Quién es el mexicano detenido que estaba entre los 10 criminales más buscados por el FBI
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Quién es el mexicano detenido que estaba entre los 10 criminales más buscados por el FBI

Eduardo Ravelo, alias el Tablas, es acusado por el gobierno mexicano de ser artífice de gran parte de la violencia y homicidios ocurridos en la última década en Ciudad Juárez; se cree que trabajó para Vicente Carrillo Fuentes.
29 de junio, 2018
Comparte

Ser considerado el principal responsable de la violencia en Juárez-El Paso, en la frontera entre México y Estados Unidos, le hizo ocupar un lugar entre los diez criminales más buscados por el FBI.

Pero Eduardo Ravelo, alias el Tablas, fue finalmente detenido este 26 de junio por las autoridades mexicanas en Michoacán junto a otros tres presuntos colaboradores.

Ravelo es el actual líder de la pandilla Barrio Azteca, una de mayores organizaciones criminales detrás del narcotráfico y lavado de dinero en la zona.

El Tablas fue detenido en México con fines de extradición a Estados Unidos, donde la justicia lo requiere por su presunta vinculación con el asesinato de tres ciudadanos de aquel país en 2010.

De hecho, el FBI ofrecía una recompensa de US$100.000 por información que condujera su arresto.

Detención de Eduardo Ravelo

PGR México
Ravelo fue detenido el martes junto a otros tres presuntos colaboradores.

México señala a Ravelo como artífice de gran parte de la violencia y homicidios ocurridos en la última década en Ciudad Juárez, considerada una de las más peligrosas del mundo.

“Era un sujeto que tenía muchos años trabajando en la delincuencia organizada en el norte del Estado”, dijo el fiscal general del Estado de Chihuahua, César Augusto Peniche.

“La problemática que estamos nosotros observando en Juárez deriva precisamente de un conflicto interno de Los Aztecas, en donde unos están peleándose los puntos de distribución y el control de la droga”, agregó.

“Capo” de Barrio Azteca

El Tablas llevaba años en el punto de mira del FBI como uno de los diez criminales más buscados, especialmente desde que en 2008 llegara a ser considerado el “capo” principal de Barrio Azteca.

Ravelo se encontraba en paradero desconocido desde hacía años. El FBI sospechaba que podía estar escondido en uno de los barrios que controla en Ciudad Juárez.

Incluso no se descartaba que pudiera haberse sometido a una operación de cirugía estética para cambiar su rostro y no ser reconocido.

Ravelo comenzó su carrera criminal en 2003, cuando comenzó a acumular una larga lista de cargos por extorsión y narcotráfico.

Se cree que trabajó para Vicente Carrillo Fuentes “El Viceroy”, uno de los líderes del Cartel de Juárez y entre los más buscados por las fuerzas antinarcotráfico hasta que fue detenido hace cuatro años.

Según informes de Estados Unidos, Ravelo tenía a su cargo un amplio grupo de criminales.

Diversos medios mexicanos publicaron informaciones sobre la crueldad de sus crímenes: desde decapitaciones y torturas a personas carbonizadas en público.

Y aunque se desconoce el número exacto de crímenes que se le atribuyen al Tablas y Barrio Azteca, hay uno que supuso un punto de inflexión en su historia y en su persecución por parte de las autoridades.

Lista de los 10 más buscados por el FBI

FBI
La web del FBI ya muestra como “capturado” a Eduardo Ravelo en su lista de diez más buscados.

Fue en 2010, el año en que miembros de la pandilla asesinaron presuntamente a 15 adolescentes en una fiesta, mataron también a una trabajadora del Consulado de Estados Unidos en Ciudad Juárez, su pareja y el marido de otra funcionaria.

Estos crímenes provocaron una gran presión por parte del gobierno de Estados Unidos para que México intensificara sus esfuerzos por capturar a los responsables.

Meses después, Washington emitió una orden de captura contra decenas de miembros de la organización criminal.

Dónde surgió Barrio Azteca

Barrio Azteca es una pandilla nacida en las prisiones de El Paso, Texas, en la década de los 80.

Dada su situación fronteriza y gracias a su naturaleza altamente organizada, la policía calcula que cuenta con miles de miembros tanto en Estados Unidos como en Ciudad Juárez.

La mayor expansión del grupo llegó en 1996, debido en parte al aumento de las deportaciones de criminales mexicanos encarcelados en Estados Unidos.

Tras ser liberados y abandonar las cárceles de Texas, muchos mexicanos devueltos a la frontera ingresaron en la pandilla.

En 2008, La Línea -el brazo armado del Cartel de Juárez- reclutó a miembros de Barrio Azteca para enfrentarse al Cartel de Sinaloa.

Entrada a Ciudad Juárez vigilada por militares

Getty Images
La violencia y el número de homicidios relacionados con el narcotráfico se dispararon en los últimos años en Ciudad Juárez.

A medida que aumentó su poder, Barrio Azteca pasó a colaborar como aliado estable del Cartel de Juárez en su guerra contra los sinaloenses por controlar las rutas del narcotráfico en la zona, una de las principales vías de ingreso de cocaína en Estados Unidos.

Esta disputa iniciada hace una década se tradujo en cientos de muertes y contribuyó a que Ciudad Juárez se convirtiera en una de las ciudades más peligrosas del mundo.

Antes de la detención de Ravelo, gran parte del resto de cabecillas de la organización ya estaban encarcelados en Estados Unidos. Aunque a distintos niveles, la actividad de Barrio Azteca se enmarca en ambos lados de la frontera.

“El dinero se hace en el sur, pero el poder está en Estados Unidos”, aseguró un miembro de la pandilla citado en la Evaluación Nacional de la Amenaza de las Pandillas en Texas publicada en 2011.

Por el momento, no trascendieron detalles sobre la futura extradición del Tablas a Estados Unidos.


 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Programa de Reconstrucción solo avanzó 20% y en daños menores, advierte Coneval

En los documentos públicos del programa de 2019 y 2020, Coneval encontró importantes inconsistencias en cuanto a inmuebles atendidos.
Cuartoscuro
9 de julio, 2020
Comparte

Durante 2019, el Programa Nacional de Reconstrucción, creado por el actual gobierno para recuperar la vivienda e infraestructura que se perdió en los sismos de 2017 y que en la administración anterior quedó pendiente, no logró ni 20% de avances en los objetivos que se planteó y atendió solo construcciones con daño menor.

Aun así, para 2020 sufrió un recorte de presupuesto de 62%, al pasar de ejercer 7 mil 338 millones de pesos a tener asignados 2 mil 844, lo que pone en riesgo su efectividad, alertó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) en su informe Evaluación de Diseño con Trabajo de Campo.

“La drástica disminución del presupuesto del programa no está relacionada con un avance igual de importante en términos de la atención ofrecida por el programa. Durante 2019, se otorgaron 36,495 apoyos de vivienda, 296 apoyos de rehabilitación, reconstrucción y equipamiento de planteles educativos, se rehabilitaron 81 inmuebles de salud y, aunque no se intervinieron inmuebles en el sector cultura, se formalizaron 206 convenios para la transferencia de recursos en dicho sector. Estos avances son menores a los presentados en el diagnóstico 2020 pero, a pesar de ello, en la versión disponible de este último documento se reconoce que el avance del programa es menor a 20%”, señaló.

En este programa, aunque la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) está a la cabeza, tiene cuatro componentes en los que intervienen distintas instancias: vivienda, a cargo de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi); salud, a cargo de dos direcciones de la Secretaría de Salud; cultura, que atiende la Dirección General de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural de la Secretaría de Cultura, y el componente de educación, que recaía en el Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed), ahora extinto por decreto.

Lee: Coneval ve fallos en programas insignia de AMLO; gobierno ignora recomendaciones

En los documentos públicos del programa de 2019 y 2020, Coneval encontró importantes inconsistencias en cuanto a inmuebles atendidos, ya que solo en el componente de vivienda había menos pendientes en 2020 que un año antes, mientras que en Cultura era el mismo número y en salud y educación, el segundo año del programa apuntaba más pendientes que en el primero.

De acuerdo con Coneval, parte de esa ineficacia del programa durante 2019 se debió a la falta de comunicación y organización entre las dependencias que operaban cada sector del programa. Cada una estableció por su cuenta su población objetivo en 2019, y hasta 2020 las unificaron, aunque a la fecha siguen sin tener un padrón unificado de beneficiarios.

También cada una publicó sus lineamientos específicos y esto ocurrió con importantes desfases de tiempo: educación el 4 de abril de 2019, vivienda el 17 de abril, salud el 29 de agosto y cultura el 19 de septiembre. Esto provocó que se retrasara hasta finales de año la firma de convenios con las secretarías de Obra Pública de los Estados, que son las que tenían que autorizar muchas de las obras.

“Lo que imposibilitó en muchos casos la ejecución de los recursos, e implicó que los recursos que sí se pudieron ejercer fueran ejercidos en la atención de obras con daño menor, obras preliminares, obras de apuntalamiento y consolidaciones, o en proyectos ejecutivos y estudios, pero no así en obras de reconstrucción que atendieran daños más graves”, sentenció Coneval.

Esto ocurrió sobre todo en el sector salud. Por la firma tan tardía de convenios, las secretarías de los estados seleccionaron las unidades de salud que tuvieran daños más fáciles de reparar y dejaron las que tuvieron daño moderado, severo o grave para otros años. Por lo que las acciones principales del programa en este componente fueron de rehabilitaciones menores, y de realización de estudios y proyectos ejecutivos.

En el caso del sector cultura, que también hubo retraso, los únicos avances en 2019 fueron proyectos ejecutivos y acciones de apuntalamiento de bienes culturales.

Lee: Jóvenes Construyendo el Futuro: nadie verifica que becarios salgan capacitados, dice Coneval

“En el caso del proceso de la Entrega de apoyos, durante el trabajo de campo realizado en 2019 no se pudieron constatar las distintas actividades descritas en los lineamientos específicos de los sectores, debido a que, para ese momento, no existía infraestructura terminada en ninguno de ellos”, concluyó Coneval sobre el funcionamiento del programa.

Otro fallo detectado en este primer análisis fue que varios de los beneficiarios del sector vivienda entrevistados dijeron que tuvieron problema con las transferencias del Banco del Bienestar. Por la incapacidad financiera de esa institución para entregar el dinero en tiempo, la Conavi optó por hacer los depósitos a través de Banco Azteca, del empresario Ricardo Salinas Pliego, así que en octubre les cambiaron la tarjeta de débito del banco gubernamental por órdenes de pago en el privado, y aun así hubo quienes se quejaron de que no pudieron cobrarlo porque el personal no tenía certeza sobre el trámite.

También se detectó que el manejo de los recursos tenía que ser individual, por lo que no se pudieron abaratar costos de comprar materiales en conjunto; y que faltaban oficinas para registrarse al programa o meter quejas, así que quiénes son beneficiarios dependió de que las instituciones se hubieran acercado a ellos.

Las principales recomendaciones del organismo fueron, por todo esto, la necesidad de mejorar la coordinación entre las dependencias involucradas, y aclarar qué pasará con la atención al sector de educación una vez que se eliminó el Inifed, además de ser el componente con mayor recorte presupuestal, de 800 millones de pesos asignados en 2019 a solo 9.

“El recorte sufrido en el presupuesto aprobado de 2020 es un elemento que claramente afectará la planeación, sobre todo en las metas del programa. En términos de la operación, estos recortes presupuestarios afectarán de manera inicial a las actividades de supervisión y acompañamiento técnico de las obras realizadas, lo que no solamente reduce las posibilidades de conseguir el resultado esperado del programa, sino que, además, implica riesgos, al tratarse de una intervención que opera a través de la reconstrucción de infraestructura que requiere de conocimientos técnicos”, señaló Coneval.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.