bienes y servicios.

“El concepto de desigualdad va más allá de la inequidad en el ingreso. Es un problema mucho más amplio, por eso nosotros hablamos de ella en plural, porque tiene varias dimensiones: en educación, en ingreso, en el trabajo, de género, entre regiones”, explica María Fernanda Somuano, profesora investigadora del Centro de Estudios Internacionales de El Colegio de México y experta en participación política electoral y no electoral.

Si se piensa en la desigualdad solo como inequidad en el ingreso, prosigue, “se acota un problema mucho más grande, porque las desigualdades se interrelacionan entre sí: la de género está relacionada con la de ingreso y a su vez con la territorial, porque hay zonas mucho más marginadas. Si cierras desigualdad a hablar solo de pobreza o falta de desarrollo económico, dejas de ver todas esas otras dimensiones y piensas en políticas públicas limitadas”.

Lo segundo que encontraron los investigadores de El Colmex es que predomina el enfoque del partido dominante.

“Como en este proceso electoral las coaliciones agrupan a partidos que en el pasado han manifestado posiciones políticas distantes, esta convergencia indica que, por lo menos en el tema de las desigualdades, las diferencias ideológicas entre las ofertas políticas son mucho menos claras”, indica el informe.

Y tercero, el reconocimiento de la problemática “no se traduce necesariamente en propuestas integrales o definidas para atender las distintas dimensiones” de la desigualdad.

“Cuando llegas a la parte de propuestas sobre cómo atacar el problema de las desigualdades, la verdad es que son muy vagas. Dicen muy poco sobre los cómo y no explican qué tipo de políticas públicas específicas hay que implementar para revertirlas. Esto pasa porque los partidos no tienen claro toda esta gama de ámbitos que toca la desigualdad y como se van acumulando en la vida de las personas”, afirma Somuano.

Qué tanto la mencionan

Un primer indicador de la atención a la discrepancia de oportunidades en las plataformas es el número de referencias al tema que se encuentran en el texto, aunque su sola mención no implica que se entienda y se vaya a abordar el problema, considera el estudio.

Para generar este indicador, el informe de El Colmex tomó como muestra el número de menciones de la palabra desigualdad como porcentaje del total en las plataformas de los partidos políticos y las coaliciones. En general, la frecuencia es baja, pero hay diferencias.

Figura 6.1. Menciones de la palabra “desigualdad” como porcentaje del total de palabras en las plataformas electorales de 2018

Fuente: Elaboración propia a partir de los textos de las plataformas electorales de los partidos políticos y coaliciones contendientes en la elección federal de 2018. Informe Desigualdades en México 2018. Colegio de México.

En la coalición Por México al Frente (PAN-PRD-MC) contrasta la proporción de menciones del PRD (0.14 %, el porcentaje más alto entre todos los partidos) con el bajo porcentaje en el texto del PAN (0.04 %). La proporción en la plataforma de la coalición (0.05 %) corresponde más al peso que le otorga este último partido.

En el caso de la coalición Todos por México (PRI-PVEM-PANAL), el PVEM destaca como el partido con menos menciones en su plataforma individual (casi 0.01 %, el porcentaje más bajo entre todos los institutos políticos evaluados). El PANAL tiene un porcentaje de menciones (0.02 %) menor al del PRI (0.04 %). De nuevo, la frecuencia de alusiones en la plataforma de la coalición (0.03 %) refleja, sobre todo, la posición del partido dominante en este caso, el PRI.

La coalición Juntos Haremos Historia incluye, por un lado, a Morena (0.08 %) y al PT (0.06 %) y por otro, al PES, que da un peso menor al tema en términos de menciones (0.04 %). El indicador total de la coalición es (0.06 %).

La perspectiva de la desigualdad en quienes buscan el voto ciudadano

Aunque la plataforma de la coalición Por México al Frente reconoce que la desigualdad es un problema central, las propuestas para combatirla no ocupan un lugar prioritario y la discusión del tema tiende a ser superficial. De los tres partidos que integran la coalición, el PRD y MC son los que le dan más importancia.

Las menciones de esta alianza al tema de la inequidad se relacionan, en general, con factores económicos (en particular, ingresos) y de género, indica el informe. Esto no difiere tanto del enfoque de los tres partidos de manera individual, que dan mayor peso a la económica.

No obstante, PRD y MC tienen una visión más amplia de la discordancia de oportunidades y la problematizan de manera detallada refiriéndose a varios tipos: de género, de salarios y educación entre distintas regiones del país, en la impartición de justicia y entre distintos sectores de la población, como los jóvenes. A pesar de esa consideración más amplia, las dimensiones se analizan de manera separada y no hay un reconocimiento de cómo se acumulan y afectan entre sí.

Para completar el análisis, el informe de El Colmex explora cuáles otros temas trata esta coalición. La palabra desarrollo destaca como la más común en su plataforma, seguida de seguridad, gobierno y derechos; desigualdad aparece de manera mucho menos frecuente.

Figura 6.2. Frecuencia de palabras en la plataforma de la coalición Por México al Frente (PAN-PRD-MC)

Fuente: Elaboración propia a partir del texto de la plataforma electoral de la coalición. Informe Desigualdades en México 2018. Colegio de México.

Respecto a la coalición Todos por México, su planteamiento se divide en cinco ejes de acción a los que agregan tres transversales, uno es igualdad de género. Además, la plataforma discute explícitamente varios tipos de desigualdades: económicas, educativas, sociales, étnicas, de género, de personas con discapacidades y entre regiones.

También considera como dimensiones interdependientes la discrepancia en salud, educativa y de ingreso, entre otras. Su posicionamiento afirma que no basta con combatir la pobreza, sino impulsar políticas concretas para romper los nudos de la inequidad en todos los ámbitos. Esta coalición menciona que el ejercicio de los derechos sociales es crucial para tener un acceso efectivo a oportunidades y explora cómo la desigualdad afecta a distintos grupos poblacionales.

Sobre los posicionamientos de los partidos que la integran, el PANAL incluye un tipo de desigualdad que ningún otro considera, en el acceso a las telecomunicaciones y la invitación a debatir la brecha digital.

El PVEM resulta el factor disonante en esta coalición, pues aun cuando reconoce en su plataforma individual que la desigualdad es uno de los principales problemas del país, no lo trata a profundidad, solo menciona brevemente la de género en términos de diferencias salariales.

El PRI, el partido dominante de esta alianza, trata la divergencia de oportunidades en su plataforma desde dos perspectivas: vinculada al desarrollo económico, en cuanto a niveles de ingreso por familia o de acuerdo con diferencias regionales, y en relación con aspectos sociales como la perspectiva de género, el acceso a oportunidades, la educación, la salud, el usufructo de recursos naturales y la impartición de justicia.

Sin embargo, en la plataforma de Todos Por México, la palabra “gobierno” es la más frecuente, luego están “desarrollo” y “educación”. Las alusiones a la igualdad, equidad e inclusión son menos constantes.

Figura 6.3. Frecuencia de palabras en la plataforma de la coalición Todos por México (PRI-PVEM-PANAL)

Fuente: Elaboración propia a partir del texto de la plataforma electoral de la coalición. Informe Desigualdades en México 2018. Colegio de México.

Respecto a la coalición Juntos Haremos Historia, como en los otros dos casos, reconoce a la desigualdad como un problema importante para México. En general, se plantea generar políticas públicas que permitan al país romper las inercias de bajo crecimiento económico, incremento de la disparidad social y económica, y pérdida de bienestar para las familias.

En el apartado de “Legalidad y erradicación de la corrupción” sostiene que no hacen falta nuevas leyes sino voluntad para cumplirlas. De acuerdo a esta plataforma, la corrupción incrementa la disparidad de oportunidades, la violencia, la desintegración, la decadencia moral y en última instancia, el mal desempeño económico.

Además, aunque no se refiere explícitamente a la desigualdad, en el apartado de “Combate a la pobreza” se establece una relación causal entre la precariedad material con el incremento de la inseguridad, la violencia, la migración forzada, la descomposición política e institucional y la mediocridad del desempeño económico en general. También el apartado de Equidad de Género trata el tema de la diferencia de oportunidades, ahí se establecen objetivos muy amplios, pero con pocos mecanismos o políticas específicas para lograrlos.

Esta coalición reconoce a la desigualdad como un problema apremiante y también sus variantes diversas: ingreso, trabajo, educación. Pero no deja claro el enfoque respecto a la interdependencia entre estas dimensiones.

Morena, el partido dominante, tiene preeminencia en el enfoque de la alianza, tanto en términos de los tipos de discordancias que se incluyen, como por la manera en que se tratan y se relacionan con otros temas, como la corrupción. Por su parte, el PT menciona varios tipos de discordancia como la social, la productiva, la sectorial, la regional y la de género, pero no profundiza en estas dimensiones y, en cambio, adopta una visión limitada a desigualdad de ingresos. El PES también trata a la desigualdad desde una perspectiva económica y la asocia con la pobreza.

En cuanto a las palabras predominantes en la plataforma de Juntos Haremos Historia, corrupción es la más frecuente, otras como desarrollo, proyectos, gobierno y educación se repiten también en el texto. Pero hay más menciones a la palabra pobreza que a desigualdad.

Figura 6.4. Frencuencia de palabras en la plataforma de la coalición Juntos Haremos Historia (MORENA, PT- PES)

Fuente: Elaboración propia a partir del texto de la plataforma electoral de la coalición. Informe Desigualdades en México 2018. Colegio de México.

Propuestas para atender las desigualdades en México

El informe de El Colmex también evalúa los planteamientos concretos de cada alianza y partido en las elecciones de julio próximo. La coalición Por México al Frente formula una serie de propuestas que reflejan objetivos generales, más que compromisos para impulsar políticas y programas específicos. La plataforma plantea disminuir las desigualdades, los rezagos del sur del país y las brechas de género, pero hay poca discusión respecto a los esquemas concretos de política pública que podrían implementarse con este fin, indica el estudio.

A su vez, la coalición Todos por México contiene un conjunto numeroso de objetivos que se agrupan en cinco dimensiones relacionadas con la desigualdad: económica, social, educativa, de género y territorial. Sin embargo, estas metas no se aterrizan en propuestas claras y definidas de política pública.

Su formulación tiende a ser general, por ejemplo “consolidar la educación pública como fuente de movilidad y justicia social” o “cerrar la brecha en niveles de bienestar entre comunidades indígenas y el resto de los mexicanos”. En el caso de las propuestas más específicas, se propone un esquema de continuidad de las políticas sociales y educativas actuales, aunque no se mencionan los logros derivados de su implementación.

En la plataforma de la coalición Juntos Haremos Historia, al igual que en los documentos de los partidos que la componen, la mayoría de los puntos refieren a un diagnóstico y visión crítica de las políticas actuales, no a propuestas concretas para cambiar el rumbo.

En general, concluye el informe, las plataformas de las coaliciones en cuanto a desigualdad se refieren más a diagnósticos con objetivos imprecisos que a propuestas que planteen mecanismos sustantivos para hacer frente a las desigualdades.

“Pero cómo van a proponer grandes políticas si no tienen claro qué cubre el concepto de desigualdad. Además, quizá no quieren comprometerse en estas plataformas con decir vamos a hacer esto en específico para que luego no se les pida rendir cuentas de lo que no cumplieron. Pero es realmente decepcionante buscar qué están proponiendo para un tema tan importante y que no se encuentren propuestas claras”, concluye Somuano.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Wikipedia

Las guerras que se han peleado en México por la religión católica y su influencia en el país

Se cumplen 99 años del fin de la Guerra Cristera, una de las más violentas en la historia de México y que, como otras dos, tuvo una importante participación de la Iglesia católica en los conflictos.
Wikipedia
21 de junio, 2020
Comparte

Para la mayoría de los mexicanos el 21 de junio representa el fin de la primavera y el inicio del verano. Pero para muchas personas, especialmente católicas, este día es más que una efeméride.

Hace 99 años terminó la Guerra Cristera que ocurrió entre 1926 y 1929, un período de intensas batallas entre fieles de la Iglesia católica y el Ejército Mexicano.

Los combates se desarrollaron en casi todo el país, aunque fueron particularmente intensos en la región central conocida como El Bajío.

En la Cristiada, como también se le conoce, murieron más de 250.000 personas según documentaron historiadores.

Fue la tercera de las guerras en la historia de México donde la religión y particularmente la Iglesia Católica, tuvieron un papel relevante.

Las otras dos fueron el proceso de Independencia iniciado en 1810 por el sacerdote Miguel Hidalgo y Costilla, así como la Guerra de Reforma o de los Tres Años entre 1857 y 1861.

En distintas formas los procesos contribuyeron a la formación de lo que ahora es México coinciden especialistas, sobre todo por el carácter laico del país.

Pero de las tres la más reciente, la Cristera, es la que tiene una influencia más sensible.

Independencia México

Getty Images
La guerra por la independencia de México fue encabezada por sacerdotes católicos

En algunas regiones del país y entre muchos católicos existe la idea de que se trata de una herida no cerrada. Pero otros creen que la prolongada batalla dejó una fuerte enseñanza a los mexicanos.

“La iglesia y el Estado aprendieron la lección”, dice a BBC Mundo Jean Meyer, maestro emérito del Centro de Investigaciones y Docencia Económicas (CIDE).

“No hay que jugar con la fe del pueblo, sería como incendiar la pradera en una temporada de sequía”.

La Independencia

Cuando ocurre la guerra de Independencia, al inicio del siglo XIX, en el Virreinato de la Nueva España se vivían casi 300 años del período conocido como La Colonia.

En el territorio de lo que hoy es México existía una creciente inconformidad entre los criollos, que eran la mayoría de la población en las grandes ciudades, hacia los españoles peninsulares.

Un ambiente que también prevalecía dentro de la iglesia Católica, recuerda el especialista en religiones Bernardo Barranco.

Miguel Hidalgo

Getty Images
El sacerdote Miguel Hidalgo inició la guerra de Independencia

“La independencia se plantea como una gran lucha, pero al mismo tiempo también son luchas intereclesiásticas”, explica a BBC Mundo.

“Existía lo que se llamaba el bajo clero o un clero ilustrado frente a la hegemonía del clero imperial, casado con la Corona Española y que detentaba los resortes de la autoridad”.

El clero ilustrado eran sacerdotes con una educación adicional a la formación religiosa, y que en esa época estaban influenciados por las ideas de la Ilustración, populares en Europa.

Sacerdote ilustrado

Uno de ellos fue Miguel Hidalgo y Costilla, párroco en el pueblo de Dolores, Guanajuato en el centro del país.

Hidalgo se unió a una sociedad secreta que impulsaba la creación de un congreso para gobernar el territorio a nombre del rey Fernando VII, quien había sido depuesto por las tropas de Napoleón Bonaparte.

La conspiración fue descubierta y el 16 de septiembre de 1810 el sacerdote reunió a una multitud en Dolores y emprendió la lucha contra el Virreinato.

La jerarquía católica reprobó la insurrección, e inclusive excomulgó al sacerdote. Era parte de las diferencias internas en la Iglesia, recuerda el historiador Barranco.

colonia española México

INAH/Museo Nacional del Virreinato
México vivió 3 siglos como colonia española

“La Iglesia es un conglomerado de instituciones, de diócesis, personajes y actores locales, no es homogénea”, explica.

En la época de la Independencia “el bajo clero ilustrado no tenía control del aparato, pero sí de las masas”.

Hidalgo fue derrotado en 1811. Meses después fue sentenciado a muerte pero la guerra por la independencia no se detuvo.

Otro sacerdote, José María Morelos, se hizo cargo del Ejército Insurgente aunque también fue derrotado. La lucha terminó en 1821.

Guerra de Reforma

A partir de 1855 se promulgó una serie de leyes conocidas como de Reforma que fueron rechazadas por la iglesia Católica.

Las legislaciones establecían, por ejemplo, la obligación de vender todas las propiedades de la iglesia, anulaba los tribunales especiales para militares y sacerdotes y establecía la libertad de opinión y de imprenta.

También se estableció la libertad de cultos y de educación, además de abolir la esclavitud en todo el país.

Benito Juárez

Wikipedia
Benito Juárez separó a la Iglesia del Estado mexicano

En los hechos implicó la separación de la Iglesia de las tareas de gobierno, pero lo que más causó inconformidad fue la obligación de vender sus propiedades.

“Se desató la furia del clero hegemónico porque la iglesia Católica era dueña de más de un tercio del territorio del país“, dice el historiador Barranco.

El conflicto se profundizó cuando las Leyes de Reforma se incluyeron en la Constitución de 1857. En ese entonces el presidente de México era Benito Juárez.

Invasión francesa

La jerarquía católica amenazó con excomulgar a quienes acataran las nuevas leyes mientras que los conservadores, apoyados por la iglesia, desconocieron la Constitución.

Un grupo de militares se levantaron en armas mediante el llamado Plan de Tacubaya, al que se sumaron varios gobernadores.

Empezó entonces una guerra civil que duró tres años, hasta 1860 cuando los conservadores fueron derrotados.

La confrontación, sin embargo, arruinó las arcas del gobierno de Juárez, quien suspendió el pago de la deuda con Francia, Reino Unido y España.

Maximiliano de Habsburgo

Wikipedia
Maxililiano de Habsburgo fue emperador con apoyo de Francia

En represalia el emperador Napoleón Bonaparte envió tropas para invadir México. La decisión fue apoyada por los conservadores y la iglesia.

Inclusive en 1863 promovieron la creación de un estado monárquico en México gobernado por Maximiliano de Habsburgo.

La invasión fue derrotada en 1867. A partir de ese año se promulgaron más leyes que separaron definitivamente a la iglesia del Estado.

La Cristiada

Los primeros gobiernos tras la Revolución Mexicana (1910-1915) aplicaron medidas severas para tratar de controlar el culto religioso en el país.

El presidente Plutarco Elías Calles, por ejemplo, promulgó un decreto para obligar a todos los sacerdotes a registrarse ante la Secretaría de Gobernación para ejercer su ministerio.

Guerra Cristera

Wikipedia
El grito de guerra de los cristeros fue “Viva Cristo Rey”

No era sólo una acción administrativa, explica Jean Meyer, uno de los historiadores que más ha documentado este período.

“En 1925 el gobierno intentó formar una iglesia cismática, una iglesia católica, apostólica y mexicana cortando relaciones con el Vaticano”, explica.

La jerarquía católica trató de frenar en los tribunales el decreto presidencial pero sin éxito.

En 1926, cuando la ley empezó a aplicarse, la iglesia suspendió el culto público.

En respuesta las autoridades cerraron todos los templos con el argumento de hacer un inventario, pues legalmente los recintos son patrimonio nacional.

“En muchos lugares la gente se amotinó o llenó los templos para impedir su cierre y empezó a correr la sangre” recuerda Jean Meyer.

“Así de manera espontánea entramos en la etapa de la lucha armada. Pasó a la historia como una cristiada que duró del verano de 1926 al 21 de junio de 1929”.

La herencia

A este período se le conoce como la Guerra Cristera pues quienes se enfrentaron al Ejército lo hicieron en nombre de la religión católica. Su grito de batalla era “Viva Cristo Rey”.

Las hostilidades terminaron en 1929 después de varios años de negociaciones donde inclusive participaron las embajadas de España y Estados Unidos, por ejemplo.

Guerra Cristera

Wikipedia
250.000 personas murieron en la Guerra Cristera. Sólo 80.000 eran combatientes

No hubo ganadores, asegura Jean Meyer. “Era una situación muy difícil, fue como un empate”.

Los cristeros “no tenían la suficiente fuerza para derrocar al gobierno y el Ejército fue incapaz de derrotar a la guerrilla”.

Una de las razones centrales para terminar el conflicto fue el alto número de víctimas.

Más de 250.000 personas murieron en la Cristiada pero de ellos unos 80.000 eran combatientes dice Jean Meyer.

El resto fueron campesinos de las tierras donde se libraron las batallas. Por eso, afirma el maestro del CIDE, la Guerra Cristera es uno de los momentos de más violencia en la historia de México.

La influencia de ese período aún permanece en algunos sectores del país, sobre todo en la iglesia Católica.

Varios sacerdotes y combatientes cristeros han sido canonizados por Juan Pablo II y el papa Francisco. De los 31 santos mexicanos 26 participaron en la Guerra Cristera.

El más reciente fue José Sánchez del Río, un adolescente de 14 años quien según la iglesia fue ejecutado en 1928 por el Ejército en Sahuayo, Michoacán.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=hBXMhuGqcAg

https://www.youtube.com/watch?v=ARrMFeZEfmU

https://www.youtube.com/watch?v=XBfltfjAEZk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.