¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
EPA
Me siento libre y estoy viviendo la vida: cinco historias de personas que decidieron abandonar el teléfono celular
El productor británico y presentador de televisión del programa American Got Talent, Simon Cowell, aseguró el domingo que lleva 10 meses sin usar el teléfono celular.
EPA
Por BBC Mundo
3 de junio, 2018
Comparte

¿Podrías dejar de usar el teléfono celular por 10 meses?

El productor británico y presentador de televisión del programa American Got Talent, Simon Cowell, aseguró el domingo que lleva ese tiempo sin tener teléfono celular.

Y dijo que fue “muy bueno” para su salud mental.

Cowell, de 58 años, afirmó que desde que abandonó el aparato estaba más concentrado y pendiente de las personas que lo rodean.

Estar sin teléfono fue una “experiencia extraña” pero “me ha hecho más feliz”, le dijo al diario británico The Mail.

A partir de los dichos de Cowell, la BBC habló con otras personas que también tomaron el paso de abandonar el dispositivo móvil. ¿Cómo fue la experiencia?

Independencia móvil

El músico y compositor inglés Damian Wilson descubrió que ya no necesitaba un teléfono celular cuando accidentalmente se le cayó al río.

Wilson estaba subiendo a bordo de su casa flotante en el río Támesis cuando escuchó un ‘glup’, que fue seguido rápidamente por una sensación de hundimiento, tanto para él como para su desafortunado teléfono.

“Yo era dependiente de eso”, recordó.

Pero 14 meses después todavía no lo reemplaza.

“Muchas veces crees que estos dispositivos están controlando tu vida y esa dependencia es agotadora“, explicó este padre de 48 años.

Wilson toma prestados teléfonos de amigos si necesita hacer llamadas y “siempre encuentra la manera” de mantenerse en contacto con sus seres queridos.

No tener teléfono significó también eliminar las redes sociales de su vida.

“Al principio las redes sociales eran algo muy emocionantes, pero en realidad creo que es un compromiso innecesario”, opinó.

Me siento libre y vivo la vida. Estos dispositivos son una gran distracción”.

“Desde que dejé mi teléfono en el Támesis, nunca tuve una situación en la que hubiera deseado tener un teléfono móvil” otra vez.

Y no es el único…

Sin estrés

Annie Makepeace dijo que se sintió liberada cuando dejó de usar su teléfono.

“Me quité mucho estrés”, afirmó esta maestra jubilada de 70 años de Cheshire, Reino Unido.

Makepeace escribe cartas con una pluma fuente, usa una cámara común para tomar fotografías y tiene una computadora para revisar sus correos.

Ella dejó de usar su teléfono después de estar plagada de llamadas de un club de niños con el que estaba involucrada.

Uno de los padres seguía llamándola, aunque su número privado no era el correcto para comunicarse con ella.

“La gente simplemente asumía que yo estaba disponible todo el tiempo”, aseguró.

“Ahora me siento mucho más feliz y no estoy nerviosa”, describió Makepeace.

Desenchufar y volver a caer

Carolyn, que no quiso revelar su apellido, contó que hizo el gran ‘desenchufe’ hace unos 20 años.

Los teléfonos se convirtieron en una “quinta extremidad”, opinó Carolyn y agregó que “mucha gente” se ignora entre sí en los trenes o en los cafés porque están mirando sus móviles.

El hombre de 70 años de Pevensey Bay en East Sussex, Reino Unido, agregó: “La vida es mucho más simple sin un teléfono”.

Pero Sarfraz, un profesor de Leicester, Reino Unido, que pasó 18 meses sin un teléfono inteligente, explicó por qué finalmente volvió a las viejas costumbres.

El hombre utilizó su viejo Nokia después de perder su Smartphone en unas vacaciones.

“Realmente disfruté” ese tiempo mientras leía más libros, dijo.

Y su mujer también era más feliz.

“Mi esposa me grita siempre por estar en mi teléfono”, describió el el profesor de 32 años.

Pero las cosas cambiaron cuando recibió un nuevo teléfono inteligente para participar en un evento benéfico organizado por sus amigos a través de WhatsApp.

“Tan pronto como obtuve un teléfono celular otra vez, estaba constantemente con él, fue como si los 18 meses anteriores nunca hubieran existido”, concluyó.

¿Y tú decidiste dejar de tener teléfono celular? ¿Conoces de alguien que sí lo hizo? ¿Cuál fue la experiencia? Cuéntanos en este post de Facebook.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro Archivo
No solo en CDMX hay mala calidad del aire; en un año murieron 14 mil 288 personas por esta causa en 20 ciudades
En el país existen ciudades que ni siquiera reportan los niveles de contaminantes acumulados en el aire, pese al riesgo que representa para la salud pública.
Cuartoscuro Archivo
Por Siboney Flores
25 de abril, 2019
Comparte

Vivir con mala calidad del aire no es algo exclusivo de la capital, en realidad es un fenómeno que se registra en todo el país y que no siempre es atendido por autoridades locales. Datos del Instituto de Políticas para el Transporte y Desarrollo (ITDP) muestran que, solo en 2017, la contaminación derivada al uso de transporte terrestre estuvo asociada a la muerte de 14 mil 288 personas en las 20 ciudades más grandes del país.

En la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) se registraron 2 mil 288 muertes, representando el 15% de los fallecimientos a nivel nacional. Pero en otras ciudades como Monterrey y León, en realidad hubo una proporción más alta de muertes por la mala calidad del aire. Por cada cien mil muertes, 12 ocurrieron en la ZMVM, mientras que en Monterrey 16 y en León 13.

Leer >> Contaminación atmosférica viola derechos humanos: CNDH acusa omisión de autoridades

En lo que va de 2019, se han declarado 4 contingencias ambientales en la Ciudad de México. La última se extendió del 16 al 18 de abril, la más larga del año. La ciudad de Monterrey también suma 4 contingencias durante estos primeros meses, la última activada el 12 de abril. 

El campañista de movilidad de Greenpeace México, Carlos Soumaya, dijo este 24 de abril en conferencia de prensa que, de continuar la tendencia en el número de muertos por mala calidad del aire, en diez años el total de estas muertes podrían equivaler al total de habitantes de una gran urbe del país.

Pese a la situación crítica, en México no se puede realizar una evaluación sobre la calidad del aire y las muertes asociadas a ese mal que incluya a todo el país, porque 9 de las 34 sedes de monitoreo no presentaron el último reporte anual.

El Informe Nacional de Calidad del Aire del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) de 2017 reveló que las zonas incumplidas se ubican en Aguascalientes, Chiapas, Campeche, Mérida, Acapulco, Querétaro, Juárez, Coahuila y Chihuahua.

Estudios de años anteriores confirman que, en México, más de diez mil personas mueren anualmente por enfermedades vinculadas a la mala calidad del aire, sobre todo adultos mayores, niños y  personas con enfermedades cardiovasculares, asma o infecciones respiratorias agudas.

El Instituto de Salud Pública (INSP) informó que en 2015 fallecieron 14 mil 666 personas en 15 ciudades del Sistema Urbano Nacional. Dos años antes, el instituto reportó la muerte de 17 mil 700 ciudadanos en 12 ciudades; todas asociadas a la contaminación del aire causada por contaminantes como ozono, dióxido de nitrógeno, y material particulado.

Ante crisis nacional de calidad de aire, se crea Observatorio Ciudadano

Tras la falta de reportes sobre la calidad del aire en los sistemas de monitoreo del país, y ante la crisis por mala calidad del aire que ocurre en urbes como la Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey y Puebla, este miércoles se presentó el Observatorio Ciudadano de Calidad del Aire.

El nuevo observatorio está integrado por El Centro Mexicano de derecho Ambiental (CEMDA), Greenpeace, el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP), el Poder del Consumidor (EPC), Bicitekas y Fundación Tláloc.

El observatorio buscará participar en los grupos de trabajo del Programa de Normalización para las NOM de salud, hacer aportaciones sobre planes de movilidad integral, evidenciar los efectos de la mala calidad del aire y promover el fortalecimiento de programas de verificación vehicular.

Sthepan Brodziak, integrante del observatorio, denunció que ante el problema que implica la mala calidad del aire, autoridades de los tres niveles de gobierno son indiferentes. “En cada oportunidad de acercamiento a entes gubernamentales les hacemos saber irregularidades, y ellos lo saben, pero incluso escuchamos risas”.

Al ser un observatorio ciudadano, los proyectos se llevarán a cabo gracias a las donaciones internacionales y nacionales. El observatorio buscará que sus principales bases de colaboración sean la ciudadanía y los centros educativos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal