Quién es Jack Phillips, el hombre que se negó a hacer un pastel a una pareja gay
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Reuters

Quién es Jack Phillips, el hombre que se negó a hacer un pastel a una pareja gay

El pastelero Jack Phillips se negó a cumplir el pedido de una pareja gay, y el caso llegó hasta la Corte Suprema de Estados Unidos. 
Reuters
Por BBC Mundo
4 de junio, 2018
Comparte

La fe evangélica y la pastelería han sido dos prioridades en la vida de Jack Phillips, pero fue la combinación de ambas lo que lo llevó a una batalla legal que ganó este lunes, con el respaldo de la Corte Suprema de Estados Unidos.

El fallo del máximo tribunal de justicia del país, por siete votos contra dos, fue motivado por un encuentro que Phillips tuvo en su pastelería de Colorado con una pareja gay que fue a encargarle una torta para su boda.

Phillips rechazó el pedido, que a su juicio iba en contra de sus creencias religiosas, opuestas al matrimonio gay.

“Lo siento muchachos, no hago pasteles para bodas entre personas del mismo sexo”, dijo, de acuerdo a lo que él mismo ha relatado.

Pero ese intercambio del año 2012, que según Phillips duró apenas unos 20 segundos, derivó en una cadena de acciones legales iniciada por la pareja gay.

David Mullins y Charlie Craig dijeron sentirse discriminados.

La disputa enfrentó creencias religiosas con los derechos de los homosexuales y tuvo su último capítulo este lunes, cuando la Corte Suprema respaldó a Phillips en un fallo saludado por el gobierno de Donald Trump.

Pero la decisión está lejos de asegurar que otros comerciantes —sean pasteleros, floristas, fotógrafos o de otro ramo de actividad— puedan negarse a trabajar para parejas gay.

“Conflicto con mi fe”

David Mullins y Charlie Craig.

Getty Images
David Mullins y Charlie Craig, la pareja gay enfrentada legalmente a Phillips.

La pastelería propiedad de Phillips desde hace casi un cuarto de siglo se llama Masterpiece Cakeshop y está ubicada en Lakewwod, al oeste de la ciudad de Denver.

Además de la torta para la pareja gay, Phillips ha descartado en otras oportunidades crear productos para celebraciones de Halloween o divorcios, siempre en base a argumentos religiosos.

El pastel que Mullins y Craig quisieron encargarle era para la recepción que ambos preparaban en Colorado por su casamiento en Massachusetts, estado que legalizó el matrimonio gay antes de que esto ocurriera en todo EE.UU.

Tras escuchar la negativa de Phillips a realizarle el pastel, la pareja le entabló una demanda en la Comisión de Derechos Civiles de Colorado por discriminación en base a su orientación sexual.

El reclamo fue aceptado por la Comisión y por tribunales estatales, incluida la Corte de Apelaciones de Colorado.

Pero Phillips sostuvo que su derecho a la libertad de expresión y religiosa había sido violado, argumentando que sus pasteles son una forma de arte y él puede decidir lo que vende.

Según dijo, aunque rechazó diseñar una torta específica para Mullins y Craig, les ofreció otros productos que estaban disponibles en su tienda.

“No puedo crear pasteles personalizados que expresen mensajes o celebren eventos en conflicto con mi fe”, afirmó Phillips recientemente en el diario The Washington Post.

Y fue en el terreno de la libertad religiosa donde la Corte Suprema lo respaldó este lunes.

“El tratamiento de su caso por parte de la Comisión de Derechos Civiles tiene algunos elementos de hostilidad clara e inadmisible hacia las creencias religiosas sinceras que motivaron su objeción”, escribió el juez Anthony Kennedy en el fallo mayoritario.

Sin embargo, advirtió que otros casos como este en diferentes circunstancias deberán aguardar más elaboración en los tribunales, lo que indica que su resultado podría ser diferente.

Señaló que “estas disputas deben resolverse con tolerancia, sin una falta de respeto indebida a las creencias religiosas sinceras, y sin someter personas gay a indignidades cuando buscan bienes y servicios en un mercado abierto”.

“Lo que importa”

Torta con pareja gay

Getty Images
El caso tratado por el Supremo de EU enfrenta creencias religiosas con derechos homosexuales.

El fallo de la Corte Suprema está lejos de reunir consenso.

En la opinión minoritaria del máximo tribunal, la jueza Ruth Bader Ginsburg sostuvo que debía considerarse que el pastelero violó las leyes anti-discriminación de Colorado.

“Lo que importa es que Phillips no proporcionaría un bien o un servicio a una pareja del mismo sexo que le proporcionaría a una pareja heterosexual”, destacó la magistrada.

Grupos defensores de los derechos gay, como la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), que representó a Mullins y Craig, indicaron que el fallo de la Corte Suprema reafirma la protección legal de homosexuales.

Pero organizaciones como Alliance Defending Freedom, que representó a Phillips, sostuvieron que la decisión del Supremo supone un triunfo en materia de libertad religiosa y creencias sobre matrimonios.

El gobierno de Trump, que tiene entre los evangélicos una de sus bases de apoyo más sólidas, se había posicionado previamente del lado de Phillips.

Y el fiscal general, Jeff Sessions, saludó el fallo de este lunes.

“La Corte Suprema concluyó correctamente que la Comisión de Derechos Civiles de Colorado no demostró tolerancia y respeto por las creencias religiosas del Sr. Phillips”, indicó Sessions en un comunicado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
FOTOS: Ana Alicia Osorio

Pablo se fue a EU para pagar el nacimiento de su hijo y una casa; su sueño terminó en el tráiler donde murieron 53 migrantes

El joven de 19 años y su tío Jesús partieron de Veracruz en busca de oportunidades. El endurecimiento de las políticas migratorias los hizo ajustar su plan y, pese a los riesgos, optar por cruzar la frontera escondidos en vehículos.
FOTOS: Ana Alicia Osorio
Por Ana Alicia Osorio 
13 de julio, 2022
Comparte

Hace seis años Pablo, siendo un niño, vio cómo su mamá se fue a Estados Unidos, hizo una vida allá y los ayudó económicamente para que no les faltara nada. Por eso creyó que, para pagar los gastos del parto de su hijo que está en camino, él podría hacer lo mismo. Pero las circunstancias son diferentes. Tanto, que el intento le costó la vida. 

Los planes para irse comenzaron hace tres años, cuando pagó 15 mil pesos a una persona para que le ayudara con los trámites de la visa. Sin embargo, la pandemia comenzó y las citas para acudir a la entrevista se cancelaron. Así, las llamadas que él hacía para pedir informes le daban una fecha y otra. Quizá en 2023, le dijeron la última vez.

Por eso, cuando llegó la noticia de que tendría un bebé, la idea de irse “de mojado” comenzó. Él y su familia recordaban entonces las anécdotas que su mamá les había contado por teléfono, de cuando cruzó la frontera embarazada hace seis años. Por ejemplo, la forma en que brincó un muro, pidió apoyo y logró llegar a Florida, donde se estableció todo este tiempo. 

Animado por su tío Jesús, la historia de su mamá y de muchos otros migrantes que han partido de Tlapacoyan, Veracruz, hacia Estados Unidos, Pablo Ortega Álvarez salió hacia allá. Murió el 27 de junio en un tráiler, donde 53 personas migrantes se asfixiaron.

Hoy, las fotos de Pablo y de Jesús reposan en un pequeño altar de la casa de Pablo. Ese día se fue llorando, pero feliz de reunirse por fin con su mamá —ahora a sus 19 años— y listo para estar tres años en Estados Unidos, para así pagar los 3 mil dólares que le costaba irse y el nacimiento de su hijo, una casa, un coche y tener ahorros.

Camino de migrantes

Jesús Álvarez, de 43 años, a diferencia de Pablo, ya había vivido allá pero soñaba con regresar. Su vida en aquel país acabó hace tres años, en épocas del presidente estadounidense Donald Trump, cuando “la migra” lo agarró y lo regresó a su natal Misantla.

Él, después de siete años, fue deportado justo en esa época, cuando el muro de la frontera se ampliaba para hacer más difícil el cruce ilegal y se ponía en marcha la política migratoria más restrictiva, que determina la expulsión inmediata de personas sin documentos y que las personas no pueden acudir a solicitar asilo a las vías regulares. 

Esa política llamada Título 42 argumenta que los migrantes son un riesgo para la salud debido a la pandemia de COVID-19 y se convirtió en una forma de deportar a las personas migrantes de manera expedita: tan solo durante este año, casi medio millón de personas han sido expulsadas de Estados Unidos por esta política (473 mil 793), de acuerdo con las estadísticas de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

El total de mexicanos que han sido devueltos de Estados Unidos este año es de 112 mil 298. El año pasado fueron 160 mil 689, de acuerdo con el boletín estadístico de repatriación de las y los mexicanos desde Estados Unidos del Instituto Nacional de Migración

En mayo, una orden de un juez obligó a mantener el Título 42 vigente, mientras que activistas advirtieron que eso no disminuiría la migración pues las personas siguen buscando nuevas formas de cruzar hacia territorio estadounidense. 

“El Título 42 no ha hecho nada para limitar la migración general en la frontera entre Estados Unidos y México. De hecho, esta migración está cerca de alcanzar máximos históricos, y es probable que el mantenimiento del Título 42 haga que las cifras continúen siendo altas durante algún tiempo”, señaló la asociación civil WOLA en un documento. 

Y a pesar del Título 42, la migración continúa. Una muestra son Jesús, Pablo y los otros 51 migrantes que murieron en el tráiler. 

Jesús fue quien le propuso a Pablo irse y, aunque primero pensaron en el desierto como la forma ideal para hacerlo, el riesgo que corrían los llevó a decidirse a irse “por la línea” (el sitio donde se cruza de manera legal la frontera), escondidos en automóviles.

Junto con ellos se iba a ir la mamá de Jesús y abuela de Pablo, pero los dolores en la muela y la diabetes (cuyos gastos eran parte de los motivos de Jesús para irse) hicieron que se arrepintiera. Ahora, espera de regreso los cuerpos de su hijo y su nieto. 

La mamá de Pablo consiguió el “coyote” que les ayudaría a cruzar, pero a diferencia de lo que ha sucedido con otras personas de la familia que se van, ahora él no fue quien los recogió en México y los entregaría en su destino final, sino que los pasó de un lado a otro, de un entramado entre casas, lanchas, autos y tráileres que los llevó a su muerte. Nada de eso sabían cuando partieron. 

WOLA advirtió que el Título 42 solamente incrementa los riesgos para las personas migrantes, quienes optan por ingresar a Estados Unidos por otros medios.

“Estos cruces son muy peligrosos: los hospitales de San Diego han informado de un alarmante aumento de muertes y lesiones por escalar la valla fronteriza, mientras que los ahogamientos en el río fronterizo se han producido casi a diario”, señala en el documento Tres consecuencias de mantener el Título 42

Eli solo tiene 14 años y espera el hijo de Pablo. Mientras mira fijamente el altar, platica de las muchas veces que le pidió que no se fuera porque le daba miedo. Su papá iba y venía muchas veces de aquel país y desde hace varios años dejó de hacerlo, pues le dijo que el cruce era más peligroso, que había más vigilancia y que los riesgos eran muchos. Pero Pablo soñaba con ese auto, esa casa, esa moto, esas máquinas de tatuajes. Nada lo podrá tener. Dejó a una adolescente con cuatro meses de embarazo que no sabe cómo pagará los gastos del parto. 

Quizá esos sueños los hubiera cumplido si se tuviera la reforma migratoria que presentó el actual presidente, Joe Biden, en su primer día en el poder, y que incluye una vía para la ciudadanía para 11 millones de migrantes que se encuentran de manera indocumentada en aquel país e incrementar los visados de trabajo. Sin embargo, esta reforma no ha avanzado.

Junto con las peticiones de darle celeridad, EU también ha presumido patrullas “conjuntas con México y Guatemala para capturar a más traficantes de personas”, así como escáneres y otros mecanismos de alta tecnología en la frontera. De esos mecanismos habla Eli, esos que su papá detectó y que hacía que le diera miedo el cruce de Pablo. 

El trayecto de Pablo

Desde la casa de Pablo, Rosa, su hermana, revisa las últimas conversaciones que tuvieron, mientras las muestra a las cámaras. En sus contactos, lo tiene guardado como “El Triste”: una broma entre dos hermanos que eran cercanos, cómplices y que se cuidaron el uno al otro. “El Triste”, aunque cuenta que Pablo era muy alegre, bromista, que siempre estaba molestando al otro para hacerlo reír.

No le quedan muchos recuerdos físicos de él; un robo le quitó las máquinas de tatuar que usaba y que tanto le costó comprar, su ropa y todos sus artículos personales. Le queda pensar en la última voluntad, que fue despedirse con un cortejo de motos y la canción “Mi última caravana” sonando de fondo, la cadena que cuelga de su cuello y las conversaciones que permanecen intactas. 

En esos mensajes se ve cómo viaja a Reynosa, Tamaulipas, las casas de seguridad a las que es llevado, la forma como intentó cruzar cuatro veces el Río Bravo y en una murió uno de sus compañeros migrantes, pero no supo quién era, porque cada vez que llegaban a un punto o una casa lo hacían con personas distintas a quienes no conocían. 

En el último intento, el cuarto, logró cruzar en una lancha y un video lo muestra. Otro escondido en un vehículo confirma que estaba ya en territorio estadounidense. Creyeron que por fin estaba a salvo. 

Pero entonces vino la mala noticia: irían a una casa y de allí se subirían a un tráiler durante tres horas. No sabían que eso pasaría y vino el miedo. Rosa le pidió que no se fuera hasta atrás porque tenía más riesgo. 

“En Hiuston Ya estamos seguros” (sic), escribió a Rosa para intentar calmarla. 

“Échale ganas recuerda mente positiva. Carnales hasta la muerte y siempre al millón”, le respondió ella. 

Era el 20 de junio. Ese día, Eli se hizo el ultrasonido y vio que sería niño, Pablito, dice ahora. Se lo contó en una llamada por teléfono porque casi no sabe leer y escribir. Fue la última llamada porque le advirtió que les estaban quitando los teléfonos. De ahí silencio. Silencio. No hubo más respuestas. 

“Era su esperanza de irse para allá, de hacer una vida mejor, su mamá lo estaba apoyando para hacer sus papeles, a irse y pues se fue. Me sentí angustiado pero pensé que lo iba a lograr, no pensé que pasara esto”, cuenta Alberto Ortega, su papá, quien comenta que el oficio de albañil deja alrededor de mil 500 pesos a la semana, lo que es insuficiente para una vida mejor. 

La mamá de Rosa llamó al “coyote” que había contratado y él le aseguró que seguían en una bodega. Pero las llamadas siguieron y más, cuando el 27 de junio encontraron el tráiler. Después, no les volvieron a responder el teléfono. 

El primero en ser identificado fue Jesús. Luego les avisaron que un joven con la CURP de Pablo estaba junto a él. Solo llevaba la CURP porque la tristeza y las prisas le hicieron olvidar sus demás documentos.

Su mamá viajó de Florida a San Antonio para verlo, después de seis años, pero no como esperaba: quería que llegara a su casa a instalarse, en el cuarto que recién había construido para él. En cambio, lo vio en el forense. Sin vida. Sin los sueños que buscaba cumplir. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.